Por Juan A. Aguilar*

Desde hace meses, la prensa occidental se dedica a bombardear a la ciudadanía con imágenes y noticias referidas a la situación bélica en Siria en base a tres ejes: la represión y matanzas de régimen ”tiránico” sirio, la “resistencia” de los demócratas a la dictadura de Assad y el papel de las potencias occidentales –eso que cínicamente llaman “comunidad internacional”- de apoyo a pueblo sirio que lucha por la libertad frente al apoyo de Rusia y China  a un régimen rechazable; y por último, la censura de las informaciones que hablan de los crímenes de la “oposición”, el papel de Al Qaeda y mercenarios salafistas entre los opositores y la intervención de Turquía como vanguardia de la OTAN en su apoyo con armas, asesores y pertrechos a las bandas mercenarias autodenominadas “Ejército Libre de Siria”.

Para ello, con la desfachatez a la que nos tienen acostumbrados, los medios occidentales se dedican a repetir como papagayos las noticias y consignas que se “cocinan” en las oficinas de intoxicación informativa al servicio de las potencias anglosajonas, que se distribuyen a todo el mundo por medio de sus agencias de prensa.

Al igual que en todos los conflictos armados desde la caída del bloque del Este, se dedican a “falsificar” la guerra para crear en la sociedad una opinión favorable a una invasión militar contra Siria por razones geopolíticas que, evidentemente, quedan ocultas en la propaganda informativa..

Pero como además van tan sobrados, no se cortan un pelo en insultar la inteligencia de la ciudadanía y son muchos los ejemplos que evidencian la grosera manipulación informativa con respecto al conflicto sirio. Veamos algunos ejemplos.

El mayor periódico de Austria, Kronen Zeitung, con unos 3 millones de lectores diarios, publica una foto el pasado 28 de julio en la que se ve a un hombre que llevaba un bebé y una mujer en burka huyendo de algún rincón devastado por los bombardeos del ejército sirio en la ciudad de Alepo. Sin embargo, posteriormente se ha comprobado que no era más que una falsificación superponiendo dos fotografías, uniendo a las personas que caminaban en una esquina de apariencia normal con la de un bloque de la ciudad devastada por los bombardeos. Los sujetos al parecer fueron tomados de una foto de archivo previamente publicada por la European Pressphoto Agency.

Sólo para ser claros: la familia en la fotografía está, de hecho, en Siria, la foto original proviene de la European Pressphoto Agency. Pero nada de huir de una ciudad devastada por los cañones y los morteros… Un ejemplo casi idéntico de propaganda de guerra se representa en la película de 1997 Cortina de humo, donde se utilizó la tecnología de pantalla verde para colocar en un estudio de edición de video a una actriz con un gatito en una zona devastada por la guerra en Bosnia. La pregunta es obligada, ¿cuántos casos de estos nos han “colado” en los últimos meses de guerra en Siria? Recordemos la escena de la citada película:

http://www.youtube.com/watch?v=iX8AIsZur-M&feature=related

La percepción de todo el conflicto en Siria ha sido (a propósito) distorsionada en los medios de comunicación, incluyendo muchas mentiras flagrantes. Recordemos otro caso, el del activista sirio Danny.

Abogando por la intervención, el activista sirio "Danny" fue sorprendido falsificando disparos en la CNN con el fin de retratar intensos combates que no estaban pasando realmente mientras que, literalmente, pedía el apoyo de las fuerzas occidentales para entrar en Siria y derrocar a Assad. Paul Joseph Watson describe el engaño: A la espera de ser conectado, Danny dice: "Bueno, deja que el sonido de disparos suene a continuación" antes de que posteriormente, le pidiera a alguien fuera de cámara: "¿Le dijiste que tuviera listos los disparos?" Una explosión se escuchó justo después, pero Danny no se inmutó. El siguiente video muestra este truco increíble, lo que se correlaciona con muchos otros informes exagerados emitidos por la propaganda activista de Danny. Véase el video: http://www.youtube.com/watch?v=p-DCZxsrt9I&feature=player_embedded#!

Otro engaño fue revelado después de que la BBC representara una falsa masacre dirigida por Assad contra los niños en Houla, usando una foto de niños muertos en Irak, con objeto de elevar la escala de atrocidades de las tropas de Assad.

Posteriormente, se pudo confirmar que fue el trabajo de Al Qaeda dirigida por el Ejército Libre de Siria. En mayo, Infowars.com informó que la masacre de Houla fue diseñada para ganar la simpatía de la opinión pública hacia una oposición fabricada y presionar para la intervención militar de la OTAN y las Naciones Unidas. La masacre fue explotada cínicamente para pedir una nueva ronda de sanciones contra Al-Assad, en un esfuerzo por obligar al cumplimiento de un plan de paz internacional que finalmente fue rechazado por el Ejército Libre de Siria.

La BBC utilizó una foto de años de antigüedad de niños iraquíes muertos para representar a las víctimas de un supuesto asalto del  gobierno a la localidad de Houla. En un informe emitido horas después de la masacre, la BBC utilizaba una foto que se publicó por primera vez hace nueve años y tomada en Al Mussayyib, Irak. La imagen muestra a un niño saltando sobre los cadáveres de cientos de niños iraquíes que han sido transportados de una fosa común para ser identificados. La leyenda utilizada por la BBC para describir la imagen indica que la imagen fue proporcionada por un activista y "que se cree los cuerpos de los niños a la espera de ser enterrados en Houla". El fotógrafo que tomó la imagen original, Marco Di Lauro, publicó en su página de Facebook: "Alguien está usando mis imágenes como propaganda contra el gobierno sirio para probar la matanza." Di Lauro, dijo al Telegraph de Londres que estaba "asombrado" de que la BBC no hubiera verificado la autenticidad de la imagen.


La información que rodea a la masacre de Houla sugiere claramente que los asesinatos fueron realizados por escuadrones de la muerte y no por el bombardeo de tanques del gobierno. Las imágenes de vídeo de los niños que fueron víctimas parecen mostrar heridas de bala en la cara y heridas de arma blanca. Ninguna de las víctimas parece haber perdido las extremidades.

http://www.youtube.com/watch?v=jffUNQw8Fl8&bpctr=1344885447

Como informa RT, "Muchas de las víctimas fueron ejecutadas a corta distancia", un hecho incompatible con la explicación de que los tanques bombardeando fueran los responsables de la matanza. Es igual de probable que los escuadrones de la muerte, terroristas responsables de numerosos atentados mortales en Siria que han matado a decenas de personas, fueran los responsables de esta
masacre.

Como Tony Cartalucci escribe, "¿Por qué va a querer el Gobierno de Siria matar a niños sirios? E incluso si por alguna razón lo hizo ¿por qué lo haría de una manera que garantizaría atraerse la condena internacional y las llamadas renovadas para una intervención?"

Esta no es la primera vez que la prensa británica ha afirmado escabrosamente que las fuerzas de Assad están indiscriminadamente matando a bebés y a niños.

En febrero pasado, The Independent de Londres informó, "las fuerzas de seguridad del presidente Assad han matado a decenas de recién nacidos de forma indiscriminada en Homs esta semana." Como se ha documentado, la fuente de esta afirmación no se originó en Siria, sino en Londres, de una organización llamada Observatorio de Siria para los Derechos Humanos (SOHR), que es poco más que un grupo de presión con vínculos íntimos con la Oficina de Exteriores del Reino Unido.

No desanimados por su fracaso hasta ahora en conseguir una intervención sancionada por la ONU y basada en mentiras y verdades a medias, los grupos belicistas dirigidos por la líder extraoficial de los "Amigos de Siria", Hillary Clinton, y su nuevo compinche para Siria, Timothy Geithner, podrían haber orquestado otra masacre en la ciudad de Hama. De acuerdo con informes de los medios corporativos, por lo menos 30 personas, y posiblemente más, habían sido asesinadas en la ciudad de Qubair, al noroeste de Hama. El Washington Post informaba: Hubo informes no confirmados de una nueva masacre en Siria este miércoles y representantes de 55 países se reunieron en Washington para explorar los métodos para perfeccionar el impacto de las sanciones económicas contra el gobierno sirio. Los informes dicen que decenas de civiles en un pequeño pueblo cerca de la ciudad de Hama fueron asesinados por las milicias pro-gubernamentales el miércoles por la tarde, haciéndose eco de las circunstancias de los asesinatos de más de 100 personas en la aldea de Houla el 25 de mayo.

A pesar de la enorme escala de la supuesta masacre, el caso para la prensa internacional - y el veredicto, por lo que parece ser un nuevo suceso trágico en Siria, se basa totalmente en el testimonio de dos "activistas", Asem Abu Mohammed y Mousab al-Hamadi. Los aldeanos fueron aparentemente "asesinados a machetazos con cuchillos por milicianos desconocidos". Al igual que la anterior masacre de Houla, estos mismos informes de escuadrones de la muerte no se corresponden muy bien en absoluto con un trabajo del gobierno sirio.

Para empeorar las cosas, otros informes confirmados de fuentes dentro de Siria citados por el veterano periodista de investigación Webster Tarpley, han declarado que los cuerpos de los recién masacrados de las víctimas se encontraban en estado de descomposición avanzada y se colocaron en el lugar para dar la apariencia de haber ocurrido una masacre.

La Casa Blanca no perdió tiempo en tratar de aprovechar la masacre de Hula para presionar a los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y otros aliados para promulgar sanciones más duras contra Siria  a pesar de que no hay evidencia disponible que sugiera siquiera que la masacre fue obra del gobierno de Assad.

La cuidadosa y muy frágil narrativa que Washington y Londres están tratando de mantener unida va junto con estas líneas: "El régimen de Assad sigue librando la guerra contra el pueblo sirio". Las potencias occidentales y sus filiales del Golfo han estado apoyando a terroristas combatientes guerrilleros, así suministrando armas que sin duda van a ir a parar a las manos de grupos de Al Qaeda respaldados por Occidente allí, pero aún han de tener éxito en derrocar el régimen de Assad y la instalación de un líder títere favorable.

El papel principal de Hillary Clinton en el proyecto para Siria es proporcionar apoyo a través de una serie de declaraciones de alto perfil sobre el tema a uno de tantos medios aduladores corporativos. Como era de esperar, su última declaración se hace eco de todas sus declaraciones anteriores: "La comunidad internacional no puede quedarse de brazos cruzados, y no lo haremos". ¿Le suena familiar?

La realidad es que un cambio de régimen en Siria ya ha sido firmado por las potencias occidentales, como fue confirmado por la presencia del títere de la oposición siria, Bassma Kodmani, del Consejo Nacional Sirio, apoyado por la OTAN, en la reunión de este año del Bilderberg en Chantilly, Virginia.

La "masacre" de Tremseh

La "masacre" de Tremseh, retransmitida a bombo y platillo de forma sensacionalista a lo largo de todo un fin de semana por los medios del establishment es otra fabricación de la propaganda de guerra.

Anunciada como la "Masacre más sangrienta en Siria" por la revista Newsweek y Bloomberg, el evento que supuestamente se produjo el 12 de julio en la localidad sunita de Tremseh en la provincia de Hama. El Instituto Washington para la Política de Oriente Próximo (WINEP) –una entidad radicada en Israel de ideología neoconservadora que se ha especializado en la histeria anti-musulmana y la propaganda de guerra- menciona la "masacre" al mismo tiempo que denunciaba “sospechosos” movimiento de armas químicas por el régimen de Assad.

Pero poco después, sin embargo, el New York Times informaba de que la supuesta masacre en Tremseh era un fraude diseñado por el Consejo Nacional de Siria, el ente montado por la CIA utilizando como principal activo a los Hermanos Musulmanes.

Los medios occidentales publicaron que el número de víctimas superaba las 300, pero la realidad era que los fallecidos eran todos  hombres jóvenes en edad de combatir, en otras palabras, que eran "rebeldes" armados que cayeron en combate contra el ejército sirio. Lo mismo ocurrió con la lista de las 103 "víctimas" de los combates en Homs. Relación de muertos elaborada por el Observatorio de Derechos Humanos, descrito por los medios de comunicación como un grupo de la oposición con sede en Gran Bretaña, que cuenta con una red de contactos en Siria, dirigido por Rami Abdelrahman, elemento bien recibido por la dirigencia británica, especialmente el secretario de Relaciones Exteriores, William Hague, una entidad “defensora de los derechos humanos” que se niega a informar sobre la muerte de "partidarios del gobierno", es decir, de aquellos sirios que están siendo asesinados por las bandas opositoras, entrenadas por la CIA y las fuerzas especiales británicas. Por otro lado, "El coronel Riad al-Assad, refugiado en Turquía, presunto líder de la coalición de combatientes del llamado Ejército Libre de Siria, le dijo a la cadena de televisión árabe Al Jazeera que no había habido combatientes de la oposición en la ciudad”. Como de costumbre, los medios occidentales no cuestionaron ni intentaron verificar la afirmación de que el Ejército Libre de Siria no estaba involucrado.

Todas estas historias sensacionalistas explotadas por los neoconservadores del WINEP y los medios de comunicación occidentales sigue un patrón rutinario de desinformación y propaganda muy sencillo. Según el New York Times, "después del gran número de víctimas que se anunció desde Tremseh, como fue el caso de Houla y otros episodios similares, los líderes occidentales se alinearon para condenar los asesinatos masivos de civiles”.

Todo esto contrasta con la ocultación de noticias de masacres cometidas por las bandas mercenarias, como por ejemplo, el asesinato y tortura de más de 120 policías en Hama, el mes de junio de 2011, noticia emitida por medios no occidentales, como puede comprobarse en el video adjunto:

http://www.youtube.com/watch?NR=1&v=iBCuq2bIdIs&feature=endscreen&bpctr=1344886175

Mercenarios captados en el Reino Unido, en las bandas de terror en Siria

Pero la mentira tiene las patitas muy cortas y por eso a veces no puede correr demasiado. Si corre más de la cuenta es simplemente porque la gente se calla lo que sabe por miedo. De otro modo, es imposible que la mentira tenga algún futuro.

Un periodista capturado por grupos armados contrarios al presidente Sirio Bashar Al Assad, ha podido informar que las bandas armadas no son sirias como declaran los gobiernos occidentales, sino más bien elementos extranjeros.

El alemán Jeroen Oerlemans y el periodista británico John Cantlie fueron liberados después de ser mantenidos cautivos por un grupo de miembros del Ejército Libre de Siria durante una semana.

Oerlemans explicó a los medios holandeses, tras su liberación que muchos de los elementos del Ejército Libre de Siria que le capturaron a él y a su colega cuando cruzaban la frontera desde el sudeste de Turquia, “tenían acento de Birmingham”. La banda incluía al menos a seis personas con acento británico incluyendo a uno con un fuerte acento del ‘slang’ del Sur de Londres, reportó al The Sunday Telegraph.

Los informes indican también que no había sirios en el campo de terroristas donde casi el 40 por ciento hablaba inglés mientras que el resto tenía acento de Pakistán, Bangladesh y Chechenia.

Al igual que con tantas otras mentiras, en esta ocasión, en parte, gracias a la información de los periodistas, la fuerza “moral” que supuestamente pretendía tener el ‘Eje del Bien’ contra el gobierno sirio se ha venido abajo.

Otras manipulaciones: El general ruso ‘abatido’ por los rebeldes sirios

Al mismo tiempo que se silencia la presencia entre los opositores al régimen sirio de militares turcos, mercenarios británicos y libios, asesores de la CIA, etc., su informa de la supuesta “implicación” de Rusia y China en el apoyo a Al Assad.

Así, la prensa internacional informaba sobre la ‘eliminación’ de un general ruso a manos de los rebeldes en Siria. Pero todo resultó nuevamente un engaño del que varios medios de comunicación árabes se hicieron eco, tal y como ha denunciado el Ministerio de Defensa de Rusia.

Según los rebeldes, el Ejército Libre de Siria (ELS) había asesinado a un general ruso con el nombre de  Vladmir Kojaiv. Este oficial supuestamente abatido por los rebeldes ha resultado ser un general jubilado llamado Vladímir Kuzhéyev, que ni estaba en Siria ni está muerto. Está vivo y reside en Moscú. Así lo han informado fuentes de las Fuerzas Armadas de Rusia, al tiempo que el mismo militar ha dado una conferencia de prensa en Moscú.

“Estoy muy inquieto porque esta información ha causado mucho nerviosismo a mis familiares, mis allegados y mis conocidos”. “Como general en la reserva —adelantó— entiendo que esa información no solo es una provocación respecto a mí, sino ante todo respecto a mi país”. El apellido del general jubilado apareció, de una manera tergiversada, este miércoles por la mañana en los informativos de la cadena árabe Al Arabiya, como una víctima del ELS. Posteriormente se hicieron eco de esta "noticia" otros medios de comunicación de países árabes y occidentales.

La realidad es que los mercenarios antisirios encontraron documentos en alguna oficina gubernamental que presentaron como prueba de la 'muerte' del militar ruso. Entre ellos se encontraba un documento de identidad como asesor del Ministerio de Defensa y del Estado Mayor Sirio. Se atribuyeron también la muerte de Ahmed Aiq, el supuesto intérprete personal del militar ruso de alto grado. Según consigna Al Arabiya, los rebeldes aseguraron haberse apoderado de unos mapas y otros documentos que hacían referencia al ELS.

Pero las fuentes de las Fuerzas Armadas de Rusia negaron que un general con dicho apellido haya podido ser alcanzado por los rebeldes en territorio sirio. “El general Kuzhéyev efectivamente estuvo un tiempo en Siria como consejero del ministro de Defensa para las academias militares”, confirmó a la agencia de información Interfax un portavoz de las Fuerzas Armadas. “Después de su licenciamiento el general Kuzhéyev reside en Moscú y no ha viajado más a Siria. En la actualidad está jubilado”.

La tecnología de la desinformación como arma de guerra

En definitiva,  la crisis Siria -provocada por las potencias occidentales y sus títeres del mundo árabe - no es más que un preludio del evento principal: el estrangulamiento de Irán por medio del bloqueo económico y una eventual ofensiva militar en toda regla. Lo que está sucediendo en Siria hoy refleja, en miniatura, el plan de cambios de régimen diseñados para toda la región: desatar a los fanáticos suníes en una guerra religiosa contra todas las demás sectas, una guerra  religiosa que va a liquidar a las comunidades cristianas y a otras minorías en la zona con un objetivo final: los chiítas de Irán".

Obviamente, estas mentiras y engaños increíbles no se limitan al conflicto en Siria, sino que se han convertido en un pilar fundamental en la era de los medios de comunicación modernos. Desde los testimonios falsos sobre bebés en incubadoras para demonizar a Saddam Hussein en la primera guerra del Golfo, a las mentiras sobre las armas de destrucción masiva en Irak, la siguiente vez, los eventos de bandera falsa para comenzar la mayoría de las guerras del siglo XX, y mucho más: mentiras y manipulaciones que no se hacen para engañar a inspectores internacionales, críticos, historiadores o a verdaderos periodistas de investigación, sino para incitar al público en general a una ola de histeria que garantice el apoyo suficiente para iniciar una guerra y sacar provecho de la destrucción.

Es casualidad que las historias de armas químicas y armas de destrucción masiva estén siendo repetidas machaconamente y llevadas hasta un crescendo de aparente legitimidad que, de otro modo, serían un simple golpe de Estado. Se está pidiendo, literalmente, al público que apoye a Al Qaeda, que es el vector que sobre el terreno realiza las operaciones diseñadas en los fríos despachos de algunos servicios de inteligencia.

La guerra moderna ya no se limita al asalto físico. La televisión e Internet han hecho propaganda y se han convertido en una fuerza indispensable para hacer la guerra en Siria por otros medios, sitiar a los aliados de Siria, conseguir el apoyo público para aislar a Assad y diluir sus defensas frente a los medios internacionales el tiempo suficiente como para completar la matanza. Siria, como Libia, ha sido una guerra de poderes clásica, con la mano oculta de los Estados Unidos y sus aliados occidentales sólo parcialmente ocultas. En los sectores más conscientes la opinión pública,  el conflicto sirio está saturado de mentiras deliberadas para conseguir la demonización de enemigo y conseguir el apoyo automático a una acción militar. Una vez más, se pone en marcha la simplista ecuación de todo maniqueísmo: Chico malo = Assad (antes: Gadafi, Saddam, Bin Laden, etc...). Los buenos, ya se sabe… los de todas las películas.

*Juan A. Aguilar es director de El Espía Digital

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos