Portada - Últimas noticias

Un aire fresco recorre el mundo, una oportunidad para la paz y una patada en la entrepierna a los poderes financieros, a los medios de comunicación amamantados en el fondo de reptiles de esos poderes, a los “analistas” y opinadores, a los políticamente correctos, a los belicistas, a la progresía a los cipayos, a los cobardes,…

El republicano Donald Trump ha conmocionado a medio Estados Unidos y al mundo entero al derrotar a la corrupta criminal Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Trump, un populista con un discurso antisistema, será el próximo presidente de Estados Unidos. Con el apoyo masivo de los estadounidenses blancos descontentos con las élites políticas y económicas, e inquietos por cambios demográficos acelerados, Trump, acusado de ser un “agente de Vladímir Putin” que amaga con reformular las alianzas internacionales de EE UU, rompió los pronósticos de los sondeos y logró la victoria, nadie como Trump supo entender el hartazgo con el establishment, con el que se identificaba a Clinton. La ola populista global ha llegado a la Casa Blanca. "Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país ya no será olvidados", dijo Trump en su discurso de la victoria, en Nueva York.

De norte a sur, de este a oeste, en Estados que votaron al presidente demócrata, Barack Obama, en 2008 y 2012, y en Estados republicanos, del tsunami de Trump, una combinación de voto rural y voto obrero blanco, barrió con las estrategias sofisticadas de la campaña demócrata y anuló el efecto del voto latino y de las minorías por Clinton.

Tras la jornada electoral que se ha celebrado este 8 de noviembre, el republicano ha recibido más de 270 votos frente al 218 de su rival del Partido Demócrata, Hillary Clinton.

 

A medida que llegaban los resultados en los Estados clave y Trump sumaba victoria tras victoria, se disparaba el desconcierto de los especialistas en sondeos, de los estrategas demócratas, los mercados financieros y las cancillerías occidentales. La victoria en Florida, Estado que el presidente Barack Obama, demócrata como Clinton, ganó dos veces, abrió la vía para la victoria de un magnate inmobiliario y estrella de la telerrealidad que ha sacudido los cimientos de la política tradicional. Trump ganó después en Carolina del Norte, en Ohio y Pensilvania, entre otros Estados que Clinton necesitaba para ganar.

Trump ha demostrado que un hombre prácticamente solo, contra todo y contra todos, y sin depender de donantes multimillonarios, es capaz de llegar a la sala de mandos del poder mundial. A partir del 20 de enero, allí tendrá al alcance de la mano la maleta con los códigos nucleares y controlará las fuerzas armadas más letales de planeta, además de disponer de un púlpito único para dirigirse su país y marcar la agenda mundial.

El republicano ha desmentido a todos los que desde hacía medio año pronosticaban su derrota. Ha derrotado a los Clinton, la familia más poderosa de la política estadounidense en las últimas tres décadas, si se exceptúa a otra familia, los republicanos Bush, que también se oponían a él. Se enfrentó al aparato de su propio partido, a los medios de comunicación, a Wall Street, a las grandes capitales europeas y latinoamericanas y a las organizaciones internacionales como la OTAN.

Su mérito consistió en entender el malestar de los estadounidenses víctimas del vendaval de la globalización, las clases medias que no han dejado de perder poder adquisitivo en las últimas décadas, los que han visto cómo la Gran Recesión paralizaba el ascensor social, los que asisten desconcertados a los cambios demográficos y sociales en un país cuyas élites políticas y económicas les ignoran. Los blancos de clase trabajadora —una minoría antiguamente demócrata que compite con otras minorías como los latinos o los negros pero que carece de un estatus social de víctima— han encontrado en Trump al hombre providencial.

El golpe se dirige a las élites estadounidenses y globales. Y es una prueba de que tiempos de incertidumbre son el caldo de cultivo idóneo para los líderes  con los sensores para identificar los temores de la sociedad y con un mensaje simplificador que identifique al enemigo interno y externo.

Los interminables escándalos de Clinton lastraron su candidatura. Pocos políticos se identificaban tanto con las élites como ella. A fin de cuentas, es la esposa de un presidente y EE UU, una república fundada contra las dinastías, ya tuvo suficiente con los presidentes Bush padre e hijo.

'Sí' a la cooperación, 'no' a los conflictos: Trump se dirige a los estadounidenses tras su victoria

El candidato republicano a la presidencia de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado que su intención es restablecer las infraestructuras de EE.UU. e involucrar en este trabajo a millones de personas. "Prometo a todos los ciudadanos que seré el presidente de todos los estadounidenses", ha afirmado Trump.

"Hillary Clinton acaba de llamarme. Nos ha felicitado la victoria. Y yo la felicité a ella y a su familia por esta difícil campaña. Luchó muy duro", ha remarcado el ganador de las presidenciales a sus seguidores en Nueva York. El republicano ha agradecido a su contrincante demócrata "su servicio a nuestro país".

"Estamos a favor de la cooperación y no de los conflictos", ha anunciado el magnate estadounidense. "Vamos a poner en primer lugar los intereses de EE.UU., vamos a ser honestos con todo el mundo, con todos los pueblos y naciones", ha advertido el presidente electo. A modo de resumen de una larga campaña, Trump ha afirmado que ha llegado el momento de que EE.UU. "cure las heridas que lo dividen".

Trump ha tachado su victoria de "momento histórico" y ha expresado su esperanza de que "después de dos, tres, cuatro o incluso ocho años, ustedes, los que han trabajado muy duro para esto, digan que fue algo que hicimos con orgullo". "Les doy las gracias", ha subrayado el presidente electo.

Putin a Trump: "Un diálogo entre Rusia y EE.UU. responde a los intereses de ambos países"

 

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha felicitado a través de un telegrama al futuro presidente de EE.UU., Donald Trump, con motivo de su victoria en las elecciones, informa en un comunicado el servicio de prensa del Kremlin.

Putin ha expresado su confianza en que la construcción de un diálogo constructivo entre Moscú y Washington basado en los principios de igualdad, respeto mutuo y en tener en cuenta de forma real las posiciones de cada parte responde tanto a los intereses de ambos países como de toda la comunidad mundial.

Asimismo, el mandatario ruso ha expresado su deseo de trabajar conjuntamente para que las relaciones entre ambos países dejen de estar en crisis, así como para resolver los problemas urgentes de la agenda internacional y buscar respuestas eficaces a los desafíos globales de seguridad.

Los estadounidenses eligen a Donald Trump como presidente: ¿y ahora qué?

Tras imponerse a su rival demócrata Hillary Clinton, Donald Trump ha ganado la larga y tensa batalla por la presidencia de Estados Unidos. Qué le depara al mundo la reciente elección de los estadounidenses y cómo cambiará la política de Washington son las principales preguntas que deja el resultado de esta jornada electoral.

La economía estadounidense

El plan económico del magnate incluye acabar con las lagunas de evasión de impuestos, introducir recortes fiscales para las familias, reducir los impuestos para las empresas y garantizar que los impuestos no perjudiquen a los negocios. Con lo que él llama la mayor "revolución fiscal" desde los tiempos de Ronald Reagan, Trump pretende además crear 25 millones de puestos de trabajo y reformar los acuerdos comerciales "defectuosos", como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés).

El analista de Forbes Thomas Del Beccaro ve los planes del magnate en el ámbito económico desde una perspectiva positiva y sostiene que en caso de que se implementen sus reformas "la economía mejorará en comparación con su estado actual" y "el sector privado experimentará un crecimiento más rápido". Al mismo tiempo, tampoco descarta la posibilidad de que Trump inicie una "guerra comercial que dividirá la nación y golpeará la economía". En lo que concierne al mercado de valores, Del Beccaro indica que el "amplio crecimiento podría llevar a un menor crecimiento del mercado".

El futuro del dólar estadounidense tampoco está claro. Expertos sostienen que la moneda podría experimentar una caída. Según explica Scott Petruska, asesor principal de SVB Financial Group, la sexta entidad financiera más precisa a la hora de dar pronósticos de cotizaciones, los mercados de divisas "no están posicionados para la victoria de Trump, por lo cual puede haber ventas de dólares y compras de divisas seguras movidas por el pánico", informa Bloomberg.

