Paul Craig Roberts

El cineasta Oliver Stone ha ganado 12 Premios de la Academia por sus películas. Pero este récord excepcional no ayuda cuando busca financiación para una película crítica de una de las guerras de Estados Unidos.

“Haces ese tipo de historias, no va a prosperar”. Stone dijo que su disidencia de la narrativa a favor de la guerra le ha traído “censura económica”. https://sputniknews.com/us/202001311078189951-oliver-stone-united-states-is-the-evil-empire/

Hollywood practica la misma censura que CNN, el New York Times y el resto de la prensa prostituta (en el texto en inglés “presstitute”, según el ocurrente y preciso neologismo. N. del Traductor) que defienden la guerra. Stone señala que nunca escuchamos el punto de vista de los países que están etiquetados como “amenazas”, como Rusia, China, Corea del Norte, Irán y Venezuela.

Los partidos políticos demócrata y republicano también están a favor de la guerra. Los demócratas ni siquiera dejarán que Tulsi Gabbard participe en las presidenciales del ayuntamiento de New Hampshire, porque ella no es partidaria de la guerra.

Stone dice que el hecho de que los líderes demócratas como Hillary Clinton y Joe Biden estén tan a favor de la guerra como Dick Cheney y los neoconservadores sionistas “muestra cuán encerrado está Estados Unidos”. Como dijo Putin en las entrevistas que Stone hizo con él, “no importa quién sea el presidente de los Estados Unidos”. La política de Washington es la hegemonía lograda a través de la guerra.

Trump dijo que quería sacar a Estados Unidos de la guerra. Trump dijo que normalizaría las relaciones con Rusia y retiraría las fuerzas estadounidenses de los países que George W. Bush y Obama habían invadido con tropas estadounidenses o con proxies llamados “luchadores por la libertad”. Sin embargo, bajo la presión de “Rusiagate” e “Impeachgate”, Trump ha buscado infructuosamente protección del poderoso lobby de Israel, todo en vano. Las personas más activas en el juicio político de Trump son miembros judíos de la mayoría demócrata en el Congreso y la mayoría de los testimonios artificiales y falsos de los testigos contra Trump fueron de judíos.

Sin embargo, Trump ha puesto su presidencia al servicio de Israel. Trump dijo recientemente que porque Israel quería que lo hiciera se retiró del sólido acuerdo multiestatal con Irán, que Irán mantuvo al dejar de enriquecer uranio que podría usarse para armas. Aquí está Trump, en sus propias palabras, saludando a Netanyahu en una conferencia de prensa conjunta con el delincuente acusado Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, en Washington el martes 28 de enero de 2020, una actuación de un presidente estadounidense que debe avergonzar a todos los estadounidenses y hacerlos sentir profunda deshonra:

“Como todos saben, he hecho mucho por Israel; trasladar la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén [al-Quds], reconocer los Altos del Golán y, francamente, quizás lo más importante, salir del terrible acuerdo nuclear con Irán”, dijo el presidente de los Estados Unidos a una audiencia a favor de Israel en la Casa Blanca.

El movimiento de Trump de la embajada de EEUU a Jerusalén es contrario a la posición mantenida por el resto del mundo y por Washington hasta que Trump violó la posición de la ONU. Trump no es dueño de los Altos del Golán sirio, territorio israelí confiscado que no puede ser anexado a Israel de acuerdo con el derecho internacional, y no tiene autoridad o poder legal, aparte del poderío de la fuerza, para entregar territorio sirio a Israel. Pero Trump lo hizo.

Notifíquese: Trump proporciona razones para ser acusado, pero habría requerido que los demócratas tomaran una posición contra Israel, algo que nunca harán. Y tampoco lo harán los republicanos. Ambas partes son propiedad completa del lobby de Israel.

Por lo tanto, la guerra de Estados Unidos en nombre de Israel en el Medio Oriente continuará. Israel quiere los recursos hídricos del sur del Líbano, y como lo demuestran los dos intentos fallidos de Israel, Israel no puede lograrlo por sí solo.

Dos veces Israel envió al ejército israelí al sur del Líbano para ocupar la región, y dos veces el ejército israelí huyó por su vida perseguido por la milicia de Hezbolá.

Hezbolá es financiado y abastecido por Siria e Irán, y esta es la razón por la que Netanyahu está usando a su títere, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para continuar creando condiciones para que los estadounidenses mueran luchando por Israel contra Siria e Irán.

Trump cumpliría voluntariosamente con las instrucciones de Netanyahu, pero Rusia está en el camino.

La pregunta que tenemos ante nosotros es si Rusia, para obtener la aceptación de Occidente, venderá Siria e Irán a cambio de ser miembro de la política corrupta y la disfunción social del mundo occidental.

Teniendo en cuenta los intereses occidentales de los principales alborotadores y agitadores rusos -oligarcas- que se enriquecieron con la toma de Rusia por parte de los Estados Unidos durante los años de Yeltsin, no es inconcebible que el gobierno ruso acepte el Gran Israel en el Medio Oriente a cambio de la membresía en el Mundo Occidental.

Rusia es muy susceptible a ser corrompida por Occidente. La vida bajo el comunismo, o sus fábulas sobre él, han perjudicado a gran parte de la juventud rusa contra Rusia. Existe la creencia de que Estados Unidos es Nirvana, donde las calles están pavimentadas con oro. El éxito de la propaganda estadounidense es mundial, y esta es una gran debilidad para Rusia. Hoy, las ONG financiadas por Washington pueden llevar a miles de jóvenes rusos a las calles para protestar contra Putin, lo que es noticia en los Estados Unidos y respalda la propaganda de Washington de que Putin es un dictador que suprime la democracia rusa. Que el gobierno ruso permita esta actividad de la quinta columna indica una falta de confianza por parte del gobierno ruso. Washington aprovecha la falta de confianza de Rusia e incrementa la presión.

Con Washington y sus vasallos europeos operando contra Rusia cada minuto de cada día, semana, mes, año, el gobierno ruso podría caer nuevamente como lo hizo en 1991. Rusia está lejos de la Patria liberada. La soberanía rusa aún no está garantizada.

Washington es la fuente de la guerra. Washington es el único país que invade, bombardea, demoniza y amenaza a otros países. La amenaza de guerra reside solo en Washington.

Trump asesinó a un funcionario gubernamental de alto rango de Irán, Soleimaní, que estaba en una misión de paz en un vuelo comercial a Irak, donde fue invitado. Esto fue tanto un crimen como un acto de guerra. Rusia reprimió la respuesta iraní, por lo que ahora Washington amenaza con asesinar al sucesor de Soleimaní.

El mundo hace la vista gorda. Los estadounidenses están adoctrinados para ver a Irán, como a Rusia y China y Corea del Norte y Venezuela, como un enemigo. Entonces, mientras más iraníes son asesinados, más felices son los estadounidenses adoctrinados.

Europa y Japón, siendo los vasallos de Washington, son inútiles para introducir cualquier restricción y lucidez para disuadir el impulso de Washington por la hegemonía mundial al servicio de Israel.

La conclusión es que la guerra es nuestro futuro. El coronavirus, suponiendo que no se trata solo de otra pandemia como la gripe aviar, el SARS, la gripe porcina, etc., matará a muchas menos personas que las armas nucleares.

De hecho, Washington y sus guerras son una amenaza para la vida del planeta Tierra. El mundo está atrapado en las ambiciones de Washington e Israel. A medida que Rusia y China se niegan a poner los pies en el suelo y continúan abriéndose estúpidamente a la interferencia estadounidense y, tal vez, al ataque biológico, la guerra es nuestro futuro. Cuando el botón sea presionado, dejaremos de existir. Y también lo harán los animales, los pájaros, las plantas y los árboles.

Solo quedará la ruina creada por Washington.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19