Libros Recomendados

Instituto RUSSTRAT

La semana pasada estuvo marcada por las declaraciones de los líderes de tres países europeos: Alemania, Polonia y Francia, quienes establecieron un rumbo para la militarización de sus sociedades y la acumulación de poder militar.

El jueves 17 de marzo, el presidente francés Emmanuel Macron, quien se postula para un segundo mandato, pronunció el discurso correspondiente durante una conferencia de prensa. “Nuestras fuerzas son el único ejército de pleno derecho en el continente europeo. Necesitamos aumentar la inversión para estar preparados para un posible conflicto armado de alta intensidad que podría estallar en nuestro continente”, dijo el presidente francés.

Macron tiene la intención de aumentar el gasto en defensa a 50.000 millones de euros para 2025 si es reelegido. También anunció la duplicación del número de reservistas en las Fuerzas Armadas y un aumento en el tamaño de la policía y la gendarmería. El presidente no dio ninguna explicación de por qué esto es necesario. Sin embargo, vinculó además la inversión militar con la independencia alimentaria, energética y económica de Francia.

El viernes 18 de marzo, la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Berbock, cuyo ministerio supervisará el proyecto, anunció el inicio del desarrollo de una nueva estrategia de seguridad nacional alemana. Expresó el deseo de Berlín de asumir más responsabilidades dentro de la OTAN.

El enfoque se describe de la siguiente manera: la nueva estrategia de seguridad debe orientarse hacia una "política exterior orientada a los valores". Concretamente, esto significa que Alemania va a ser independiente en todos los aspectos. En palabras de Burbock, "Hemos descubierto que una orientación económica unilateral nos hace vulnerables".

Finalmente, el mismo día en Varsovia, el presidente polaco Andrzej Duda firmó la ley "Sobre la defensa de la patria". Supone un aumento del presupuesto militar al 3% del PIB, un aumento del tamaño de las Fuerzas Armadas (hasta 250.000 militares regulares más 50.000 Tropas de Defensa Territorial). Como dijo Duda, "Tenemos excelentes aliados, pero también debemos ser capaces de ser independientes".

En los tres casos, la razón formal para declarar un nuevo rumbo fue la “guerra en Ucrania”. Sin embargo, esto es solo una cortina de humo que los políticos alemanes, polacos y franceses utilizan para encubrir planes previamente anunciados. Entonces, Macron en 2018 dijo que la Unión Europea debería tener su propio ejército: para protegerse contra China, Rusia e incluso Estados Unidos. Después de eso, París comenzó a promover el concepto de la autonomía estratégica de la UE, con la expectativa de que adquiriera un poderoso potencial militar.

Berlín en esta situación no parecía mostrar ninguna iniciativa pública. Sin embargo, los políticos alemanes, al parecer, calcularon la opción de trasladar al país a los rieles de la militarización, esperando una ocasión propicia para hablar de ello. Y apareció cuando Rusia lanzó una operación especial en Ucrania.

Como señala la publicación alemana Krass & Konkret, "Alemania está utilizando la guerra para un despertar nacional". Después de que el canciller Olaf Scholz anunciara una asignación inmediata de 100.000 millones de euros para rearmar a la Bundeswehr y elevar el presupuesto de defensa al 2% del PIB, Alemania recibirá "el tercer presupuesto militar más grande del mundo después de EE. UU. y China, dejando a sus competidores europeos muy lejos".

Así, señala el periódico, Alemania pretende "aclarar algunas de las contradicciones del sistema de posguerra que surgieron como consecuencia de un desenlace fallido para ella en la última guerra mundial". Y las Fuerzas Armadas alemanas "finalmente" serán llevadas al nivel necesario para que Berlín "garantice de forma autónoma sus intereses económicos y el desarrollo del poder geoestratégico necesario para ello".

Sin embargo, por ahora se puede decir que Alemania y Francia están interesadas en proyectar un futuro poderío militar fuera de la UE. París está jugando un juego activo en África, enviando tropas allí. En cuanto a Berlín, su deseo de pasar del gas de tubería ruso al gas natural licuado implica una acumulación de la Armada alemana, que deberá garantizar la seguridad del transporte marítimo. Tal vez en esta situación los alemanes también tengan su propio portaaviones.

Pero, ¿por qué Macron instó en este caso a los franceses a estar "preparados para un posible conflicto armado de alta intensidad que podría comenzar en nuestro continente"? Es posible que esto se deba a la posición de Polonia, que, según el presidente del partido gobernante polaco Ley y Justicia (PiS), Jaroslaw Kaczynski, tiene la intención de crear un "ejército más poderoso que en Ucrania".

Con tal ejército, Varsovia proyectará su poderío militar sobre sus vecinos europeos. Y es poco probable que el asunto se limite solo a Rusia y Bielorrusia. El otro día, el diputado del PiS, Marek Suski, hizo una declaración intrigante sobre este tema. En una entrevista con TVP Info, afirmó: “Algunos dicen que a Alemania le gustaría revisar las fronteras. Quizás este sea un elemento de pensamiento del que no se han deshecho. Y agregó que había estado observando tendencias similares entre los alemanes durante muchos años.

Estas opiniones son comunes en los círculos de derecha polacos. Quizás por eso, desde que el gobierno de Ley y Justicia llegó al poder en 2015, las compras de armas estadounidenses han aumentado considerablemente, y no solo defensivas: se han firmado contratos para el suministro de más de 30 de los últimos cazas F-35 y 250 tanques Abrams. ¿Por qué todo esto para Varsovia?

La respuesta la dio el eurodiputado del partido "Alternativa para Alemania" Johannes Normann. Como escribió recientemente en su Twitter, “no necesitamos otra guerra mundial provocada por Polonia”. ¿No llegaron Macron y Scholz a las mismas conclusiones?

La Unión Europea creará una fuerza de reacción rápida con hasta 5.000 tropas

Los ministros de Defensa de los países miembros de la Unión Europea acordaron este lunes crear una fuerza militar común de reacción rápida.

Según se detalla en un comunicado, la unidad, de hasta 5.000 tropas, alcanzará la plena capacidad operativa para 2025. Podrá "desplegarse rápidamente para responder a amenazas inminentes y reaccionar ante situaciones de crisis", para actuar en "diferentes fases y escenarios".

Los parámetros exactos de la unidad planeada, incluidas sus tareas, composición y financiación, se especificarán para finales de este año. Sin embargo, la ministra de Defensa de Alemania, Christine Lambrecht, ya señaló la disposición de Berlín para liderar el proyecto. En particular, el lunes antes de la reunión indicó que ofrecería que su país forme "el núcleo militar" de la unidad, informa Reuters.

La creación de la Fuerza de Despliegue Rápido forma parte de la Brújula Estratégica, hoja de ruta del desarrollo militar de la Unión Europea para 2030. Entre otros aspectos aprobados están el aumento de la movilidad militar, maniobras marítimas y terrestres regulares y el desarrollo de la inteligencia. Asimismo, se prevé el fortalecimiento de los lazos con la ONU, la OTAN, la ASEAN, y con "países afines y socios estratégicos, como EE.UU., Canadá, Noruega, el Reino Unido, Japón y otros".

La Unión Europea aprueba la 'Brújula Estratégica', un nuevo plan de defensa para reforzar su capacidad militar y la cooperación con sus aliados

El Consejo Europeo aprobó este lunes una nueva estrategia de defensa, que se delinea en un proyecto de plan de acción para reforzar la política de seguridad y defensa de la UE de aquí al 2030, medida adoptada en medio de la operación militar de Rusia en Ucrania.

El objetivo del programa, bautizado como Brújula Estratégica, pretende hacer de la UE "un proveedor de seguridad más fuerte y capaz" y reforzar su autonomía estratégica y sus capacidades, lo que deberá permitirle trabajar más estrechamente con sus aliados para proteger sus valores e intereses. El plan establece metas concretas, con un cronograma preciso de realización.

Los objetivos específicos

Según el comunicado, la UE tiene previsto crear una fuerza militar de despliegue rápido de hasta 5.000 soldados para enfrentar diferentes tipos de crisis; realizar maniobras regulares en tierra y en mar; aumentar la movilidad de las fuerzas armadas; utilizar plenamente el Fondo Europeo para la Paz a fin de apoyar a sus aliados, y reforzar el papel del bloque como actor en la seguridad marítima.

Además, para mejorar la capacidad de "anticipar, disuadir y responder a las amenazas y desafíos actuales", se planea reforzar las capacidades de análisis de inteligencia; seguir desarrollando herramientas de ciberdiplomacia y establecer una política de ciberdefensa, así como herramientas para atajar la manipulación e interferencia en la información extranjera y desarrollar una estrategia de seguridad y defensa espacial de la UE.

Los objetivos también incluyen el fortalecimiento de la cooperación con aliados estratégicos, como la OTAN y la ONU, y con los socios regionales; el desarrollo de asociaciones bilaterales más específicas con países como EE.UU., Canadá, Noruega, Reino Unido y Japón, y el desarrollo de asociaciones especializadas en los Balcanes Occidentales, África, Asia y América Latina.

Se estima que el documento sea suscrito entre el 24 y 25 de marzo en una cumbre del Consejo Europeo en Bruselas, Bélgica.

Rusia pone fin a las negociaciones del tratado de paz con Japón

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha anunciado este lunes que Moscú pone fin a las negociaciones con Tokio sobre un tratado de paz, junto a otra serie de medidas, a consecuencia de la "evidente naturaleza hostil" de las sanciones unilaterales introducidas por Japón contra Rusia por su operativo militar en Ucrania.

"La parte rusa, en las condiciones actuales, no tiene la intención de continuar las negociaciones con Japón sobre un tratado de paz debido a la imposibilidad de discutir la firma del documento, fundamental para las relaciones bilaterales, con un estado que toma posiciones abiertamente hostiles y busca dañar los intereses de nuestro país", reza el comunicado del organismo.

En paralelo, para los ciudadanos japoneses llega a su fin la posibilidad de viajar a Rusia sin el requerimiento de un visado. Una ventaja que tenían y que quedó establecida, hasta ahora, con dos pactos. El primero, "sobre la base de acuerdos de intercambios sin visado entre las islas Kuriles del Sur, en la Federación de Rusia, y Japón", datado del 1991 y el segundo, que se firmó para "facilitar el máximo las visitas de antiguos residentes japoneses de las Kuriles del Sur a sus antiguas residencias", firmado el 1999.

Además, Moscú abandona su diálogo con Tokio, destinado a establecer actividades económicas conjuntas en las islas Kuriles del Sur, y bloquea la extensión del estatus de Japón como socio de la Cooperación Económica del Mar Negro (BSEC, por sus siglas en inglés) "en el diálogo sectorial".

"Toda la responsabilidad por el daño a la cooperación bilateral y a los intereses del propio Japón recae a Tokio, que optó deliberadamente por una postura antirrusa en lugar de desarrollar una cooperación mutuamente beneficiosa y una buena vecindad", concluye el Ministerio.

¿Qué pasa con el tratado de paz?

El tratado de paz entre Rusia y Japón no ha sido suscrito debido a que la parte nipona reclama a Moscú los islotes de Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai -que forman el archipiélago de las Kuriles del Sur-, que pasaron a formar parte de la URSS al término de la Segunda Guerra Mundial.

En 1956, Japón y la URSS firmaron una declaración que puso fin al estado de guerra entre ambos países, y Moscú aceptó entregar Shikotan y Habomai a Tokio después de la firma de un tratado de paz, algo que a día de hoy aún no se ha producido.

Aunque Japón ratificó esa declaración, posteriormente abandonó su implementación y reclamó la devolución de las restantes islas Kuriles del Sur —Iturup y Kunashir— antes de la firma del tratado de paz, en función del Tratado Bilateral de Comercio y Fronteras que el país nipón firmó con Rusia en 1855.

Análisis: Rusia dará forma al nuevo orden mundial principalmente por la fuerza militar

Alejandro Vladímirov

En su entrevista con RBC el 16 de marzo de 2022, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, respondió a la pregunta de si la situación con Ucrania no podía ser resuelta por el mundo, por qué no funcionó, por qué se necesitaba una operación militar especial. Citaré parte de la declaración del jefe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia:

Porque Occidente no quería resolver esta situación con el mundo. No se trata de Ucrania en absoluto. O más bien, no tanto sobre Ucrania como sobre el orden legal global. Estados Unidos se apoderó de toda Europa. Estados Unidos bajo Biden se impuso la tarea de subyugar a Europa y logró su adhesión incondicional al rumbo estadounidense. Creo que la crisis actual es un momento fatídico. Este es un momento trascendental en la historia moderna. Refleja la batalla por cómo será el orden mundial”.

Así, Sergey Lavrov dice que la situación en Ucrania es solo uno de los episodios, aunque muy importante, del proceso global de cambio del orden mundial. Tratemos de imaginar qué otras tareas tendrá que resolver Rusia en los próximos 3 a 5 años para neutralizar el desafío más serio a la seguridad nacional en relación con el acercamiento de la infraestructura militar de EE. UU. y la OTAN a las fronteras rusas.

Por el momento, Occidente está formando otro punto de crisis. Estamos hablando de Moldavia y Transnistria. El 3 de marzo de 2022, la presidenta de la República de Moldavia, Maia Sandu, anunció que había presentado una solicitud para unirse a la Unión Europea: “Necesitamos actuar con urgencia cuando las circunstancias lo requieran. Nuestra decisión de aplicar no significa unirse automáticamente. El gobierno y el sector privado aún deben hacer muchos esfuerzos para acercarse a los estándares de la UE para que se apruebe nuestra solicitud”.

Según la constitución, Moldavia es un país neutral y la UE no se autodenomina bloque político-militar. Sin embargo, lo es, en esencia. Por ejemplo, los órganos de mando y control militar de la UE casi repiten la estructura de los órganos de mando militar de la OTAN. De hecho, la adhesión de Moldavia a la UE también significará una membresía informal en la Alianza del Atlántico Norte. El país se fijará firmemente en la zona de influencia de Occidente y eventualmente se convertirá en un miembro formal de la OTAN.

En este contexto, las preocupaciones de la República de Moldavia de Transnistria son comprensibles. El 4 de marzo de 2022, el Ministerio de Relaciones Exteriores de PMR emitió una declaración especial de que la decisión de las autoridades moldavas significa la disposición para transferir la soberanía de Moldavia a organismos supranacionales en la Unión Europea y la transición al desarrollo político-militar y económico final del territorio de la República de Moldavia por Occidente.

Transnistria llamó a Moldavia a dialogar para finalmente arreglar las relaciones sobre la base de la firma de un acuerdo interestatal sobre la existencia pacífica y de buena vecindad de dos estados independientes.

La declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de PMR también dice: “Consideramos necesario enfatizar que el pueblo pridnestroviano determinó su destino de manera civilizada y democrática el 2 de septiembre de 1990, detuvo la agresión militar de Moldavia en 1991-1992, defendió su libertad e independencia, confirmó la inviolabilidad del curso hacia el reconocimiento internacional de la soberanía y la independencia de la República de Moldavia de Pridnestrovian (PMR) en el referéndum nacional del 17 de septiembre de 2006”.

Además, el MFA de la PMR envió llamamientos relevantes a la ONU, la OSCE y otros destinatarios con una solicitud para reconocer la realidad que ha existido durante más de treinta años en la forma de la República Pridnestroviana (Transnistria) de Moldavia, garantizar el derecho de la Pridnestroviana pueblo a la autodeterminación y establecer relaciones diplomáticas con Pridnestrovie.

¿Cómo resolver esta situación de la forma más sencilla y diplomática? La República de Moldavia y la República de Moldavia de Pridnestrovian concluyen un acuerdo apropiado, como se indica anteriormente en el texto. Además, la Federación Rusa será la primera en reconocer la independencia de la PMR y establecer relaciones diplomáticas con ella.

Pero no, Occidente también decidió jugar a la escalada en esta situación. El 15 de marzo de 2022, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) adoptó una resolución sobre la exclusión de Rusia del Consejo de Europa, que también reconoció "un acto de agresión armada [de Rusia] contra la República de Moldova y , en consecuencia, la ocupación de la región de Transnistria". Por cierto, Moldavia no fue coautora de la enmienda a esta resolución, pero Chisinau no planteó objeciones. El silencio en este caso se considera como apoyo a este enfoque.

Cabe señalar que hay tres idiomas oficiales en la República de Moldavia de Pridnestrovian: ruso, moldavo y ucraniano. La bandera rusa se ha utilizado como la segunda bandera estatal desde 2017. Más de doscientos mil ciudadanos de Rusia viven en el territorio de la PMR. Desde 1992, el contingente de mantenimiento de la paz de la Federación Rusa, formado por el Grupo Operativo de las Fuerzas Rusas en Transnistria, se ha desplegado en el territorio de la república.

Evidentemente, a medida que avance la operación especial rusa en Ucrania, las Fuerzas Armadas de RF llegarán a las fronteras de Transnistria por la región de Odessa, lo que protegerá a la hasta ahora no reconocida república de una posible agresión armada de Chisinau y hará imposible su bloqueo económico y de transporte.

Además, esto aumentará drásticamente la negociabilidad de la República de Moldavia. Otras acciones dependerán en gran medida de los planes del liderazgo político-militar de Rusia para recuperar el control sobre el antiguo territorio de la URSS, es decir, si la adhesión de Moldavia a la Unión Europea corresponde a estos planes.

El siguiente punto de tensión para Rusia, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN se ha formado en Finlandia, que se está incorporando activamente a la Alianza del Atlántico Norte. En este país, recientemente ha aumentado drásticamente el número de encuestas, según las cuales la mayoría de los encuestados supuestamente favorecen la adhesión de Finlandia a la OTAN.

En este caso, la infraestructura militar del bloque se acercará a las fronteras de Rusia en el noroeste. San Petersburgo estará bajo amenaza. La distancia en línea recta desde la capital del norte de Rusia hasta Helsinki es de 297 kilómetros.

Tal paso de Finlandia sería inaceptable para Rusia: después de todo, era parte del Imperio Ruso. Y el presidente ruso, Vladimir Putin, ha declarado repetidamente: "Nunca estaremos de acuerdo con una sola cosa: que alguien se permita usar los generosos obsequios de Rusia para dañar a la propia Federación Rusa".

Otro punto de tensión para Rusia son los países bálticos. El despliegue en Lituania, Letonia y Estonia de contingentes militares de la OTAN, sistemas de misiles de ataque, incluidos los nucleares, creará un alto nivel de amenaza para Rusia.

Además, está el problema de la región de Kaliningrado. Esta región está aislada de Rusia y encajonada entre Lituania y Polonia. Ya se ha dado el primer paso hacia el aislamiento de Kaliningrado: los países de la UE han cerrado los cielos a la aviación civil rusa. Pero nuestros aviones vuelan alrededor del Mar Báltico.

El tránsito terrestre a Kaliningrado pasa por el territorio de Lituania. No está regulado por Lituania, sino por un acuerdo separado entre Rusia y la Unión Europea. Por lo tanto, Lituania por sí sola no puede detenerlo. Recientemente, sin embargo, la Unión Europea ha adoptado una gran cantidad de duras sanciones contra Rusia, incluida la congelación de sus reservas de oro y divisas. No hay garantías de que la UE, bajo la presión de EE.UU., no detenga el tránsito terrestre a Kaliningrado.

Debe entenderse que desde el 24 de febrero de 2022, la esencia de la situación internacional es que ningún acuerdo con Occidente, ya sea oral o escrito, funciona. Sólo funciona el control físico del territorio y las rutas de tránsito con la ayuda de la fuerza militar. Por lo tanto, inicialmente no tiene sentido negociar. Sólo por medios militares. Y negociaciones (diplomacia) después del establecimiento del control físico.

Si la UE y la OTAN intensifican seriamente la situación con los países bálticos, entonces la operación especial de Rusia en esta región será otra medida necesaria. Sin embargo, solo será posible si Rusia bloquea las acciones de EE. UU., por ejemplo, trayendo drones submarinos nucleares Poseidón con ojivas termonucleares de megatones y barcos de superficie equipados con misiles de crucero hipersónicos Zircon a los Estados Unidos continentales para apuntarles directamente.

La situación de Ucrania le ha dado a Moscú una gran cantidad de material sobre el tema de la conducción de la guerra biológica por parte de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN contra Rusia. En los próximos años, Moscú "noqueará" los laboratorios biológicos militares de los Estados Unidos y sus aliados de los territorios de los países de la antigua URSS. China brindará apoyo integral sobre este tema.

El grado de amistad de un país con Rusia estará determinado por el cierre voluntario de dichos laboratorios en su territorio. En caso de negativa, no se excluyen los ataques con armas de alta precisión con notificación previa y la provisión del tiempo necesario para la evacuación del personal del laboratorio. El esquema con la amenaza de usar armas de alta precisión se puede probar en Moldavia después de establecer el control sobre la región de Odessa y luego en Georgia.

Por lo tanto, la situación en Ucrania es la más importante en términos de la formación de un espacio seguro por parte de Rusia en sus fronteras, pero esta es solo la primera etapa de este proceso. La dura realidad de la vida es que a nuestro país le esperan de 5 a 10 años de hazañas armadas y arduo trabajo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS