Portada - Últimas noticias

Con 20 votos a favor, el Consejo Permanente de la OEA decidió discutir la situación de Venezuela, sin el consentimiento de su gobierno.

El viceministro venezolano, Samuel Moncada, protestó "enérgicamente" la decisión por considerarla violatoria de los estatutos de la Carta Intermericana, que prohíbe a los Estados abordar asuntos que violen la soberanía de los países miembros.

"Nosotros protestamos enérgicamente la naturaleza de esta reunión porque entendemos que decidieron discutir la intervención en los asuntos internos de Venezuela, sin nuestro consentimiento", agregó el embajador, después de un reñido debate en el que las delegaciones de Nicaragua y Bolivia respaldaron a Caracas en sus alegatos.

"Linchamiento político"

"Nicaragua reclama cese de la represión contra ese país. No puede ser tomado en cuenta y no tiene validez, reclama la suspensión inmediata de esta reunión", consideró el representante diplomático de ese país, quien calificó la acción del organismo como un "linchamiento político" a Venezuela.

Sin embargo, EE.UU. y México encabezaron la ofensiva contra Venezuela y justificaron la acción al invocar el artículo 9 de la Carta, que contempla la suspensión de la participación de un país "cuyo gobierno democráticamente constituido sea derrocado por la fuerza".

El argumento fue rechazado con vehemencia con Moncada: "¿de qué estamos hablando? El señor (de la consultoría jurídica de la OEA) está tomando como referencia para esta reunión un artículo que habla de un gobierno democráticamente electo que ha sido derrocado. ¿En estas circunstancias estamos hablando? ¿Se dan cuenta que no existe base legal y estos subterfugios se están poniendo cada vez más difíciles de sostener?"

No obstante, la votación ocurrió, bajo la protesta de Venezuela. El resultado fueron 20 a favor de discutir el orden del día, 11 en contra y dos abstenciones. La sesión se lleva a cabo en la sede de la organización, en Washington.

"Se ha consumado la intervención"

Una vez que inició la sesión, el gobierno venezolano escuchó sin interrupciones los alegatos esgrimidos por 16 países en su contra. No obstante, al final de la reunión, esas mismas naciones se negaron a escuchar la postura del Moncada por considerarla "indecorosa" y el presidente del consejo limitó a pocos minutos la defensa de Caracas.

"Se ha consumado un acto de intervención en los asuntos venezolanos sin que ninguno de nosotros les hayamos dado la autorización para eso", recalcó Moncada, tras rechazar "enérgicamente" la arremetida diplomática de los 14 países y la "violación del derecho internacional".

Minutos más tarde, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, dirigió fuertes palabras a la cancillería mexicana a la que calificó como "la punta de lanza" del intervencionismo latinoamericano. El mandatario informó que se había comunicado personalmente con su par Enrique Peña Nieto: "ahora le exijo, públicamente, que abandone esa política de agresión".

"A Venezuela no la interviene nadie. A Venezuela la gobernamos los venezolanos y los asuntos venezolanos los atendemos nosotros", agregó.

Presidente Maduro asegura que Venezuela obtuvo una gran victoria en la OEA

CARACAS (Sputnik) — El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que triunfó la paz sobre las pretensiones imperiales de agredir a Venezuela en la sesión del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

"Hemos obtenido una gran victoria, ni se aprobó la Carta Interamericana ni se aprobó el comunicado infame de la coalición de países de derecha victoria popular para Venezuela", expresó el jefe de Estado durante un Consejo de Ministros que realizó en el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno).

El presidente venezolano aseguró que "nadie debe meter sus narices nauseabundas" en Venezuela y señaló que la derecha fracasó en su intento de armar una coalición para intervenir su país.

Además, el mandatario manifestó que este grupo de países contrarios a Venezuela, están encabezados por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, a quien calificó de "esperpento".

Además, autorizó una demanda a "todos los niveles" contra Almagro por presuntamente difamar al vicepresidente ejecutivo Tareck El Aissami, afirmando que le fue congelada una cuenta en Estados Unidos por 3.000 millones de dólares, y aseguró que está obsesionado con Venezuela.

Almagro presentó un documento de 75 páginas el pasado 14 de este mes en el que instó a los países miembros de la OEA a invocar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela, un mecanismo que podría conllevar a su suspensión.

En el informe, el secretario general pone como condiciones para evitar la suspensión, que se convoque a elecciones generales en un plazo no mayor a 30 días, y se libere a los políticos de oposición que están presos.

Durante la sesión del martes, 20 países acordaron realizar consultas inclusivas con todos los Estados miembros para hallar soluciones diplomáticas a la crisis de Venezuela.

Masiva manifestación contra las injerencias en Venezuela

Miles de personas marcharon en Caracas, capital de Venezuela, en repudio a los intentos de aplicar la Carta Democrática de la OEA contra la nación bolivariana.

Otra vez, una marea roja en las calles de Caracas. Los manifestantes son convocados para repudiar intentos de intervención externa contra Venezuela. Las críticas estuvieron dirigidas especialmente al secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

El encono general contra Almagro no es casual. El diplomático encabeza sin reservas a los que quieren intervenir en Venezuela con la aplicación de la Carta Democrática de la OEA. En el acto que cerró la movilización, se fustigó a los que desde Venezuela apoyan el embate de Almagro.

El encargado de cerrar el acto fue el vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, quien dijo que realizará una demanda judicial internacional contra Almagro y señaló a Estados Unidos detrás de las acciones contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19