Libros Recomendados

El expresidente ruso y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad, Dmitri Medvédev, ha analizado en un artículo para RIA Novosti, titulado 'Lecciones de historia no aprendidas' y publicado este viernes, la situación actual de las relaciones bilaterales entre Moscú y Washington.

El político afirmó que, en los últimos años, "las relaciones entre Rusia y EE.UU. han pasado de la rivalidad a la confrontación, en realidad, volviendo a la época de la Guerra Fría". "La presión de las sanciones, las amenazas, la confrontación de los conflictos, la protección de los intereses egoístas: todo esto hunde al mundo en un estado de inestabilidad permanente", apuntó.

Medvédev comparó la escalada de tenciones actual entre ambos países con la crisis de los misiles de Cuba de 1962 y subrayó que en aquel momento la Tercera Guerra Mundial fue evitada gracias al diálogo entre el líder soviético, Nikita Jrushchov, y su homólogo estadounidense, John F. Kennedy. "La situación, que estuvo 'a cinco minutos de la guerra', se salvó gracias a que los líderes de las dos superpotencias mantuvieron una evaluación sobria de la situación, reconocieron y aceptaron la sabiduría del compromiso y, en consecuencia, estuvieron dispuestos a hacer concesiones", detalló.

"Un diálogo de igual a igual"

Medvédev comparó la escalada de tenciones actual entre ambos países con la crisis de los misiles de Cuba de 1962 y subrayó que en aquel momento la Tercera Guerra Mundial fue evitada gracias al diálogo entre el líder soviético, Nikita Jrushchov, y su homologo estadounidense, John F. Kennedy. "La situación, que estuvo 'a cinco minutos de la guerra', se salvó gracias a que los líderes de las dos superpotencias mantuvieron una evaluación sobria de la situación, reconocieron y aceptaron la sabiduría del compromiso y, en consecuencia, estuvieron dispuestos a hacer concesiones", detalló.

Explicó también que a pesar de que en algunos momentos los mandatarios se comunicaron directamente, en otros no, "en cualquier caso hubo un diálogo de igual a igual entre la URSS y EE.UU., no a través del lenguaje de las amenazas y los ultimátums".

"Desde la superación de la crisis de los misiles de Cuba en el siglo XX, nunca se había producido una situación en la que dos países estuvieran tan cerca de la guerra. Porque ambos han aprendido la lección: la cooperación para resolver los problemas internacionales es mejor que la confrontación", subrayó.

"EE.UU. se ha escorado hacia una política exterior inestable"

El expresidente ruso señaló que actualmente la situación es diferente, ya que el país norteamericano "se ha escorado hacia una política exterior inestable", lo que, según Medvédev, "se ha manifestado en el rechazo al acuerdo nuclear con Irán, la retirada del Tratado de Cielos Abiertos" y también "en la retórica" del nuevo presidente Joe Biden.

"La nueva táctica de la administración estadounidense es señalar con una mano la necesidad de diálogo y con la otra aumentar la presión", dijo, agregando que esto puede hablar "tanto del cumplimiento de las promesas preelectorales de los demócratas como de la falta de unidad en la elaboración de políticas y la toma de decisiones del nuevo equipo".

Medvédev recordó que "el llamamiento al diálogo" se produjo durante una conversación telefónica entre los presidentes Vladímir Putin y Joe Biden. "Y de inmediato comenzó una dura retórica, se introdujeron nuevas sanciones antirrusas, se expulsaron diplomáticos y se firmó un decreto sobre la amenaza rusa. Esto incluye también la escalada artificial del conflicto en el este de Ucrania, las declaraciones militaristas de los dirigentes de Estados Unidos y el redespliegue de equipos militares en nuestra región", detalló y añadió que "la situación se está agravando".

Además, opinó que tras del colapso de la URSS en 1991 ningún otro país del mundo no tenía un poder comparable con el del país norteamericano, por lo que EE.UU. "simplemente ha perdido el hábito de un diálogo igualitario". "La nueva administración estadounidense, restaurando su posición de gobernante mundial y protector colectivo de Occidente -y convenciéndose paralelamente de ello-, no tiene la fortaleza de reconocer que alguien en el mundo puede tener capacidades estructurales y potencial militar y político comparables a los suyos. China o Rusia, por ejemplo", señaló.

Según Medvédev, la cuestión que se plantea hoy es la siguiente: "¿Encontrará la administración estadounidense actual la sabiduría del compromiso que lograron los líderes de la crisis del Caribe en la década de 1960?".

Joe Biden, o las pataletas de un imperio en decadencia

Javier Benítez

Las sanciones lanzadas por EEUU y sus países franquicia en Europa son un culebrón que tienen su origen en la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, y en una política norteamericana diferente a lo que se había visto con el expresidente Donald Trump. Así lo entiende el columnista de Sputnik y exdirector de Euronews, Luis Rivas.

El culebrón de Chequia

Sigue la cortina de humo diseñada por EEUU para distraer la atención de lo que verdaderamente ocurre, y sigue pertinaz el apoyo esperpéntico de sus escuderos de turno. En este caso, la Repúlica Checa sigue sosteniendo una versión a la que no apoya con pruebas. Primero dictó las expulsiones de los diplomáticos rusos, y luego buscó el pretexto: las explosiones en Vrbetice en 2014 que casualmente habrían sido perpetradas por los mismos sospechosos de haber estado involucrados en el caso Skripal en Reino Unido.

Rusia rechaza este 'vale todo' que intenta poner con su relato EEUU y sus feligreses. Así, el portavoz del Kremlin calificó como absurdas, gratuitas, indignantes e infundadas a estas acusaciones, a las que atribuyó al rumbo antirruso por parte de Praga, que lleva haciendo un gran seguidismo desde hace unos años, de las pautas establecidas por Washington.

También se pronunció la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, al apuntar sobre el milagro que obraron los investigadores checos, que en menos de 48 horas resolvieron un caso que no habían podido resolver durante siete años. "Es una paradoja, pero prácticamente no hay material oficial sobre este caso", dijo al respecto.

"Está claro que cuando una acción de ese tipo y no se presentan unas pruebas evidentes que puedan ser juzgadas como claras, la situación queda en un universo gris en el que esto sólo sirve para alimentar esa guerra diplomática y política entre EEUU y algunos de sus aliados europeos, y Rusia", señala al respecto Rivas.

La comedia de Chequia

Por pedir, que no quede. Ese podría ser el slogan para esta campañita orquestada por República Checa contra Rusia. Su canciller, Jan Hamacek, declaró que Praga insta a sus aliados de la Unión Europea, incluso al zarpado Reino Unido, mostrar solidaridad y estudiar la posibilidad de expulsar a diplomáticos rusos.

Y de paso, el ayuntamiento de Praga exigen a Rusia les devuelva una parte del parque Stromovka, en el que se encuentra la embajada rusa. Y llegó la respuesta de la cancillería rusa: explicó que el territorio en cuestión fue asignado a la Unión Soviética a principios de la década de los setenta en virtud de los acuerdos soviético-checoslovacos vigentes en aquel momento.

Subrayó que tras la caída de la URSS, si Rusia o Chequia tenían preguntas o dudas con respecto a ese territorio, ambos países solían usar el mecanismo de consultas de expertos para resolver estas cuestiones. Añadió que si las autoridades de Praga optan por otras herramientas, hay que recordar que Chequia también "tiene mucha propiedad inmobiliaria en la calle Tverskaya", ubicada en el centro de Moscú.

"Cuando se habla de solidaridad y de respuesta común de la UE, se sabe claramente que no la tendrán", sentencia Luis Rivas.

Rivas incide en que este tipo de políticas de Chequia no tiene ninguna efectividad. "Sólo está destinada a la opinión pública de la UE y atizada por el cambio de política de EEUU, y una presión de EEUU y algunos países europeos, los más fervientes aliados, sobre todo desde el punto de vista militar de EEUU, a los que les interesa ahora mismo crear este tipo de situaciones".

"Democracia no es Coca-Cola": China afirma que las reglas establecidas en Occidente no pueden convertirse en normas "universales"

El ministro de Exteriores de China, Wang Yi, declaró este viernes durante una videoconferencia con los representantes del Consejo de Relaciones Exteriores de EE.UU. que las reglas establecidas por algunos países occidentales no pueden convertirse en normas "universales" para todo el mundo.

"Algunas personas en EE.UU. han expresado repetidamente su deseo de fortalecer 'un orden internacional basado en reglas'. Pero la pregunta es cuáles son las reglas, quién las estableció", dijo el canciller.

"Si estas son reglas establecidas solo por algunos países occidentales, entonces estas reglas son establecidas por solo el 12 % de las personas del mundo y no pueden convertirse en reglas universales para todos los países", señaló Wang, subrayando que China "se adhiere al sistema de relaciones internacionales con el papel central de la ONU y un orden mundial basado en el derecho internacional".

Al mismo tiempo, Wang indicó que actualmente las tensiones entre Pekín y Washington se presentan como una "confrontación entre democracia y autoritarismo". "Sin embargo, democracia no es Coca-Cola, donde EE.UU. produce el jarabe original y todo el mundo sabe igual. Si solo hay un modelo y una cultura en la Tierra, el mundo perderá su vitalidad y sus posibilidades de supervivencia", aseveró el ministro.

"La intervención en los asuntos internos de otros países bajo el lema de la democracia y la protección de los derechos humanos [...] solo causará disturbios e incluso desastres", adelantó Wang. Según el canciller, los problemas mundiales deben resolverse de manera tolerante, teniendo en cuenta las diferencias entre los países y sus intereses nacionales.

"La paz en el planeta debe basarse en la diversidad de civilizaciones. [...] Aunque China y EE.UU. tengan sistemas sociales diferentes, esto no nos impide buscar puntos en común mientras nos reservamos diferencias, logrando una cooperación de beneficio mutuo y coexistiendo pacíficamente", subrayó el canciller, que aseguró que Pekín "no está interesado en competir" con Washington.

"Las relaciones entre China y EE.UU. están nuevamente en una encrucijada. La clave está en si EE.UU. puede aceptar nuestro ascenso pacífico [...] y si reconoce que los chinos también tienen derecho a buscar el desarrollo y una vida mejor. El futuro de las relaciones chino-estadounidenses está estrechamente relacionado con las respuestas de EE.UU. a estas dos preguntas", dijo Wang.

El ministro de Exteriores también presentó cinco sugerencias sobre cómo ver las relaciones entre las dos naciones desde una perspectiva estratégica:

  • EE.UU. debe comprender y ver el desarrollo de China de manera objetiva y racional
  • EE.UU. debe trabajar con China en un nuevo camino de coexistencia pacífica y cooperación de beneficio mutuo
  • EE.UU. debe respetar y tolerar el camino y el sistema que China eligió de forma independiente
  • EE.UU. debe practicar el multilateralismo en un sentido real
  • EE.UU. no debe interferir en los asuntos internos de China.

Análisis: ¿Washington como provocador deliberado de un conflicto nuclear global?

Rostislav Ischenko

Moscú tradicionalmente esperaba larga y tranquilamente el momento adecuado, ignorando la histeria periódica de los partidarios del método del "engañar a sí mismo" en la diplomacia. En principio, para comprender la racionalidad de tal enfoque, no es necesario tener una inteligencia sobresaliente. Después de todo, no solo en la política internacional, sino incluso en una pelea cotidiana, si están tratando de provocar una reacción dura, entonces están planeando precisamente esta dureza y esta trampa.

Pagador americano para euroliberales

Las intenciones de Estados Unidos también son difíciles de ocultar. Washington necesitaba mantener su control total sobre Europa Occidental, lo que se volvió imposible dado el creciente interés de los principales actores de la UE en el desarrollo de los lazos comerciales y económicos con Rusia y China. Estados Unidos, aunque se negó a admitirlo, perdió tanto el estatus de primera economía del mundo como de poder militar absoluto. Ya no a largo o medio plazo, sino a corto plazo, la asociación económica y luego militar-política con Rusia y China se volvió más rentable para Europa: hay menos exigencias para ti y obtienes más bonificaciones.

Pero Estados Unidos todavía tenía puntos de apoyo importantes en el continente. En primer lugar, se trata de los países de Europa del Este, cuyas opiniones en la UE y la OTAN significan algo solo mientras cuenten con el apoyo de Washington. Si Estados Unidos es expulsado de Europa, tendrán que pedir instantáneamente subsidios multimillonarios del tesoro de la UE y convertirse en el remanso económico y político de Eurasia, a un nivel tan bajo que en comparación incluso Myanmar parecería el centro de la civilización.

En segundo lugar, la burocracia europea. Solo contando con el apoyo de los Estados Unidos pueden competir con los estados miembros nacionales de la UE y dictarles su voluntad. Como representantes plenipotenciarios de Estados Unidos ante la UE, participan en la toma de decisiones por valor de decenas y cientos de miles de millones de dólares. Incluso el "polvo" de estas sumas, que se deposita en sus bolsillos, les permite no pensar en un futuro desagradable. Nadie quiere regalar un pagador así de esa manera. Por lo tanto, tan pronto como un político-patriota nacional europeo se convierte en un burócrata europeo, inmediatamente se vuelve absolutamente pro-estadounidense. El ser, por así decirlo, determina la conciencia.

En tercer lugar, es la parte liberal de izquierda de la élite europea la que ha crecido durante los últimos treinta o cuarenta años. Han estado en el poder en sus estados durante varias décadas, utilizando todas las bonificaciones correspondientes. Pero en la última década, se ha sentido un claro sesgo conservador de derecha en la política europea. Los pueblos de Europa comienzan a dar preferencia a partidos que comparten los mismos valores tradicionales que Rusia. La única posibilidad de que los euro-liberales mantengan el poder es confiar en el gobierno liberal de izquierda de Estados Unidos. Considerando que el equipo de Biden llegó al poder a través de elecciones amañadas y un golpe de estado directo, los euro-liberales, no sin razón, esperan que Estados Unidos, si es necesario, los ayude a retener el poder de manera inconstitucional.

Estrategia multivectorial para una deriva tranquila desde EE. UU. hacia Rusia

Como puede ver, a pesar de todos los problemas, el apoyo de Estados Unidos en Europa sigue siendo serio y ramificado. Sin embargo, los intereses de las empresas nacionales y la estabilidad estatal obligan a las autoridades de los estados de Europa occidental (la vieja Europa, la locomotora de la UE) a buscar un acercamiento con Rusia. De hecho, hoy Europa está tratando de implementar la misma política multivectorial que implementaron en su tiempo los regímenes postsoviéticos vecinos de Rusia. Solo las ex repúblicas soviéticas, que se convirtieron en estados independientes, vieron el multi-vector como un medio para asegurar una deriva suave e indolora desde Rusia hacia Occidente, mientras que los líderes actuales de la UE están tratando de usar su multi-vector para una deriva tranquila desde Estados Unidos hacia Rusia.

Estados Unidos no tiene fuerzas para romper esta elección de Europa (no se marcha del todo, pero tampoco corta los lazos con Rusia). En cuanto Trump trató de presionar más fuerte, Europa inmediatamente comenzó a hablar de abandonar una alianza económica y político-militar con Estados Unidos, que, en opinión unánime de Merkel y Macron, “dejó de ser socio para convertirse en competidor”.

Washington solo pude cambiar la situación a su favor arrastrando a Europa a un conflicto abierto con Rusia.

Después de la exposición de la conspiración estadounidense contra Lukashenko, sabemos con certeza lo que antes solo podíamos presumir. Estados Unidos entendió que los franceses y los alemanes estaban cansados ​​de Ucrania, y si Kiev desataba una guerra en el Donbass, París y Berlín ciertamente exigirían "severamente" a Rusia "no ofender a los pequeños". Al mismo tiempo, Washington no moverá un dedo para una ayuda real a Ucrania, y no rompería los lazos con Moscú debido a la liquidación del estado ucraniano (y Putin advirtió abiertamente sobre la posibilidad de tal resultado).

A juzgar por la repentina beligerancia de los políticos de Tbilisi en las últimas semanas, los estadounidenses pudieron convencer a Georgia de que se uniera a las provocaciones ucranianas contra Rusia cuando alcanzaran su punto máximo.

Pero lo más importante se describió en Bielorrusia. Allí, incluso el asesinato de Lukashenko y el encarcelamiento de la mayoría de los principales políticos de su equipo no les dio a los golpistas ninguna esperanza de éxito. Estaba claro que las estructuras de poder de Bielorrusia resistirían al menos parcialmente, y también que Rusia apoyaría la resistencia al golpe de estado con mano armada (Putin dijo esto en agosto del año pasado). Es decir, los golpistas necesitaban urgentemente invitar a las tropas de los países occidentales para ayudarlos. Polonia y los estados bálticos estaban dispuestos a enviar sus fuerzas armadas a Bielorrusia. Solo tenían que estar allí antes de que el ejército ruso comenzara a moverse hacia el territorio de la república. Para que puedan gritarle al mundo entero que ha venido a proteger al pueblo bielorruso de la agresión rusa.

Como resultado, Rusia se encontraría en una situación en la que su ejército estaría llevando a cabo operaciones militares fuera del propio territorio ruso (en Bielorrusia, un conflicto civil condicional), contra países de la CEI y tres o cuatro países de la UE y la OTAN. En estas condiciones, sería muy difícil para Berlín y París eludir la exigencia de Estados Unidos de reconocer sin ambigüedades a Rusia como agresor y romper todos los lazos con ella. Aquí se habría tratado de evitar una gran guerra europea para el deleite de los mismos Estados Unidos, que con mucho gusto intentarían sentarse y esperar hasta que sus potenciales competidores se agoten entre sí. Paralelamente, intentarían aprovechar el empleo de Rusia en Europa y la incapacidad de ayudar a su aliado chino para "proteger los intereses legítimos" de Japón o Vietnam, a cuenta de los grupos de islas en los mares del sur y este de China y obligar a Pekín a hacer concesiones económicas y políticas serias frente a una poderosa coalición.

La reacción de Moscú y su respuesta a la provocación deliberada de Washington

Los estadounidenses estaban preparando una combinación aventurera pero hermosa que se suponía que resolvería todos sus problemas de un solo golpe. Washington no pudo posponer su decisión por mucho tiempo. Según los cálculos optimistas de los expertos estadounidenses, quedaban tres o cuatro años, durante los cuales puede mantener una política exterior activa.

Después de este período, Estados Unidos no tendrá oportunidad de enfrentar a China y Rusia ni siquiera por separado (y esto sin tener en cuenta los inevitables cambios geopolíticos en este caso).

Al preparar una provocación antirrusa a gran escala, Estados Unidos, por supuesto, participó en su información y apoyo diplomático. Todas las mordeduras a Rusia por parte de Washington y sus socios de Europa del Este tenían como objetivo provocar una fuerte reacción simétrica de Moscú. Tal reacción, provocada varias veces seguidas después del inicio del conflicto, permitiría a Washington afirmar con hechos en la mano que una reacción agresiva a los estímulos externos es inmanente en la política rusa. Por lo tanto, dicen, no es de extrañar que, como resultado, todos los países fronterizos se encontraran en un estado de conflicto militar con el Kremlin.

Pero en esta etapa, Moscú ha superado a sus oponentes estadounidenses. Esta no es todavía una victoria total, sino solo la victoria de la primera, aunque importante, batalla.

Pero tampoco se debe subestimar lo sucedido. Como ya se mencionó, Washington prácticamente no tiene tiempo para preparar un nuevo plan. En consecuencia, Estados Unidos debe aceptar la derrota o iniciar el conflicto con Rusia desde posiciones políticas y diplomáticas débiles.

No hay ninguna posibilidad seria de que se produzca ningún tipo de levantamiento en Bielorrusia. Dado que el presidente y el gobierno están vivos y bien, no hay ninguna razón legal para que tropas extranjeras entren en territorio bielorruso. Y Rusia ya no puede ser tomada desprevenida, por lo tanto, el ejército ruso estará en Bielorrusia en cualquier caso antes que cualquier agresor, lo que cambia radicalmente la situación. Es poco probable que Georgia (recordando bien el 2008) se atreva a actuar en una situación tan poco confiable. En Ucrania, tanto en el poder como en sus alrededores, hay suficientes cabezas calientes que están listas para provocar un conflicto bajo su propio riesgo y riesgo, pero, como se mencionó anteriormente, el suicidio del régimen de Kiev no es un pretexto atractivo para un conflicto europeo, sobre todo para una ruptura franco-alemana con Rusia ...

Y en estas condiciones, habiendo recibido una ventaja posicional incondicional, Moscú comienza a responder a Washington y sus secuaces no simétricamente, sino en un plano de superioridad. Biden ofrece una reunión, le dicen que lo pensaremos, pero hasta ahora no consideramos a las partes suficientemente preparadas para el diálogo. Putin incluso aceptó una invitación a una cumbre climática virtual de Biden, pero se negó a hablar con él por separado. Por primera vez en mi memoria, al presidente de los Estados Unidos se le niega la comunicación. Anteriormente, solo el líder estadounidense podía negarse.

La embajada estadounidense tiene prohibido contratar ciudadanos rusos, el personal vuelve a ser recortado y se recomienda al embajador que se vaya a Washington. Esta recomendación, de acuerdo con las reglas, no se puede ignorar. Ésta es una forma suave de rebajar el nivel de las relaciones diplomáticas. Los checos expulsan a 18 diplomáticos rusos, Rusia: veinte checos, incluido un embajador adjunto, además de introducir medidas restrictivas contra la embajada, similares a las introducidas contra los estadounidenses, además de que Zakharova acusa públicamente a los líderes checos de mentir (difundir falsificaciones obvias). Incluso es característico que Rusia mantenga un diálogo con Praga a nivel de portavoz de su Ministerio de Relaciones Exteriores, mientras que todos los principales políticos de la República Checa están involucrados. Esta es una clara indicación del lugar que ocupa la República Checa en la clasificación mundial.

Los polacos están expulsando a tres diplomáticos rusos, Rusia a cambio a cinco polacos. Francia está tratando de decir algo sobre la excesiva presencia rusa en la frontera con Ucrania y escucha en respuesta que este es nuestro territorio, donde queremos, estamos.

De hecho, los propios estadounidenses se encontraron en la situación en la que intentaron poner a Rusia. Ahora se les pide que reaccionen en una posición incómoda para ellos y se arriesguen a subir la apuesta, a pesar de que Moscú ha declarado que está dispuesta a seguir aumentándola.

Washington no pudo encontrar argumentos para ejercer una presión efectiva sobre París y Berlín. Si decide equilibrarse al borde de la guerra, entonces este no es un conflicto entre Rusia y Europa, que Estados Unidos podrá observar desde el otro lado del océano, eligiendo un momento conveniente para intervenir. Esto significa que Washington, frente al mundo entero, actuará como provocador de un enfrentamiento militar entre las dos superpotencias nucleares.

Por lo tanto, Estados Unidos puede suicidarse, tal vez incluso pueda destruir toda la civilización. Pero no pueden resolver sus problemas económicos y políticos, es decir, sobrevivir y derrotar a Rusia. Y como se mencionó anteriormente, según los cálculos de expertos estadounidenses, en un futuro muy cercano, siempre que la dinámica y el vector de desarrollos permanezcan sin cambios, Estados Unidos perderá la oportunidad de amenazar seriamente a Rusia y China.

Ya pasó, fue en...

Este equilibrio lo logró la URSS en los años setenta y ochenta. América se vio obligada a aguantar el mundo bipolar, porque no podía romperlo y, al mismo tiempo, sobrevivir. Pero desde principios de la década de 1990, Estados Unidos fue un hegemón absoluto, nadie podía evitar que hicieran lo que quisieran en el mundo (debido al bombardeo de Yugoslavia, efectivamente, Rusia sabía entonces no podía confrontar a los estadounidenses con armas convencionales). Ahora se encuentran en la misma situación que nosotros en los noventa y en la primera década del siglo XXI. Solo pueden amenazar eficazmente a Rusia con armas nucleares. Las fuerzas estadounidenses ordinarias, incluso junto con los europeos, pierden la guerra frente a Rusia en cualquier escenario real de operaciones dentro de Eurasia. Junto con China, Rusia es generalmente capaz de llevar a Estados Unidos a su propio continente.

Así que déjenles pensar que prefieren, si morir mientras vamos al cielo, o aceptar el hecho de que la Pax Americana ha pasado a la historia para siempre. Rusia no tiene nada que reprocharse. Hicimos todo lo que pudimos y aún más para salvar el mundo.

Análisis: Rusia aumenta su defensa, mientras que Estados Unidos retrocede ante la provocación de la Tercera Guerra Mundial

Eric Zuesse

El presidente títere de Ucrania, Volodymyr Zelensky, parece estar atrapado entre lo que ha prometido hacer, que es que Ucrania recupere tanto Donbás como Crimea, y lo que estará a su alcance.

Desde que Joe Biden se convirtió en presidente de Estados Unidos en enero, las acciones hostiles y amenazantes y la retórica de Estados Unidos contra (como lo llama Biden) el ' asesino ' Vladimir Putin, el presidente de Rusia, le han dejado claro a Moscú que la determinación del gobierno de Estados Unidos de imponer un cambio de régimen sobre Rusia continuará sin tregua. Esta hostilidad de Biden ha frustrado la esperanza de Putin de que la serie de sanciones que el gobierno de los EE. UU. ha estado agregando constantemente desde que el presidente Obama inició las sanciones antirrusas en 2012, terminaría, o al menos no continuaría, bajo Biden.

Quizás el factor decisivo, en la mente de Putin, fue el nombramiento de Biden, el 16 de enero , de Victoria Nuland para el puesto número 2 en el Departamento de Estado de EE. UU., donde, durante la presidencia de Obama, como funcionaria de tercer rango que reportaba directamente a Obama (en lugar de a su jefe nominal, el Secretario de Estado), había planeado y organizado el sangriento golpe que instaló un gobierno rabiosamente antirruso en Ucrania en la frontera de Rusia. Esto es como si durante la Guerra Fría la Unión Soviética hubiera perpetrado un sangriento golpe instalando un gobierno anti-estadounidense en México o en Canadá (algo que el gobierno de los Estados Unidos nunca hubiera tolerado ni por un momento; considere la Crisis de los Misiles en Cuba de 1962 como ejemplo), y Putin ahora está dejando en claro que no tolerará ningún aumento adicional de las amenazas y agresiones antirrusas de Estados Unidos. (De hecho, Nuland también fue una de los principales planificadoras de las agresiones de Estados Unidos contra Siria, que durante mucho tiempo ha sido un aliado de Rusia. Los planes contra Ucrania y Siria se consolidaron por primera vez bajo su mando durante 2011 ).

La metaestrategia de Estados Unidos, al menos desde 2006 , era 'ganar' la Tercera Guerra Mundial contra Rusia, mientras que Rusia siempre se ha mantenido con lo que había sido la metaestrategia en ambos lados, de tener armas nucleares solo para poder lanzar una respuesta aniquiladora de represalia si el bando opuesto lo ataca con armas nucleares. Esa metaestrategia anterior (en los Estados Unidos, pero todavía actual en Rusia) se llama "destrucción mutua asegurada" o "MAD" para abreviar.

Como lo había titulado y documentado el 3 de mayo de 2017, “Los principales científicos de Estados Unidos confirman: el objetivo de Estados Unidos ahora es conquistar Rusia” . Ese artículo citó a los principales expertos de Estados Unidos en guerra nuclear diciendo que el hecho de que Estados Unidos "aumente el poder asesino general de las fuerzas de misiles balísticos existentes en un factor de aproximadamente tres ... es exactamente lo que uno esperaría ver si un estado con armas nucleares estuviera planeando tener la capacidad de luchar y ganar una guerra nuclear desarmando a los enemigos con un primer golpe sorpresa". Esto sería casi suficiente superioridad de las fuerzas estadounidenses para cumplir con el plan que se había descrito públicamente por primera vez en las dos revistas de relaciones internacionales más prestigiosas de Estados Unidos, como un reemplazo adecuado para "MAD": "Primacía nuclear". Ese es el objetivo de Estados Unidos al atacar con bombas nucleares a Rusia tan rápido que Rusia no tuviera tiempo suficiente para lanzar una respuesta de represalia. El Establishment americano quiere que suceda (Incluso están comprando lujosos refugios subterráneos a prueba de bombas nucleares para estar entre los pocos sobrevivientes).

Putin ahora considera que la situación es muy peligrosa para Rusia, por lo que ha establecido públicamente "líneas rojas" a las políticas estadounidenses, que, si Estados Unidos o sus aliados las cruzan, podrían responder siendo el primero en atacar comenzando la Tercera Guerra Mundial, aunque eso destruiría el mundo entero, incluida la propia Rusia.

Aunque corre un gran riesgo con estas "líneas rojas", parece creer que al establecerlas, hay menos riesgo para los rusos que si continúa pretendiendo que la MAD sigue siendo la política estadounidense. De hecho, está obligando a Joe Biden a elegir ahora, entre Primacía nuclear y MAD. Putin ahora advierte públicamente al gobierno de los EE. UU. y a los aliados de EE. UU. de que tendrán que responder a un ataque relámpago de Rusia. De eso se trata esta nueva política rusa: líneas rojas anunciadas previamente.

El mayor punto caliente, donde es más probable que se desate una guerra nuclear que destruya el mundo , es en Ucrania, después del golpe de Estado de Barack Obama en febrero de 2014 que derrocó ilegal violentamente al presidente democráticamente electo de Ucrania y lo reemplazó por un régimen nazi antirruso que rápidamente comenzó una operación de limpieza étnica en el extremo sur y el extremo oriental para eliminar a los votantes que (en el extremo oriente, la región de Donbass) votaron más del 90% por Yanukovich Solo eliminando a esas personas ¿Podría el régimen impuesto por Obama permanecer en el poder después de una elección? Obama había comenzado a planificar esta operación en 2011 , y para junio de 2013 una parte de este plan era que Estados Unidos reemplazara la base naval más grande de Rusia, que estaba (y sigue estando) en Crimea, mediante el establecimiento de otra base naval estadounidense allí . (Putin, con el fuerte respaldo del pueblo de Crimea, bloqueó esa parte del plan de Obama).

El 15 de abril, la agencia de propaganda Associated Press (AP) del régimen de los EE. UU. tituló: "EXPLICADO: ¿Qué hay detrás del conflicto en el este de Ucrania?" y dedicó una sección a "¿CUÁLES SON LAS RAÍCES DEL CONFLICTO?" y otra sección sobre "¿CUÁL ES EL PAPEL DE EE. UU.?" , pero en ninguna parte había nada que estuviera documentado.

Aquí están los titulares del 17 de abril sobre Ucrania:

"El jefe militar de Ucrania insta a las autoridades a que se abstengan de crear formaciones armadas": Esto informa un anuncio del gobierno de Ucrania diciendo a sus batallones nazis voluntarios organizados de forma independiente: por favor, no invadan Donbass a menos que y hasta que estén autorizados para hacerlo. A esos batallones se les había dado a entender previamente que pronto estarían autorizados a invadir. El general ucraniano está diciendo aquí a esos batallones que Rusia podría explotar acciones prematuras de su parte para sus fines (para la propaganda rusa). Esta súplica a esos mercenarios de extrema derecha solo puede ser muy decepcionante para ellos. Los dos partidos nazis de Ucrania, Svoboda (originalmente el Partido Social Nacionalista de Ucrania) y el Sector de Derecha (que significa "ala derecha" en el sentido extremo), están en primera línea allí y han amenazado públicamente con derrocar al actual presidente de Ucrania si no logra invadir Donbas pronto.

"Rusia cierra el acceso militar de Ucrania al [mar de Azov]": A partir de la "semana que viene", y continuando al menos hasta octubre, Rusia evitará que los buques militares de los Estados Unidos o aliados con ellos pasen por el estrecho de Kerch, que transita desde el Mar Negro, hacia el Mar de Azov, que son las últimas aguas costeras de Ucrania. (Ese titular escrito por Estados Unidos decía erróneamente "Rusia cierra el acceso militar de Ucrania al Mar Negro", porque es común confundir el Mar Negro con el Mar de Azov. Sin embargo, ese informe de noticias proporcionó un mapa excelente que muestra lo que en realidad informaba el artículo: Rusia cerrará el acceso de los buques de guerra estadounidenses y aliados a la costa de Ucrania al menos, hasta octubre), Ucrania debe evitar invadir Donbas, o hacerlo siendo reabastecida por Estados Unidos y sus aliados.

“La FAA emite una advertencia para los vuelos en el espacio aéreo fronterizo entre Rusia y Ucrania” : esta es una advertencia para que las aerolíneas eviten esa área debido a la posibilidad de que estalle una guerra inminentemente (advirtiéndoles que eviten eventos como el incidente del MH17 del 17 de julio de 2014).

En otras palabras: Putin finalmente puso su pie en el suelo. No tolerará más de lo que ya hicieron Obama y Trump.

El 15 de abril, un titular era "Estados Unidos abandona sus planes para enviar destructores al Mar Negro debido a preocupaciones sobre Rusia" . Esta es una de varias señales fuertes de que Biden entiende que cruzar una de las líneas rojas de Putin sería extremadamente peligroso.

El presidente títere de Ucrania, Volodymyr Zelensky, parece estar atrapado entre lo que ha prometido hacer, que es que Ucrania vuelva a tomar Donbás y Crimea (lo mismo que había prometido su predecesor Petro Poroshenko) y lo que dentro su poder puede hacer. Incluso Estados Unidos, que le ha colocado (y Poroshenko - y el predecesor de Poroshenko “Yats” Yatsenyuk ) en poder nominal sobre ese país, no le permite hacer nada que signifique un riesgo de comenzar la Tercera Guerra Mundial con el fin de mantenerlo en el poder. En el momento actual, lo mejor que puede esperar razonablemente Zelensky es sobrevivir más allá de su presidencia ya claramente condenada. Está aprendiendo que ser un títere no es una posición cómoda.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS