Portada - Últimas noticias

El Ejército de EE.UU. señaló que en mayo de 2014, seis meses después de su servicio en Afganistán, fue acusado de acoso sexual por una mujer soldado. La Policía de Dallas ha revelado más detalles de la vida de Micah Johnson, el francotirador que el pasado 7 de julio perpetró un tiroteo que se cobró la vida de cinco policías. De acuerdo con NBC DFW, este veterano de Afganistán habría sido enviado a casa tras su labor en Oriente Medio por cargos de acoso sexual en su contra.

El Ejército de EE.UU. señaló que en mayo de 2014, seis meses después de haber terminado su servicio en Afganistán, fue acusado de acoso sexual por una mujer soldado. De acuerdo con Bradford Glendening, su abogado en ese momento, tras el incidente fue enviado a EE.UU. con una calificación muy baja ('bajo circunstancias no honrosas'), aunque según el propio Glendening debería haber sido aún inferior.

En una declaración telefónica este viernes, el letrado añadió que la mujer que lo denunció había pedido protección policial y que se le brindara ayuda psiquiátrica a Johnson. No obstante, este fue dado de baja del Ejército en septiembre del 2014 a causa de ese incidente sin ninguna otra medida. "Creo que alguien metió la pata en beneficio de mi cliente".

Aunque anteriormente se había señalado que el exmilitar muy probablemente no estaba vinculado con ninguna organización terrorista, durante el allanamiento de su residencia fue encontrado material para fabricar bombas, chalecos antibalas, fusiles, municiones y un diario personal de tácticas de combate.

Excongresista de EE.UU.: "Esto ya es la guerra. Cuidado, Obama"

En medio de un brote de tensiones racistas en Estados Unidos, el excongresista republicano Joe Walsh ha publicado una serie de tuits en los que asegura que hay una guerra entre la Policía y los manifestantes afroamericanos.

Mientras se desarrollaba el caos en Dallas (Texas), que se ha saldado con la muerte de cinco policías y otros seis heridos, el exlegislador de Illinois escribió en la red: "Esto ya es la guerra. Cuidado, Obama. Cuidado, escoria del [movimiento] Black Lives Matter ('las vidas negras importan'). Los verdaderos Estados Unidos van por ustedes".

El tuit fue posteriormente eliminado.

En otro mensaje, el político responsabilizó a Obama por calificar de sesgada la conducta policial que llevó a la muerte de dos afroamericanos en los dos incidentes separados que precedieron el ataque en Dallas.

"Ahora un par de matones negros incultos atacan a una decena de policías", concluyó.

El exlegislador llamó a la "mayoría silenciosa" a apoyar a la Policía en contra de los que la odian, "desde Obama hasta los matones callejeros".

"La Policía no escatima esfuerzos para proteger los barrios. Merecen respeto y ayuda. No odio o resistencia", resaltó.

Todo lo que debe saber sobre el ataque de los francotiradores en Dallas

En el tiroteo que ha vivido Dallas durante las protestas por la muerte de dos afroamericanos a manos de la Policía estadounidense han muerto cinco personas y otras nueve han resultado heridas, algunas de gravedad.

El tiroteo masivo que ha vivido Dallas es el ataque más letal a oficiales que se encontraban de servicio desde el 11-S, según los medios estadounidenses. Vamos a explicar cómo sucedieron los hechos.

¿Qué ha sucedido?

La ciudad de Dallas (Texas, Estados Unidos) acogía unas protestas ciudadanas para pedir justicia por los dos afroamericanos que esta semana murieron asesinados a manos de agentes de policía en menos de 48 horas. Durante esa manifestación, se produjo un tiroteo.

¿Cuántas víctimas hay?

Según ha informado el jefe de la Policía de Dallas, al menos dos civiles y 12 policías recibieron balazos. Cinco de los oficiales han muerto y otros siete han resultado "gravemente heridos".

¿Quién ha disparado?

Los investigadores han identificado al sospechoso: Micah Xavier Johnson, un joven de 25 años de Mesquite, Texas. Era "el único tirador en este incidente", según dijo el alcalde de Dallas, Mike Rawlings.

Según los últimos datos, Micah X. Johnson es un veterano de Afganistán.

El agresor ha confesado que actuaba solo y no formaba parte de ningún grupo. Además, ese tirador ha indicado que no quería matar a los policías negros, sino a los blancos, por lo que se encuentra "muy apenado".

Por otro lado, un grupo de radicales que se hace llamar "Organización Política de Poder Negro" (BPPO, por sus siglas en inglés), ha publicado en Facebook que en los próximos días se producirán más ataques.

¿Cómo han reaccionado las autoridades?

Tras estos sucesos, la Agencia Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos ha restringido el espacio aéreo sobre Dallas, en donde "solo aviones de operaciones de ayuda, bajo la dirección del Departamento de Policía de Dallas, están autorizados" a volar. El alcalde de la ciudad, Mike Rawlings, ha declarado que "nuestra peor pesadilla ha sucedido" y que se trata de "un momento descorazonador".

Asimismo, el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha condenado los hechos durante una comparecencia en Varsovia (Polonia), donde se encuentra para asistir a la cumbre de la OTAN: "Ha sido un ataque atroz, calculado y despreciable contra agentes de seguridad". El mandatario también ha señalado que, una vez que se aclaren los hechos, habrá que reabrir el debate sobre la facilidad que existe en su país para conseguir armas de fuego muy potentes, una circunstancia que provoca que este tipo de ataques sean "más letales".

Respecto a los motivos por los cuales las personas protestaban, el inquilino de la Casa Blanca lamentó que "hemos visto este tipo de tragedias demasiadas veces" y especificó: "No es solo un problema negro. No es solo un problema hispano. Es un problema americano y nos debería preocupar a todos".

¿Por qué ha sucedido?

Estos sucesos son consecuencia de los últimos casos de violencia policial en EE.UU., tras los cuales se convocaron numerosas manifestaciones en diferentes ciudades del país.

La noche del 6 de julio, Philando Castile, un afroamericano de 32 años, falleció en Falcon Heights (Minnesota) por los disparos de un agente de Policía, que le había dado el alto porque su vehículo tenía un faro trasero roto. Menos de 48 horas después, Alton Sterling, un hombre de 37 años que vendía CD en la localidad de Baton Rouge (Luisiana), murió a manos de dos oficiales, que le dispararon cuando ya había sido reducido.

Ambos incidentes fueron grabados por testigos y han agravado tanto la herida racial del país como la desconfianza de las minorías étnicas hacia las fuerzas policiales.

La directora del laboratorio de Latinoamérica y el Caribe de la Universidad de Columbia, Clara Irazábal, afirma que estas muertes forman parte de una guerra racial que el país está viviendo desde hace mucho tiempo. Señala que en EE.UU. urge una regulación del uso de armas.

Análisis: ¿Es solo el racismo la razón de la violencia policial en EE.UU.?

La discriminación que viene sufriendo tradicionalmente la población negra en EE.UU. no tiene su origen solo en el color de la piel, sino también en los niveles de pobreza de esta comunidad.

Una nueva matanza, esta vez en Dallas, volvió a sacudir a la sociedad norteamericana. El trágico suceso hizo que el presidente Barack Obama decidiera adelantar el regreso de su viaje oficial a Europa para visitar el lugar de la tragedia.

El hombre que presuntamente mató a cinco policías en la ciudad tejana, Micah Xavier Johnson, era un joven afroamericano de 25 años sin antecedentes penales. Antes de ser abatido, el sospechoso explicó a los agentes que su objetivo era matar policías blancos.

Johnson llevó a cabo su acción durante una manifestación en protesta por las muertes, en los dos días anteriores, de dos afroamericanos a manos de agentes de Policía blancos. Estas dos nuevas muertes de estadounidenses negros desataron una serie de protestas en todo el país.

 

Muertes de policías en servicio en EE.UU.

Por ejemplo, el 8 de julio en Atlanta miles de manifestantes cortaron varias calles para expresar su indignación por la brutalidad policial. Por la misma razón en Phoenix centenares de personas intentaron bloquear una de las arterias de la ciudad y los agentes los dispersaron con gas lacrimógeno.

El origen de la violencia

Los conflictos entre los afroamericanos y la Policía no son un fenómeno nuevo en EE.UU., y la mayoría de las veces surgen debido a la violación de los derechos humanos de los afroamericanos o la falta de justicia. Hay numerosos ejemplos.

Basta recordar la ola de protestas de 2013 tras la absolución de George Zimmerman, el policía que mató a tiros a Trayvon Martin, un afroamericano de 17 años, o las protestas en Ferguson iniciadas en agosto de 2014 tras el asesinato del joven afroamericano Michael Brown. O el toque de queda impuesto en mayo de 2015 en la ciudad de Baltimore, donde los disturbios estallaron después del funeral del joven afroamericano Freddie Gray, que también murió por culpa de la Policía.

Es cierto que la población negra de Estados Unidos sufre discriminación, pero esta discriminación no tiene solo motivos raciales. Según las estadísticas, aproximadamente el 40% de los presos estadounidenses son negros, y de acuerdo con un estudio de 2014 el 27% de los hombres, mujeres y niños afroamericanos viven por debajo del nivel de pobreza.

Por lo tanto, con muy alta probabilidad se puede asumir que el problema del uso excesivo de la fuerza contra las minorías étnicas en EE.UU. no es un resultado directo de la discriminación racial, sino del clasismo, como lo publica el portal Vzgliad citando al luchador de artes marciales mixtas Jeff Monson.

Se considera que los estadounidenses tienen ciertos estereotipos a la hora de pensar sobre los miembros de las clases socioeconómicas bajas y que el comportamiento de este último atrae más la atención de la Policía y del sistema judicial.

¿Cuáles son los posibles escenarios del desarrollo de la situación?

Varios expertos destacan que la baja posición social no permitirá que los manifestantes afroamericanos y a las personas blancas que los apoyan logren resultados significativos. La radicalización de las protestas provocará una presencia masiva en las calles de EE.UU. no solo de la Policía, sino también de la Guardia Nacional. Y no hay que olvidar que fueron los militares los que reprimieron los disturbios en Ferguson. Hay que señalar también que el Gobierno de EE.UU. es capaz de reprimir una ola hipotética de disturbios de masas por todo el país porque el Pentágono desarrolló ya en 2012 un plan de acción para situaciones de este tipo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19