La política interior

Con la llegada de Trump a la Casa Blanca es probable que las políticas iniciadas por la Administración de Barack Obama experimenten cambios drásticos. En ese sentido el candidato por el Partido Republicano ya se ha pronunciado en contra de la reforma sanitaria de Obama, conocida como Obamacare, y expresó su voluntad de derogarla.

Uno de los puntos más preocupantes sigue siendo la política migratoria, que puede afectar a la comunidad musulmana del país y a los latinoamericanos asentados en EE.UU., y que hace temer deportaciones masivas. Trump dejó clara su intención de deportar a más de 11 millones de indocumentados, la mayoría de ellos mexicanos, y también manifestó en más de una ocasión su deseo de impedir la entrada al país a los musulmanes como forma de evitar el terrorismo.

La política exterior

Con la llegada de nuevas tendencias políticas a la Casa Blanca algunos temen la escalada de tensiones, mientras que los partidarios de Trump elogian al magnate por ser franco y por su promesa de hacer que EE.UU. vuelva a ser grande.

La lucha antiterrorista en Siria

Trump se ha comprometido a ejecutar cambios directos en la situación que se vive actualmente en el conflicto sirio y planea intensificar la lucha contra el Estado Islámico.

En sus planes entran la cooperación con los aliados en Oriente Medio, las operaciones militares contra las posiciones del EI y la cooperación internacional para cortar las fuentes de financiación de los terroristas. Trump también buscará aumentar la cooperación para compartir información de inteligencia y planea llevar a cabo una guerra cibernética "con el fin de desbaratar y bloquear la propaganda y reclutamiento" de los extremistas.

Entretanto algunos analistas temen que la futura política de Washington en la región traiga más destrucción a Oriente Medio. "La idea de que están en guerra con los combatientes islámicos en la región significa que [Trump] no será tímido a la hora de usar la fuerza militar estadounidense en la región", señala el profesor de historia de la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown (Catar), Abdullah Al Arian, a Al Jazeera. "EE.UU. básicamente ha perpetrado bombardeos y ataques con drones por todo el mundo a voluntad, todo en nombre de la lucha contra el terrorismo", ha precisado.

Relaciones con Rusia

Donald Trump ha repetido en numerosas ocasiones que podría llevarse bien con Vladímir Putin, aunque ha subrayado también que no conoce al presidente de Rusia y no sabe qué pasará en el futuro. Sus declaraciones a favor de mejorar las relaciones con Rusia y sus críticas a la Administración de Obama por no negociar con Putin generaron acusaciones en su contra debido a sus presuntos vínculos con el Kremlin.

Las supuestas conexiones de Trump con las autoridades rusas dieron inicio a una amplia investigación del FBI que, por su parte, no encontró vínculos definitivos entre el candidato republicano y el Gobierno ruso.

El argumento de que Trump era el favorito de Moscú en las elecciones estadounidenses fue tachado por el presidente ruso de "disparate total y delirio". "A nosotros nos da igual quién será el presidente de EE.UU., pero no podemos dejar de dar la bienvenida a la declaración [de Trump] de intentar reconstruir las relaciones con Rusia", aclaró Putin, quien hizo hincapié en que Moscú trabajará con cualquier inquilino de la Casa Blanca, "sea quien sea".

Relaciones con México

Las propuestas de acabar con el NAFTA, que afectaría a numerosas empresas cuyos negocios están vinculados con México, establecer aranceles punitivos a las exportaciones de automóviles, deportar a más de 11 millones de inmigrantes indocumentados y construir un muro fronterizo a expensas de México, podrían golpear duramente la economía del vecino del sur.

Agustín Carstens, presidente del Banco Central de México, comparó la victoria de Trump con un "huracán" para el país, que exporta más del 80% de sus bienes al norte de su frontera. Por ello, el Gobierno lleva trabajando varios meses el desarrollo de su propio 'muro' financiero, un plan de contingencia que mitigue las consecuencias de la victoria del republicano, aunque todavía no ha anunciado ninguna medida concreta.

En el contexto de los resultados del candidato republicano a la Presidencia de EE.UU. el tipo de cambio del peso mexicano ya ha perdido un 8% de su valor. En unos pocos minutos, la moneda mexicana ha bajado de 18,20 a 19,80 pesos frente al dólar estadounidense lo que, según apunta 'The Financial Times', constituye la mayor caída de la divisa mexicana desde la crisis de devaluación de 1994.

Análisis: Los deplorables y Trump: una estocada histórica a la oligarquía global

Diego Pappalardo

En horas inmediatas posteriores a la exposición pública del resultado final comicial del fénomeno Brexit, decíamos que mayoritariamente los votantes partidarios del Brexit lo hicieron principalmente por las siguientes causas:

1) Evidencian y rechazan el control financiero que la Banca Internacional tiene sobre el pueblo, situación que, por lógica, genera un deterioro exponencial y significativo del circuito económico natural.

2) Crisis y colapso en las dimensiones políticas, sociales y culturales de la nación.

3 )Ascendente descreimiento en medios periodísticos masivos y ascendente influencia de los defensores de la Verdad (1).

Ahora, escribimos esta breve nota, mientras todavía no se cerraron los cómputos finales de las elecciones generales sucedidas en los Estados Unidos en la jornada del ya histórico 8/11 y, conforme a los números que se manifiestan a la opinión pública señalando a Donald John Trump por encima de Hillary Clinton en la votación popular. Conforme a ello, no podemos dejar de mencionar que las causas motivantes de la adherencia popular por el Brexit también colaboraron significativamente en la materialización del fenómeno Deplorables/Trump.

No fue meramente una oposición a la "arrogancia de los Clinton" como expresó Ben Stein a Fox Business.

El "Ahora Yo" de los estadounidenses que resisten ver a su Nación conflictuada, pauperizada, disgregada, agresiva, exterminadora de pueblos enteros y convertida en cruel vasalla de la Tiranía Global, acaba de dar un paso hercúleo enfrentando digna, valerosa y fecundamente en su especificidad a los luciferianos, expoliadores, genocidas y deicidas de los Poderosos de la Tierra.

Los partidarios de América First encontraron un referente como Donald Trump que rápidamente fue convirtiéndose en el líder emergente, aglutinador, galvanizador y proyectivo, ya que no pertenecía a la oligarquía partidocrática, ni tampoco integraba sociedades facciosas y atentatorias del Bien Común de los Estados Unidos y del mundo entero, tales como el CFR, Trilateral Commission, Bohemian Grove, Skull and Bones, Bilderberg y conventículos afines.

Un hombre que fue atacado despiadadamente por los que se intitulan adalides de la libertad, la justicia, la igualdad y la tolerancia. Le asestaron golpe tras golpe, no escatimaron esfuerzo ni medio alguno en demonizarlo y transformarlo en el imaginario histérico de los malsanos e idiotas útiles en una vil escoria que no debió haber nacido nunca.

Uno de sus hijos, Donald Trump Jr, muy bien lo expresaba apenas unas horas antes de la finalización de la votación: "The elites have thrown everything at us. The media, Hollywood, Wall St. & career politicians are scared" (2).

Los Deplorables y Trump se fusionaron en sensatez, firmeza, patriotismo, esperanza y voluntad de triunfo. Y así pudieron darle al establishment predador una estocada histórica en el episodio 8/11 de 2016.

Los Deplorables y Trump llegaron al 8/11 y lo transitaron sin abandonar sus convicciones pese a la intimidación, la amenaza y el hostigamiento de la prensa y la intelectualidad  sistémicas, intoxicantes  y perversas.

Se equivocaron con ellos los políticos profesionales y la institucionalidad toda de la ideología globalista en los Estados Unidos: Los Deplorables y Trump no genuflexaron ante las manos ensangrentadas de los miembros de la Elite Global.

Los más de 56 millones de votantes que eligieron a Trump seguirán presionando para que los electores republicanos resultantes de la compulsa electoral popular no los traicionen optando por una pieza diametralmente opuesta a ellos.

Por su parte, Trump continuará demostrando que es cierto que no posee tres décadas de vida política electoral, legislativa y ejecutiva pero también proseguirá exhibiendo que tiene el talante necesario para no dejarse abrogar como figura presidencial.

Sin duda alguna, y como dijimos en el pasado mes de junio, "Estos instantes históricos se tornan aptos para ser aprovechados por quienes estamos en la cosmovisión reafirmativa del Orden Natural y de las existencias de las Patrias y las Naciones.”

Notas:

1- http://katehon.com/es/article/en-torno-al-brexit

2- https://twitter.com/DonaldJTrumpJr/status/796113466478231552?lang=es

3- http://katehon.com/es/article/en-torno-al-brexit

Análisis: Lo que estaba en juego en las elecciones

Paul Craig Roberts

De mi larga experiencia en el periodismo, sé que el público estadounidense no es muy agudo. Sin embargo, es difícil para mí creer que los estadounidenses, cuyos empleos, carreras y lo mismo para sus hijos y nietos, han sido vendidos por las élites que Hillary representa, realmente votarán por ella. No tiene sentido. Si este fuera el caso, ¿cómo consiguió Trump la nominación republicana a pesar de la cruel campaña prenstituta contra él?

Parece obvio que la mayoría de los estadounidenses que ha estado sufriendo terriblemente a manos del Uno por ciento, que posee a Hillary de cabo a rabo, no votará por las personas que han arruinado sus vidas y las vidas de sus hijos y nietos.

Además, si la elección de Trump es tan imposible como nos dicen los prenstitutos - el triunfo de Hillary es un 93% seguro según el último pronunciamiento de los prenstitutos -, los crueles ataques en todo momento contra Trump no tendrían sentido.

¿No es cierto? ¿Por qué los ataques constantes, frenéticos y crueles a una persona que no tiene ninguna oportunidad?

Hay informaciones de que una compañía asociada con el financiador de Hillary, George soros, está suministrando las máquinas de votación a 16 estados, incluyendo estados que determinan los resultados de las elecciones. No sé si estos informes son correctos. Sin embargo, sí sé de hecho que los intereses oligárquicos que gobiernan Estados Unidos se oponen a que Trump sea elegido Presidente por la simple razón de que no están seguros de que pudieran controlarlo.

Es difícil creer que los estadounidenses desposeídos votarán por Hillary, la representante de aquellos que los han desposeído, cuando Trump dice que re-empoderará a los desposeídos. Hillary ha denigrado a los estadounidenses ordinarios quienes, dice ella, están tan alejados de su riqueza que ni siquiera sabe quiénes son. Claramente, Hillary, que cobró 675.000 dólares de Goldman Sachs por tres discursos de 20 minutos, no es un representante de la gente. Ella representa al Uno por ciento, cuyas políticas han tirado las perspectivas de los estadounidenses ordinarios por el inodoro.

Lo que es realmente inquietante es la pretensión de la escoria prenstituta de que la admiración lasciva de Trump por los encantos femeninos se considere más importante que la perspectiva de una guerra nuclear. En ningún momento durante las primarias presidenciales o durante la actual campaña presidencial se ha mencionado que Rusia está siendo asaltada diariamente por la propaganda, amenazada mediante concentraciones militares, y siendo convencida de que los Estados Unidos y sus vasallos europeos planean un ataque.

Una Rusia amenazada, vuelta insegura por la inexplicable hostilidad y la propaganda occidental, es un peligro fabricado por los partidarios neoconservadores de Hillary Clinton.

Si el pueblo estadounidense es tan increíblemente estúpido que piensa que las observaciones obscenas sobre las mujeres son más importantes que evitar la guerra nuclear, el pueblo estadounidense es demasiado estúpido para existir. Merecerán las nubes en forma de hongos que los limpiarán a ellos, y a todos los demás, de la faz de la tierra.

Donald Trump es el único candidato en las primarias y en las elecciones generales que ha dicho que no ve ninguna razón en el conflicto con Rusia, cuando Putin no ha mostrado nada más que el deseo de trabajar las cosas en beneficio mutuo.

En cambio, Hillary ha declarado al tres veces elegido presidente de Rusia como "el nuevo Hitler", y ha amenazado a Rusia con acciones militares. Hillary habla abiertamente sobre el cambio de régimen en Rusia.

Seguramente, en unos medios libres, al menos una persona en los medios impresos y televisivos plantearía el más importante de todos los puntos. Pero, ¿dónde lo ha visto usted?

Sólo en mis columnas y algunas otras en los medios alternativos.

En otras palabras, estamos a punto de tener unas elecciones en las que la cuestión importante no ha desempeñado ningún papel. Y sin embargo, supuestamente somos el pueblo excepcional, indispensable, una democracia del pueblo protegida por una prensa libre.

En verdad, esta descripción mítica de Norteamérica es simplemente una tapadera para el gobierno de los oligarcas. Y los oligarcas están arriesgando la vida sobre la tierra para que continúe su supremacía.

Análisis: Todo es un complot de Rusia/Al-Qaeda/WikiLeaks/el FBI «rebelde»

Pepe Escobar

Entre la House of Cards* infestada de intrigas que definió el «circo está en la ciudad» electoral en Estados Unidos (por citar el Desolation Row del ganador del Premio Nobel, Bob Dylan), la cuestión clave en el período previo al día de las elecciones fue por qué el FBI finalmente se plegó.

El director del FBI, James Comey, en la 11ª hora, terminó entregando otra carta al Congreso, maravillado de cómo su equipo «ha estado trabajando durante todo el día» estudiando no menos de 650.000 mensajes de correo electrónico en la computadora portátil perteneciente a Anthony Weiner, el pervertido sexual ex marido de Huma Abedin, la ayudante máxima de Hillary Clinton.

Comey finalmente concluyó que el FBI no había encontrado nada para cambiar su veredicto anterior con respecto al servidor de correo subterráneo de Hillary. «Extremo descuido», sí; pero ninguna conducta criminal.

Todo esto mientras los twitter.com/wikileaks.

En los correos electrónicos de Podesta publicados por WikiLeaks, se puede encontrar una admisión explícita en una revisión interna del 10 de noviembre de 2008, de que la Fundación Clinton estaba violando la ley.

Además, el cuadro general había estado bastante claro todo el tiempo; la Fundación Clinton, así como la Clinton Global Initiative, ambos fueron operadas como «organizaciones políticas» totalmente centradas en impulsar el «pagar por jugar».

Se podría argumentar que la primera carta de Comey al Congreso fue una respuesta a una revuelta interna del FBI. Los agentes que formaron parte de la insurgencia no es probable que renuncien a una partida larga, incluso después de las elecciones. Se han asegurado de que el verdadero trato es con la Fundación Clinton, no los correos electrónicos de Hillary.

Así que las filtraciones están obligadas a continuar. Incluso antes de la primera carta de Comey, los insurgentes del FBI juraban que "ya hay suficiente para procesar". Insistieron: «Comey ha estado tratando de detenerse porque no quiere enfrentarse a la maquinaria Clinton, así como al resto de Washington D.C.». Estaban seguros de que "potencias extranjeras están en posesión de algunos de los documentos que hemos analizado, porque fueron hackeados del servidor de Clinton".

Los insurgentes, en aras de la claridad, insistían en que la responsabilidad se detuvo con la Fundación Clinton, que vendió "influencia, información, favores a cualquiera dispuesto a pagar". Obama estaba «unido a las mismas personas que donan a la Fundación Clinton». En esa famosa reunión "secreta" de Bill Clinton con la Fiscal General Loretta Lynch, un activo de Obama, sostuvieron que Clinton "quería que Loretta Lynch se centrara en el servidor de correo electrónico y que eludiera procesar a la fundación".

En una palabra, en el expediente de la Fundación Clinton hay información supuestamente suficiente para hacer caer a todo el gobierno de Estados Unidos (GEU).

Y sobre Hillary, específicamente, pende una carga incendiaria; los SAPs (Special Access Programs) se encontraron en su servidor.

Los insurgentes aclararon cómo un «SAP es un programa de inteligencia clasificado por encima de top-secret. Se mantienen en servidores cerrados en lugares secretos. La única manera de obtener uno es si usted lee específicamente un programa, tiene una necesidad de saber, entonces usted debe ir físicamente a una ubicación y pasar a través de varias capas de seguridad para mirar incluso el programa. El SAP se concede sobre una necesidad de conocer lo básico, y Hillary no tenía ninguna necesidad de conocer ninguno de los programas en su servidor».

Todo eso no era suficiente para sacar una acusación del FBI. Bueno, ciertamente no antes del día de las elecciones, teniendo en cuenta que si el FBI se adelantara estaría haciendo frente a nada menos que a la fuerza/ira total del USG.

Una fuente de Nueva York con sólidas conexiones comerciales y financieras entre los Maestros del Universo tuvo una respuesta bastante críptica cuando le planteé algunas de las preguntas planteadas arriba:

«Yo no diría que ocurrió la revuelta del FBI. Se le ordenó a Comey que hiciera lo que hizo antes y le ordenaron que hiciera lo que hizo después. Las órdenes solamente fueron invertidas y es como una marioneta con un ventrílocuo. Nadie se sale de los límites».

Pero también dijo que, menos de 24 horas antes de las elecciones: «Creemos que Trump va a ganar y que están haciendo pensar a todo el mundo que esto es democracia en acción». Para dar énfasis, la fuente se refirió a la muy seria encuesta de USC Dornsife/LA Times, que puso a Trump 5 puntos por delante en el voto popular.

Aquí hay una defensa de la encuesta realizada por uno de sus autores.

Los rusos están hackeando

Como la gestión del giro del FBI en el mejor de los casos enfureció a ambas campañas, nada fue dejado al azar por el estado profundo. Lo que se puede interpretar sin duda como los dos proxies principales del terror de los Estados Unidos: «al-Qaeda» (¿cuál? ¿el «histórico» al-Qaeda en Afganistán? ¿AQAP? ¿AQIM? ¿el «moderado» al-Nusra en Siria?), así como el ISIS/ISIL/Daesh - en conjunción con el dudoso rastreador jihadista SITE, pasó al modo PsyWar [guerra psicológica] a tiempo completo con la intención de crear pretextos de bandera falsa.

La inteligencia de EE.UU. nos advirtió debidamente de «posibles ataques de Al-Qaeda» en la víspera del día de las elecciones. Rita Katz, directora y cofundadora de SITE, dijo que estas incitaciones a la jihad eran "un intento de interrumpir el proceso electoral y ganar la atención de los medios de comunicación".

No hay pruebas de que estas amenazas sean reales. SITE, después de todo, nunca rehuye practicar la desinformación. En el pasado, Katz ha informado a la Casa Blanca, así como a la Justicia, el Tesoro y a la Seguridad Nacional sobre redes de financiación y reclutamiento de terroristas. Un asesor principal de SITE es Bruce Hoffman, ex titular de la cátedra corporativa en contra-terrorismo y contrainsurgencia de la RAND.

Unir la amenaza de Al Qaeda con la turbo-satanización turbulenta de Rusia, y tenemos el escenario de la excusa perfecta en caso de que suceda algo no de acuerdo con el guión (y el guión gobierna a Hillary Clinton como a POTUS [el presidente. N.d.T.]).

El equipo de Obama hiló debidamente que Rusia no sólo estaba empeñada en actúar/piratear poderosamente el día de las elecciones, sino que impulsaría la perturbación en todo el Occidente hasta bien entrado 2018. Y Tom Graham, director gerente de Kissinger Associates en Nueva York, y ex asesor de George «Dubya» Bush en Rusia, dobló la apuesta, insistiendo en que más correos electrónicos «pueden» ser lanzados (por el insidioso WikiLeaks) después de las elecciones.

Todo esto debería conducir a un final de Hollywood, sin embargo. Que el «mundo libre» esté tranquilo; el nocivo eje de agentes rebeldes del FBI-al Zawahiri-Putin-Assange será desmantelado, a gloria de la Reina del Perma-Smirk** que pronto será coronada Belicista-en-Jefe.

Strategic Culture Foundation

* House of Cards es una serie estadounidense de televisión que cuenta la historia de Frank Underwood (Kevin Spacey), un demócrata del 5.º distrito de Carolina del Sur y líder de la mayoría de la Cámara de Representantes de EEUU. Después de no ser nombrado Secretario de Estado, inicia una elaborado plan para llegar a una posición de mayor poder, ayudado por su esposa, Claire Underwood (Robin Wright). La serie trata principalmente de temas de manipulación y poder.

** Sonrisa boba, sonrisa permanente

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS