Las máscaras de coronavirus que Francia ordenó a China fueron compradas en el último minuto por Estados Unidos mientras esperaban para ser cargadas en aviones de carga.

"Los estadounidenses pagan tres o cuatro veces la cantidad que pagamos, y en efectivo", dijo Jean Rottner, jefe de la región oriental de Francia, una de las áreas más afectadas por el brote de coronavirus, según informes de France Info.

El 2 de abril nd , un avión cargado de mascarillas de fabricación china fueron comprados a la derecha en la pista al igual que el equipo de protección muy necesaria estaba a punto de estallar de Francia.

"Estamos trabajando durante todo el día para garantizar que lleguen estas máscaras", dice Rottner, culpando a la competencia desleal por los retrasos.

Los EE. UU., Que actualmente tienen más de un cuarto de millón de cajas, están interrumpiendo las entregas a otras naciones para aumentar sus existencias.

Sin embargo, el este de Francia recibió 2 millones de máscaras de China el día anterior.

"Estaba muy feliz de ver ese avión llegar a nuestra región anoche", dijo Rottner.

Francia ha ordenado más de mil millones de máscaras faciales, una cuarta parte de China, mientras lucha contra la pandemia y actualmente tiene suministros para menos de tres semanas.

Sin embargo, a Estados Unidos no le preocupa eso.

El jefe de la región del sudeste de Provenza-Alpes-Costa Azul, Renaud Muselier, dijo a RT France que ordenó alrededor de 60 millones de máscaras, pero que también ha tenido problemas de entrega.

"La guinda del pastel es que hay un país extranjero que pagó tres veces el precio de la carga en la pista", dijo Rénaud Muselier.

Para garantizar la entrega de 4 millones de máscaras de este hotel de 4 de abril de º Muselier ha optado por una ruta diferente, pasando por el mar en su lugar.

"Al menos de esa manera, puedo estar seguro de que nadie robará mis máscaras del asfalto", dijo.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, describió tales informes como "preocupantes y pidió a los funcionarios que investigaran reclamos similares de que se estaban desviando máscaras de su país".

"Debemos asegurarnos de que el equipo destinado a Canadá llegue y permanezca en Canadá, y he pedido a los ministros que hagan un seguimiento de estos informes particulares", dijo.

En una conferencia de prensa en Brasil el 1 de abril st , el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, dijo que los recientes intentos de Brasilia a los equipos de protección de compra tales como guantes y máscaras procedentes de China habían caído a través.

“Hoy, Estados Unidos envió 23 de sus aviones de carga más grandes a China para recoger el material que habían adquirido. Muchas de nuestras compras, que esperábamos confirmar para abastecer [nuestro sistema de salud], fracasaron ”, dijo. “El mundo entero también quiere [estas cosas]. Hay un problema de hiper-demanda ".

Turquía requisa los respiradores de España para sus propios enfermos y el Gobierno los da por perdidos

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha hablado tres veces sin éxito con su homólogo turco para desbloquear el vuelo y tira la toalla: "Hasta ahí hemos podido llegar"

Turquía ha requisado cientos de respiradores para enfermos críticos de coronavirus comprados y pagados por varias comunidades autónomas ante la impotencia del Gobierno de España. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha respondido en rueda de prensa sobre el bloqueo de un vuelo procedente de China que hizo escala en Ankara y ha admitido que Turquía ha decidido quedárselos "para el tratamiento de sus propios enfermos".

González Laya ha explicado que, en los últimos días, el Gobierno turco ha impuesto restricciones "de amplio espectro" a la exportación de productos sanitarios para "abastecer su propio sistema sanitario frente a esta pandemia". El problema es que la carga requisada no salía de Turquía, sino que fue adquirida en China por las comunidades de Castilla-La Mancha y Navarra. Ankara fue una escala en su viaje a España, pero la aduana del país turco retuvo el cargamento el pasado sábado.

La ministra ha hablado esta semana tres veces con el titular de Exteriores turco para desbloquear el cargamento, que adelantó en exclusiva EL MUNDO. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, también habló con el responsable turco de Sanidad. Sin éxito. De hecho, el Gobierno ya da por perdido el material. Como ha dicho González Laya en rueda de prensa telemática en Moncloa cuando ha sido preguntada por este diario: "Hasta ahí hemos podido llegar".

El Ejecutivo de Turquía ha asegurado a España que "en unas semanas", ese material podrá llegar a España. Pero fuentes de Exteriores son escépticas ante una entrega que temen que no se vaya a producir.

El avión bloqueado, del que ha informado en exclusiva hoy EL MUNDO, tiene material sanitario comprado por el Ministerio de Sanidad y, al menos, por las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y Navarra. La aeronave está retenida desde hace seis días en el aeropuerto de Ankara (Turquía) por un problema de aduanas.

Varias administraciones compraron y pagaron centenares de respiradores para unidades de críticos -para reforzar sus UCI ante la expansión del coronavirus- en China y esperaban su llegada para el pasado sábado. Sin embargo, el vuelo hizo escala en Ankara y fue retenido allí, al parecer por un problema burocrático de aduanas, según explican fuentes conocedoras del problema.

El Ministerio de Asuntos Exteriores se implicó desde el primer momento y comenzó a hacer gestiones para desbloquear el vuelo, según pudo saber este diario. Fuentes conocedoras de esa negociación explican que el desbloqueo podría ser inminente. Exteriores está intentando que parta hacia Madrid como «valija diplomática» y el avión podría despegar por fin este fin de semana. Sin embargo, todo depende de las autoridades turcas, que este viernes aún no han dado su visto bueno.

Entre el material que debería ser transportado hasta España están 150 respiradores que ha adquirido la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Por ellos ha pagado ya tres millones de euros. Además, hay varias decenas de respiradores más adquiridas por el Gobierno de Navarra, así como más material encargado por Sanidad.

Los respiradores aliviarían la presión de las UCI en ambas regiones, especialmente en Castilla-La Mancha, que se ha convertido en la tercera más afectada por el coronavirus, aunque es la octava en población.

Como explican desde el Gobierno regional, esta partida ya abonada serviría para descongestionar totalmente las unidades de críticos de la región ya que en el Ejecutivo de Emiliano García-Page calculan que ya están muy cerca de alcanzar el pico de contagios y de ingresos hospitalarios por el Covid-19, que han empezado a bajar. Castilla-La Mancha tiene ahora en funcionamiento 355 respiradores de críticos para tratar de salvar la vida de otros tantos pacientes que no pueden respirar con normalidad por sus propios medios por culpa de la infección. Esto triplica la actividad normal de las UCI en la región.

En los últimos días, el Ejecutivo de García-Page ha incorporado 17 respiradores más a su red sanitaria. Seis han sido suministrados por el Ministerio de Sanidad; tres los ha comprado la Junta en Japón; otros seis son respiradores antiguos rehabilitados y dos han sido una donación del BBVA. Con los 150 que deberían llegar de Turquía, las necesidades de la región para todo abril estarían cubiertas, explican desde Toledo.

Embajada rusa en España: Madrid solicita contactos de fabricantes de equipos médicos rusos

España se ha mostrado interesada en contactar a varios fabricantes rusos de equipos médicos y de protección individual, ha informado un representante de la Embajada rusa en Madrid.

"La parte española se ha dirigido a las autoridades rusas pidiendo contactos de productores rusos de equipos médicos y de protección individual", dijo la fuente citada por Interfax.

La fuente contó que la Embajada recibe en ocasiones las cartas de empresas rusas dispuestas a cooperar con España en dicho ámbito.

Sin embargo, "no ha habido solicitud oficial de ayuda en la lucha contra el covid-19 por parte de España", precisó el representante.

El 3 de abril rd , el Estado de Berlín dijo que había ordenado máscaras de China - tipo FFP2 y FFP3.

Fueron diseñados para proteger al personal médico de la infección con el coronavirus.

Sin embargo, el envío fue interceptado por los Estados Unidos y redirigido.

Se dice que los productos fueron interceptados por los estadounidenses en el camino desde el fabricante a Alemania y traídos a los EE. UU.

Las autoridades de Berlín aseguran que el stock actual de equipos de protección sigue siendo suficiente. Pero la brigada de bomberos tuvo que sacar máscaras caducadas de los almacenes.

El tema de las máscaras y desinfectantes es estrictamente limitado.

Algunos suministros médicos que se compraron en Turquía tampoco están llegando. Pero no porque Estados Unidos los haya secuestrado, sino porque Ankara prohibió todas esas exportaciones.

Los informes del periódico belga Le Soir y el diario italiano Corriere della Sera dijeron que las máscaras de fabricación turca destinadas a esos países nunca habían llegado.

En Italia, se necesitaron más de dos semanas después de una llamada telefónica del primer ministro, Giuseppe Conte, al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, para que se liberaran las máscaras.

Anteriormente, un envío de China a Italia fue confiscado por la República Checa. Las autoridades negaron haber robado las máscaras.

Dijeron que las máscaras habían llegado a un almacén al norte de Praga, donde fueron confiscadas en una operación contra la trata . El ministro de Asuntos Exteriores, Tomáš Petříček, dijo más tarde que su gobierno había enviado 110,000 máscaras a Roma como compensación.

Un incidente similar ocurrió en Kenia, donde un envío de más de 6 millones de máscaras con destino a Alemania desapareció misteriosamente al pasar por el país del este de África, aunque no se ha sugerido que el gobierno fuera responsable.

La escasez global de respiradores multiplica la "piratería moderna" entre países

Un incidente similar ocurrió en República Checa. Las autoridades locales anunciaron el 23 de marzo el envío de 110.000 mascarillas a Italia, una forma de 'compensar' la incautación de 680.000 mascarillas y [un número indeterminado] de respiradores el 17 de marzo en un almacén de una empresa privada al norte de Praga. Las autoridades checas presentaron la operación como un gran éxito contra el tráfico de estos productos clave en la lucha contra el coronavirus. Después de una investigación, salió a la luz que una parte del 'stock' incautado estaba destinado a Italia como una donación desde China. El incidente fue descrito como un "robo" por los medios de comunicación italianos.

El 24 de marzo, autoridades alemanas afirmaron que un cargamento de seis millones de mascarillas "había desaparecido" rumbo a Alemania tras una escala en el aeropuerto de la capital keniana. Nairobi ha negado estas acusaciones.

Batalla a golpe de talonario

Pero este tipo de incidentes no vienen solo por las decisiones de los gobiernos de requisar todo el material que pase por su suelo soberano. Según han denunciado varios políticos franceses, EEUU estaría llegando a interceptar pedidos destinados a otros países en la propia pista de los aeropuertos chinos.

Según apuntan a El Confidencial fuentes del sector, las empresas productoras chinas están dando prioridad a los compradores estadounidenses, que pagan más y al momento. "El Gobierno de EEUU ha levantado restricciones, les ha dicho a las empresas que tengan o no tengan certificados que envíen, que manden los productos. Por eso hay atasco en el aeropuerto de Pekín. Se está dando prioridad al [comprador] estadounidense", explica un productor-exportador de mascarillas, termómetros infrarrojos y test al mercado europeo con sede en Guangzhou.

En Brasil, el ministro de Sanidad Luiz Henrique Mandetta anunció que los pedidos ordenados a China por el país latinoamericano habían sido rechazados tras una reoferta estadounidense.

“En la pista [del aeropuerto], los estadounidenses sacan el dinero en efectivo y pagan tres o cuatro veces más por los pedidos que hemos hecho, así que hay que pelearse de verdad”, ha denunciado esta semana el presidente de la región francesa de Grand-Est, Jean Rottner. Otra región francesa ha afirmado también que un pedido de mascarillas le fue "robado en el aeropuerto mismo por los estadounidenses, que pagaron, en efectivo, tres veces el precio", ha informado el diario francés 'Libération' sin revelar la región afectada.

La presidenta de la región Île-de-France (que incluye la ciudad de París), Valérie Pécresse, ha descrito la carrera para la obtención de suministros médicos como una "caza del tesoro". "Encontré un 'stock' de mascarillas que estaba disponible y estadounidenses, no hablo del gobierno estadounidense, sino de estadounidenses, que pujaron más alto que nosotros. Ofrecieron tres veces el precio y propusieron pagar ahí mismo. Yo no puedo hacer eso. Estoy gastando el dinero de los contribuyentes y solo puedo pagar cuando lleguen, una vez comprobada la calidad [de las mascarillas]", afirmó Pécresse a la cadena BFMTV.

Trump: No tenemos deber moral de frenar bloqueo a Irán por COVID-19

Donald Trump ha dicho que EE.UU. no tiene “responsabilidad moral” para levantar las sanciones antiraníes en medio de la pandemia del COVID-19.

No, no, no, ellos ni siquiera me preguntaron al respecto”, señaló el jueves el presidente de Estados Unidos durante una conferencia de prensa de la Fuerza de Tarea de la Casa Blanca para el coronavirus cuando se le preguntó si tenía una “responsabilidad moral” de levantar las sanciones impuestas contra el país persa.

El magnate republicano enfatizó que solo consideraría ayudar a Irán si lo pidiera: “Todo lo que los iraníes tienen que hacer es contactarnos y pedir ayuda”, agregó.

En otra parte de sus afirmaciones, Trump alegó que Washington no está en busca de un cambio del sistema en Irán y sostuvo que él cree que las autoridades iraníes abogan por llegar a un acuerdo, pero no saben cómo comenzar.

Las retóricas de Trump se producen en momentos en que Irán, desde el inicio del brote del nuevo coronavirus en su territorio nacional, ha reclamado en repetidas ocasiones contra las sanciones inhumanas que EE.UU. ha impuesto contra el sector de salud del país persa y las consecuencias dañinas que tienen en sus esfuerzos para erradicar este virus perverso, pero las autoridades norteamericanas se han negado a suspender sus embargos.

Irán tacha de “gran mentira” la oferta de ayuda de EE.UU. y dice que si Washington quiere ayudar a Teherán tiene que levantar las sanciones en lugar de ofrecer ayudas por palabra y compasión hipócrita.

Estados Unidos impuso la semana pasada su última ronda de sanciones contra 15 personas y cinco entidades iraníes.

El rechazo de Washington se produce a pesar del llamado de varios países y organizaciones internacionales que exigen el alivio de las restricciones a medida que el país lucha con el brote del coronavirus.

Alemania acusa a Trump de robar máscaras N95 que ordenó de fábrica en China

FacebookTwitterFlipboardCopiar el enlaceelectrónico electrónico

El gobierno alemán está acusando al gobierno de los Estados Unidos de robar máscaras N95 que había ordenado a una fábrica con sede en China que está dirigida por la compañía estadounidense 3M.

The Guardian informa que el gobierno alemán afirma que "200,000 máscaras N95 fabricadas por el fabricante 3M fueron desviadas a los EE. UU. Mientras se transferían entre aviones en Tailandia".

Andreas Geisel, ministro del Interior del estado de Berlín, dijo que la captura estadounidense de máscaras que iban a ir a Alemania era "un acto de piratería moderna" y advirtió que continuar tomando tales acciones podría crear un caos en todo el mundo.

"Esta no es forma de tratar a los socios transatlánticos", dijo Geisel. "Incluso en tiempos de crisis global no debería haber métodos del salvaje oeste".

Alemania no es el único país que ha sido golpeado por los esfuerzos de Trump para acumular máscaras para Estados Unidos.

Politico informa que 3M dijo esta semana que "recibió una solicitud de la administración Trump para dejar de exportar respiradores N95 a Canadá y América Latina a medida que crece la demanda en los Estados Unidos", lo que llevó al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a llamar al presidente por dañar a ambos Canadá y Estados Unidos con sus acciones.

"Estas son cosas en las que los estadounidenses confían y sería un error crear bloqueos o reducir la cantidad de intercambios de bienes y servicios esenciales, incluidos los productos médicos, a través de nuestra frontera", dijo Trudeau.

En Italia, en el contexto de una epidemia de coronavirus, estalló un escándalo político de alto perfil. Resultó que a principios de semana, en la ciudad de Brescia, un avión de la fuerza aérea de los Estados Unidos cargó medio millón de kits para diagnosticar el virus. El otro día se espera una segunda entrega. Los italianos están indignados, los políticos están callados. Y el Presidente ruso, Vladimir Putin, durante una conversación telefónica con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, prometió ayudar a las autoridades italianas en la lucha contra la propagación del coronavirus.

Guerra de mascarillas provoca tensión entre Francia y Suecia

Francia se ha apropiado de un cargamento de mascarillas que habían salido desde Suecia y tenían como destino final Italia y España.

La carga consistía en 4 millones de mascarillas que fue ordenada por la compañía sueca Mölnlycke desde China, y llegó hace un mes al puerto de Marsella, en el sur de Francia, y estaba destinada a Italia y también a España.

Sin embargo, según un informe publicado el miércoles en la revista francesa L’Express, las autoridades de Francia confiscaron la carga que estaba en el almacén de la compañía sueca en la ciudad francesa de Lyon, luego, la compañía Mölnlycke pidió la ayuda del Gobierno nórdico, y tras 15 días de presiones diplomáticas París dejó salir solo la mitad de la carga a sus destinos finales, España e Italia.

El hecho se produjo después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, emitiera un decreto ordenando la incautación de todos los equipos médicos y de salud en todo el país para su distribución al personal médico y a los franceses infectados con COVID-19.

La guerra de las mascarillas comienza a mostrar el egoísmo de algunos países como Francia, así como de EE.UU. que de acuerdo con muchos otros reportes publicados recientemente señalan que los estadounidenses intentan comprar cualquier mascarilla disponible en el mundo, lo que impide que se envíen pedidos a otros países.

En Estados Unidos, está prohibido hablar de la escases de equipos médicos, así que ya varios hospitales han amenazado con despedir a su personal si hacen declaraciones acerca de la falta de material necesarios para afrontar la pandemia del COVID-19.

Trump, sobre su negativa a exportar tapabocas N95: "Necesitamos las mascarillas, no queremos que otra gente las reciba"

"Ahora estamos trabajando con 3M para ver si todo esto funciona o no, pero queremos que ayuden a nuestro país y creo que va a estar bien", declaró este sábado Donald Trump en una rueda de prensa. El viernes, la Casa Blanca exigió a la empresa 3M que dejara de exportar sus mascarillas N95 a Canadá y América Latina para poder abastecer ante todo al propio EE.UU.

"Necesitamos las mascarillas. No queremos que otra gente las reciba", afirmó el mandatario, quien ha vaticinado que el coronavirus provocará "mucha muerte" en su país durante las próximas semanas. "Si la gente no nos da lo que necesitamos para nuestro pueblo, vamos a ser muy duros, y hemos sido muy duros", aseveró Trump.

Por su parte, 3M sostuvo que el cese de las exportaciones de las tapabocas N95 para los trabajadores de salud en Canadá y América Latina va a conllevar "implicaciones humanitarias significantes", dado que la empresa es un proveedor de mascarillas crítico en estas regiones.

Mordaza a los hospitales de UK: expediente o despido si hablan de la escasez de medios

Más de 20.000 sanitarios firman en cuestión de horas una carta pidiendo al Gobierno garantías para que aquellos que están en primera línea tengan mascarillas, gafas, batas y guantes. En definitiva, el batallón ha sido mandado a la guerra contra un asesino silencioso, pero no se le ha dotado de armadura. ¿Les resulta familiar? A medida que el Covid-19 se expande, más y más médicos y enfermeros denuncian que no cuentan con los medios apropiados para lidiar la batalla. Pero el problema se pone aún más serio cuando además son amenazados con expedientes disciplinarios e incluso despidos si comparten públicamente sus preocupaciones. Ha ocurrido en el Reino Unido. El país de las libertades, el que cuenta con la democracia más antigua de Europa ha dado un tremendo tropezón en medio de la crisis de la pandemia.

La Asociación de Médicos del Reino Unido (DAUK, por sus siglas en inglés) es la que ha dado la voz de alarma. Su presidente, el doctor Rinesh Parmar, asegura que esta semana su bandeja de entrada se llenó de correos electrónicos de personas preocupadas a las que se les había dicho "que iban a perder su trabajo si publicaban detalles [de sus condiciones laborales] en redes sociales".

"Plantearon sus inquietudes internamente, pero no consiguieron nada. Y cuando comienzan a tratar el tema públicamente, se les informa que van a ser vigilados y que pueden incluso hasta perder sus trabajos", señala. “En un momento en el que necesitamos que todos los médicos que están en primera línea hagan todo lo que puedan, simplemente no es útil que las personas tengan miedo", añade.

Se esperaba que las autoridades actualizaran esta semana la guía sobre suministros adecuados de equipo de protección personal (PPE, por sus siglas en inglés). Pero recibieron un aluvión de más de 1.000 mensajes sobre el borrador que habían enviado a los organismos profesionales, ya que el texto era "vago" a la hora de determinar exactamente cuándo los médicos tenían que utilizar el equipo.

Racionamiento de guerra

Por su parte, otro médico de emergencias en un hospital en Devon denuncia que a los sanitarios se les ha pedido utilizar "solo máscaras quirúrgicas, guantes y delantales de plástico". "Atiende completamente a racionamiento de los suministros y no a la necesidad clínica", matiza.

En medio de la polémica ante la censura que denuncian los profesionales del sector, un portavoz del NHS asegura, sin embargo, que "hablan sin problema alguno a título personal, sindical o profesional". "Es evidente por la cobertura de los medios impresos y de radiodifusión a lo largo de este incidente que el personal puede y de hecho está hablando libremente", apunta.

La carta dirigida esta semana al primer ministro, Boris Johnson, —que ha sido firmada por miles de profesionales del NHS— fue coordinada por 'EveryDoctor', una organización de médicos del Reino Unido que defiende la seguridad tanto del personal como de los pacientes.

La doctora Julia Patterson, una de las responsables, señala que "los casos de coronavirus están aumentando con gran rapidez en todo el país y los sanitarios deben utilizar un equipo de protección adecuado para evitar contraerlo ellos mismos".

Sin test para los sanitarios

"Si se contagian, no solo se enfrentan a una enfermedad potencialmente mortal, sino que también pueden transmitir el virus a otros pacientes bajo su cuidado durante el período de incubación, antes de que aparezcan sus síntomas", explica. "Es mejor prevenir que curar. Sabemos esto. Necesitamos prevenir la propagación de este virus siguiendo las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y protegiendo adecuadamente a nuestros trabajadores. Los pacientes están muriendo, los sanitarios están muriendo. Es hora de actuar", recalca.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha pedido a los países que no dejen de realizar "test, test y test". Pero, de momento, tan solo 2.000 del casi medio millón de sanitarios británicos se ha sometido a la prueba para saber si tiene Covid-19. Eso lleva a que un amplio porcentaje se vea ahora obligado a permanecer aislado, por haberse expuesto al contagio, sin saber si está o no infectado.

En el Reino Unido se realizan actualmente alrededor de 10.000 test diarios, principalmente a los enfermos que ingresan ya graves. Pero tal y como anunció este jueves el responsable de Sanidad, Matt Hancock, que acaba de terminar la cuarentena tras haber dado positivo, el objetivo es llegar a los 100.000 diarios para finales de abril.

"Occidente pierde el liderazgo moral al rechazar la resolución de Rusia sobre las sanciones"

El jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la Cámara Alta del Parlamento de Rusia, Konstantín Kosachev, considera que Occidente demostró su pérdida total de liderazgo moral al rechazar la resolución de Rusia sobre el levantamiento de las sanciones en las actuales circunstancias, determinadas por la pandemia de coronavirus.

"En la Asamblea General de la ONU, los Estados de Occidente, junto con Georgia y Ucrania, antepusieron de manera explícita [sus intereses] a los valores, responsabilidad y sentido común, al bloquear la resolusión rusa sobre el cese de las sanciones, que impiden a otros países luchar contra la pandemia de coronavirus", escribió Kosachev en su cuenta de Facebook.

"Es dificil imaginar una confirmación más elocuente de la pérdida completa por parte de Occidente del liderazgo moral en el mundo", subrayó el senador. "En los EE.UU., las sanciones han sustituido definitivamente la política exterior: todo consiste en la amenaza, la aplicación o la promesa de cancelar el chantaje económico contra los Estados soberanos por un cambio de política o hasta el poder", mientras que "para los países de la UE, el ciego apoyo a la postura

La resolución

Kosachev recalcó que el proyecto ruso de resolución surgió como respuesta al llamamiento del secretario general de la Naciones Unidas, António Guterres, quien ha insistido en la necesidad de cancelar las restricciones económicas en razón de la pandemia que amenaza a la población del planeta. El alto funcionario de la ONU han insistido en que las naciones más afectadas van a ser aquellas que tienen capacidades limitadas en el ámbito de la medicina y el acceso a los medicamentos.

El documento presentado por Moscú planteaba el reconocimiento del papel clave de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la lucha contra la enfermedad, así como el levantamiento de las sanciones unilaterales, impuestas sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, y el rechazo a las guerras comerciales.

De acuerdo con la postura de Moscú, el cese de las restricciones permitiría garantizar el acceso urgente de todos los países a los alimentos y medicamentos, así como evitar las especulaciones financieras con las mercancías de primera necesidad.

Los coautores de la declaración fueron 28 países miembros de la ONU.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19