Portada - Últimas noticias

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha provocado una fuerte polémica y numerosas críticas de israelíes de todas las tendencias con el discurso que pronunció ayer en el Congreso Sionista Mundial, en Jerusalén.

Netanyahu dijo que el Gran Muftí de Jerusalén en la época en que Adolf Hitler ascendió al poder, el Haj Amin al Huseini, fue el que implantó en Hitler la idea de exterminar a los judíos de Europa. Según Netanyahu, Hitler no tenía intención de matar a los judíos sino de expulsarlos.

“Hitler no quería exterminar a los judíos en aquel tiempo, los quería expulsar. Y el Haj Amin al Huseini fue a Hitler y le dijo: “Si los expulsas, vendrán aquí (a Palestina)”, explicó Netanyahu.

“Entonces, Hitler preguntó (al Gran Muftí): ¿Qué tendría que hacer con ellos? Y el muftí le contestó: “Quémalos”, aseguró Netanyahu en referencia al contenido del encuentro que Hitler y Al Huseini mantuvieron en noviembre de 1941.

Estas declaraciones de Netanyahu, que en el 2012 ya dijo que Al Huseini fue “uno de los principales arquitectos” de la solución final, han provocado un alud de comentarios en las redes sociales.

El argumento de que Huseini fue el que inició el exterminio de los judíos en Europa lo defienden algunos historiadores, pero ha sido rechazado por la inmensa mayoría de académicos y expertos.

El jefe de la oposición israelí y líder de la Unión Sionista (integrada por el Partido Laborista y Hatnuah), Isaac Herzog, criticó de forma contundente a Benjamín Netanyahu por sus declaraciones.

“Esto es una distorsión histórica y pido a Netanyahu que la corrija inmediatamente porque minimiza el Holocausto, el nazismo y el papel de Hitler en el terrible desastre contra nuestro pueblo”, escribió Herzog en su página de Facebook.

Para Herzog, el discurso de Netanyahu es un instrumento para los que niegan el Holocausto.

“El hijo de un historiador debería de ser más cuidadoso con la historia. Netanyahu ha olvidado que no es solo el primer ministro de Israel sino el primer ministro del Gobierno del pueblo judío”, señaló Herzog.

El Gran Mufti “dio la orden de matar a mi abuelo, el rabino Herzog y dio apoyo activo a Hitler, pero solo hubo un Hitler (…) el que escribió el libro enfermizo 'Mein Kampf' (Mi Lucha).

“En 1939, casi tres años antes del encuentro que mantuvieron Al Huseini y Hitler, éste habló en el Reichstag y presentó la Solución Final”, subrayó Herzog.

El diputado de la Unión Sionista Itzik Shmuli pidió que Netanyahu se disculpe. “Esto es una gran vergüenza, un primer ministro del Estado judío al servicio de los negacionistas del Holocausto. No es la primera vez que Netanyahu distorsiona hechos históricos, pero una mentira de esta magnitud es lo peor”, comentó Shmuli.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente