Libros Recomendados

El presidente de China, Xi Jinping, propuso la Iniciativa de Seguridad Global, que, en su opinión, puede ayudar a lograr la estabilidad en la arena internacional. Sin embargo, desde Washington sostienen que las ideas de "la visión de Pekín" pueden socavar "valores universales".

¿En qué consiste la iniciativa?

Cuando presentó la iniciativa en abril, el mandatario chino hizo hincapié en que "los países de todo el mundo son como pasajeros a bordo del mismo barco que comparten el mismo destino". "Para que el barco supere la tormenta y navegue hacia un futuro brillante, todos los pasajeros deben trabajar juntos. La idea de arrojar a alguno por la borda simplemente no es aceptable", subrayó.

Según su opinión, es importante:

  • Seguir comprometidos con el concepto de la seguridad "común, amplia, cooperativa y sostenible", así como trabajar para mantener la paz y la seguridad en el mundo
  • Respetar la soberanía y la integridad territorial de todos los países y no interferir en sus asuntos internos
  • Cumplir con los "objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, rechazar la mentalidad de la Guerra Fría, oponerse al unilateralismo y decir no a la política de los grupos y enfrentamiento entre bloques"
  • Tomar en serio las "preocupaciones de seguridad legitimas de todos los países", respetar el principio de la seguridad indivisible, crear una arquitectura de seguridad efectiva y equilibrada y oponerse a los intentos de lograr la seguridad de una nación a expensas de la seguridad de otro país
  • Resolver las disputas entre las naciones de manera pacífica, a través de diálogos y consultas, rechazar el doble rasero y oponerse al uso de las sanciones unilaterales
  • Mantener la seguridad "en dominios tradicionales y no tradicionales" y "trabajar juntos en disputas regionales y desafíos globales, como el terrorismo, el cambio climático, la ciberseguridad y la bioseguridad"

Entretanto, Li Kexin, director general del Departamento de Asuntos Económicos Internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, expresó la esperanza de que "EE.UU. eche un serio vistazo a la Iniciativa de Seguridad Global […] que introduce nuevos elementos para defender la paz global".

"Espero que EE.UU. pueda mirar esta iniciativa muy seriamente porque tienen un Estado muy fuerte para la seguridad mundial. Nos gustaría ver que China, con otros grandes países, incluido EE.UU., pueden trabajar juntos para impulsar, desarrollar y materializar juntos la importante Iniciativa de Seguridad Global", enfatizó, citado por Global Times.

The Financial Times describió la iniciativa como "parte de los esfuerzos cada vez más frenéticos de Pekín para oponerse a los bloques liderados por EE.UU., al que culpa por el conflicto y las tensiones globales"

Comentando la iniciativa, Wang Huiyao, presidente del Centro para China y Globalización (CCG, por sus siglas en inglés) afirmó a Michael Schuman, para un artículo publicado este miércoles en The Atlantic, que "el mundo está empezando a desmoronarse".

"China, al ser una de las mayores partes interesadas en este sistema global, sintió que hay necesidad, hay urgencia para proponer algún tipo de recomendaciones de seguridad e iniciativas" con el fin de "empezar un diálogo constructivo sobre este asunto" y "minimizar el riesgo de [que el mundo] caiga en otra catástrofe", afirmó.

A su vez, Tuvia Gering, investigador del Instituto de Jerusalén para Estrategia y Seguridad, declaró que "los responsables políticos chinos creen que el actual orden mundial está dirigido hacia la hegemonía de EE.UU., que [...] el mayor poder del mundo está haciendo todo lo que puede para contener y suprimir y rodear a China". "Necesitan establecer la infraestructura para un mundo más centrado en China o, por lo menos, menos centrado en EE.UU., en Occidente", indicó.

"Los países están clamando urgentemente por un nuevo paradigma de seguridad global basado en la igualdad y la confianza mutua ante los rápidos cambios en el entorno internacional. La Iniciativa de Seguridad Global fue diseñada para proteger los intereses de seguridad de un espectro más amplio de personas en el mundo"

Un artículo publicado por The Financial Times en mayo citó a Tian Wenlin, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Renmin de Pekín, quien calificó el orden mundial liderado por Occidente como "bárbaro y sangriento". "Los países [...] están clamando urgentemente por un nuevo paradigma de seguridad global basado en la igualdad y la confianza mutua ante los rápidos cambios en el entorno internacional. La Iniciativa de Seguridad Global fue diseñada para proteger los intereses de seguridad de un espectro más amplio de personas en el mundo".

Yun Sun, directora del programa chino en el 'think-tank' Stimson Center, con sede en Washington, sostuvo que Pekín "quiere consolidar un gran 'tercer campo' de países que no quieren tomar parte en lo que ven como un mundo polarizado". "Pero será imposible implementar una estrategia tan amplia y vagamente definida a una escala global", reiteró.

"La visión de Pekín nos alejaría de los valores universales"

Mientras tanto, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, declaró en mayo que "China es el único país que tiene tanto la intención de redefinir el orden internacional como el poder económico, diplomático, militar y tecnológico para hacerlo".

"La visión de Pekín nos alejaría de los valores universales que han sostenido gran parte del progreso conseguido por el mundo en los últimos 75 años", dijo.

Al ser preguntado sobre la iniciativa, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, dijo en abril que Pekín sigue "repitiendo algo de lo que hemos escuchado desde el Kremlin". "Estamos comprometidos a defender varios sistemas que algunos países del mundo —y Rusia y la República Popular de China están entre ellos— buscan desafiar y, en algunos casos, buscan derribar y destruir", declaró.

Por su parte, Schuman escribió que las ideas de Xi pueden calificarse como "el Manifiesto del Autócrata". "Sus principios [de la Iniciativa de Seguridad Global] y prácticas traerían un sistema global más amigable con regímenes represivos que el orden actual, basado tal y como está en ideales democráticos", sostuvo, agregando que la iniciativa es "la más reciente y probablemente más preocupante evidencia de que la confrontación entre EE.UU. y China está escalando hacia una competición total por la primacía global".

"Lo que comenzó como una guerra comercial por las discriminatorias prácticas de negocio de Pekín y una guerra tecnológica para dominar en las industrias del futuro es ahora una guerra de ideas: una lucha para establecer las normas que gobiernan los asuntos globales", reiteró.

En su opinión, la Iniciativa de Seguridad Global "tiene el potencial de convertirse en la columna vertebral ideológica de un sistema alternativo liderado por China que reúne a Estados iliberales en oposición a EE.UU."

Mientras tanto, The Financial Times describió la iniciativa como "parte de los esfuerzos cada vez más frenéticos de Pekín para oponerse a los bloques liderados por EE.UU., al que culpa por el conflicto y las tensiones globales".

China puede convertirse en el principal objetivo de la guerra de sanciones del Occidente colectivo

Valentín Katasonov

Beijing no se hace ilusiones de que las sanciones económicas puedan eludirlo. Sigue de cerca la guerra económica del Occidente colectivo contra Rusia, estudiando los métodos de esta guerra, su eficacia y las contramedidas tomadas por Moscú. Políticamente, Beijing está del lado de Moscú en el tema de una operación militar especial de las Fuerzas Armadas de RF en Ucrania, pero en las relaciones económicas con Moscú, Beijing es muy cauteloso.

Por cierto, se han impuesto repetidamente sanciones contra China. Y en estos momentos también actúan en su contra un número considerable de sanciones.

En 1949, se introdujo un embargo sobre la venta de tecnología militar contra la República Popular China (después de la Unión Soviética), que se levantó solo en 1972. En 1989, en relación con los disturbios en la Plaza de Tiananmen, la administración del Sr. Bush reintrodujo el embargo de armas a China. Más tarde fueron cancelados a cambio del apoyo tácito de Beijing a la Guerra del Golfo orquestada por Washington.

Una nueva ola de sanciones y restricciones contra China estuvo bajo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. En 2020, se impusieron sanciones personales a varios funcionarios chinos que, según el Departamento de Estado, eran responsables de la opresión de los uigures. En el mismo año, se impusieron sanciones similares a los funcionarios chinos por tratar de limitar la autonomía de Hong Kong.

En 2019, se acusó a China de manipular el tipo de cambio del yuan (infravalorar deliberadamente el tipo de cambio para aumentar la competitividad de las exportaciones chinas). Las empresas chinas fueron excluidas de las licitaciones para compras gubernamentales en los Estados Unidos (aunque esta prohibición se levantó al año siguiente a cambio de la promesa de China de no involucrarse en la manipulación de la moneda). Poco antes de salir de la Casa Blanca, el presidente Trump firmó la Orden Ejecutiva 13959 titulada " Eliminación de la amenaza de invertir en valores financiados por empresas militares chinas comunistas" (con fecha del 12 de noviembre de 2020). El decreto prohíbe a todos los inversores estadounidenses invertir en valores de empresas identificadas por el Departamento de Defensa de EE. UU. como "empresas militares chinas comunistas". A partir del 14 de enero de 2021, había 44 empresas de este tipo en Lista de sanciones de Washington.

Cabe señalar que al cierre de 2021, según los datos del Tesoro de EE. UU., China ocupaba el primer lugar mundial en cuanto al número de objetos de sanciones de Washington. En total, el año pasado el número de objetos de sanciones estadounidenses en el mundo ascendió a 765. Aquí está la distribución por país: China - 100; Bielorrusia - 96; Federación Rusa - 95; Birmania - 76; Bulgaria - 67; Irán - 35; México - 32, etc. Son personas naturales, sociedades, naves y aeronaves, inmuebles, etc.

Del posible conjunto de sanciones que Washington podría aplicar contra Pekín, las partes consideran las siguientes como las más “infernales”:

1. Congelación (o incluso confiscación) de las reservas de divisas de China, cuyo valor supera hoy los 3,1 billones;

2. bloquear las operaciones de bancos y empresas chinas que pasan por el sistema SWIFT;

3. completo aislamiento de la industria microelectrónica de China de las compras extranjeras.

Me parece que el tercer golpe de sanciones es el más peligroso para China.

A mediados de la década pasada, apareció en Estados Unidos una lista negra de empresas chinas involucradas en el desarrollo y producción de supercomputadoras diseñadas para fortalecer el potencial militar de China (incluida la creación de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva). El presidente Barack Obama anunció en 2015 la prohibición del suministro de componentes estadounidenses a los centros de supercomputadoras chinos en ChangshaTianjin, así como al Instituto NUDT, que desarrolló la supercomputadora Tianhe-2A.

