Portada - Últimas noticias

El reconocido economista Nouriel Roubini revela siete factores de la inestabilidad actual del sistema financiero global que no caracterizaron a la crisis anterior.

"La pregunta que más me hacen hoy en día es la siguiente: '¿Estamos de nuevo en 2008 y otra crisis financiera global y recesión?' Mi respuesta es un simple 'no', pero es probable que el reciente episodio de turbulencias del mercado financiero mundial sea más grave que cualquier período de volatilidad y el comportamiento de la aversión al riesgo desde 2009", opina el reconocido economista estadounidense Nouriel Roubini.

En su nuevo artículo para el portal Project Syndicate Roubini, quien advirtió del colapso económico del 2008, revela siete principales factores de inestabilidad del sistema financiero global, que no caracterizaron a la crisis anterior.

China preocupa a los inversores

El primer factor, según el economista, tiene que ver con las persistentes preocupaciones sobre una desaceleración de la economía china y su posible impacto en el mercado y el valor del yuan. Y aunque el tiempo ha demostrado que la desaceleración china no es tan crítica como parecía en un primer momento, volver a ganar la confianza de los inversores no es una tarea fácil.

Las crisis en los países en desarrollo

En segundo lugar, prosigue Roubini, los mercados emergentes se están enfrentando ahora a serios desafíos y presiones mundiales, como la desaceleración de China, el fin del 'boom' de materias primas, y el aumento de las tasas por la Reserva Federal de EE.UU. Muchos países tienen además que hacer frente a la creciente inflación y la desaceleración, así como la debilidad de la moneda nacional, que aumenta el valor real de la deuda acumulada durante la última década.

El error de la Reserva Federal de EE.UU.

En tercer lugar, la Reserva Federal de EE.UU. probablemente cometió un error al haber salido de su política de tasas de interés cero en diciembre. En opinión del experto, un crecimiento más débil, la inflación más baja (debido a la caída de los precios del petróleo), y las condiciones financieras más difíciles (debido a un dólar más fuerte, un mercado de valores corregido y los diferenciales de crédito más amplios) "amenazan al crecimiento y las expectativas de inflación de EE.UU.".

Conflictos mundiales

Muchas tensiones geopolíticas "están llegando a su punto de ebullición", escribe el autor del artículo, para quien la perspectiva más preocupante ahora es el riesgo de una larga guerra fría y los conflictos locales en Oriente Medio, en particular entre Arabia Saudita e Irán.

Crisis petrolera

Es probable que el reciente episodio de turbulencias del mercado financiero mundial sea más grave que cualquier período de volatilidad y comportamiento de la aversión al riesgo desde 2009

En quinto lugar, el descenso de los precios del petróleo está afectando a los mercados estadounidenses y globales. Para Roubini, más bien que un exceso de la oferta, esto puede ser una señal de una débil demanda mundial, provocada por la desaceleración en China, mercados emergentes y EE.UU.

Los precios del petróleo bajos dañan también a los productores estadounidenses de energía, que comprenden una gran parte del mercado de valores del país, mientras que a nivel global afectan a las economías exportadoras de energía.

Problemas de los bancos mundiales

Los bancos globales se enfrentan al problema de rendimientos más bajos, debido a las nuevas regulaciones introducidas en EE.UU. y Europa después de la crisis financiera del 2008, sostiene Roubini. El desarrollo de nuevas tecnologías financieras amenaza con destruir sus modelos de negocio ya afectados. Asimismo, la introducción de políticas de tasas de interés negativas es cada vez más frecuente y las pérdidas financieras debido a los activos de riesgo son cada vez mayores.

Crisis de la UE

Por último, la Unión Europea y la zona euro podrían convertirse en el epicentro de la nueva crisis financiera mundial este año, predice el economista, detallando que los bancos europeos se enfrentan a varios problemas, la crisis migratoria podría conducir a la disolución del Acuerdo de Schengen, y (junto con otros problemas domésticos) acabar con el gobierno de Angela Merkel.

Además, la salida del Reino Unido de la UE es cada vez más probable, y la posibilidad de la salida de Grecia también puede regresar, por lo que "Europa corre el riesgo cada vez mayor de la desintegración", asevera el analista.

De esta manera, a diferencia de la crisis del 2008, hoy en día hay siete fuentes de potencial riesgo, y la economía mundial se está moviendo de una expansión anémica (crecimiento positivo que se acelera) a una desaceleración (crecimiento positivo que se desacelera), lo que conducirá a una mayor reducción en el precio de los activos de riesgo (acciones, materias primas, crédito) en todo el mundo, pronostica Roubini.

A su juicio, aunque marzo puede traer cierto "alivio", las repetidas erupciones de algunas de estas siete fuentes de riesgo harán que sea un "mal año para los activos de riesgo y anémico para el crecimiento global".

Europa en alerta: Bancos alemanes y varios desconocidos retiran su oro de EE.UU.

Alemania ya ha devuelto a Fráncfort 366 toneladas de oro de Nueva York y París, según un nuevo informe del Bundesbank. Otros bancos pueden hacer lo mismo.

A lo largo de 2015 el Banco Central alemán devolvió a los depósitos de Fráncfort 210 toneladas de oro, de las cuales alrededor de 177 toneladas procedían de París y alrededor de 189 de Nueva York, según un reciente informe del Bundesbank.

En los próximos cinco años, el Banco Central alemán planea 'repatriar' otras 307 toneladas de sus reservas. Para 2020, algo más de la mitad de las reservas de oro alemanas deberán estar en Fráncfort, una tercera parte en la Reserva Federal de Nueva York y el 13% restante en el Banco de Inglaterra. Para esa fecha, el Banco Central francés ya no habrá de almacenar reservas de oro alemanas en París.

El programa para la devolución a Alemania del oro nacional germano desde EE.UU. y Francia, que se inició en 2013, contempla la repatriación de 300 toneladas de oro de la Reserva Federal de Nueva York y 374 toneladas de oro desde las bóvedas del Banco de Francia a Fráncfort.

 

En estos momentos el oro alemán está almacenado en las siguientes ubicaciones:
• 1.347,4 toneladas o el 39,9% en Nueva York
• 1.96,4 toneladas o el 5,8% en París
• 434,7 toneladas o el 12,9% en Londres
• 1402,5 toneladas o el 41,5% en Fráncfort

 

¿Ha perdido la Reserva Federal el control del oro?

Desde enero de 2015 hasta noviembre de 2015, según las estadísticas de la Reserva Federal, alrededor de 4 millones de onzas [o 124 toneladas de oro] fueron retiradas a depósitos.

Teniendo en cuenta que el Bundesbank se había llevado solo 110 toneladas, ello significaría que otros bancos también han iniciado la repatriación de su oro desde EE.UU., sugiere el portal financiero Vesti Finance.

De hecho, la del retorno de oro a Alemania es una historia antigua y dolorosa. La sociedad alemana ha solicitado en reiteradas ocasiones a sus autoridades transferir todas las reservas de oro 'a casa', especialmente el oro depositado en EE.UU.

Una de las razones esgrimidas es la posibilidad de que EE.UU. pudiera emplear el oro como elemento de presión contra Alemania o incluso robarlo.

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS