Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Esta nueva modificación de la famosa B61 aprovechará algunas características de sus antecesoras y contará con una serie de componentes que mejorarán su seguridad y fiabilidad.

La Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA, por sus siglas en inglés) del Ministerio de Energía norteamericano anunció la puesta en marcha del proceso de producción de la ojiva nuclear B61-12 tras cuatro años de desarrollo e investigación dentro del Programa de Prolongación de la Vida útil del arsenal armamentístico (LEP, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con un comunicado publicado por la NNSA en su página oficial, la primera unidad de producción está prevista para el 2020, seguida de una producción a gran escala. "Llegar a esta nueva fase de la B61-12 es un logro importante para la NNSA y los científicos e ingenieros cuyo trabajo y talento excepcional han sido vitales para esta misión de seguridad nacional", señaló el teniente general Frank G. Klotz.

La nueva B61-12 es una modificación de la bomba termonuclear B61, la principal arma del arsenal nuclear de Estados Unidos después de finalizada la Guerra Fría, y contará con una serie de componentes que mejorarán su seguridad y fiabilidad aumentando su vida útil. Este programa, que aprovecha las características de sus antecesores, reemplazará a las existentes B61-3, B61-4. B61-7 y B61-10. "En la actualidad la B61 es el componente más antiguo de todo el arsenal estadounidense. El LEP le dará al menos otros 20 años de vida", aseveró Klotz.

"La iniciativa de prolongar la vida de este tipo de armamento, apoyada por el Gobierno, busca aprovechar los recursos y proporcionar arsenal eficaz al mismo tiempo que se reduce el tamaño de las reservas", subrayó el secretario de Energía de EE.UU., Ernest Moniz.

Moscú: "La nueva ojiva nuclear B61-12 en el arsenal de EE.UU. amenaza a la seguridad global"

La nueva B61-12 es una modificación de la bomba termonuclear B61, la principal arma del arsenal nuclear de EE.UU. después de finalizada la Guerra Fría.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia ha señalado que la puesta en marcha por parte de EE.UU. del proceso de producción de la nueva y modificada ojiva nuclear B61-12 amenaza a la seguridad global al reducir significativamente la limitación de uso de armas nucleares, según RIA Novosti.

Además, desde la Cancillería han afirmado que EE.UU. y otros países que participan en misiones nucleares de la alianza atlántica omiten obligaciones del tratado de no proliferación.

El director del Departamento de No Proliferación y Control de Armas de la Cancillería rusa, Mijaíl Uliánov, ha explicado que las características de la B61-12 "hacen aumentar la tentación de emplearla", lo que por su parte "significará una reducción sustancial de la limitación del uso de armas nucleares, con todas las consecuencias que ello conlleva".

Ha agregado que "existen motivos para creer que el Pentágono no considera las nuevas bombas únicamente como un elemento de disuasión, sino también como un arma en un campo de batalla cuyas características son adaptadas a decisiones de tareas operativas".

La nueva B61-12 es una modificación de la bomba termonuclear B61, la principal arma del arsenal nuclear de Estados Unidos después de finalizada la Guerra Fría, y contará con una serie de componentes que mejorarán su seguridad y fiabilidad aumentando su vida útil.

La respuesta rusa

Rusia solo podría contrarrestar el poder de la B61-12 con ayuda de los sistemas de misiles operativo-tácticos Iskander, que cuentan con la posibilidad de instalar en ellos una ojiva nuclear difícil de localizar y derribar, aseveró el doctor en ciencias militares Konstantín Sivkov. "Simplemente no hay otra respuesta efectiva", destacó.

El sistema de misiles tácticos Iskander-M integra cuatro tipos de misiles aerobalísticos y un misil de crucero. El Iskander-M fue concebido para lanzar ataques de precisión contra objetivos terrestres como centros de mando, grandes concentraciones de tropas, armas de fuego, centros de defensa aérea y de misiles, aviones y helicópteros en tierra.

Según el coronel Mijail Ósico del Ministerio ruso de Defensa, los misiles de crucero del sistema táctico modernizado Iskander-M son capaces de alcanzar un objetivo con tal precisión que podrían acertar a impactar contra "una ventanita" a una distancia de hasta 450 kilómetros.

EEUU y otros países de la OTAN violan el Tratado de No Proliferación Nuclear, alerta Rusia

Moscú, (Sputnik). - Estados Unidos y los otros países de la OTAN violan el Tratado de No Proliferación Nuclear que prohíbe a las potencias atómicas transferir el control de las armas nucleares a las naciones que no poseen este tipo de arsenal, advirtió el diplomático Mijaíl Uliánov, responsable de la Cancillería rusa para la No Proliferación.

El lunes EEUU anunció que ponía en marcha el proceso previo para producir bombas atómicas modernizadas, con las que Washington, según Moscú, busca renovar su arsenal nuclear emplazado en Alemania, Bélgica, Italia, Países Bajos y Turquía.

"Los estadounidenses y los otros países de la OTAN que participan en esas 'misiones nucleares conjuntas' omiten burdamente las obligaciones que emanan del Tratado de No Proliferación", dijo Uliánov.

La renovación del arsenal atómico estadounidense en Europa, sostuvo, prolonga indefinidamente las 'misiones nucleares conjuntas' en la OTAN en las que los pilotos de los países no nucleares se preparan para utilizar las armas atómicas de EEUU.

"Estas misiones constituyen una violación grave del espíritu y la letra del Tratado de No Proliferación de las armas nucleares", insistió el diplomático.

En ese sentido, recordó que el Gobierno ruso en reiteradas ocasiones comentó las posibles respuestas a estos actos de EEUU.

"El presidente ruso declaró que no entraremos en una nueva carrera armamentista y al mismo tiempo recalcó que se tomarán medidas eficaces para salvaguardar la seguridad nacional del país", subrayó Uliánov. (Sputnik)

Rusia debatirá con EEUU la cuestión de la nueva bomba atómica estadounidense

Moscú (Sputnik). - Rusia tiene la intención de abordar durante su diálogo con EEUU el conjunto de temas referentes a la modernización de los arsenales nucleares, declaró a RIA Nóvosti el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, comentando los planes norteamericanos de incluir en su arsenal las bombas modernizadas B61-12.

"Los temas de modernización de los arsenales nucleares, al igual que otros aspectos de todo lo que incide en la estabilidad estratégica es asumido por Rusia, y lo seguirá viendo, como parte de su diálogo con EEUU, de un modo integral, de conjunto y relacionado con factores de diversos planos que inciden en la estabilidad estratégica", aseveró.

En referencia a la bomba B61-12, Riabkov recordó que Rusia afirmó "en cuando surgieron estos planes, que se trataba de la creación de un arma que, según la información de acceso abierto, será de mayor precisión relativa, pero menos potente que armas semejantes del arsenal de EEUU, lo cual significa que las restricciones de uso de estas municiones podrían reducirse".

"Esto, claro está desestabiliza en gran medida la situación", señaló.

La Administración Nacional de Seguridad Nuclear de EEUU (NNSA, por sus siglas en inglés) informó en su página web que aprobó oficialmente el inicio de la preparación tecnológica para la producción de la bomba atómica modernizada B61-12.

Se destaca que la preparación tecnológica, precedida por cuatro años de desarrollo de proyectos, es la fase final que precede a la producción, prevista para el año fiscal 2020. (Sputnik)

Las modernizadas bombas B61-12 de EEUU amenazan a la seguridad global, dice Moscú

Moscú, (Sputnik). - La incorporación de bombas modernizadas B61-12 a los arsenales de EEUU reducirá significativamente el umbral del uso de armas nucleares, declaró este miércoles el director del Departamento de No Proliferación y Control de Armas de la Cancillería rusa, Mijaíl Uliánov.

"Las características de estas armas hacen que la tentación de usarlas aumente. Esto significará una reducción sustancial del umbral del uso de armas nucleares con todas las consecuencias resultantes", dijo a RIA Novosti.

Según el diplomático, "hay motivos para creer que las nuevas bombas se consideran por el Pentágono no solo como un elemento de disuasión, sino también como un arma en un campo de batalla cuyas características son adaptadas a decisiones de tareas operativas".

La Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA) de EEUU anunció el lunes que el desarrollo de la bomba B61-12 entró en la etapa final antes del inicio de su producción, programado para el año fiscal 2020.

Según Uliánov, se trata de modernizar las armas nucleares de Estados Unidos emplazadas en Bélgica, Alemania, Italia, Países Bajos y Turquía.

Señaló que "un cierto número" de estas bombas será almacenado también en el territorio de EEUU.

"La decisión de la NNSA no tendrá un impacto directo sobre la situación en Europa y en el mundo ni hoy ni mañana ya que la incorporación de nuevas armas nucleares empezará solo en 2020. Será entonces cuando se notarán las consecuencias de modernización negativas", concluyó. (Sputnik)

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente