Geoestrategia

altLos acontecimientos que se desarrollan desde hace meses en la convulsa Ucrania se han venido observando desde otros territorios fronterizos con inquietud. Quizás los que más han hecho notar este temor hayan sido los países Bálticos y Moldavia, pero no son los únicos. ¿Están fundados estos temores?; ¿son reales las potenciales amenazas procedentes desde su poderoso vecino eslavo?; ¿cuáles son las verdaderas causas y objetivos del conflicto?

Por Ruth Ferrero Turrión*

altEl presidente Barack Obama acaba de explicar su doctrina estratégica. En su discurso de West Point, el presidente reafirmó la supremacía militar de Estados Unidos, cuando en realidad ese país se ve hoy técnicamente sobrepasado, tanto por Rusia como por China. Sabiéndose incapaz de enfrentar a Moscú, Washington prefiere pasar por alto la pérdida de Crimea y concentrarse en el enemigo que le ha servido de comodín desde hace más de una década: el terrorismo. Así que el presidente Obama acaba de anunciar un amplio programa de lucha contra el terrorismo, cuando numerosos campamentos de al-Qaeda se hallan precisamente en suelo de países ocupados por la OTAN, e incluso de países que son miembros de ese bloque militar. Para terminar, Obama reiteró su respaldo a la «oposición siria» y prometió que no dejará de prestarle ayuda… cuando logre obtener la aprobación del Congreso.

Por Thierry Meyssan

altHaciendo gala de la más increíble hipocresía, los gobiernos europeos dicen haber concedido a la Comisión Europea un mandato para negociar con Washington la llamada Asociación Transatlántica dentro del mayor respeto del derecho europeo. En realidad, como ya sucedió anteriormente con el Acuerdo Swift, que pone en manos de las autoridades de Estados Unidos los datos recogidos en Europa sobre los clientes de las compañías aéreas y las transacciones financieras internacionales, se ha orientado a la Comisión Europea implementar la suspensión de las leyes europeas en todo lo tocante a las relaciones con Estados Unidos. Bajo esa perspectiva, la negociación se limita en realidad a determinar los sectores donde los Estados europeos ya no podrán proteger a los ciudadanos de Europa.

Por Jean-Claude Paye

Las elecciones sirias han sido una culminación del profundo cambio que ha tenido lugar en estos últimos meses en Oriente Medio y el mundo. En este período, Rusia ha dado, por primera vez desde la caída de la Unión Soviética, una imagen de firmeza y defensa de sus intereses con motivo de las crisis de Siria y Ucrania. China, por su parte, se convertirá este año, según algunos analistas, en la primera superpotencia económica, en un momento en el que busca reafirmar su soberanía sobre los territorios en disputa, con Japón y otros países del Sudeste Asiático.

Por Yusuf Fernandez

altLas recientes crisis en Ucrania y Siria manifiestan la compleja transición hacia un mundo sin centro hegemónico único; lo que se está denominando el “incipiente mundo multipolar” (las áreas en disputa manifiestan esta tónica). El siglo XXI amanece con un nuevo mundo emergente que ya no presupone, ni cultural ni civilizatoriamente, la hegemonía occidental.

Por Rafael Bautista S.

altEl concepto de “compuerta geopolítica” se refiere a todo hecho de naturaleza centralmente político-territorial que resulta decisivo en relación a un acontecimiento posterior mayor o trascendental. A diferencia de lo que John Lewis Gaddis denomina “códigos geopolíticos”, es decir, concepciones que guían la conducta político-espacial de los diferentes Estados, las “compuertas geopolíticas” implican hechos que en principio pueden no llegar a resultar demasiados apreciados, pero que acaban siendo determinantes para el desarrollo de hechos superiores.

Por Alberto Hutschenreuter*

altEuropa atraviesa un período muy convulso pues la crisis financiera está poniendo todavía más difícil el proceso de construcción europea (imprescindible para que pueda competir como potencia mundial) y el estancamiento económico que se está haciendo visible en los países periféricos y emergentes y la aparición de brotes deflacionistas en el seno de la UE ha provocado el desapego afectivo europeo y la aparición de fuerzas centrífugas que podrían provocar la desmembración de la actual Unión Europea y el retorno a escenarios ya olvidados de proteccionismo económico y de compartimentos estancos en el horizonte del 2019. Así, según un sondeo realizado en 8 estados miembros de la UE por Pew Research Center, se constató que la desafección hacia la UE había aumentado 15 puntos porcentuales en el último año, pasando del 30% al 45%, con especial incidencia en Francia, Gran Bretaña y Alemania.

Por Germán Gorraiz López*

altSi hemos de creer el reiterado discurso de los medios de comunicación occidentales, la idea de un resurgimiento de la no-alineación no es realista. De acuerdo con ese discurso, todo lo que pasó en el mundo entre 1945 y 1990 puede explicarse meramente por la “guerra fría” y nada más. La Unión Soviética desapareció y hemos pasado la página de la Guerra Fría, y cualquier postura análoga a lo que hemos conocido carece de sentido. Examinemos la ineptitud de este discurso y su prejuicio increíblemente arrogante, incluso racista. ¿Cuál es su base? La historia real de Bandung y del movimiento de los no-alineados que surgió de allí mostró que los pueblos de Asia y África tomaron la iniciativa. El lector/a encontrará en lo que he escrito una demostración de que el no-alineamiento fue un movimiento de países no alineados que se opusieron a la globalización que querían imponer las potencias imperialistas a los países que acababan de alcanzar su independencia, sustituyendo el difunto colonialismo con el neocolonialismo.

Por Samir Amin

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19