Esta lista es mantenida por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. Cada año se repone con nuevos figurantes. En 2019, la lista incluía: Sugon (el desarrollador de la supercomputadora del mismo nombre); Higon, Chengdu Haiguang Integrated CircuitChengdu Haiguang Microelectronics TechnologyWuxi Jiangnan Institute of Computing Technology.

A finales de 2020, aparecían en la lista más de 60 empresas y organizaciones. Las empresas que cotizan en bolsa que deseen adquirir productos de proveedores estadounidenses deben solicitar licencias de compra al Departamento de Comercio, que están sujetas a un escrutinio estricto. Ya hubo intentos de presentar tales solicitudes, pero generalmente fueron rechazados. Algunos congresistas estadounidenses creen que debería introducirse una prohibición absoluta del suministro de microelectrónica estadounidense a China.

La primavera pasada, el Departamento de Comercio de los EE. UU. agregó siete nuevos puestos a la lista negra: tecnología de la información Phytium de Tianjinmicroelectrónica de Sunway, centro de diseño de circuitos integrados de alto rendimiento de Shanghái, centro nacional de supercomputación de Jinan, centros nacionales de supercomputación de Shenzhen, WuxiZhengzhou. Según los estadounidenses, los nuevos nombres de la lista “han participado en la creación de supercomputadoras utilizadas por las Fuerzas Armadas chinas, en los esfuerzos desestabilizadores de China para modernizar las fuerzas armadas y/o en programas para crear armas de destrucción masiva”.

Es importante señalar que Washington está muy celoso del tema del suministro de equipos a China para la producción de microchips. Un ejemplo llamativo es la empresa china SMIC. Ella ha estado viviendo bajo el yugo de las sanciones estadounidenses durante varios años, por lo que se ve privada del acceso a equipos modernos y no puede dominar tecnologías litográficas avanzadas.

Washington quiere evitar que las empresas chinas incluidas en la lista negra realicen compras en otros países. La primera de las empresas chinas del sector TI bajo las sanciones golpeadas por los aliados de Washington fue la empresa china Huawei. Era cliente habitual de la corporación taiwanesa TSMC. Huawei representó alrededor del 15% de la cartera de pedidos de la corporación taiwanesa. Bajo la presión de Washington, TSMC detuvo por completo las entregas de microchips a la empresa china en mayo de 2020.

La siguiente empresa china con la que TSMC se negó a trabajar bajo la presión de Washington fue Phytium Information Technology, un desarrollador de supercomputadoras de Tianjin (fue incluido en la lista negra de Washington en la primavera de 2021). La taiwanesa Alchip Technologies, que en 2020 generó el 39% de los ingresos de la cooperación con un cliente chino, también anunció la interrupción de la producción de todos los productos pedidos por Phytium. El ministro de Economía de Taiwán, Wang Mei-hua, en relación con las sanciones contra los desarrolladores chinos de supercomputadoras, dijo que los fabricantes de la isla seguirán las directivas estadounidenses.

Washington también está presionando a otros socios de empresas chinas en el campo de las tecnologías digitales y la microelectrónica (de Japón, Corea del Sur, India, Malasia). Así, en mayo del año pasado, el gobierno indio presentó una lista de fabricantes de equipos para redes 5G con los que los operadores móviles podrán trabajar; incluía a Ericsson, NokiaSamsung, pero no incluía a Huawei ni a otra empresa china: ZTE.

La empresa china SMIC, mencionada anteriormente, planeaba comprar el equipo necesario a la empresa holandesa ASML, pero Washington insistió en que ASML rechazara a los chinos.

China está tratando de obtener los equipos y microchips necesarios para la microelectrónica utilizando esquemas "grises" (principalmente cadenas de intermediarios). En primer lugar, eleva los costos. En segundo lugar, hay fallas, porque las agencias de inteligencia estadounidenses están en alerta. Por ejemplo, el senador estadounidense Roger Wicker inició una investigación contra los fabricantes de discos duros: las empresas estadounidenses SeagateWestern Digital, así como la japonesa Toshiba. Se sospecha que colaboran con la empresa china sancionada Huawei.

Hace unos años, Beijing se dio cuenta de que era inevitable una guerra de sanciones a gran escala del Occidente colectivo contra la microelectrónica china. Y comenzó a prepararse para ello. Desde 2022, se ha implementado durante cinco años un ambicioso programa de cinco años para el desarrollo de la electrónica y la microelectrónica chinas. Para ello se asignó una cantidad astronómica de 1,4 billones de dólares El programa persigue dos objetivos principales.

En primer lugar, lograr la completa autosuficiencia de la electrónica china, es decir, la sustitución total de importaciones en términos de componentes (semiconductores, microcircuitos, procesadores), equipos de producción y todo tipo de productos finales (computadoras, equipos de telecomunicaciones, equipos médicos y científicos, naves espaciales, etc). Es cierto que incluso para 2025, la sustitución total de importaciones no funcionará; en 2025, el 30 por ciento de las necesidades electrónicas chinas de microchips seguirán siendo cubiertas por las importaciones. Es probable que China, con desarrollos favorables, solo pueda lograr la independencia completa en el campo de la electrónica a fines de esta década.

En segundo lugar, para lograr el liderazgo mundial en el nivel técnico de la electrónica. Hasta ahora, China no es el más avanzado aquí, aunque en algunas áreas está cerca de lograr este objetivo. Por ejemplo, en el desarrollo de una amplia gama de superordenadores.

China admite que hasta ahora muchas supercomputadoras domésticas utilizan procesadores de la empresa estadounidense Intel. Sin embargo, según los medios chinos, las sanciones estadounidenses no afectarán a una de las supercomputadoras chinas más poderosas de la Tierra: Sunway TaihuLight, ya que funciona completamente con hardware chino.

Estalla la guerra en el mercado global de chips

Vladímir Prokhvatilov

La palabra chip en la traducción del inglés significa "trozo, bulto, pieza pequeña". Las papas fritas y el nombre del famoso roedor de la caricatura estadounidense provienen de la misma palabra.

Un chip es un circuito integrado, es decir, un módulo programable que tiene su propia memoria y lógica. Podemos decir que un chip es un microordenador primitivo que realiza una serie de operaciones sencillas. La base de cualquier chip son los semiconductores y transistores que implementan la lógica de su funcionamiento y permiten almacenar cierta información en el chip.

“Controlar la producción de chips en el siglo XXI bien puede ser equivalente a controlar los suministros de petróleo en el siglo XX. Un país que regule este proceso puede estrangular el poder militar y económico de otros estados”, escribe el padrino de Silicon Valley, Stephen Blank, en el portal militar War on the Rocks.

El volumen del mercado mundial de dispositivos semiconductores en 2021 ascendió a 555.000 millones de dólares, un 26,2 % más que en 2020, y el volumen del mercado de productos electrónicos de consumo superó el billón de dólares. Mientras que el mercado del petróleo y el gas está creciendo a una tasa anual promedio del 12,3%, los chips ya se están llamando el "petróleo nuevo".

El fabricante de chips más grande del mundo es la Corporación Estatal de Taiwán TSMC (Compañía de Fabricación de Semiconductores de Taiwán), que ocupa el 55,9% del mercado global de contratos. Además, fabricantes de chips como UMC (8,5 por ciento del mercado), ProMOS, Winbond y muchos otros están operando con éxito en Taiwán, lo que convierte a Taiwán en el líder mundial en la producción de microcircuitos semiconductores.

La frase "fabricante por contrato" significa que la empresa trabaja en estrecha colaboración con otras empresas industriales interesadas en los productos fabricados en sus instalaciones.

Prácticamente todas las fábricas de productos de alta tecnología del mundo están interesadas en los microcircuitos de Taiwan, ya sea en la producción de automóviles, la construcción de aeronaves, la fabricación de instrumentos o el ensamblaje de computadoras. Según DigiTimes, los esfuerzos de TSMC y otros fabricantes taiwaneses por expandir sus propias capacidades permitirán que la isla no solo mantenga su dominio en el mercado global, sino que también lo incremente.

Los chips que fabrica TSMC están  presentes en casi todo: teléfonos inteligentes, computadoras personales, tabletas, servidores, estaciones base y consolas de juegos, Internet de las cosas, electrónica de consumo digital, automóviles y casi todos los sistemas de armas construidos en el siglo XXI. Alrededor del 60% de los chips producidos por TSMC están hechos para empresas estadounidenses.

Empresas taiwanesas crean chips utilizando tecnología de litografía ultravioleta extrema ( EUV ) en instalaciones llamadas steppers, que son fabricadas por una sola empresa: Advanced Semiconductor Materials Lithography (ASML), ubicada en la ciudad holandesa de Veldhoven.

La tecnología EUV se desarrolló por primera vez en el Laboratorio Nacional de Livermore de EE. UU. en el proceso de mejora de los sistemas de armas nucleares. El capital social de ASML está controlado por los monstruos financieros estadounidenses Black Rock , Fidelity , Morgan Stanley y el fondo de inversión británico Capital Research and Management Company .

La planta EUV cuesta más de $120 millones y pesa 180 toneladas. ¡Incluso a este precio, los productos ASML han estado en línea durante años! Después de todo, solo se producen unas pocas docenas de estas máquinas por año.

Hoy, ASML solo vende máquinas a cinco fabricantes de chips. Los tres más grandes, Taiwan Semiconductor Manufacturing CoSamsungIntel, representaron casi el 84% de su negocio en 2021. TSMC estima que posee el 50% de todas las máquinas de litografía EUV.

“Durante varias décadas, en las relaciones entre los Estados Unidos y la República Popular China (RPC), el tema más importante que alimenta las contradicciones entre los dos estados es Taiwán, esta parte histórica de una China unida que se separó de su parte continental después de la Segunda Guerra Mundial”, señala el profesor Valentin Kasatonov.

La guerra comercial entre EE. UU. y China, que se ha desarrollado en los últimos años, no podía sino afectar la competencia en la producción de chips. Los estadounidenses se propusieron apoderarse de toda la exportación mundial de chips, donde Taiwán es el líder mundial absoluto. A principios de 2020, EE. UU. comenzó a sancionar a los gigantes chinos de TI HuaweiZTE. En mayo, la administración de Donald Trump ordenó al Departamento de Comercio de EE. UU. que "bloqueara estratégicamente la adquisición de chips de Huawei que utilizan directamente software y tecnología de EE. UU ." El fallo se dirige específicamente a TSMC, que ha sido el principal proveedor de chips avanzados de Huawei.

Como resultado, TSMC dejó de aceptar nuevos pedidos de chips de Huawei.

A los estadounidenses les pareció que esto no era suficiente, y torcieron las manos de los isleños, obligándolos a construir una planta de fabricación de chips en los EE. UU. En mayo de 2020, TSMC  anunció la construcción de una fábrica de $12 mil millones en Arizona donde producirá algunos de los chips más avanzados. Sin embargo, este es más bien un paso simbólico por parte de los taiwaneses, porque la fábrica estadounidense es cuatro veces más pequeña que las plantas más grandes de TSMC, y su producción será solo el 3% de la capacidad de Taiwán.

En 2018, el gobierno holandés otorgó a ASML, líder en equipos de fotolitografía, una licencia para vender su máquina de litografía EUV más avanzada a Semiconductor Manufacturing International Corp (SMIC), el mayor fabricante de semiconductores de China.

La administración Trump ha presionado a los Países Bajos para que bloqueen el acuerdo. El entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, presionó personalmente al gobierno holandés para que tomara esta decisión y le presentó al primer ministro holandés un informe secreto de inteligencia estadounidense. La presión funcionó. El gobierno holandés no renovó la licencia de exportación de ASML y la máquina no se envió a China.

En febrero de 2022, ASML dijo que sospechaba que la empresa emergente china Dongfang Jingyuan Electron violaba sus derechos de propiedad intelectual. Anteriormente, otra empresa china, XTAL, también fue acusada de robar la propiedad intelectual de ASML y perdió una demanda estadounidense que ordenaba a la empresa china pagar 845 millones de dólares a los holandeses.

El director ejecutivo de ASML, Peter Wennink, se muestra escéptico ante los intentos de Estados Unidos de privar a China del acceso a tecnología avanzada. Wennink no tiene ninguna duda de que China tardará años en desarrollar su propio equipo litográfico, pero tarde o temprano se logrará el objetivo.

Después del inicio de la operación militar especial de las Fuerzas Armadas de RF en Ucrania, TSMC dejó de suministrar chips a Rusia, lo que generó dificultades significativas en la implementación del programa de sustitución de importaciones ruso. La producción de chips de diseño ruso se llevó a cabo solo en esta empresa taiwanesa. Los procesadores Baikal y Elbrus fueron diseñados para convertirse en una alternativa a los chips Intel y AMD occidentales. “Estas restricciones afectarán bastante a la industria rusa, mientras que las consecuencias para TSMC serán insignificantes, ya que la participación de Rusia en las ventas mundiales de microchips es del 0,1 % ” , escribe Forbes .

Sin embargo, en Taiwán, la decisión de la empresa de imponer sanciones fue criticada por el partido opositor Kuomintang. La portavoz del partido, Li Guimin , señaló que Taiwán tiene recursos naturales limitados y Rusia suministra gas neón a la isla, que es necesario para la producción de chips.

Por cierto, después del inicio de la operación especial rusa en Ucrania, el precio del neón se multiplicó por nueve. Esto amplía el espacio de oportunidades para Rusia como el mayor productor de neón y una serie de otros materiales necesarios en la producción de chips. Ante la feroz competencia en el mercado mundial de semiconductores, el precio de las materias primas para su producción se vuelve crítico.

Análisis: ¿Quién tiene al mundo de la microelectrónica agarrado por la garganta

Valentín Katasonov

Entre las industrias donde la especialización y la cooperación de la producción han alcanzado el más alto nivel, la electrónica ocupa el primer lugar. La producción de productos finales como computadoras, teléfonos móviles y otros medios de comunicación, equipos científicos y médicos, equipos de videovigilancia, etc. se basa en el uso de semiconductores, microcircuitos (chips), microprocesadores, que son producidos por otras empresas. Aquí hay una especialización profunda: la cantidad de tipos de chips y microprocesadores con características técnicas únicas se mide en miles. A su vez, los fabricantes de productos electrónicos semiacabados reciben de otras empresas materias primas (silicio, metales diversos, etc.), consumibles (por ejemplo, neón purificado), equipos de producción, servicios de mantenimiento de equipos, etc.

Si rastreamos todas las conexiones de producción de "A" a "Z", se obtienen cadenas largas, que a veces consisten en miles de eslabones. La electrónica comenzó a llamarse ecosistema, la industria depende en gran medida de la sostenibilidad de este ecosistema. En algunas cadenas y algunos eslabones de las cadenas, hay un número bastante grande de duplicados y competidores que producen productos similares. Pero también existen vínculos en los que la producción de un producto está monopolizada en una, dos o tres empresas como máximo. Y dado que la economía, la ciencia y la esfera militar (armas) dependen de la electrónica hoy en día, las corporaciones más grandes y los políticos detrás de ellas están tratando de usar los elementos clave del ecosistema electrónico para controlar todo el mercado mundial de la electrónica. Y a través de tal control, en última instancia, controlar el mundo entero como un todo.

Ya escribí sobre uno de esos eslabones clave en el mundo de la electrónica: la empresa taiwanesa TSMC . Tiene un monopolio casi completo en el mercado de fabricación por contrato de microchips.

Sin embargo, aunque habitualmente se hace referencia a TSMC como una empresa taiwanesa, en cuanto al origen del capital, lo más probable es que sea estadounidense. El capital social de TSMC está muy disperso. Ningún accionista tiene ni siquiera el uno por ciento de las acciones. Pero aquí hay una lista de los mayores accionistas: Sanders Capital; investigación y gestión de capital; Servicios Financieros de Massachusetts; Walter scott & partners ltd. gestión de activos de pescadores; El Grupo Vanguard; Gestión de inversiones de JPMorgan. Estos y todos los siguientes accionistas son fondos de inversión, bancos y participaciones estadounidenses. Por lo tanto, TSMC es de facto una empresa puramente estadounidense, que está ubicada en el territorio histórico de China, que está fuera del control de Beijing. Por cierto, en la capital de TSMC .no hay rastro de capital chino. Por lo tanto, no es de extrañar que TSMC cumpla sin cuestionamientos todos los comandos provenientes de Washington. Se han detenido todas las entregas de chips a Rusia y China. Hasta la fecha, TSMC ha estado operando en modo ocupado, sirviendo casi exclusivamente a dos clientes: las empresas estadounidenses AMDIntel.

Ahora quiero hablar sobre otro eslabón clave en el mundo de la electrónica: la empresa holandesa ASMLAdvanced Semiconductor Materials Lithography) . Nombre oficial completo ASML Holding NV . Perfil de producción de la empresa: equipos fotolitográficos (alrededor del 55% de los ingresos en los últimos años); mantenimiento de dichos equipos y consultoría (25%); equipo para la producción de dispositivos electrónicos de memoria (20%). ASML es el mayor fabricante mundial de equipos litográficos. Ni una sola empresa dedicada a la producción de microcircuitos (chips) puede prescindir de dicho equipo.

En 2020, se vendieron 413 máquinas de litografía en todo el mundo, de las cuales ASML representó 258 unidades (62%). Cañón - 122 (30%). Nikon - 33 (8%). Y si medimos la participación de ASML en el valor de las ventas, la imagen a favor de la empresa holandesa será aún más convincente: ASML - 91%, Canon - 3%, Nikon - 6% Si, por ejemplo, en el mercado de microelectrónica de EE. UU., vemos una intensa competencia entre gigantes como Intel, AMD y Nvidia, luego ASML parece volar sobre el mundo de la electrónica, estando en un estado de dominio absoluto.

Los equipos ASML se utilizan en diferentes países, la empresa cuenta con más de 60 puntos de servicio en 16 países: Países Bajos, EE. UU., Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Israel, Italia, Reino Unido, China, Hong Kong, Japón, Malasia, Singapur, Corea del Sur y Taiwán.

El gigante ASML tiene los lazos más estrechos con otro gigante de la microelectrónica, TSMC. La empresa taiwanesa figura como compradora número 1 de los equipos de la empresa holandesa, absorbiendo en algunos años más de la mitad de todos los productos del socio holandés. Podemos decir que los dos monopolistas forman una especie de eje, sus acciones coordinadas pueden ayudar a fortalecer a algunos participantes en el mercado mundial de microelectrónica y debilitar a otros.

En 2021, alrededor de $2200 millones, o el 16 %, de las ventas de ASML provinieron de China, lo que lo convierte en el tercer mercado geográfico más grande de la compañía después de Taiwán y Corea del Sur.

También había empresas rusas entre los clientes de equipos ASML. Nuestros medios informaron que la fábrica nacional Angstrem-T planeó comprar motores paso a paso ASML (litografías) en 2008, pero no se informó si la compra se realizó (según algunas fuentes, el equipo se compró, pero aún no se ha puesto en marcha). Se sabe con certeza que las unidades ASML se utilizan en primera línea para la producción de microcircuitos en Zelenograd en la planta de Mikron.

El equipo producido por ASML (paso a paso, escáner) es una estructura compleja que pesa varias decenas de toneladas y tiene el tamaño de un autobús, que consta de muchos miles de componentes diversos. Por lo tanto, ASML tiene lazos de cooperación con empresas en muchos países del mundo. El número de proveedores de primer nivel es de unos 5.000.

El número de empleados en la empresa es de más de 30 mil personas. ASML es una de las mayores empresas del sector de la microelectrónica en términos de capitalización (más de $350 mil millones). Se espera que a finales de este año la capitalización de la empresa holandesa alcance los 500.000 millones de dólares y esté a la altura de gigantes de la microelectrónica mundial como la taiwanesa TSMC y la estadounidense Nvidia .

ASML es una empresa holandesa solo por registro (registrada en la jurisdicción de los Países Bajos). Y en términos de accionistas, es predominantemente estadounidense. En los primeros años de ASML, la empresa holandesa Philips era el accionista mayoritario, ahora es accionista minoritario. En julio de 2012, American Intel anunció un acuerdo para invertir $ 4100 millones en ASML a cambio de una participación accionaria del 15%. Los siguientes principales inversores estadounidenses se nombran en el sitio web oficial de ASML (participación en el capital de ASML, %): Capital Research and Management Company - 15,81; roca negra inc. - 7,95; Baillie Gifford & Co. – 4.54 En el sitio del NASDAQ, encontramos un montón de accionistas de ASML que representan a las grandes empresas estadounidenses: PRICE T ROWE ASSOCIATES INC., CAPITAL WORLD INVESTORS, CAPITAL INTERNATIONAL INVESTORS, FMR LLC, MORGAN STANLEY, JPMORGAN CHASE & CO, BANK OF AMERICA CORP, FRANKLIN RESOURCES INC y etc

Después del comienzo de la guerra de sanciones, la microelectrónica rusa fue reprimida por ambos lados. Todas las entregas de chips están cortadas desde el este, desde el lado de TSMC. Todas las entregas de motores paso a paso y escáneres fueron cortadas desde el oeste, desde el lado del ASML holandés.

La situación de Rusia, para ser honesto, es impactante. En este momento, no solo no tenemos litografías listas para usar, ni siquiera tenemos algunos de los componentes más importantes para su producción, en particular, láseres y ópticas adecuadas. ¿Tal vez sea posible comprar dicho equipo en China? Pero los propios chinos se engancharon con la aguja de los equipos importados, los mismos steppers y escáneres ASML (que ahora han cortado).

La situación es impactante, pero no desesperada. Como dicen los expertos, tenemos un buen trabajo preliminar (algunos se hicieron en la época soviética). Sin embargo, estas reservas deben multiplicarse por grandes cantidades de fondos para el trabajo de desarrollo. Y luego inversiones en empresas de una nueva industria para Rusia: la producción de medios de producción de microelectrónica doméstica.

Ahora Rusia tiene un momento único: las sanciones del Occidente colectivo se endurecen, y la entrada de divisas al país sigue creciendo (ya he explicado más de una vez los motivos de la paradoja ). Existe la oportunidad de aumentar la financiación estatal de la electrónica y microelectrónica doméstica en un orden de magnitud. En 2007, lanzamos la “Estrategia para el desarrollo de la industria electrónica rusa para el período hasta 2025”, y ahora se ha extendido hasta 2030. Sin embargo, este programa es moralmente obsoleto; no preveía la sustitución total de importaciones en la industria. El programa debe revisarse radicalmente, estableciendo la tarea de crear una industria completamente independiente de los proveedores extranjeros y llenándola de dinero.

Por cierto, los expertos nacionales dicen que en la carrera de hoy en el campo de la microelectrónica, Rusia no debería apostar por alcanzar el desarrollo. Necesitamos ideas innovadoras y respuestas asimétricas a los desafíos de Occidente. Y para esto es necesario restaurar la ciencia fundamental destruida, que una vez proporcionó a nuestro Estado posiciones de liderazgo en el mundo.

¿Puede Rusia ganar la guerra de los chips?

Vivimos en una era inusual, cuando aparecen vehículos no tripulados en las calles de la ciudad, se crean robots humanoides y poderosos teléfonos inteligentes que caben en la palma de tu mano. La humanidad debe todas estas alegrías del siglo XXI a la microelectrónica, que se basa en "cerebros electrónicos" en subminiatura: microcircuitos o chips.

Los chips más avanzados se crean, como escribimos , utilizando una instalación ultra costosa y súper compleja, que se denomina "Máquina principal de la civilización moderna", un paso a paso de la empresa holandesa Advanced Semiconductor Materials Lithography ( ASML ) , que utiliza tecnología de litografía ultravioleta extrema ( EUV ).

Cuanto más pequeño es el chip, mejor es su rendimiento. Hoy en día, los motores paso a paso ASML permiten a las empresas taiwanesas producir chips tan pequeños como 7 e incluso 5 nm. La próxima generación de máquinas de ASML, los escáneres, podrán producir chips de 2 nm. Esta es el área más allá de la cual comienza el mundo cuántico.

Inmediatamente después del inicio de la operación especial en Ucrania, Estados Unidos obligó a la empresa taiwanesa a dejar de suministrar chips a Rusia, lo que generó serias dificultades para los fabricantes rusos de productos de alta tecnología. ¿Podrá Rusia eludir las sanciones de EE. UU. y sus aliados y, en el futuro, crear su propia producción de microcircuitos ultrapequeños?

En primer lugar, notamos que los fabricantes rusos han dominado los procesos técnicos que se utilizan en las naves espaciales, pero todavía hay problemas con su protección contra la radiación. Los satélites estadounidenses vuelan durante 20 años en órbitas altas, mientras que los nuestros lo hacen menos años. En este caso no es tan importante que nuestro dispositivo pese más sin electrónica ajena, es fundamental que sirva para menos.

Las empresas rusas Angstrem-T y Mikron producen chips de clase espacial, aunque no tan eficientes como los estadounidenses, pero bastante adecuados para su uso en satélites rusos.

Hasta la fecha, la empresa rusa más avanzada en el campo de la microelectrónica es el grupo de empresas Mikron en Zelenograd, cerca de Moscú, donde pueden producir chips con un tamaño de 180 nm (en producción en masa), 90 nm (en Occidente, esto es Intel Celeron M/D, AMD Athlon 64), 65 nm (AMD Turion 64 X2, Microsoft Xbox 360 "Falcon").

Mikron produce chips para tarjetas bancarias, pasaportes, billetes de metro, etc. en grandes volúmenes. En pequeños volúmenes: algo para nuestra industria de defensa, por lo que cayeron bajo las sanciones estadounidenses, que, según los expertos de la industria, aprendieron a sobrellevar. La facturación anual de Mikron es de más de 6 mil millones de rublos, de los cuales ellos mismos ganan aproximadamente la mitad, el estado les agrega el resto en forma de subsidios.

Una situación difícil es con otra empresa de Zelenograd, Angstrem-T, que se construyó de acuerdo con las tecnologías estadounidenses durante mucho tiempo (¡casi diez años!) Estas tecnologías están desactualizadas. La compañía fabrica chips en 90-130 nm, mientras que ahora hay demanda de chips en 45-65 nm. En 2016, la planta fue incluida en la lista de sanciones de EE. UU., pero esa no es la razón principal de los problemas que se han presentado. Cuando una empresa estratégicamente importante se construye durante tanto tiempo, se vuelve obsoleta sin ninguna sanción.

Mikron también tiene muchos problemas, a pesar de los impuestos y otros beneficios proporcionados por el estado. En el verano de 2019, la corporación estatal Rostec y AFK Sistema crearon una empresa unida en el campo de la microelectrónica Element, que incluía casi dos docenas de empresas, incluidas Angstrem-T y Mikron. Por esto, en realidad se reconoció que la creación de una base de elementos domésticos, principalmente microcircuitos de las clases espacialmilitar, debe comenzar desde cero, al menos a nivel organizativo.

Las duras sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados tras el inicio del NWO plantean la cuestión de crear una producción independiente de chips avanzados en nuestro país.

Rusia tiene la oportunidad de ejercer presión sobre los "países hostiles" en esta área, sobre todo por el hecho de que es un productor clave de gas inerte de neón y paladio que se utiliza para producir chips en los mismos motores ASML .

Además, varias empresas rusas son proveedores de componentes para ASML. Entonces, según algunos informes, los fabricantes rusos de tecnología láser suministran fuentes de luz para la corporación transnacional Spectra Phisics, que a su vez fabrica láseres para ASML .

Curiosamente, la empresa bielorrusa Solar Laser Systems suministra directamente sus productos a los holandeses.

Todo esto le da a Rusia y sus aliados una buena oportunidad de luchar con éxito para superar las barreras de las sanciones para asegurar industrias que son clave para la seguridad nacional.

A fines del año pasado, el Ministerio de Industria y Comercio  realizó una licitación para el desarrollo de tecnologías avanzadas de producción de chips, que ganó el Centro de Nanotecnología Zelenograd. Según los términos de la licitación, un prototipo de paso a paso a 350 nm debería aparecer a mediados de 2024 y a 130 nm a mediados de 2026. A mediados de 2025 deberían aparecer prototipos de máquinas de fotomáscara para la producción de chips de 90-65 nm. Al final de esta década, deberíamos ser completamente independientes en materia de base de componentes electrónicos (ECB), con la excepción de la producción en masa de chips de primer nivel.

Denis Shamiryan, un destacado experto de la industria rusa, Director General de Mapper OJSC, que ha trabajado durante casi dos décadas en las principales empresas occidentales de fabricación de chips, cree que para tener una producción de chips completamente localizada, es necesario construir varias fábricas y tener mercados para sus productos (lo que no es tan fácil en las condiciones actuales), o proporcionar a estas empresas apoyo estatal para la producción de una pequeña cantidad de microcircuitos de alta gama en interés de la defensa y las industrias importantes desde el punto de vista de vista de la seguridad nacional.

“Calculemos aproximadamente cuánto cuesta. Por ejemplo, Intel está construyendo una nueva planta en Alemania por $ 17 mil millones. Necesitamos varias plantas, digamos que serán $ 50-60 mil millones. En comparación, este es el gasto de defensa en Rusia en 2020. Todo el ecosistema, creo, costará al menos un orden de magnitud más, es decir, $ 500-600 mil millones, lo que ya es un tercio del PIB de Rusia. Pero tal ecosistema puede costar más de un orden de magnitud”, señala el experto.

Sin embargo, la localización completa aún no ha sido lograda por ningún país del mundo, incluido Estados Unidos. Por lo tanto, no es necesario que sigamos este camino.

Hay otras opciones para sobrevivir a la batalla más feroz con mejores fichas. Este es el llamado camino heurístico del desarrollo. Por ejemplo, puedes hacer un agujero en el metal con un cortador. Puede intentar copiar las mejores cortadoras y fresadoras del mundo o mejorarlas. Y puedes cortar un agujero con un láser. El producto, el agujero, no ha cambiado. Y el método de obtención ha cambiado radicalmente.

Otro ejemplo: el motor aeronáutico de pistón más avanzado después de la Segunda Guerra Mundial contenía más de 20.000 piezas. Y el primer motor a reacción contenía 900 y daba el doble de velocidad.

Los ingenieros rusos en microelectrónica también tienen esta opción. Esta es una tecnología de litografía electrónica multihaz sin máscara para la producción de chips. Primero fue desarrollado por la empresa holandesa Mapper Lithography, que estaba tratando de traer al mercado mundial una tecnología alternativa para la litografía: la llamada instalación de escritura directa de haces de electrones múltiples, en la que más de 13 mil haces de electrones trabajan en paralelo. Sin embargo, la empresa nunca logró sacar al mercado una herramienta de grado industrial. Los inversores se apagaron en 2018 y Mapper Lithography se declaró en quiebra el 28 de diciembre de 2018.

Había varias empresas interesadas en adquirir Mapper Lithography en quiebra, algunas de ellas tenían la intención de continuar con el desarrollo de la tecnología de modelado de haces de electrones múltiples. ASML, más interesada en mantener su monopolio global, ganó la licitación y adquirió Mapper Lithography en enero de 2019, enterrando la tecnología por delante de su tiempo. Sin embargo, la sucursal de Moscú de Mapper OJSC, dirigida por Denis Shamiryan, se mantuvo en pie.

Los científicos e ingenieros rusos tienen una buena oportunidad, si no de ponerse al día y superar a los fabricantes de chips occidentales, al menos de desarrollar su propia producción de microchips que satisfaga las necesidades de las industrias espacial y de defensa. Esto requiere el apoyo estatal y una estricta demanda de los funcionarios responsables de las áreas prioritarias de la ciencia y la tecnología rusas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente