Portada - Últimas noticias

Fuerzas militares sirias, respaldadas por fuertes bombardeos de aviones rusos y sirios, no han permitido a los grupos armados tomar las posiciones del Ejército en el suroeste de Alepo y les han infligido serias pérdidas.

Los hombres del Ejército, en cooperación con la fuerza aérea rusa y siria, han rechazado los ataques en esta zona.

Así, por ejemplo, los grupos terroristas, que al principio de la ofensiva, tomaron la localidad de Howeiz, no pudieron resistir allí y se retiraron bajo los intensos bombardeos y el fuego de las fuerzas gubernamentales.

Los ataques aéreos permitieron también al Ejército sirio recuperar el Proyecto de Apartamentos 1070 y frenar el avance de los militantes hacia la Base de Artillería de Alepo.

Al menos, 15 aviones rusos participaron en estas operaciones, desbaratando así lo que el opositor Observatorio Sirio pro-Derechos Humanos, con sede en Londres, calificó de la ofensiva de la “última oportunidad” para romper el sitio de Alepo.

Los grupos terroristas lanzaron una ofensiva el pasado domingo al sur de la ciudad en un intento de romper el asedio gubernamental a los barrios del este de la ciudad. Ellos consiguieron algunos avances.

Sin embargo, los militares sirios, respaldados por las fuerzas aéreas de Rusia y Siria, rechazaron los ataques y retomaron muchas de las posiciones capturadas por los militantes el primer día.

“Los ataques aéreos no se han detenido noche y día”, según el Observatorio.

La aviación siria y rusa ha atacado también a los terroristas en las provincias de Idleb, Hama y Homs, matando a decenas de militantes y destruyendo gran número de equipos y vehículos.

Ejército sirio continúa avance en el suroeste de Alepo. 270 militantes muertos

El Ejército sirio y sus aliados han avanzado en varias áreas de la parte suroeste de Alepo y obtenido el control de las regiones de Manasher al Manian y Tal al Yamiat así como de los bloques residenciales en Hai al Ramusa, que fueron recientemente ocupados por los terroristas de Yaish al Fatah.

Una fuente sobre el terreno dijo el jueves que fuertes combates están todavía librándose entre el Ejército sirio y Yaish al Fatah en la región.

El Ejército, apoyado por la fuerza aérea rusa y siria, continúa, al mismo tiempo, su avance hacia los pueblos de Al Amiriya y Tal al Mahruqat, al suroeste de Alepo, que están controlados por los terroristas de Yaish al Fatah.

Las fuerzas de la resistencia también ocuparon el pueblo de Huwaiz, en el suroeste de Alepo.

Los últimos informes hablan de 270 terroristas muertos en las pasadas 48 horas en este frente.

El miércoles, la tercera fase de la ofensiva del grupo Yaish al Islam con el fin de levantar el asedio a los militantes del este de Alepo, sufrió un rotundo fracaso y sólo sirvió para infligir más bajas a los militantes, que perdieron 4 drones, nueve tanques, seis piezas de artillería y varios vehículos blindados.
El Ejército sirio repelió el ataque de Yaish al Fatah en los flancos sur y oeste de Alepo y, en un rápido contraataque, capturó la fábrica de Al Baragi, Zahra al Hauz y los alrededores del pueblo de Al Sharafah.

Los nueve tanques de los grupos armados fueron destruidos en un bombardeo de la aviación siria cerca de Jan al Asal.

El Ejército destruyó también dos salas de operaciones de los terroristas en el suroeste de Alepo.

Irán envía ayuda militar al Ejército sirio en Alepo


Una agencia iraní señaló el martes que el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) ha enviado refuerzos y equipos militares a la ciudad de Alepo para ayudar a las fuerzas del Ejército sirio y sus aliados que luchan contra los grupos terroristas armados en la ciudad.

La agencia Tasnim, que citó fuentes del mando del CGRI, afirmó que “desde el pasado lunes han sido enviados refuerzos y equipos miliares a los militares sirios y a sus aliados que luchan contra los grupos terroristas armados en Alepo”.

La fuente dijo que el presidente Bashar al Assad y sus aliados han hecho progresos en la operación militar que se inició contra la coalición Yaish al Fateh al suroeste de Alepo.

La pasada semana, el representante del Líder Supremo en el CGRI, Ayatolá AliSaidi, dijo que Irán tiene tres líneas rojas en Siria, que son la unidad de Siria, la supervivencia política del presidente Bashar al Assad y la defensa de los Santos Mausoleos islámicos y de otras religiones en el país, que se hallan amenazados por las acciones de los grupos wahabíes takfiris.

Saidi dijo en un discurso el 29 de Julio, durante una ceremonia de los iraníes que han muerto luchando en defensa de Siria, Iraq o Palestina, que “Irán lucha contra el frente mundial de la arrogancia, donde se hallan EEUU, algunas otras potencias occidentales y los regímenes árabes reaccionarios” e invitó a mantener la vigilancia frente a los complots de los enemigos.

Él dijo que EEUU no ha cambiado su objetivo de derrocar al sistema de la República Islámica, pero usa ahora tácticas diferentes. “Ellos quieren dividir Siria y separar el país del eje de la resistencia, alejándolo de Irán, Líbano y Palestina”, señaló.

Una mujer rusa protege con su cuerpo de una bomba a varios familiares

Una ciudadana rusa residente en la ciudad de Alepo sufre graves heridas al proteger con su cuerpo a varios familiares del estallido de una bomba terrorista de fabricación casera.

Irina Barakiat, una ciudadana rusa de edad avanzada y residente en la ciudad de Alepo desde hace 13 años con su esposo sirio, ha perdido una pierna y parte de una mano al tratar de proteger a sus hijos y nieta de una bomba terrorista, según un reportaje de la cadena rusa Vesti.

"Lo más importante es que los niños están vivos", afirma Barakiat. La mujer recuerda haber oído un estruendo a través de la ventana y ver caer bombas mientras estaba sentada junto con sus hijos y una nieta. "Entonces salté sobre ellos extendiendo una mano y un pie para cubrir así a mis hijos", explica.

El día del atentado y acompañada por sus tres hijos fue a visitar a unos familiares en los suburbios de Alepo. Los proyectiles que lanzan los terroristas del Frente Al Nusra son a menudo de producción casera e impactan directamente en las viviendas.

El proyectil que entró a través de la ventana fue un cilindro de gas. "Irina lo vio volar y en seguida saltó sobre los niños para protegerlos", relata Nur Barak, un pariente de la mujer que perdió a sus padres en el ataque.

"Un fragmento grande [de la bomba] impactó en la pierna derecha de Irina, que se le tuvo que amputar después. Su mano también lo fue. Su pierna izquierda quedó muy dañada, pero hemos podido salvarla", explica un cirujano del hospital de Alepo.