Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — Holanda podrá mejorar sus relaciones con Moscú y retirar las sanciones antirrusas solo si abandona la UE, lo que repercutirá de modo positivo en este país, considera el líder del derechista Partido por la Libertad, Geert Wilders.

"El restablecimiento de las relaciones con Rusia es una dirección prioritaria para el país tradicionalmente comercial que siempre ha sido Holanda", señaló el político holandés al periódico ruso Izvestia.

Según Wilders, "el bienestar de nuestro país depende de la independencia y de la posibilidad de tomar decisiones propias".

"Los sucesos de los últimos meses demostraron que debemos solucionar lo antes posible el tema del referendo sobre la membresía en la UE; Bruselas no debe dictar con quién debemos tener relaciones económicas y políticas", aseveró.

Wilders recordó que "durante muchos siglos nuestros Estados, pese a los conflictos existentes, solo resultaban en provecho gracias a la cooperación mutua"

"Y hoy le cese de las sanciones antirrusas es una condición necesaria de nuestro futuro exitoso", afirmó.

Anteriormente Wilders llamó a celebrar un referendo en el país sobre la membresía en la UE tras los resultados del referendo en Reino Unido.

El político considera que la retirada de las sanciones antirrusas está relacionada directamente con la independencia de Holanda.

"Bruselas toma decisiones partiendo solo de sus intereses, sin escuchar la opinión de la gente, y la propia UE es un monstruo expansionista dedicado a las conquistas territoriales y al robo de nuestro sistema social, identidad y democracia; cualquier decisión solo tendrá un estatus legal fijo solo fuera de la UE", afirmó.

Para Wilders, la salida de la UE significará que Holanda "será más fuerte, entre otras cosas gracias a las relaciones y el comercio con Rusia".

Las relaciones entre Rusia y Occidente se complicaron en 2014 por la situación en Ucrania, a finales de julio de este mismo año la UE y EEUU pasaron de las sancionesintroducidas contra individuos y compañías a medidas contra sectores enteros de la economía rusa.