Libros Recomendados

Alexander Dugin

Hoy es extremadamente importante alejarnos de la codificación de nuestra conciencia según los modelos liberales occidentales.

Asistimos a un cambio en la estructura del mundo: de la unipolaridad, que prevaleció después del fin de la URSS, a la multipolaridad. La multipolaridad es cada vez más evidente, pero todavía es prematuro afirmar que el “punto de no retorno” ha pasado y ya vivimos en un mundo multipolar. Quizás entendamos que este “punto de no retorno” pasó en algún momento, solo después de sucedido, después de algún tiempo. La comprensión de los eventos a menudo ocurre con cierto retraso. Pero estamos claramente dentro de una fase de transición: la unipolaridad se está descomponiendo claramente y las características de un nuevo orden mundial multipolar están emergiendo cada vez más claramente de debajo de los remanentes de la hegemonía estadounidense cada vez más menguante.

El momento más importante de este proceso fue la restauración de la soberanía regional por parte de Rusia bajo Putin, que se reflejó en el fortalecimiento del gobierno central en la propia Federación Rusa, así como en la reactivación de la posición de Rusia en el espacio postsoviético (especialmente la reunificación con Crimea en la primavera de 2014) y más allá de sus fronteras (la introducción de tropas en Siria en el otoño de 2015). Otro factor en el desarrollo de la multipolaridad fue el impresionante crecimiento de la economía china, que, según una serie de parámetros, ascendió al segundo lugar y, en algunos casos, incluso al primer lugar del mundo. La declaración de Rusia y China sobre su soberanía real, y no solo nominal, basada geopolítica y estratégicamente provocó una fuerte reacción de Occidente, que se expresó en sanciones contra Rusia y en la guerra comercial de Estados Unidos con China. Pero tal reacción no tuvo un efecto destructivo decisivo, como esperaban los partidarios de la preservación de la hegemonía occidental a cualquier precio, lo que significa que Rusia y China ya son polos independientes.

De ahora en adelante, "ser o no ser" un mundo multipolar depende de si Rusia y China pueden actuar juntas en los principales temas fundamentales de la política exterior, por ejemplo, en la combinación de los proyectos de la Franja y la Ruta y la estrategia euroasiática de Rusia, que Putin dijo con franqueza en una reunión del Club Valdai, dedicada al giro de Rusia hacia el Este. Por supuesto, la multipolaridad no se limita a China y Rusia, obviamente debería haber más de tres polos (incluido Occidente), pero llegará el momento de la irreversibilidad cuando llegarán a existir al menos tres de ellos, porque si China y Rusia por separado siguen siendo inferiores en términos de disposición general del poder frente a Estados Unidos, ambas juntas ya son capaces de presentar una alternativa seria y sólida para Estados Unidos. El poder económico de China, basado en la amplia integración económica de Asia a lo largo de las rutas terrestres y marítimas (el proyecto de la Franja y la Ruta), ya ha demostrado su valor durante la guerra comercial, y el éxito de Rusia en el campo de armamentos y operaciones estratégicas efectivas en el espacio postsoviético y el Medio Oriente le mostraron al mundo que ya tiene un polo político-militar capaz, en determinadas circunstancias, de equilibrar o frustrar los planes únicos de Occidente.

La teoría de un mundo multipolar

Con base en lo anterior, es hora de volver un poco más detenidamente a la teoría de un mundo multipolar que se está creando ante nuestros ojos y donde China y Rusia tienen un papel clave que desempeñar, al menos en una primera etapa.

Según la teoría de un mundo multipolar, las civilizaciones, no los Estados, son los actores principales en las relaciones internacionales. El principio del Gran Espacio (Grossraum) corresponde a las civilizaciones. El gran espacio es muy condicional y no está rígidamente conectado con el territorio político. Un gran espacio es una zona en la que prevalece la hegemonía de un país en particular, pero que es más amplia que este país. Por ejemplo, una gran área de América del Norte incluye Canadá y, en gran medida, México; otro ejemplo es la Unión Europea, que incluye diferentes Estados nacionales, y la "zona de hegemonía" se extiende a los países vecinos. La civilización no es solo cultura. Es cultura + Gran Espacio.

En este contexto, surge la pregunta sobre el concepto mismo de los límites de la civilización: no pueden considerarse los límites de los Estados nacionales. No se pueden demarcar estrictamente, ya que la civilización es un organismo vivo. Las fronteras entre civilizaciones son posibles como rayas, pero no como líneas. La línea puede incluir Estados enteros, mientras que los Estados (incluidos los existentes) pueden ser regiones de transición, donde ocurren superposiciones de civilizaciones; donde las zonas de influencia se superponen, es algo que debe discutirse. Estas zonas pueden ser co-dominios de civilizaciones (Ucrania podría convertirse en un co-dominio de este tipo en diferentes circunstancias).

Esta definición de civilización da lugar al concepto de "polo". El polo del mundo multipolar es civilización + Gran Espacio (es decir, unidad cultural ligada a un determinado rasgo territorial). El polo es cultura + poder. El polo es identidad (identidad cultural) + soberanía (la capacidad de proteger la identidad).

¿Por qué la civilización y no el Estado es el actor principal? Porque el Estado es algo que se fija hoy dentro de estrictas fronteras nacionales, que podría haber sido diferente ayer y puede volverse diferente mañana. La civilización puede expandirse y contraerse. La civilización es un campo potencial de integración vinculado por la historia, la cultura, a menudo la religión o las personas. Al mismo tiempo, en diferentes civilizaciones, el elemento de conexión puede ser algo diferente: en algún lugar prevalece la historia, en algún lugar la religión, en algún lugar la afinidad étnica, en algún lugar la "suma de tecnologías", y en algunos casos una combinación de varias o incluso todos los factores.

En un mundo multipolar, las relaciones se construyen precisamente entre los polos y no entre Estados que se unen en grupos de civilizaciones. Al mismo tiempo, bien pueden preservar la soberanía política. Además, en el proceso de unión en un super-Estado como polo común, los Estados solo pueden fundamentar y defender verdaderamente su soberanía, ya que individualmente deben seguir siendo una zona de enfrentamiento entre aquellas fuerzas que ya se han convertido en un polo de pleno derecho.

Así, la teoría de un mundo multipolar asume un orden mundial completamente nuevo, previsto en parte por Samuel Huntington, cuyas ideas han influido en todo el pensamiento político moderno. Sin embargo, normalmente en la tesis de Huntington "sobre el choque de civilizaciones" se acostumbra prestar atención a la primera palabra "choque", partiendo de esta connotación catastrófica. Esto es consecuencia de ignorar la teoría de las relaciones internacionales, ya que Huntington pertenece a la escuela de los realistas, para quienes la asunción de la posibilidad de guerra y conflicto es un lado necesario del concepto de soberanía y otro concepto clásico de esta escuela: el "caos en las relaciones internacionales" que surge de la negativa a reconocer la existencia de cualquier autoridad legítima sobre los Estados nacionales (aquí está la principal diferencia entre realismo y liberalismo en las relaciones internacionales). Pero la base del concepto de Huntington no es la admisión o predicción de "colisiones", sino el cambio en el actor de las relaciones internacionales: del Estado a la civilización. Por tanto, en la tesis de Huntington, el énfasis debería estar en la palabra "civilización".

Contrariamente a Huntington, otro experto estadounidense, Francis Fukuyama, creía que después del fin del mundo bipolar, no debería llegar un mundo multipolar, sino no uno unipolar, el fin de la historia. Huntington creía que no solo habría un regreso al sistema de Westfalia, sino el surgimiento de civilizaciones como los principales polos de la política mundial. Esta es la esencia de la teoría de un mundo multipolar: después de la unipolaridad, emergen gradualmente nuevos actores: civilizaciones, unidas en Grandes Espacios.

Polos: 4+

Es en el contexto de la teoría de un mundo multipolar donde se debe interpretar el papel y el lugar de la China moderna. Si tomamos como base el hecho de que el mundo multipolar ya existe, entonces vemos en él ya tres polos ya hechos: tres grandes espacios.

El polo de América del Norte. En este caso, durante la transición de un mundo unipolar a uno multipolar, la cuestión se reduce a traducir la hegemonía global en hegemonía local. La tesis de Trump de "hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande" significa dejar a todos solos y cuidarse a sí mismo.

El polo euroasiático (ruso). Rusia es vista aquí no como un país, sino como una civilización, y la integración euroasiática presupone la participación de otros Estados en un Gran Espacio. Eso es lo que está sucediendo hoy. Con Putin, Rusia pasa a ser un Estado que es el polo de una civilización como lo es la civilización ortodoxa con valores tradicionales, soberanía, integrando a otros países.

El polo chino. Se puede argumentar que ya ha tomado forma por completo. China es la segunda economía del mundo, con su propia zona de hegemonía, con soberanía e identidad, idea y poder. China ya tiene todas las señales de ser un polo.

La Unión Europea se ha acercado cada vez más al estatus de ser otro polo.

La Unión Europea tiene la oportunidad de convertirse en el cuarto polo de un mundo multipolar. En este caso, la frontera civilizacional de Europa debería correr a lo largo del Atlántico, y la propia Europa debería recibir no solo autonomía económica y financiera, sino también crear su propio ejército europeo, como Macron y Merkel afirmaron repetidamente.

Otros polos potenciales son los siguientes a su vez. Si se fija la multipolaridad y se coloca la dominación estadounidense en el marco de su propia región, habrá una oportunidad para otras civilizaciones. El contendiente más probable es la India, que ha aumentado drásticamente su poder, que, bajo Modi, está enfatizando cada vez más su identidad de civilización. El mundo islámico insiste en su cosmovisión especial y marcadamente diferente de la del mundo occidental, donde se han identificado claramente varios posibles líderes: Irán, Turquía y Arabia Saudita, que afirman ser los centros de la geopolítica islámica. En el límite, se puede asumir la integración continental de América Latina y el continente africano.

Los valores de la multipolaridad

La multipolaridad se construye no solo sobre el establecimiento de polos geopolíticos, sino también sobre la defensa de un sistema de valores diferente a los que el Occidente liberal está tratando de imponer a todos como universales. Por lo tanto, la oposición entre unipolaridad y multipolaridad se está moviendo a un nuevo nivel de visión del mundo.

Puede describir tentativa y generalmente estos valores en forma de una tabla que refleje pares de opuestos.

Evidentemente, esta lista se puede continuar, así como para aclarar y explicar cada término, pero en general, inicialmente el panorama general es bastante claro. El mundo unipolar se basa en el principio de universalidad de la civilización occidental como modelo único para el resto de la humanidad. El complejo de ideas liberal-capitalista se eleva a un absoluto, sin admitir objeciones. La multipolaridad, por otra parte, reconoce, permite e incluso evalúa positivamente las diferencias, sin negar a Occidente, pero tampoco reconociendo sus pretensiones de ser la medida de todas las cosas y la única fuente de estándares.

China y Rusia: dos Cuerpos celestiales

Rusia como Eurasia es el espacio celestial del Medio. El eslavófilo Vladimir Lamansky lo llamó el "espacio medio": en el territorio de Eurasia está el mundo occidental (Europa), el asiático y el espacio medio (Rusia). Por lo tanto, la ubicación de los territorios rusos en Eurasia predetermina en gran medida el carácter de la civilización rusa como civilización euroasiática.

Rusia, como China, en la antigüedad se llamaba "Imperio Celestial". Esto corresponde al término chino Tianxia (天下) y la teoría correspondiente de que China ocupa precisamente la posición "media" en el mundo.

En la óptica euroasiática, Rusia no es parte de Occidente ni histórica ni ideológicamente (religión, sociedad conservadora, etc.), sino precisamente una civilización independiente, con sus propios valores, tradiciones, con su propia identidad y su propio destino. Esto es precisamente lo que el presidente de la Federación de Rusia, V. Putin, registra constantemente con toda su franqueza.

Es curioso que Rusia y China hayan tenido períodos en los que formaron parte de un solo estado: en China se llama la era de la dinastía Yuan, en nuestro país es el dominio de la Horda de Oro. Este estado no era ni eslavo ni asiático. Fue turaniano. Turán es un concepto independiente geográficamente correspondiente al territorio del noreste de Eurasia, donde tradicionalmente dominaban las civilizaciones nómadas: primero, indoeuropeas, luego del Altai. La Rusia moderna es la heredera directa de Turán.

China, a su vez, tampoco es solo un país, sino también una civilización. Ésta es la base de la teoría de Tianxia (天下), en la que se piensa que China es el centro del campo civilizacional, en el que se encuentran muchos Estados vecinos. El Tianxia, ​​de hecho, es una civilización y un polo, un Gran Espacio en su versión china.

Al mismo tiempo, la teoría de Tianxia proclama un orden equilibrado e inclusivo basado no tanto en la dominación del poder como en la superioridad ética y el atractivo cultural. El elemento más importante del poder chino es la cultura, la ética, la escritura jeroglífica, la filosofía confuciana.

Y hoy China es un polo, que organiza alrededor de sí misma un área significativa del sudeste asiático en su conjunto.

China como el Imperio Celestial, como el "Reino Medio" al mismo tiempo, es una tímida hegemonía. En un momento, el líder chino Deng Xiaoping propuso ocultar los éxitos de China. Fue una especie de "truco militar" diseñado para evitar un choque directo con Occidente. China dudó mucho tiempo: si era necesario presentarse como un polo, revelar su dimensión integral. Uno de los dos Imperios Celestiales ocultó diligentemente sus ambiciones. Pero es imposible ocultar esto más. Ahora en China hay un momento de transición muy importante, acompañado de ciertas reformas políticas.

El poder de China se ha vuelto especialmente claro en el curso de la actual guerra comercial con Estados Unidos. China no es tan vulnerable como esperaba Trump y ha resistido con éxito la presión estadounidense. Esto significa que China como el Imperio Celestial, Tianxia ya es un polo independiente en todo aspecto del mundo multipolar.

Hay dos términos importantes en la ciencia política china: wang dao (王道) y ba dao (霸). El primero significa un gobierno basado en la autoridad espiritual, moral y cultural. La ética juega un papel muy importante aquí. Este era el significado del Imperio Celeste: China no conquistó, atacó y subyugó a los pueblos vecinos, sino que los atrajo con su ejemplo, su estilo, su civilización, los "atrajo" hacia sí. Ba Dao es una expresión del poder duro, de la hegemonía. Por supuesto, históricamente China ha utilizado ambos métodos, pero la esencia de la ética confuciana es el wang dao. Fue la civilización la que se convirtió en la fuente de la grandeza de China.

Esto está bastante en consonancia con Rusia/Eurasia. Los rusos también construyeron su Imperio no tanto por la fuerza, sino, ante todo, por la amistad, la apertura, atrayendo a los pueblos con su espíritu y su cultura. Esta no es solo una observación histórica, sino también un proyecto para el futuro. La civilización debe situarse en la base de un mundo multipolar precisamente como wang dao, es decir, algo inclusivo, considerando cuidadosamente la identidad del otro. Esto significa que no nos esforzamos por hacer que los demás sean iguales a nosotros, que los aceptamos como son y los valoramos precisamente en esta capacidad. Ésta es la única forma de convertirse en el "Imperio del Medio".

La trampa de Tucídides

Dos polos prominentes del orden mundial alternativo, la China de Xi Jinping y la Rusia de Putin, corren el riesgo de entrar en conflicto directo con Occidente cuando las guerras frías y comerciales se conviertan en un choque a gran escala en toda regla. Este escenario fue descrito por el experto estadounidense Graham Ellison, quien lo llamó "la trampa de Tucídides". El significado de este concepto es que cuando el crecimiento de una potencia se vuelve demasiado rápido, la guerra con ella por parte de quien anteriormente reclamaba el papel de hegemonía es inevitable. Ésta es exactamente la situación descrita por el historiador griego antiguo Tucídides, al describir la relación entre Atenas y Esparta.

Allison se refería, en primer lugar, al creciente conflicto sistémico entre China y Estados Unidos, pero esto también se aplica plenamente a Rusia. China está desafiando el "mundo unipolar" de la Pax Americana en términos económicos, Rusia en términos de estrategia militar y recursos naturales. Por lo tanto, hoy Occidente está presionando a Rusia precisamente porque afirma ser un polo y, por lo tanto, objetivamente, aunque tal vez no esté dispuesto a hacerlo, desafía la hegemonía global, debilita el volumen y el régimen de control estadounidense. Por lo que es declarado "enemigo" del mundo entero en general y de una "sociedad abierta" en particular. Todos los documentos estratégicos de Estados Unidos contienen una cláusula que establece que no se debe permitir que un estado con su propia soberanía emerja en el territorio de Eurasia, lo que puede limitar los intereses estadounidenses. Por tanto, ningún experto estadounidense está dispuesto a reconocer a Rusia como un polo. Tal reconocimiento equivaldría a un acuerdo con un mundo multipolar, es decir, con la pérdida de la hegemonía única de Estados Unidos. Ésta es la base de la fricción entre Rusia y Occidente, que solo está cubierta por tal o cual pretexto. Occidente no puede permitir la plenitud de la soberanía geopolítica de Rusia. Esto es en realidad una guerra.

Lo mismo ocurre con China. El único defecto de China es que ha logrado resultados impresionantes en su crecimiento, utilizando las oportunidades abiertas en el marco de la globalización para promover sus intereses, pero al mismo tiempo reteniendo el poder en manos de una fuerza política centralizada independiente de cualquier polo externo: el PCCh. Así, China violó las reglas de la globalización: la integración a la economía mundial debe pagarse renunciando a la soberanía política, es decir, al estatus de civilización distintiva e independiente. Esto explica la guerra comercial con Estados Unidos.

Entonces la trampa de Tucídides está ahí. ¿Pero quién será su víctima? Rusia y China? ¿O el propio Occidente?

Aquí, casi todo depende de si la alianza chino-rusa puede hacerse fuerte e indestructible. Si tiene éxito, entonces el poder estratégico-militar ruso, combinado con la economía china, podrá resistir cualquier intento de presión de la fuerza directa y así minimizar el riesgo de una tercera guerra mundial. Pero, individualmente, Occidente todavía es capaz, hasta cierto punto, de causar graves daños a cada uno de los países, impidiendo su formación final como polos de un orden mundial multipolar.

China: de la tímida hegemonía a la pole

En la década de 1980, Estados Unidos quería jugar la carta china contra la URSS. En términos geopolíticos, esta fue la batalla clásica de Sea Power contra Land Power por el control de la zona costera de Eurasia: la Batalla de Rimland. Luego, Occidente, siguiendo los planes de la Comisión Trilateral, brindó cierto apoyo a las reformas en China, estableciendo una condición: si los chinos adoptan la forma capitalista de producción, se convertirán en una parte completa del mundo occidental (como Japón después de la guerra), mientras que Rusia estará aislada. Pero China no se convirtió en un peón en el juego de otros, sino que aprovechó la globalización para su beneficio. No fue solo el genio de Deng Xiaoping quien ayudó en esto, sino la propia cultura china, flexible e inclusiva. China ingresó a la economía global, aceptando sus reglas, pero no renunció a la soberanía política, no cedió a la presión de la "revolución de color", cuya culminación fueron los eventos en la Plaza de Tiananmen. Por lo tanto, China estableció las fronteras más allá de las cuales se suponía que la perestroika china no debía ir.

Gorbachov actuó de manera diferente en la URSS, desmantelando el poder de la única institución política que aseguraba la unidad del país: el Partido Comunista a fines de la década de 1980. Así, China recibió importantes ventajas de la globalización, evitando costos (en forma de democracia liberal), y la URSS colapsó, sin recibir todavía los beneficios de las desagradables "reformas de mercado" llevadas a cabo. Durante la perestroika, la URSS perdió su soberanía, su identidad y orden, y luego el propio Estado colapsó. En China, el PCCh ha logrado preservar todos estos elementos, mientras fortalece la economía en sus propios intereses. Sin embargo, es importante que China actuó con mucho cuidado, como una tímida hegemonía, ocultando cuidadosamente sus planes de largo alcance y siguiendo con diligencia las instrucciones de los profesores liberales de Occidente.

La era de la tímida hegemonía terminó con la elección de Xi Jinping como jefe del PCCh y la República Popular China en 2012-2013. Las reformas que acompañaron a estas elecciones crearon una nueva estructura legal para el futuro chino. El proyecto de este futuro en forma del concepto del Sueño de China pasó a formar parte del programa del partido y del Estado.

China ya no podrá ocultar su poder. China está designada como el polo del mundo multipolar; por lo tanto, se encuentra en la posición de antagonista del orden mundial unipolar. Xi Jinping, al frente del PCCh, tras haber concentrado muchas palancas de poder en sus manos, está realmente listo para salir del estado de "timidez", preparándose abiertamente para repeler cualquier presión de la moribunda unipolaridad.

Incluso antes del inicio de una guerra comercial en toda regla entre China y Estados Unidos, tuvo lugar un evento significativo: el arresto en Canadá de la directora ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, hija del fundador y director de esta empresa, Ren Zhengfei. Algunos expertos interpretaron esto como el resultado de una conspiración de Five Eyes contra Trump, es decir, los servicios de inteligencia de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Pero esto es una simplificación excesiva: el 45º presidente de los Estados Unidos ve a China como el principal problema para él y lo agrava voluntariamente. El punto aquí no es solo sobre Trump y sus ideas, que en general son de naturaleza realista, con la incorporación de él al mundo islámico (principalmente a Irán). El caso es que China está entrando en una contradicción sistémica con Occidente, ya que ha agotado todas las posibilidades de la globalización económica y se ha convertido paulatinamente en un polo independiente.

China está preparando el sistema político del país para resistir cualquier nivel de confrontación. De hecho, la construcción de la Gran China, Tianxia, ​​está en pleno apogeo hoy. Este es el significado de la trampa de Tucídides: los que se vuelven demasiado exitosos y fuertes caen en ella. Pero aquí también es posible una salida, basada en la estrategia de Sun Tzu: si un estado o principado, más débil, pero aún suficientemente fuerte en comparación con su rival, no puede contar con el éxito en la confrontación directa, que se vuelve cada vez más inevitable a medida que crece su poder, es necesario concluir una alianza correcta. En el marco de la teoría de la multipolaridad, es bastante obvio con quién se puede y debe concluir una alianza de este tipo: con Rusia.

Alianza de Rusia y China

A nivel de geopolítica, tal alianza podría basarse en el principio del "Heartland distribuido". La geopolítica clásica veía el equilibrio global de poder como una confrontación entre la Eurasia continental (Land Power), representada por Rusia, y el atlantismo (Sea Power), representado por el Occidente moderno, principalmente Estados Unidos. Pero en la transición a la multipolaridad, Rusia no puede resistir eficazmente a Occidente solo, incluso la URSS fracasó. Por tanto, para preservar su soberanía geopolítica, es vital que Rusia distribuya el Heartland, delegue su misión en otros polos potenciales o reales. El más urgente e importante es el reparto de Heartland a favor de China.

En este caso, Rusia y China podrían crear una alianza estratégica, reconociéndose como los principales portadores de un mundo multipolar opuesto a uno unipolar, que se basa en la dominación geopolítica del atlantismo (Sea Power). Por tanto, China deja de ser una "zona costera" y se convierte en un Heartland independiente: el Heartland chino.

Esto implica el imperativo de construir un único espacio continental, al que se unirán otros países: tanto los que están en la órbita de la influencia de la República Popular China y la Federación de Rusia, como los completamente independientes. Como resultado, llegamos al proyecto de la Gran Eurasia, que fue discutido por el presidente ruso Vladimir Putin. El prototipo de un proyecto de este tipo es la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). Al mismo tiempo, el vector natural de expansión es el mayor desarrollo de la cooperación tanto con India como con Japón (que todavía están eludiendo tanto la integración euroasiática como el proyecto One Belt, One Road), y con países islámicos, algunos de los cuales están abiertos a la Gran Eurasia, con mucho gusto. apoyando el rumbo hacia la multipolaridad (como Irán, Turquía, Pakistán y varios estados árabes).

La teoría del Heartland distribuido nos permite repensar muchos puntos de la propia situación de Rusia. Hoy, Rusia es demasiado débil para imponer su voluntad a otros actores importantes. Demográficamente, India y China son mucho más fuertes, China es muchas veces superior a Rusia en el ámbito económico, y la actividad del factor socio-religioso del mundo islámico es mucho más intensa que la del ortodoxo. En esta situación, no puede haber hegemonía rusa. Pero esto también puede considerarse un factor positivo. Si Rusia no puede reclamar objetivamente el dominio total (lo que Estados Unidos aún puede hacer si comparamos su potencial con países individuales de un potencial club multipolar), esto hace que la distribución de Heartland sea real e irreversible. Rusia no puede volver a la bipolaridad y, por tanto, la multipolaridad se convierte en su destino.

Rusia es demasiado débil para imponer su voluntad a sus vecinos y estar sola contra Occidente, pero todavía es lo suficientemente fuerte como para ayudar a sus aliados a preservar su soberanía estratégica y, por lo tanto, proteger de manera confiable su civilización. Por tanto, una alianza con Rusia en el contexto de la Gran Eurasia no supone ningún peligro para quienes la elijan. En primer lugar, esto se aplica específicamente a China.

Nada impide que China y Rusia entren en una alianza tan estratégica.

Hoy, estas dos civilizaciones, estos dos pueblos, estos dos países claramente no son enemigos. No tienen intereses superpuestos, no reclaman el territorio de los demás. Para Rusia, la principal carta de triunfo es el poder y los recursos militares, para China: la economía. No tenemos puntos controvertidos, nos complementamos bastante armoniosamente.

Pero para que la alianza estratégica chino-rusa sea confiable, debemos considerar lo siguiente.

Ni Rusia ni China son capaces de ser un segundo polo en toda regla en las condiciones actuales. Por lo tanto, debemos estar extremadamente atentos en los casos en que ciertas fuerzas de afuera y de dentro de nuestros países estén tratando de empujarnos entre nosotros, prometiendo fortalecerse a costa de los demás o atemorizando con las amenazas apropiadas. Rusia y China deben actuar juntas con pleno reconocimiento de los derechos del otro como polo, como civilización independiente. Al mismo tiempo, debemos centrarnos en crear un modelo multipolar 4+, es decir, ayudar a que los polos potenciales se vuelvan fuertes e independientes (incluso de nosotros mismos).

Literalmente ante nuestros propios ojos, China se está convirtiendo en un oponente cada vez más abierto de Occidente, y la presión de Occidente sobre Rusia también está creciendo. Esta situación nos empuja aún más hacia la unión. Es importante recordar, sin embargo, que tal alianza multipolar no solo debe ser bilateral; debemos estar de acuerdo con la necesidad, siguiendo la lógica del Heartland distribuido, de incluir a otros socios en él.

Un mundo multipolar como arte

China tiene su propio sueño, los rusos tienen un sueño euroasiático. Juntos podemos hacer realidad nuestros sueños. Son diferentes, pero están en perfecta armonía entre sí: queremos justicia, paz, tradición, soberanía.

No queremos imponernos ideas sobre el mundo unos a otros. Debemos tomar algo de la experiencia china, por ejemplo, cómo ser flexibles, sutiles y efectivos en la conducción de políticas. A menudo hablamos de guerra y economía, pero nos olvidamos de la ética, y este es el punto más importante. También puede aprender de Rusia si sabe qué buscar. Pero hoy la fuerza de Rusia radica principalmente en su disposición a defender su soberanía a cualquier costo y en la disponibilidad de un arsenal militar-estratégico y de recursos suficiente para ello.

India y su sueño indio juegan un papel muy importante para la multipolaridad global, hoy apenas se está mostrando en la sociedad india, que hasta ahora no ha logrado liberarse de la era de la colonización. La India, que posee una cultura espiritual grandiosa, apenas está comenzando a comprender realmente esto y está dando los primeros pasos para devolver a sus cimientos de civilización su importancia y escala global. En este sentido, las sociedades islámicas son mucho más activas y demuestran voluntad de defender sus tradiciones y su fe. Este sueño islámico también debe tenerse en cuenta en un mundo multipolar, al otro lado de las siniestras caricaturas utilizadas por Occidente con fines provocativos por grupos fanáticos extremistas que intentan transformar el Islam con sus tesoros invaluables. El Islam debería convertirse en uno de los pilares de un mundo multipolar.

El arte de construir un mundo así debe ser complejo, ya que este modelo se crea a partir de una combinación de elementos muy compleja y sutil. Particularmente duros en un mundo multipolar deben ser los requisitos para la élite. La civilización debe estar representada y administrada por armoniosos: no solo desde el punto de vista de las habilidades prácticas, sino también desde la ética, la filosofía, la estética, la personalidad. Solo los verdaderos representantes de sus culturas podrán elegir correctamente y combinar los fundamentos de la autoridad ética ("wang dao", 王道) con los métodos contundentes a veces necesarios ("ba dao", 霸道), tratando de seguir los ideales elevados y espirituales de la Tradición siempre que sea posible.

Hoy es extremadamente importante alejarnos de la codificación de nuestra conciencia según los modelos liberales occidentales. Este tributo a la colonización evita el desarrollo orgánico y la aparición de la multipolaridad. Necesitamos una filosofía multipolar, una ética multipolar, una cultura multipolar, que incluya cuidadosamente toda la diversidad de las sociedades humanas, cada una de las cuales tiene su propio sueño. Por tanto, las tradiciones de diferentes pueblos y civilizaciones deben introducirse en la teoría de las relaciones internacionales. Y para ello, es importante utilizar en el uso internacional no solo términos y conceptos occidentales (principalmente en inglés), sino también chinos, rusos, hindúes, islámicos, etc. Cuanto más usamos nuestros términos, más multipolares se vuelven las relaciones internacionales.

Así, la multipolaridad es también un problema epistemológico, un problema de estructuración del conocimiento. La idea de construir un mundo multipolar debe ser un arte, fruto de un esfuerzo teórico y epistemológico. Y en este caso, seleccionaremos un lenguaje adecuado en el que cada civilización pueda expresar su propio sueño. Pero hoy todo depende de Rusia y China. Si logramos convertir el acercamiento de nuestras civilizaciones, países y pueblos en algo más que una alianza situacional, defenderemos el derecho a un futuro digno, a la oportunidad de cumplir un sueño no solo de los chinos y rusos, sino de toda la humanidad.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES