Portada - Últimas noticias

El Ministerio de Defensa de Japón solicitó para el año fiscal 2018 un aumento récord del presupuesto de Defensa de 5,25 billones de yenes, en el contexto de la agudización de la situación en la península coreana y bajo la impresión de los lanzamientos de misiles por parte de Corea del Norte.

Probablemente, 1,52 mil millones de dólares irán en la adquisición de misiles de defensa aérea con características mejoradas (incluyendo el SM-3 Block 2A y el PAC-3 MSE). También es necesario análogo sistema terrestre como el estadounidense Idzhis (Aegis).

La realidad es que hay una creciente preocupación por la remilitarización de Japón tal como han expresado sus  vecinos, China y Rusia.

Hay que tener en cuenta que en la última valoración de los ejércitos del planeta, Japón alcanza el séptimo lugar en el mundo, por encima de Turquía y Alemania (y también por encima de Corea del Norte que se encuentra en la posición 23). En pocas palabras, a disposición de los modernos samurai se encuentran más de 1.500 aviones, 130 barcos y buques (incluyendo 17 submarinos), 700 tanques, unos 100 misiles y 700 instalaciones de artillería. No está nada mal para unas fuerzas de autodefensa, que no son de jure unas fuerzas armadas.

Hoy Japón dispone en sus los buques del sistema americano "Idzhis" (con misiles interceptores  SM-3). Además, dispone de instalaciones de Patriots (PAC-3) para interceptar misiles dentro de la atmósfera. Sin embargo, todas estas herramientas fueron inútiles  el 29 de agosto, cuando un misil balístico norcoreano sobrevoló territorio de Japón y cayó 1180 kilómetros más allá de la isla de Hokkaido.

La distancia del vuelo fue de 2700 kilómetros, la altura máxima de 550 kilómetros, con un tiempo de vuelo de 14 minutos.

Sin embargo, el sistema de misiles de Estados Unidos y Japón, sólo pudo seguir la trayectoria del Hwaseong-12". El ministro de defensa de Japón dijo: "los Radares de las Fuerzas de autodefensa registraron el vuelo de un cohete, pero como no había amenaza de daños no se tomó la decisión de derribar el misil".

El sistema americano de misiles antiaéreo misil SM-3 tiene un techo de 250 kilómetros. Si el radio de intercepción del objetivo es de 500 kilómetros de distancia, el sistema de " Idzhis" no hubiera servido de nada ante el misil norcoreano, incluso en el tramo descendente de la trayectoria. Ya que allí la marca de objetivo se dividió en tres cabezas.

La historia tecnológica de una humillación

Por casualidad, precisamente el 29 de agosto la base estadounidense de Yokota, cerca de tokio y de Iwakuni, la Fuerza de Autodefensa de Japón han participado en las maniobras de implementación de sistemas de misiles interceptores "Patriot-3". Desde el punto de vista militar de la doctrina lo han hecho coincidir con la prueba norcoreana del nuevo misil balístico.

Anteriormente se informó de que los costosos antimisiles balísticos han aparecido en las prefecturas de Shimane y la de Hiroshima, en la isla japonesa de Honshu, así como en las prefecturas del sur-oeste de la isla de Shikoku.

Sólo una vez, en febrero de 2013, misiles antibalísticos SM-3 Block IA, lanzados a bordo del crucero USS Lake Erie, destruyeron a una altitud de 247 kilómetros un defectuoso satélite americano. El objetivo era un misil balístico de mediano alcance. La situación era muy simplificada, pues se conocían de antemano los parámetros del vuelo y el sector de tiro. Se utilizó el direccionamiento del satélite STSS-D (Tracking and Space Surveillance System-Demonstrators), que en una situación real de combate son datos que no se tendrían.

Otro ejemplo. Ensayos de Estados Unidos en el curso de las enseñanzas Maritime Theater Missile Defense con los países aliados de la OTAN en 2015, indicaron que en el atlántico norte, la dirección de numerosas naves de la alianza, equipados con tecnologías de la información gracias al sistema de control de Aegis, no fueron capaces de derribar de forma efectiva un solo misil balístico de corto alcance (Terrier Orion). Probablemente, a velocidad subsónica. El grado de eficacia del ataque de los misiles es desconocida, pero el grado de simplificación de las pruebas da motivos para justificar su baja evaluación.

Hay que recordar como ejemplo de la ineficiencia de las armas estadounidenses de defensa aérea, que cuando Tel Aviv fue atacada por misiles iraquíes en enero de 1991, alcanzaron los objetivos 38 misiles R-17 (Scud) de fabricación soviética, casi todos. Y había sido instalado en Israel el sistema americano de protección antimisiles Patriot. Según el Pentágono, tuvo lugar la interceptación con la destrucción de un solo misil R-17. La eficacia de los otros siete aciertos fue dudoso. A pesar de las cuatro baterías de misiles estadounidenses Patriot los Scud cayeron en las áreas residenciales en el territorio de Israel. Sí, eran antiguos complejos de misiles antiaéreos Patriot, hoy en día hay son más avanzados. Sin embargo, los misiles norcoranos tampoco eran aquellos Scud.

Militares de Estados Unidos reconocen que no es seguro que se puedan interceptar los misiles norcoreanos

Un experto invitado por la cadena Fox ha revelado que en Washington no están seguros de que puedan interceptar los lanzamientos balísticos y por eso no lo intentan.

Todos los esfuerzos de EE.UU. para obligar a Pionyang a dejar de desarrollar armas nucleares han sido infructuosos, constató el analista político Ralph Peters. La causa de esos intentos fallidos, en su opinión, es la actividad de Kim Jong-un para consolidar su poder, para quien estas armas son "el último recurso".

En declaraciones al canal de televisión Fox News, el experto aseguró que a las administraciones anteriores les habría sido "más fácil" resolver el problema del programa armamentista en Corea del Norte. "La gente no entiende lo temerario que es Kim Jong-un", exclamó.

Según Peters, este carácter especial del joven líder norcoreano es uno de los motivos del porqué los militares de EE.UU. no han intentado derribar los misiles en ningún lanzamiento previamente registrado. "Para nosotros realizar una interceptación es más difícil que mandar una nave espacial a la Luna para la NASA", declaró a la presentadora. "No queremos alentar a Kim", agregó con referencia a un posible fallo de EE.UU.

"Si un misil fuera lanzado contra Guam o una de las ciudades de Japón, trataríamos de eliminarlo —alegó—. Pero si, teniendo en cuenta el itinerario del misil, debiera caer al océano y nosotros intentáramos derribarlo y erráramos, eso solo alentaría a Kim Jong-un. Decidiría: '¡Ajá! ¡Los estadounidenses no pueden derribar mis misiles!'"

No obstante, el analista espera que en una situación crítica los militares hagan todo lo posible para interceptar "al menos parte de esos misiles". Pero no están seguros de si podrán derribar todos los misiles lanzados por Pionyang. "No lo sabemos de momento, pero estamos trabajando en ello", aseguró.

National Interest: pueden echar los Sistemas NMD THAAD e “Idzhis" al basurero

El 28 de agosto Corea del Norte ha pasado las pruebas de su cohete balístico de alcance medio. Durante esta prueba el cohete ha pasado sobre los cielos de Japón. ¿Pudieron derribar Washington o Tokio el cohete norcoreano? Los analistas militares cuentan que, lo más probable, ni Japón ni EEUU hubieran podido hacer esa tarea, escribe Deyv Madzhumbar en un artículo para The National Interest.

«El Ministerio de Defensa de los EEUU ha fijado y seguido la trayectoria de vuelo del cohete norcoreano lanzado el 28 de agosto a las 16:57. Los datos iniciales hablaban que la República Democrática Popular de Corea había alanzado un cohete balístico de alcance medio», — se dice en la declaración del mando central de los EEUU en la zona del Pacífico.

«El lanzamiento fue realizado de la región norcoreana de Sunan en dirección oriental. El cohete ha pasado sobre región norte de Japón y ha caído en el Océano Pacífico, aproximadamente a 930 kilómetros de costa oriental de Japón», — se dice en la declaración.

¿Qué podrían haber hecho los EEUU y Japón para interceptar estos cohetes balísticos de Corea del Norte? Desde el punto de vista de los especialistas militares, la respuesta es simple: es probable que prácticamente de nada.

«No está claro si trataron de derribar el cohete norcoreano, mientras pasaba sobre el territorio de Japón. Estaba el sistema japonés «Idzhis», pero no significa que pueda alcanzar los cohetes balísticos norcoreanos durante la trayectoria del vuelo. Al parecer, solo es realmente efectivo cuando está próximo a los objetivos posibles, es decir, sobre la parte descendente de la trayectoria de vuelo. Por esta razón,  estas instalaciones se encuentran en el mar del Japón y no en el Océano Pacífico», — según han declarado especialistas en misiles.

El presidente del Fondo Plushares, José Chirinsione, niega categóricamente la eficiencia de los sistemas NMD americanos y japoneses para la intercepción de los cohetes balísticos de la República Democrática Popular de Corea.

«No existe … Los Patriot son una defensa puntual ante  cohetes de radio de acción próximo. Los complejos «Idzhis» instalados en los cruceros y destructores japoneses, son análogos a los Patriot. El sistema americano THAAD instalado en Corea del Sur se encuentra demasiado lejos. Nada podría haber interceptado el cohete norcoreano, aunque todos ellos trabajaran perfectamente, y esto ni mucho menos es así», — ha declarado Chirinsione.

Además, aunque Japón dispusiera medios para la adquisición de los sistemas NMD adicionales, es poco probable que Tokio pueda interceptar los cohetes balísticos de la República Democrática Popular de Corea. «Aunque Japón comprara el sistema THAAD, tendría que instalarlo en la región  de Sapporo para tener alguna posibilidad de derribar el cohete balístico lanzado el 28 de agosto», — ha añadido Chirinsione.

Al fin de cuentas, los EEUU tiene que resignarse a que en el momento presente la República Democrática Popular de Corea es una potencia nuclear con las tecnologías desarrolladas de cohetes, y tiene que aprender a convivir con ello.

Cómo se comporta el misil norcoreano Hwasong-14

El Hwasong-14 —de nombre en clave KN-20— es un misil de alcance intermedio (IRBM, por sus siglas en inglés) desarrollado por Corea del Norte. Fue lanzado el 4 de julio de 2017, Día de la Independencia de EEUU, y cubrió su trayecto de manera ininterrumpida en 47 minutos.

El día de su lanzamiento, el Hwasong-14 alcanzó una altitud de 3.725 kilómetros y recorrió 998 kilómetros en horizontal, hasta caer en el mar de Japón.

Las principales características de este misil son las siguientes:

1. Alcance transoceánico

Según Corea del Norte y las opiniones de expertos norteamericanos, el misil Hwasong-14 tiene un alcance de 6.700 a 10.000 kilómetros, lo que le permitiría alcanzar objetivos en territorio de EEUU y de sus principales aliados en la zona: Japón y Corea del Sur. En caso de confirmarse este enorme alcance, este misil —sobre todo si portara ojivas nucleares— puede causar graves daños al enemigo que intente invadir el país.

Aparte, al tener una trayectoria que sale parcialmente de la atmósfera —el cohete no vuela en línea recta— es más difícil de detectar por los sistemas de interceptación enemigos como las baterías Patriot.

2. Furia nuclear

Esta posible habilidad es por la que el Hwasong-14 ha causado alarma en los países occidentales. Según la postura norcoreana, puede portar ojivas atómicas con las consecuencias que ello implica. Como ejemplo, las ciudades de Hiroshima y Nagasaki fueron destruidas con bombas de 15 y 21 kilotones respectivamente. Actualmente, las cabezas nucleares modernas tienen una potencia superior.

Por supuesto, Corea del Norte solo utilizaría esta tecnología en caso de que sus enemigos usaran contra ella armamento de la misma naturaleza. Dado el poder destructivo que puede alcanzar, su utilización sería en circunstancias desesperadas.

3. Versatilidad táctica

El Hwasong-14 podría usarse para múltiples usos militares. Según la opinión de varios expertos, el Hwasong-14 y otros cohetes similares podrían causar graves daños a las flotas estadounidenses estacionadas en el Pacífico debido a su alcance y potencia. Si además se confirman sus capacidades nucleares, el daño podría ser aún mayor.

El Hwasong-14 ha demostrado que Occidente no tiene el monopolio de la tecnología de misiles de mediano y largo alcance. A pesar de estar bajo sanciones y con un aislamiento total, la pequeña nación asiática, si se demuestran completamente las capacidades de este misil, podría responder a un ataque atómico.

Francia: Pyongyang tendrá misiles con ojivas nucleares "en cuestión de meses"

MOSCÚ (Sputnik) — El ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, dijo que Corea del Norte podría dotarse de misiles capaces de portar ojivas nucleares "en cuestión de meses".

Las pruebas de misiles norcoreanos representan hoy "un peligro para la seguridad mundial en su conjunto", alertó Le Drian en una entrevista con la emisora de radio RTL.

El ministro añadió que "Corea del Norte se marca el objetivo de tener mañana o, probablemente, pasado mañana, las armas nucleares, pero también los misiles para transportarlas", algo que "se hará realidad en unos meses".

Cuando Corea del Norte disponga de los medios para alcanzar con estas armas el territorio de Estados Unidos, o Europa, o Japón y China, "la situación será explosiva", dijo Le Drian.

Corea del Norte disparó el 29 de agosto un misil balístico de medio alcance Hwasong-12 que sobrevoló la isla japonesa de Hokkaido y cayó en el mar a unos 1.180 kilómetros al este de la costa de Japón y a más de 2.700 kilómetros del lugar del lanzamiento.

Fue la 13ª prueba de misiles balísticos en lo que va de este año, incluyendo el lanzamiento de dos supuestos misiles intercontinentales capaces de alcanzar el territorio de EEUU, y la segunda ocasión desde 2009 en que un cohete norcoreano sobrevoló el territorio de Japón.

En 2016, Pyongyang realizó más de 20 ensayos de misiles balísticos, además de la cuarta y la quinta pruebas nucleares, desoyendo las prohibiciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Ni Washington ni Pionyang tienen una opción militar, y lo saben"

Desde el final de la Guerra Fría, EE.UU. cree que no necesita dialogar con las potencias más pequeñas y débiles, pero la realidad es que estas naciones "pueden resistir", asevera un analista.

Los medios han presentado "la secuencia de acontecimientos" entre EE.UU. y Corea del Norte de manera que "hemos perdido la realidad en el fondo de esto": que "ninguno de los dos lados realmente tiene una opción militar", sostiene a RT el periodista de investigación y experto en políticas de seguridad nacional estadounidense Gareth Porter.

Según este analista, la opción bélica "simplemente no es realista para ninguna de las partes, y lo saben".

"Ambos lados están posando"

Así, Porter explica que EE.UU. "no tiene una opción militar con respecto a Corea del Norte desde hace muchos años".

La razón, según el experto, es que Seúl está a tan solo 26 millas (41 kilómetros) de distancia de la frontera norcoreana, y Pionyang tiene 8.000 piezas de artillería dirigidas contra la capital surcoreana, con lo cual, podría destruir una gran parte de la ciudad, matando también a hasta 200.000 estadounidenses que viven en sus alrededores. Este es "un incentivo bastante fuerte" para que Washington "no intente una opción militar contra Corea del Norte", asegura el periodista.

Por otro lado, Pionyang "sabe perfectamente" que fue destruido "casi por completo" por las bombas incendiarias estadounidenses en 1950, por lo que "tampoco hará nada parecido".

Por estas razones, "ambos lados están posando", afirma el periodista, quien tiene "muy claro" que lo que Corea del Norte está intentando conseguir es que EE.UU. se siente en la mesa de negociaciones "sin condiciones previas" para que pueda tratar de obtener "algunas concesiones" por parte de Washington, específicamente, poner oficialmente fin a la Guerra de Corea. "Pero también quiere tener relaciones normales con EE.UU.", enfatiza Porter.

"EE.UU. tiene un problema de dominación"

A juicio del analista, que cubrió muy de cerca las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán, EE.UU. "tiene un problema de dominación".

Según Porter, Washington tuvo este problema "tanto durante el período temprano de la Guerra Fría" como después del colapso de la Unión Soviética, cuando "hubo lo que ellos llaman el momento unipolar".

Desde ese momento, el Gobierno estadounidense "ha creído muy profundamente" que nada le impide "obligar a los países más pequeños y débiles a caer", y hay tres casos en particular "que todo el mundo conoce": Irak, Corea del Norte e Irán.

El problema radica en la creencia de EE.UU. de que "no tiene que practicar la diplomacia con potencias más pequeñas y débiles", pero "el hecho es que esas potencias más débiles tienen la capacidad de resistir", asevera el analista.

Assange: la crisis con Pyongyang es una tapadera para desplegar el THAAD cerca de China

MOSCÚ (Sputnik) — El fundador del portal de filtraciones WikiLeaks, Julian Assange, afirmó que EEUU busca crear un conflicto en la península de Corea para desplegar el sistema THAAD en Corea del Sur, cerca de las fronteras con China.

"Corea del Sur es como Cuba para China; al provocar un conflicto con Corea del Norte, EEUU crea el pretexto para desplegar el THAAD etc. en la frontera china", escribió Assange en su cuenta de Twitter.

​Al mismo tiempo no descartó que "el objetivo final sea desplegar armas nucleares de EEUU en Corea del Sur".

"Si es así, esperen acciones de China, tiene muchas palancas en la esfera militar y económica", dice otro tuit de Assange.

El Ministerio de Defensa de Corea del Sur anunció el 4 de septiembre el próximo despliegue de otros cuatro lanzadores del sistema antimisil estadounidense THAAD, diseñado para detectar e interceptar misiles balísticos, en respuesta a las acciones de Corea del Norte.

El 3 de septiembre, Corea del Norte anunció la realización de una prueba con una bomba de hidrógeno capaz de ser colocada en misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

Según las estimaciones previas, la bomba tuvo una potencia de entre 50 y 70 kilotones, varias veces superior a la de la bomba atómica que EEUU lanzó sobre Hiroshima en agosto de 1945.

Fue el sexto ensayo atómico desde que Corea del Norte se proclamó potencia nuclear en el año 2005; los anteriores tuvieron lugar en 2006, 2009, 2013 y dos en 2016.

Desde principios de año, Corea del Norte realizó 13 pruebas de misiles balísticos, incluso el lanzamiento de dos supuestos misiles intercontinentales capaces de alcanzar el territorio de EEUU.

También amenazó con un ataque preventivo a la isla estadounidense de Guam y disparó un misil de medio alcance que sobrevoló una parte del territorio de Japón.

En 2016, Pyongyang realizó más de 20 ensayos de misiles balísticos y dos pruebas nucleares, desoyendo las prohibiciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Cómo Corea del Norte podría arrasar las redes eléctricas de EEUU

La reciente prueba nuclear realizada por Corea del Norte ha originado la preocupación de que Pyongyang pueda realizar un ataque de pulso electromagnético contra Estados Unidos, informa Daily Mail.

El ensayo exitoso de una bomba de hidrógeno, realizado por Corea del Norte el 3 de septiembre provoca la alerta sobre que Pyongyang pueda realizar un ataque con un arma mucho más temible, un dispositivo potente de pulso electromagnético, que es capaz de aniquilar la red eléctrica y las redes electrónicas en el país entero.

El medio británico explica que Corea del Norte solo necesita hacer explosionar una bomba atómica en el espacio aéreo sobre Estados Unidos para crear una ola de pulso electromagnético. Este tipo de olas puede producirse en la atmósfera superior a raíz de una explosión de un arma termonuclear.

Un ataque de pulso electromagnético puede provocar una sobrecarga de energía que resultaría en un apagón de todos los dispositivos electrónicos en la parte continental de Estados Unidos, que tendría consecuencias mucho más graves en comparación con un ataque nuclear directo.

"Nos encontraremos en un mundo sin reparto de comida, sin purificación de agua, y que carece de sistema bancario, telecomunicaciones y medicamentos. Todo esto depende de la electricidad", declaró el exjefe de la CIA James Woolsey citado por Daily Mail.

Según del medio, una explosión realizada a una altura de 30 kilómetros en el cielo sobre la parte central de Estados Unidos sería suficiente para dejar los estados de Kansas, Nebraska y Dakota del Sur sin electricidad.

El 3 de septiembre, Corea del Norte declaró haber realizado un exitoso ensayo con una munición de hidrógeno para ser colocada en misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

Según las estimaciones previas, la bomba tenía una potencia de entre 50 y 70 kilotones, varias veces superior a la de la bomba atómica que EEUU lanzó sobre Hiroshima en agosto de 1945.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos