Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Ambos mandatarios han abordado un amplio abanico de cuestiones en un encuentro mantenido este miércoles en la ciudad rusa de Sochi.

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, ofrecen una rueda de prensa tras haber mantenido una conversación en la ciudad rusa de Sochi, en la que abordaron un amplio abanico de cuestiones, incluido el proyecto del gasoducto Turkish Stream, la lucha contra el terrorismo, la situación en Siria y el suministro del sistema de defensa antimisiles ruso S-400 a Turquía.

El mandatario ruso, que habló con Erdogan sobre las "barreras" al comercio y las inversiones, dijo que Rusia y Turquía están "firmemente" dispuestas a fortalecer la colaboración bilateral. En particular, ambos presidentes han prestado especial atención a la colaboración entre 2017 y 2020, sobre todo en el ámbito económico, según Putin.

En cuanto al comercio entre Moscú y Ankara, Putin ha asegurado que "las restricciones ya han sido levantadas", si bien ha precisado que las "restricciones puntuales" seguirán vigentes "por razones objetivas".

El conflicto en Siria y la lucha contra el terrorismo

Putin también declaró que ambos países esperan que los participantes en las negociaciones de Astaná adopten "una decisión final" respecto a la propuesta de Moscú de desplegar fuerzas neutrales en los sectores que separan a las partes en conflicto, y que contempla, entre otros asuntos, la creación de zonas especiales para reducir las tensiones entre ambos bandos "basadas en los países no involucrados en las actividades bélicas actuales en Siria".

En este sentido, también ha advertido que los países garantes del alto el fuego en la nación árabe "harán todo lo posible" para desarrollar mecanismos que rebajen la tensión. Asimismo, Putin ha asegurado que ambos países continuarán manteniendo "consultas" sobre la lucha contra el terrorismo en el ámbito de las fuerzas especiales y los Ministerios de Defensa. Erdogan, que también se refirió a la lucha contra el terrorismo, se comprometió a "acabar con las organizaciones terroristas".

Además, el presidente turco ha declarado que las negociaciones que se celebran esta semana en Astaná, la capital de Kazajistán, "fortalecerán el alto el fuego" en Siria, si bien "hay quienes sabotean este proceso". Erdogan también ha asegurado que su país "no permitirá" el surgimiento en sus fronteras con Siria de "formaciones que amenacen su seguridad nacional".

"Los resultados quedarán de manifiesto en unos días"

Asimismo, el mandatario turco ha destacado que ambas partes están dispuestas a mantener buenas relaciones, sobre la base de un "enfoque constructivo de los Gobiernos". Asimismo, Erdogan dijo que espera los resultados de su diálogo con su homólogo ruso "quedarán de manifiesto" dentro de unos días.

Erdogan ha invitado a Putin a participar en la cumbre de Cooperación Económica del mar Negro que se celebrará este mes en Turquía.

Rusia-Turquía: ¿cómo y por qué se fortalecen sus relaciones?

Inteligencia, antiterrorismo, conflicto en Siria y comercio. Fueron los puntos neurálgicos por los que transitaron las conversaciones entre los presidentes de Rusia y Turquía, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, reunidos este miércoles en la ciudad rusa de Sochi. El mandatario ruso destacó el carácter especial de las relaciones de ambos países.

"Debemos mejorar la interacción entre nuestros servicios de inteligencia debido a la amenaza terrorista", dijo Putin tras la reunión con su homólogo turco, a lo que Erdogan respondió con tino: "Estamos al lado de nuestros amigos rusos en la lucha contra las organizaciones terroristas".

Estas son algunas de las manifestaciones que hicieron ambos jefes de Estado en la conferencia de prensa posterior al encuentro.

El analista militar y asesor en conflictos internacionales de la redacción de Elespiadigital.com Gustavo Morales Delgado, tras hacer un repaso de las relaciones entre ambos países tras el derribo del bombardero ruso por parte de Turquía, explica que las medidas adoptadas por Putin tras ese suceso, hicieron que el presidente "Erdogan, que es un hombre muy hábil dando giros de 180º, dejase de mirar a Occidente".

En ese sentido, otras de las declaraciones que hizo Putin fue que los países garantes de la tregua en Siria (Rusia, Irán y Turquía) harán todo lo posible para desarrollar los mecanismos que permitan lograr la distensión en el país árabe.

"Turquía es ahora de nuevo un socio fiable para Oriente, pero ni Vladímir Putin, ni el presidente (Hasán) Rouhaní de Irán olvidan las actitudes anteriores que ha tenido el dirigente turco. Pero en cualquier caso Putin es un hombre muy pragmático, y por cuestión de principios irrevocables, no va a 'hacerle la cama' ni cerrar las puertas al presidente Erdogan. Máxime después de un referéndum en el que el presidente turco con el 51% de los votos (…), ha conseguido reforzar los poderes presidenciales", expresa el experto.

Por otra parte, el presidente ruso manifestó: "Nuestros países mantienen su compromiso para fortalecer la cooperación bilateral conforme a la letra y el espíritu del acuerdo sobre las bases de las relaciones bilaterales, que a finales de mayo cumple 25 años". Añadió que examinó con Erdogan las restricciones que obstaculizan el comercio bilateral y las inversiones.

Al respecto, Morales Delgado sostiene que el golpe de timón de Ankara hacia Moscú "es un cambio fundamental dado que Turquía hace mucho tiempo ha pretendido ser parte de Europa (UE) merced a que una pequeña parte de su geografía forma parte del continente justo en una zona conocida como 'Asia Menor'. Turquía ha fracasado en las sucesivas ocasiones en que ha tratado de entrar a pesar de tener durante una buena parte del tiempo el apoyo de EEUU".

El analista explica que "con la caída de la Unión Soviética formalmente en 1991, Turquía pierde su importancia estratégica para los protagonistas de la Guerra Fría y se queda como un puente entre Europa y Asia. Al tener cerradas las puertas de Europa, Erdogan al final se ha vuelto hacia Asia, y precisamente en la ruta asiática, fundamentalmente hay dos países que están protagonizando el avance. Esos dos países son, por un lado Rusia, y por otro lado China, que están resucitando 'La ruta de la seda' en el corazón continental de Eurasia, el levantamiento de enormes redes de transportes, fundamentalmente por ferrocarril que en ocasiones son más baratas y llegan antes a su destino que los tradicionales transportes marítimos que interesan a los Estados-isla, como pueden ser EEUU y Reino Unido", concluye Gustavo Morales Delgado.

DECLARACIONES COMPLETAS

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES