Portada - Últimas noticias

No era la mano de Putin, sino el hocico de un cabecilla separatista catalán. El empresario y editor Oriol Soler, uno de los ideólogos más relevantes del movimiento separatista en Cataluña, se reunió el pasado 9 de noviembre durante cuatro horas con Julián Assange, el responsable de la web de filtraciones Wikileaks, que se encuentra refugiado desde hace cinco años en la embajada de Ecuador en Londres. El encuentro, según ha confirmado el propio diario EL PAÍS, tuvo lugar en dicha embajada, desde la que ha difundido miles de mensajes y desinformaciones en apoyo del independentismo catalán.

Soler dice que su encuentro con Assange, no tenía como objetivo preparar la campaña de comunicación de cara a las elecciones autonómicas del 21-D, que el independentismo quiere convertir en una demostración de su fuerza, a pesar de calificarlas de ilegítimas.

Hay que recordar que Julian Assange, según indica el diario EL PAIS, irrumpió en la crisis independentista de Cataluña a finales del pasado agosto, cuando empezó a publicar en la red social Twitter mensajes contra El Periódico y contra su director, Enric Hernández cuando el diario reveló en exclusiva que los servicios de inteligencia estadounidenses habían advertido a la Generalitat del riesgo de un atentado yihadista en La Rambla de Barcelona. Desde entonces, Assange se ha involucrado intensamente en la crisis secesionista y ha publicado multitud de desinformaciones en la red en apoyo del procés y contra el Gobierno.

El golpista separatista Soler, acompañado de Andreu Grinyó, director de marketing del supermercado online Ulabox y experto en campañas de comunicación en red y también separatista, se reunieron durante cuatro horas con Assange. Ocurrió entre las cinco de la tarde y las nueve de la noche, hora  española.

Preguntado por el contenido de esa reunión, Soler trasladó a EL PAÍS que “Los catalanes hemos sufrido también espionaje electrónico y físico, censura, irregularidades judiciales, arrestos, intentos de extradición, prisión, exilio, bloqueo financiero, noticias falsas, contrapropaganda, como Julián Assange, y estuvimos compartiendo nuestra visión del momento”, dijo tras confirmar el encuentro.

Soler es independentista catalán desde hace muchos años. Fue uno de los fundadores del diario Ara y está al frente de la cooperativa cultural SOM, propietaria de la productora audiovisual Batabat, responsable del vídeo Help Catalonia. Save Europe, difundido en las redes por la asociación Òmnium Cultural, en el que la actriz Anna Murany relataba, en actitud melodramática, un cúmulo de falsedades sobre la actuación de la policía durante el referéndum ilegal del 1 de octubre. Un video hecho con la misma factura de otros similares, especialmente uno Ucraniano de claro contenido antiruso y distribuido por los canales de propaganda y desinformación occidentales y de la OTAN.

Como ya hemos publicado en ocasiones, Soler es uno de los cerebros que, desde la sombra, ha diseñado la estrategia del golpe secesionista. Lideró la campaña de comunicación del primer intento fallido de referéndum, el 9 de noviembre de 2014 y de la charlotada de consulta del pasado 1 de octubre.

Por otro lado, ya es conocida la posición de Assange como agente globalista, donde no es tanto la independencia de Cataluña lo que le mueve, sino utilizar en su provecho el clima de desestabilización causado por el independentismo para promover una causa global: la destrucción de las instituciones y de los Estados y que conduzca a un modelo nuevo de sociedad. Eso y el dinero. Así lo explicó el pasado 26 de septiembre a través de una videoconferencia organizada por los movimientos universitarios separatistas en la Universidad de Barcelona. “Este choque de los catalanes con el Estado español es un hecho determinante en la historia de Occidente”, dijo Assange a unos trescientos asistentes. “Poblaciones de todo Occidente aprenderán de vuestra experiencia”, les arengó. “Donde vaya Cataluña, irán otros Estados”.

La peregrinación de personajes afines al secesionismo catalán a la guarida londinense de Julian Assange no se reduce exclusivamente al editor Oriol Soler. El pasado agosto, el congresista estadounidense, Dana Rhorabacher visitó al ciberactivista en Londres y le prometió que mediaría con Donald Trump para obtener un perdón presidencial [el equivalente a un indulto] para Assange. Rhorabacher es uno de los pocos políticos norteamericanos que defiende activamente la independencia de Cataluña, y formó parte de la reducida comitiva que recibió el pasado marzo al entonces president de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Washington.

En definitiva, no fue Putin quien dio instrucciones al indigente intelectual de Assange para apoyar a los golpistas catalanes. Otra pieza de la “injerencia rusa” que se escapa por los desagües de la basura informativa al servicio de las elites occidentales. Y lo publica, sin sonrojarse, el propio diario EL PAIS.

Puigdemont utiliza una 'caja de resistencia' de las ultraderechistas Liga Norte, corsos y flamencos

Un fondo internacional aportado por regiones europeas apoya económicamente al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.Según fuentes solventes, este fondo es similar a una ‘caja de resistencia’ creada por los independentistas catalanes, corsos, flamencos y los italianos de la Liga Norte y lleva más de un año en funcionamiento. Se trata de grupos de la derecha montaraz —en ocasiones, de ultraderecha— con toques de xenofobia y populismo que tienen como segmento común el autonomismo o secesionismo de sus territorios.

Precisamente la Liga Norte protagonizó una estrambótica declaración unilateral de independencia, con UmbertoBossi, el 15 de septiembre de 1996. Evidentemente, no fue tenida en cuenta ni por Bossi. En 1997, la Liga Norte promovió un referéndum en el que participaron 4,8 millones de ciudadanos y que votaron en un 97% a favor de la secesión. Solo fue reconocida esa independencia por la Liga del Tesino, un partido de Suiza de extrema derecha. El grito de guerra para movilizar a los independentistas en esa zona de Italia era “¡Roma nos roba!”. Ese lema tiene su extensión en la Cataluña actual: el grito de “¡España nos roba!” fue adoptado por todos los partidos independentistas y explotado hasta la extenuación, y dio origen al 'procés'.

Los secesionistas italianos llegaron a imponer la lira padana como moneda oficial y, en un principio, querían negarse a pagar los impuestos a Italia. Curiosamente, la Liga Norte tiene su sede embargada judicialmente por escándalos de corrupción, exactamente igual que ConvergènciaDemocràtica, el antiguo nombre del PDeCAT, el partido de Puigdemont. Y el presidente vitalicio de la formación italiana, UmbertoBossi, acaba de ser condenado por utilizar fondos en beneficio propio y de su familia (utilizó dinero del partido para comprar coches, abonar matrículas universitarias y pagar viajes, cenas y hoteles de lujo).

En Córcega, los lazos son con Corsica Libera, un partido nacionalista que el pasado 1 de octubre desplazó a uno de sus dirigentes, Jean-GuyTalamoni, a Barcelona para seguir en directo el referéndum (el partido no tiene presidente ni secretario general, para evitar rencillas entre las diferentes facciones que lo componen). En Bélgica, los contactos han sido con la Alianza Neo Flamenca (N-VA), una formación derechista partidaria de la independencia de Flandes. Precisamente fue el responsable de Inmigración del Gobierno belga, TheoFrancken (de N-VA), el primero en romper una lanza a favor de Puigdemont, anunciando que podía pedir asilo en Bélgica. Francken fue atajado por el primer ministro, Charles Michel, que se desmarcó de las teorías de su subordinado. Pero lo cierto es que desde que el ‘expresident’ llegó a Bruselas, los dirigentes de N-VA no dejaron de lanzar proclamas de apoyo a su persona y a su proyecto.

La prueba de fuego

Las conversaciones entre los grupos soberanistas incluían también, en un principio, a los bávaros y a los alsacianos. La intención última era promover un intento de ‘rebelión’ ante la Unión Europea con el objetivo de provocar que las instituciones comunitarias diesen más poder a las fuerzas regionales en detrimento de los estados.

Tanto los gobiernos de Alemania como de Francia cortaron de raíz los coqueteos de sus regiones con esa ‘rebelión’, por lo que continuaron hablando los representantes de las otras cuatro regiones. De lo que se trataba era de ayudarse mutuamente, además de conformar un frente común ante la UE.

El periplo de Puigdemont en Europa fue la prueba de fuego de este círculo regionalista y puso a prueba la solidez de la alianza entre nacionalistas. “Cuando Puigdemont se vio en Girona y que nadie le decía nada, se fue de repente a Bélgica. Pero era algo premeditado. Su amigo el empresario Josep Maria Matamala fue quien allanó el camino, porque conocía de primera mano las alianzas tejidas durante el último año. Este empresario hizo gestiones para la posterior huida a Bruselas”, explican fuentes de toda solvencia a El Confidencial.

Fuente: El País y El Confidencial

En "El País" de la posverdad. El medio ruso Sputnik contesta el cuento de la injerencia rusa

En esta edición tenemos la entrega de otro capítulo de la diarionovela de ficción que sale día sí, y día también, en el periódico 'El País' de España, y que insiste de forma constante, sin presentar pruebas, y hasta tergiversando titulares de Sputnik, en que Rusia está interfiriendo de lleno en el proceso soberanista de Cataluña.

El director adjunto del diario 'El País', David Alandete, bajo el título "La UE combate la máquina de propaganda del Kremlin", escribió: "Según analistas del equipo de especialistas creado por la Unión Europea en 2015 para detectar y combatir los ataques de Rusia a través de Internet, las noticias falsas se han multiplicado en los medios habituales en la órbita del Kremlin, tanto en ruso como en inglés o castellano. Algunos titulares falsos recientes: "El español ya se enseña como idioma extranjero en Cataluña" (publicado en Vesti.ru el 17 de septiembre), "Las islas Baleares se suman a la petición de independencia de España” (21 de septiembre en Sputnik)".

Aquí hay que hacer dos puntualizaciones. La primera de ellas, es que el titular que le endilga al artículo en Sputnik es falso.

El verdadero es: "El independentismo: una bomba de relojería contagiosa en un Estado que no escucha".

En él, se habla acerca de un en las islas Baleares la coalición política MÉS per Mallorca aboga por convocar un referéndum por la soberanía de la isla en 2030.

Indica que ese artículo, y otras informaciones publicadas en el medio ruso, están "destinadas a agravar la crisis en Cataluña". En este sentido, la segunda puntualización, es que en todo caso no fue Sputnik el primer medio que trató el tema del soberanismo de Mallorca, sino que antes lo hicieron periódicos de tirada nacional de España, algo que siguen haciendo incluso tras el referéndum ilegal independentista de Cataluña del 1 de Octubre.

Sin ir más lejos, dos días antes de la publicación de Sputnik, el 19 de septiembre, el diario ABC de España publicó un artículo bajo el título "El lento viraje inicial de MÉS hacia el soberanismo se acelera", en el que se puede leer:

"El lento camino hacia el soberanismo iniciado años atrás por la coalición econacionalista MÉS por Mallorca podría concretarse explícita y definitivamente en la asamblea que la citada formación celebrará el próximo 28 de octubre. Tal como avanzó la pasada semana el diario 'Última Hora', en dicha asamblea será debatido un documento en el que se aboga por la 'soberanía plena' y la creación de un estado propio —la República de Mallorca— en el horizonte de 2030".

En este sentido, el periodista y analista internacional Juan Aguilar, explica que estos artículos falsos del diario 'El País' se enmarcan dentro de la campaña antirrusa aprovechando el tema de Cataluña.

"No es exclusivo del diario 'El País', hay otros medios como 'El Español', 'El Confidencial', y otros de la prensa española".

Para Aguilar, estos artículos publicados por 'El País', claramente se enmarcan "en la campaña antirrusa general que circula por todo Occidente, que comenzó con el tema del Brexit, continuó con las elecciones norteamericanas, y luego ha ido in crescendo con todas las elecciones que ha habido posteriormente en la Unión Europea, sea el caso francés, el caso alemán. Por supuesto, hasta ahora nadie ha podido probar nada, de ninguna injerencia real del Gobierno de la Federación de Rusia en ninguno de estos procesos".

El periodista entiende que quienes realmente apoyan al independentismo catalán, y a todos los independentismos de la UE son "fundamentalmente tres actores: primero EEUU, que no quiere una Europa fuerte, que no sea un actor autónomo de Washington. (…) Otro actor es los que ideológicamente pretenden balcanizar los Estados nacionales (de Europa) porque ya no les son útiles para las propuestas globalizadoras. (…) Y el tercer actor es toda la ultraderecha europea: partidos nacionalistas, xenófobos, de ultraderecha, y en algunos casos muy radicalizados, que como son enemigos de la UE, intentan estimular este proceso de cuarteamiento de los países de la Unión".

Mientras, el jurista y analista internacional David Romero Díaz, indica que desde diferentes instancias del Gobierno de Rusia, Moscú "ha dejado claro que Rusia apuesta por la integridad territorial de España, se posiciona en la no injerencia en asuntos de terceros países, declara que aunque están preocupados por el asunto catalán, esto es un asunto interno (de España) y que debe ser solucionado de forma interna según las leyes y el orden constitucional y jurídico español".

En cambio, observa Romero Díaz, la actitud y el enfoque ruso ante la crisis catalana contrasta con el de "otras naciones que se han reservado, o han ocultado, o no han declarado, su visión o su parecer ante el proceso separatista y las acciones de los sediciosos en Cataluña".

"Analizando lo que está haciendo (el diario) 'El País', y en menor medida 'El Confidencial', estos dos medios de comunicación llevan históricamente una posición antirrusa, anti-Putin", explica el analista.

Asimismo, el jurista indica que  'El País' "el 25 de septiembre relacionaba con Rusia, tuits de (Julian) Assange favorables a los sediciosos. Esta relación entre Assange y Rusia ha quedado desmontada: el Ministerio Fiscal emitió un informe donde estaban las facturas (que demuestran) que Assange había cobrado 2.3 millones de euros de parte de un lobby llamado Diplocat, que funciona como un Ministerio de Relaciones exteriores de los secesionistas, para que él (Assange), y otras personalidades como Yoko Ono hiciesen declaraciones a favor del secesionismo", señala David Romero Díaz.

Pero es más. El mismísimo diario 'El País' publicó el 19 de septiembre, un artículo sobre el tema Mallorca titulado: "El partido que gobierna con el PSOE en Baleares plantea un referéndum para 2030".

"La formación argumenta que el actual sistema constitucional y el estado de las autonomías 'está totalmente agotado' y solo la obtención de la máxima soberanía puede conseguir para las islas la autosuficiencia financiera, unos servicios públicos de calidad y la capacidad de decidir sobre los aspectos más relevantes que afectan al territorio".

Es lo que se puede leer en el artículo.

PROGRAMA COMPLETO

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos