Portada - Últimas noticias

(Por Luis Martín) El último escándalo desatado en Grecia tiene tintes de novela de John le Carré: el periódico conservador heleno, Ekathimerini, desvelaba a primera hora del domingo filtraciones de una teleconferencia que tuvo lugar el pasado 16 de julio entre el exministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, un grupo de gestores de fondos soberanos, de pensiones y aseguradoras internacionales, y el que fuera ministro de Hacienda de Reino Unido bajo el mandato de John Major, Norman Lamont. La conversación, a cuyo contenido el diario griego afirma haber tenido acceso y de la que reproduce fragmentos selectos, giró en torno a un presunto plan secreto ideado por Varufakis y autorizado por el primer ministro, Alexis Tsipras, para crear un sistema de pagos paralelo que hiciera frente a una crisis bancaria, así como a los preparativos para una posible vuelta al dracma si la crisis entre la república helena y sus acreedores derivaba en la salida del país de la moneda única.

Este diario se ha puesto en contacto con el exministro griego para recabar su opinión sobre lo publicado por el diario Kathimerini y su percepción de lo que a su juicio no es otra cosa que una estrategia para anularlo a él, a sus cinco meses al frente de la cartera de Finanzas y a su oposición frontal al programa de rescate que Bruselas intenta someter a su país.

“En mi último día al frente del ministerio, en mi mensaje de despedida expliqué públicamente que estábamos trabajando en convertir la web de la agencia fiscal en algo más que una simple interfaz para llevar a cabo tareas de recaudación: un avanzado sistema de pagos que permitiera la eficiente liquidación de adeudos del Estado hacia el contribuyente y viceversa”, asegura. Ese sistema de pagos, “legítimo”, subraya Varufakis, y que él mismo anunció de manera oficial, “ahora está siendo presentado como un complot ideado para sacar al país de la euro zona”.

De los fragmentos de las conversaciones publicadas por Ekathimerini se puede construir un relato tan intrigante como surrealista: Varufakis habría ordenado piratear los ordenadores de su propio ministerio para “secuestrar” los números de identificación fiscal de ciudadanos y empresas y así poner en marcha un sistema de banca paralela. Todo, con el objetivo último de poder “pulsar un botón” y cambiar la divisa del país “de la noche a la mañana”.  Sin embargo, el verdadero escándalo se encuentra detrás de la cortina literaria que el relato se empeña en sugerir: la troika controlaría el software de los sistemas informáticos de la agencia tributaria helena.

El plan secreto

Aunque a pocos días de su salida del Gobierno Varufakis declaró en diversos medios que, en efecto, su ministerio había conformado un pequeño equipo en secreto para desarrollar un plan de contingencia de cara a una crisis que pudiera llevar al país a tener que emitir su propia divisa, el plan nunca llegó a ser elaborado por completo. Lo anterior, debido a que, en primer lugar, el desarrollo minucioso de dicho plan requería involucrar a un equipo humano de cientos de personas que difícilmente permitiría mantenerlo en secreto. Varufakis sabía que se arriesgaba a que se desencadenara el pánico; es decir, dar pie a una profecía auto cumplida. En segundo lugar, Varufakis pensaba que si bien estar preparado era responsable, sobre todo ante la amenaza latente del BCE de cerrar el grifo a la banca helena, tal y como luego ocurrió, la activación de ese plan aún estaba fuera del mandato del Gobierno. Finalmente, la noche del pasado 5 de julio, cuando volvió a encontrarse con Tsipras, tras haber compartido en las calles de Atenas el júbilo por la victoria del no en el referendo sobre las políticas de la troika celebrado horas antes, el primer ministro desautorizó a Varufakis a seguir adelante con la estrategia de negociación que hasta entonces el todavía ministro de Finanzas había trazado con el beneplácito del primero. Tsipras capitulaba y Varufakis respondía con su dimisión a las pocas horas.

Para el ex ministro, desde hace tiempo se está descontextualizando su acción de gobierno y su labor en las negociaciones con las instituciones para construir un relato en el que parezca que en realidad él estaba operando a favor del Grexit desde el principio. Lo anterior, en lugar de lo que Varufakis manifiesta que ha sido siempre su objetivo primordial: lograr el mejor acuerdo con los acreedores del país dentro del euro y erradicar las políticas que considera nocivas tanto para Grecia como para el resto de los países de la unión monetaria.

En uno de los fragmentos de la teleconferencia que Kathimerini reproduce, Varufakis advierte que encomendó a un amigo y experto informático de la Universidad de Columbia penetrar el software de la agencia tributaria de su propio país, pues dicho software “pertenece a la troika”. Es decir, los datos fiscales, bancarios y demás información confidencial de personas y empresas en poder del organismo tributario nacional estarían a disposición del BCE, el FMI y la CE. Un hecho que según las palabras que el diario heleno atribuye a Varufakis, y que éste no desmiente, “es como si la Hacienda inglesa fuera controlada por Bruselas”, y añ ade, “supongo que al oír estas palabras se les ponen los pelos de punta”.

Según detalla Varufakis a este diario, la Secretaría General de Ingresos Públicos del país (GSPR por sus siglas en inglés) opera como entidad independiente dentro del ministerio de Finanzas. Y aunque el ministro es el responsable político de las actividades de dicha secretaría, carece de control alguno sobre la misma. Así, mientras que los equipos informáticos del sistema tributario (el hardware) están bajo otra secretaría que sí controla el ministerio, el software lo gestiona completamente la GSPR, una entidad que, afirma Varufakis, “es muy próxima, por así decirlo, a la troika”. Ante la pregunta: “¿Cree que semejante intrusión en las instituciones soberanas de otros países rescatados como Portugal, Irlanda o España pudiera estar produciéndose?”, el ministro responde: “No podría comentar sobre eso”.

Hundir a Varufakis

Para Varufakis, el interés manifiesto de ciertos medios griegos y europeos en tergiversar las informaciones e insistir en presentar su paso por el Gobierno como un intento de sacar a Grecia del sistema euro es claro, lo quieren hundir a toda costa: “el establishment pro troika no tiene reparo alguno en castigarme por haberla expulsado del ministerio”.  La pregunta es obligada: ¿forma parte de la facción de SYRIZA que desea la salida de Grecia del euro y que según medios de su país conspira para lograrlo? “Todo lo contrario”, responde Varufakis. “Durante años he hecho campaña para comprometer a la izquierda, y a SYRIZA en particular, con la zona del euro, al tiempo que diseñaba una estrategia para negociar un acuerdo viable dentro de ella”.

“Pero esa facción existe, ¿no?”, pregunta este diario. “Sí”, responde Varufakis, “es la llamada Plataforma de la izquierda, pero ni están conspirando, ni están haciendo nada bajo la mesa. Su postura es clara y transparente: ellos creen que Grecia debería recuperar su divisa nacional. Ahí es donde no estamos de acuerdo”. Y es que, pese a que Varufakis ha insistido desde incluso antes de entrar en política en que todas las negociaciones con las instituciones tendrían que lograr una mejor posición para el país ante sus acreedores y favorecer así su recuperación dentro del euro, y a pesar de sus denuncias sobre la existencia, esta sí demostrada, del plan del ministro de Finanzas alemán y poder absoluto dentro del Eurogrupo, Wolfgang Schäuble, para sacar a Grecia “temporalmente” del euro, el exministro griego está en la diana de intereses cruzados desde Bruselas hasta Madrid.

En opinión de Varufakis, las filtraciones tergiversadas y el tratamiento que recibe por parte de algunos medios es por haber sido “el ministro de Finanzas que disgustó al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem”, y que se opuso con firmeza a “sucumbir a las recetas fallidas de la troika”, proviene del “cártel de banqueros, los medios de comunicación y los oligarcas cuyos intereses se ven favorecidos por los rescates, y cuyos caprichos son atendidos por los partidos políticos pro troika (Nueva Democracia, PASOK y TO POTAMI)”.

«Varios abogados ya han solicitado o están a punto de solicitar mi procesamiento por traición ante el Tribunal Supremo»

Varufakis está convencido de que van a por él. Quizás como le ocurrió a Tsipras en su capitulación semanas atrás en Bruselas, ahora toca la rendición y escarmiento del controvertido economista que se atrevió a salirse de la horma. Hacer de él un ejemplo. “Varios abogados ya han solicitado o están a punto de solicitar mi procesamiento por traición ante el Tribunal Supremo”, afirma Varufakis.  Si Varufakis resulta procesado en un juicio por traición, se sentaría otro precedente más en la aberrante senda totalitaria impulsada desde Bruselas: la criminalización de la defensa de los intereses soberanos de un Estado por parte de sus gobernantes democráticamente elegidos.

“Su propósito”, dice Varufakis refiriéndose a algunos medios de comunicación, “es deshonrar al 61,5% de los griegos que votaron no en el referendo del 5 de julio”. A su ver, “el desprecio sistémico por parte de esos medios hacia el no se ha transformado en un desprecio hacia mi persona. Su odio es comprensible y bienvenido. Me infunde valor para continuar”.

Sin embargo, lejos de ser un personaje odiado en su país, Varufakis mantiene un alto nivel de popularidad por el hecho de destacar como un político valiente, fiel a sus ideas y coherente con cada decisión tomada: su dimisión, su votación en contra del acuerdo pactado por Tsipras en Bruselas y su “sí” a las medidas a las que efectivamente había cedido durante sus negociaciones en Bruselas así lo demuestran.

Ante la pregunta de si no no podría tratarse de fuego amigo  Varufakis se muestra tajante: “No hay fuego que se pueda considerar ‘amigo’ si va dirigido, en esencia, en contra de la resistencia a un rescate inviable y hecho contra la gente”.  Además cree que el Gobierno francés ha cedido a Berlín desde hace algún tiempo con el deseo que les dejen pasar el asunto del “déficit excesivo».

Si nos atenemos a su trayectoria reciente, lejos de pasar a la retaguardia, Yanis Varufakis se mantendrá en la primera línea de combate. Como recalcó hace una semana en la entrevista para Radio 4G, Varufakis está convencido de que en su país se ha producido un golpe de Estado y está dispuesto a luchar en contra de un rescate fallido y en contra de quienes “disolvieron la democracia” en Grecia, aunque le vaya la vida en ello.  Varufakis se mantiene firme y advierte: “La verdad es el único antídoto contra la propaganda. Seguiré contándola”.

Fuente: El Diario.es

Varufakis declaró que ideó una banca paralela para volver al dracma

Hace unos días, el exministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, había preparado un sistema de pagos y una banca paralela utilizando el Número de Identificación Fiscal (NIF) de individuos y empresas que permitiría cambiar del euro al dracma automáticamente si la troika hubiese forzado el cierre de los bancos, como finalmente ocurrió, según ha informado el diario griego Kathimerini.

Según esta publicación, Varufakis explica el plan en una teleconferencia con miembros de fondos de capital riesgo presuntamente coordinada por el exministro de Finanzas británico Norman Lamont a la que ha tenido acceso el diario y que tuvo lugar el 16 de julio, más de una semana después de que Varufakis dimitiera de su cargo.

Varufakis explica en la llamada que obtuvo la aprobación del que sería primer ministro, Alexis Tsipras, el pasado mes de diciembre, un mes antes de las elecciones generales que dieron la victoria a Syriza, para perfilar un plan de sistema de pagos que permitiera funcionar en euros pero que pudiera cambiarse a dracmas (anterior moneda griega) "de la noche a la mañana" si fuera necesario.

"Así se hubiera creado un sistema bancario paralelo mientras los bancos estuvieran cerrados como consecuencia de la agresividad del Banco Central Europeo (BCE) y su negativa a darnos ni un respiro", explicó Varufakis. Para ello, cuando ni siquiera era ministro comenzó a trabajar con un pequeño equipo para preparar el plan, que habría requerido la participación de al menos 1.000 empleados para ponerlo en marcha, pero no obtuvo el visto bueno final de Tsipras.

El plan preveía la apropiación del NIF de contribuyentes y empresas mediante el pirateo de la web de la Secretaría General de Ingresos Públicos, un organismo bajo control absoluto de la troika.

"Queríamos crear en secreto cuentas de reserva vinculadas a cada NIF sin decírselo a nadie, solo para tener un sistema funcional. Con darle a un botón podríamos asignar números de identificación a los titulares de los NIF, a los contribuyentes", reveló.

Esto permitiría la creación de un sistema paralelo que podría funcionar en caso de que los bancos fueran obligados a cerrar y haría posible también realizar pagos entre terceros y el Estado, además de poder establecer de forma eventual la creación de un sistema bancario paralelo.

Como la secretaría general "está controlada completa y directamente por la troika", Varufakis llamó a un amigo suyo de la infancia, un experto en informática y profesor de la Universidad de Columbia, para hackear el sistema.

Una semana después de que Varufakis se pusiera al mando del Ministerio de Finanzas, su amigo contactó con él por teléfono y le dijo que tenía el "control" del hardware pero no del software "que pertenece a la troika".

El plan de Schäuble

Por otra parte, Varufakis también hizo referencia en la conversación al plan del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, quien, según explicó, busca reforzar las competencias de la UE sin dotarla de una estructura democrática federal.

"Schäuble tiene un plan. La forma en la que me lo explicó es muy simple. Él cree que la Eurozona no es sostenible como es ahora. Considera que tiene que haber algunas transferencias (de competencias) fiscales, algún grado de unión política. Cree que esa unión política puede funcionar sin ser una federación, sin la legitimidad que podría aportar un Parlamento federal elegido adecuadamente, sino sobre un ejecutivo, (pero) tendrá que hacerse de una forma muy disciplinada", explicó Varufakis.

"(Schäuble) me dijo explícitamente que el Grexit va a dotarle de la suficiente capacidad de negociación, con el suficiente poder de aterrorizar para imponer a los franceses lo que París rechaza. ¿Y qué es? La transferencia de París a Bruselas de las competencias para elaborar los presupuestos, al menos en cierta medida", apostilló.

Varufakis prepara su vuelta con un nuevo partido que desafía al sistema europeo

El exministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, está preparando un nuevo y revolucionario partido a fin de luchar contra el 'austericidio' y velar por la democracia. En sus filas se encontrarán líderes políticos de la talla del premio Nobel de Economía Paul Krugman o del exministro socialista alemán Oskar Lafontaine.

Varufakis estaría preparando un partido de alcance europeo con el objetivo de luchar contra las políticas de austeridad y reclamar más democracia dentro de las instituciones comunitarias. Este nuevo movimiento, que probablemente se llamará Alianza Europea, será transnacional y se presentará a las elecciones griegas encabezado por el propio exministro de Finanzas, informa el diario italiano 'Il Fatto Quotidiano'.

Según el diario, este eventual partido contaría con el apoyo y la implicación de líderes políticos como el exministro de Finanzas alemán Oskar Lafontaine "para catalizar a los enemigos de la CDU" y de los economistas Paul Krugman y Joseph Stiglitz "para consultas sobre cómo combatir la austeridad".

Según la revista alemana 'Der Spiegel', que recoge declaraciones de Varufakis, no se trataría de un partido político sino de un movimiento en la línea de los partidos: un crisol para todos aquellos que realmente piensan en europeo y quieran "revitalizar" la democracia en el continente.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente