Portada - Últimas noticias

Wilbur Ross, nominado para el cargo de secretario de Comercio por Donald Trump, pero que aún está esperando la confirmación por parte del Congreso de EEUU, podría seguir los pasos de Michael T. Flynn y renunciar al cargo por sus "cercanos lazos" con Pekín, opina el tabloide Global Times de China.

En días pasados, la revista Wall Street Journal señaló que Wilbur Ross planea conservar sus acciones en 11 compañías privadas, entre ellas Diamond S Shipping. Uno de los accionistas de esta compañía de tanques petroleros es la corporación china China Investment Corporation.

La política que adopte Ross en caso de ser secretario de Comercio influiría en las ganancias de las partes que invirtieron en la compañía.

Un portavoz de Ross señaló, con el fin de aplacar las acusaciones, que China Investment Corporation es un "inversor pasivo minoritario" de Diamond S Shipping.

La revista británica Financial Times señaló, por su parte, que las inversiones conjuntas de Ross podrían ser una razón para que este retire su candidatura.

El Global Times de China tildó el escándalo de "ataque mediático" contra Ross. Igualmente, el tabloide hizo hincapié en las declaraciones de Ross en enero, quien señaló que China es "el [país] más proteccionista del mundo" y lo acusó de no respetar los principios del comercio honesto.

Mijaíl Belyaev, experto del Instituto del Mercado de Valores y de Administración, aseguró a Sputnik que el ataque mediático contra Ross es "completamente entendible".

"Lamentablemente, la figura de Ross es vulnerable para Trump. En la superficie existe un conflicto de intereses. La lógica es directa y sencilla: si tienes un negocio grande y unas conexiones comerciales definidas con un país o con ciertas compañías, China en este caso, eso significa que vas a hacer presión en favor de los intereses de ese negocio y de sus lazos bilaterales a nivel gubernamental", explica el experto.

"Es obvio que los opositores de Trump usaran la situación alrededor de Ross para jugar la 'carta china' fortaleciendo los ataques contra él y causando daño al comercio entre EEUU y China, haciéndolo pasar por un fracaso de la política norteamericana", concluyó.

Trump: "Las filtraciones de inteligencia sobre Flynn son un acto criminal"

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha tachado de "criminales" las filtraciones de las agencias de inteligencia nacionales acerca de la controversia de los contactos del exasesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Michael Flynn, con el embajador ruso en EE.UU., Serguéi Kislyak, informa Reuters.

Trump ha manifestado durante la rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, que Flynn es "un hombre maravilloso", quien ha sido "tratado de forma muy injusta por los medios de comunicación". El líder estadounidense ha señalado que las filtraciones por parte de las agencias de inteligencia son un "acto criminal", las cuales han sido realizadas en el país "durante mucho tiempo, antes de mí".

El inquilino de la Casa Blanca ha manifestado que "intentan cubrir la fatal derrota que los demócratas tuvieron bajo Hillary Clinton". Trump ha reiterado que lo que pasó con el general Flynn es "muy injusto" y que los documentos fueron filtrados "de forma ilegal".

El 13 de febrero la Casa Blanca confirmó la renuncia de Flynn, quien había sido nombrado asesor de Seguridad Nacional el pasado 20 de enero por Trump. La decisión obedece a los informes de la Oficina Federal de Investigación de EE.UU. (FBI) tras hacer públicas en enero las conversaciones telefónicas entre él y el embajador de Rusia en EE.UU., Serguéi Kislyak.

En una entrevista telefónica previa a su dimisión el exasesor declaró que "no cruzó los límites" durante la conversación con Kislyak. Según Flynn, la conversación no tuvo que ver con las sanciones antirrusas, sino con los 35 diplomáticos rusos, que fueron expulsados de EE.UU. a finales del pasado mes de diciembre.

El escándalo en torno al exasesor de Trump revela "un sórdido y cobarde juego" en EE.UU.

The Intercept cataloga como "personas sin creencias reales" a quienes especulan en torno a la conversación telefónica de Michael Flynn con el embajador ruso en Washington y elogian la filtración de su contenido.

La dimisión del asesor del presidente en Seguridad Nacional, Michael Flynn, ha revelado que los funcionarios de Estados Unidos cambian de postura en torno a las filtraciones de información clasificada tan pronto como puedan sacar algún provecho de ellas, opina el renombrado periodista Glenn Greenwald.

Los mismos representantes de los dos principales partidos que pedían castigar a Edward Snowden, Chelsea Manning, Tom Drake y otros denunciantes de las irregularidades de la presidencia de Barack Obama elogian hoy a quienes hicieron pública la información clasificada que provocó la renuncia de Flynn.

En opinión de Greenwald, no es otra cosa que "un sórdido y cobarde juego de Washington", según dice un artículo publicado en el blog The Intercept. "Las personas sin creencias reales adoptan descaradamente opiniones diametralmente opuestas sobre las cuestiones políticas fundamentales exclusivamente en función de si eso ayuda o perjudica a sus líderes", fustiga el autor. "Por lo tanto, los mismos demócratas que hace solo tres meses valoraban la filtración ilegal como un pecado grave hoy lo ven como un acto de resistencia heroica".

Lo más probable es que no fueran nada nobles los motivos de las personas que expusieron las supuestas mentiras del exasesor, admite el periodista a quien Edward Snowden reveló las prácticas de la NSA. Tanto Flynn como Trump tienen muchos enemigos en los servicios de inteligencia y en el Pentágono, puede tratarse de una venganza, dice Greenwald. Sin embargo, si el lector no se enfoca en los motivos ocultos y solo busca los resultados, entonces cualquier fuga de datos que permite exponer "un acto inmoral de alto nivel" más bien merece respeto, que desdén y castigo.

El artículo destaca que el columnista de 'The Washington Post' David Ignatius fue el primero en citar los detalles de la conversación telefónica de Flynn con el embajador de Rusia en EE.UU., Serguéi Kislyak. Es un periodista conocido por sus contactos con fuentes anónimas en la CIA, recuerda Greenwald.

Esta vez hizo referencia a un "alto funcionario del Gobierno" y el autor considera que ese alto funcionario cometió un delito grave al divulgar el contenido de la conversación diplomática. No son nada menores los delitos cometidos por otros nueve funcionarios y exfuncionarios que ofrecieron a los medios los pormenores de la charla telefónica.

Greenwald no pide castigarlos a todos por aquellos delitos. A su juicio, las filtraciones estuvieron justificadas.

Mientras tanto, el propio presidente calificó de "acto criminal" la fuga de datos recogidos por los servicios de inteligencia sobre Flynn. Trump catalogó como "muy injusto" lo que pasó con su exasesor y afirmó que los documentos fueron filtrados "de forma ilegal".

El empresario Andrew Puzder renuncia a ser candidato de Trump en un puesto clave

El que debería encabezar el Departamento de Trabajo se niega a personarse ante el Senado de cara a la votación definitiva sobre su candidatura tras las críticas por haber contratado a una indocumentada.

El candidato de la administración de Donald Trump para el cargo de secretario de Trabajo, Andrew Puzder, se ha retirado de las audiencias de su confirmación en el Senado de EE.UU. La decisión fue anticipada por los planes de cuatro senadores republicanos de no apoyarlo en la votación y las dudas sobre ocho votos republicanos más.

"Aunque no voy a servir en la Administración, apoyo completamente al presidente y su equipo, que es muy capaz", ha declarado Puzder en un comunicado que cita 'Financial Times'. También ha agradecido a Trump por haberlo presentado.

El director ejecutivo de la empresa CKE Restaurants propuesto para conducir la política laboral del gabinete republicano admitió el martes pasado que había empleado como niñera a una inmigrante indocumentada. Solo después de muchos años de servicio, la familia Puzder pagó los pertinentes impuestos por ese período y tramitó los papeles necesarios para legalizar su condición laboral.

El tema motivó un escándalo en torno a la candidatura dentro del partido gobernante y en la prensa estadounidense.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos