Libros Recomendados

Markku Siira

La crisis de Ucrania es la culminación de un proyecto de dominación de treinta años del movimiento neoconservador judío estadounidense. La administración de Joe Biden está llena de las mismas figuras que apoyaron los ataques estadounidenses en Serbia (1999), Afganistán (2001), Irak (2003), Siria (2011) y Libia (2011) y que hicieron todo lo posible por provocar a Rusia con respecto a Ucrania.

Estas opiniones ya no las sostienen sólo los teóricos de la conspiración, los opositores al imperialismo estadounidense o los comentaristas políticos extremistas, sino que han sido abordadas con franqueza por el economista y politólogo estadounidense Jeffrey D. Sachs, por ejemplo.

El historial de los neoconservadores es, en opinión de Sachs, "un completo desastre, y aun así el presidente Biden ha dotado a su equipo de neoconservadores". Como resultado, Biden está dirigiendo a Ucrania, a Estados Unidos y a la Unión Europea hacia un nuevo desastre geopolítico. "Si Europa tuviera sentido común, se desprendería de estos desastres de la política exterior estadounidense", argumenta Sachs.

El movimiento neoconservador nació en la década de 1970 en torno a un pequeño grupo central, varios de los cuales fueron influenciados por el politólogo de la Universidad de Chicago Leo Strauss y el profesor de la Universidad de Yale Donald Kagan.

Entre los líderes neoconservadores estaban Norman Podhoretz, Irving Kristol, Paul Wolfowitz, Robert Kagan (hijo de Donald), Frederick Kagan (hijo de Donald), Victoria Nuland (esposa de Robert), Elliott Cohen, Elliott Abrams y Kimberley Allen Kagan (esposa de Frederick). Todos ellos tienen antecedentes familiares en Europa del Este, en la antigua Unión Soviética.

El principal mensaje de los neoconservadores es que Estados Unidos debe dominar militarmente todas las regiones del mundo y que debe enfrentarse a las potencias regionales emergentes que algún día puedan desafiar la hegemonía estadounidense. Para ello, las fuerzas militares estadounidenses deberían desplegarse con antelación en cientos de bases militares en todo el mundo y Estados Unidos debería estar preparado para librar guerras seleccionadas contra las potencias rivales.

Las instituciones internacionales también deben mantenerse subordinadas a los intereses de Washington. La ONU, por ejemplo, debe utilizarse "sólo cuando sea útil para los objetivos de EEUU", de lo contrario seguiría su camino, ignorando los tratados internacionales.

Este enfoque fue propuesto por primera vez por Paul Wolfowitz en su proyecto de orientación de la política de seguridad para el Departamento de Defensa en 2002, cuando era subsecretario de Defensa. El borrador pedía una expansión de la "red de seguridad" liderada por Estados Unidos hacia Europa Central y Oriental, a pesar de la promesa explícita del entonces ministro de Asuntos Exteriores alemán, Hans-Dietrich Genscher, en 1990, de que la reunificación alemana no continuaría la expansión de la OTAN hacia el este.

Wolfowitz también se pronunció a favor de las guerras elegidas por Estados Unidos, defendiendo el derecho de Washington a actuar de forma independiente, incluso en solitario, en respuesta a las crisis de profundo interés estatal. Según el general retirado Wesley Clark, Wolfowitz le había dejado claro a Clark ya en mayo de 1991 que Estados Unidos dirigiría las operaciones de reparto de poder en Iraq, Siria y otros antiguos aliados soviéticos.

Los neoconservadores apoyaron la expansión de la OTAN en Ucrania incluso antes de que se convirtiera en política oficial de EEUU. Consideraban que el ingreso de Ucrania en la OTAN era un factor clave para la supremacía regional y mundial de Estados Unidos. En abril de 2006, el historiador y comentarista político Robert Kagan expuso la justificación neoconservadora de la expansión de la OTAN:

"Los rusos y los chinos no ven nada natural en [las "revoluciones de colores" de la antigua Unión Soviética], sino sólo en los golpes de Estado apoyados con el fin de promover la influencia occidental en partes estratégicamente vitales del mundo. ¿Se equivocan entonces? ¿No podría la exitosa liberación de Ucrania, alentada y apoyada por las democracias occidentales, ser el preludio de su adhesión a la OTAN y a la Unión Europea, en definitiva, de la expansión de la hegemonía liberal occidental?".

Kagan reconoció las graves consecuencias de la ampliación de la OTAN. También citó a Dmitry Trenin, experto en Rusia del centro de estudios Carnegie, diciendo que "el Kremlin se está preparando para la 'batalla por Ucrania' con toda seriedad".

Sachs sostiene que tras el colapso de la Unión Soviética, tanto Estados Unidos como Rusia deberían haber buscado una "Ucrania neutral como un amortiguador prudente y una válvula de seguridad". En cambio, los neoconservadores querían mantener la "hegemonía" y los rusos fueron a la guerra, en parte para defenderse y en parte para sus propios fines.

Robert Kagan escribió el artículo a título particular cuando su esposa Victoria Nuland era embajadora estadounidense en la OTAN durante la administración de George W. Bush. Ya he cubierto los antecedentes de la veterana desestabilizadora Nuland y el histórico odio neoconservador hacia Rusia, pero un breve resumen no estará de más.

"Como agente de los neoconservadores, Nuland ha sido insuperable", dice Sachs. Además de servir como enviada de Bush a la OTAN, Nuland fue la "Secretaria de Estado Adjunta para Asuntos Europeos y Euroasiáticos" del presidente Barack Obama entre 2013 y 17, ayudó a derrocar al presidente ucraniano Víktor Yanukóvich y hoy es la Subsecretaria de Estado de la administración Biden, dirigiendo la política estadounidense en el conflicto entre Rusia y Ucrania.

La visión neoconservadora se basa en la premisa de que la superioridad militar, financiera, tecnológica y económica de EEUU le permite dictar las condiciones en todas las regiones del mundo. "Es una posición que contiene tanto una considerable arrogancia como un desprecio por los hechos", valora Sachs.

"Desde los años 50, Estados Unidos se ha metido en problemas o ha perdido en casi todos los conflictos regionales en los que ha participado", señala el investigador. Sin embargo, en la "batalla por Ucrania", los neoconservadores estaban dispuestos a provocar una confrontación militar con Rusia ampliando la alianza militar, creyendo firmemente que Rusia sería derrotada con sanciones económicas y armas de la OTAN.

El Instituto para el Estudio de la Guerra, un think-tank neoconservador fundado en 2007 y dirigido por Kimberley Allen Kagan (y respaldado por contratistas de defensa como General Dynamics y Raytheon), sigue prometiendo que "Ucrania ganará". Sobre el avance ruso, el Instituto hace un comentario típico:

"Independientemente del bando que mantenga la ciudad (de Severodonetsk), es probable que la ofensiva rusa a nivel operativo y estratégico culmine, permitiendo a Ucrania reanudar su contraofensiva a nivel operativo para hacer retroceder a las fuerzas rusas".

Sin embargo, a pesar del juego lingüístico de la seguridad y la guerra de la información, los hechos sobre el terreno sugieren lo contrario. Las sanciones económicas occidentales todavía no han tenido un gran impacto negativo en Rusia, mientras que su "efecto boomerang" en el resto del mundo ha sido bastante grande. Esta es también la opinión del economista Sachs.

Además, la limitada capacidad de producción de Estados Unidos y la ruptura de las cadenas de suministro están obstaculizando la capacidad de Washington para suministrar municiones y armas a Ucrania. La capacidad industrial de Rusia es, por supuesto, mayor que la de Ucrania. El PIB de Rusia era unas diez veces mayor que el de Ucrania antes del conflicto y ésta ha perdido gran parte de su capacidad industrial.

El resultado más probable de los combates actuales es que Rusia conquistará una gran parte de Ucrania. El resto de Ucrania se convertirá en un estado encogido sin salida al mar.

Crecerá la frustración en Europa y Estados Unidos por las derrotas militares y los efectos inflacionarios de la guerra y las sanciones. Sachs teme que las consecuencias sean desastrosas, sobre todo si un "demagogo de derechas que promete restaurar la desvaída gloria militar de Estados Unidos mediante una peligrosa escalada" toma el poder en EEUU (o en el caso de Donald Trump, vuelve al poder).

Para evitar el desastre, Sachs propone una solución sensata pero, en el estado actual de las cosas, algo irreal: Estados Unidos debería simplemente renunciar a sus "fantasías neoconservadoras" y a su posición dominante. Además, la OTAN debería comprometerse a abandonar sus ambiciones expansionistas. A cambio, Rusia se comprometería con la paz y el conflicto en Ucrania terminaría.

"Ahí se acaba todo", solían decir al final de los cuentos de hadas, pero la verdadera realidad política es probablemente diferente. Es poco probable que el Washington dominado por los neoconservadores renuncie a sus ambiciones sin "forzar la paz" activamente. Es poco probable que el sentimiento "kaganista" antirruso (y antieuropeo) disminuya mientras ellos sigan respirando.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente