EkaterinaBlinova

Dos grandes gigantes asiáticos, India y China, continúan buscando formas de resolver las diferencias económicas, políticas, territoriales y comerciales. Periodistas indios y chinos han explicado por qué los dos países deben actuar en sinergia al comentar sobre la reciente cumbre informal entre Narendra Modi y Xi Jinping en Chennai.

Los días 11 y 12 de octubre, el primer ministro indio, Narendra Modi, y el presidente chino, Xi Jinping, sostuvieron una segunda reunión informal en Mamallapuram, una ciudad costera cerca de Chennai, India.

La primera reunión informal tuvo lugar en Wuhan, en el centro de China, en abril de 2018, luego del enfrentamiento fronterizo de 73 días entre India y China en Doklam.

Del mismo modo, las conversaciones informales de este año fueron precedidas por una disputa diplomática entre India, Pakistán y China sobre la decisión de Nueva Delhi de reconstituir la parte de Cachemira administrada por la India en dos territorios sindicales. La nueva ley, que entrará en vigencia el 31 de octubre, ha intensificado las tensiones desde que los tres países reclaman la región.

Para agregar a la controversia, Nueva Delhi y Pekín aún no han alcanzado un terreno común en el Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) que pasaría por las áreas de Gilgit y Baltistán administradas por Pakistán y Cachemira, reclamadas por India.

Mientras tanto, la cumbre de 16 miembros de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés) en agosto expuso las diferencias entre India y China en asuntos económicos vitales y enfatizó el déficit comercial de $ 53,6 mil millones de Nueva Delhi con China en un comercio bilateral total de aproximadamente $ 95.54. Los empresarios indios también se quejaron de que China no proporcionó acceso de libre mercado a sus productos informáticos y farmacéuticos.

Y aún así, la segunda cumbre informal Xi-Modi ha demostrado una vez más que los dos gigantes asiáticos están abiertos al diálogo y ansiosos por hablar sobre los temas candentes, dice AmritaDhillon, editora fundadora de una revista con sede en Nueva Delhi, TheKootneeti, y Thomas W. Pauken, un autor y periodista con sede en Beijing que escribe para la cadena de televisión CCTV de China bajo el alias de Tom McGregor.

El diálogo informal es la mejor manera de resolver las diferencias

Según Dhillon, los "diálogos informales" son la mejor manera de resolver las controversias entre los dos vecinos nucleares.

"Las relaciones entre India y China tienen siglos", dice el periodista indio. "Sin embargo, en las últimas siete décadas, ha habido muchas ocasiones en las que estos dos gigantes asiáticos se enfrentaron: a veces, en el campo de batalla, a veces en la UNGA y a veces a través de canales indirectos. Xi y Modi representan 2,72 mil millones de personas de este planeta, que una vez fueron colonizados y aún luchan por desarrollarse. Tales situaciones exigen mucha comunicación. Reuniones informales como 'Wuhan Spirit' y 'Chennai Connect' ayudarán a construir un buen vínculo personal entre los dos líderes que están destinados mantener el cargo al menos hasta 2023-2024 juntos en China e India, respectivamente".

Durante la segunda cumbre informal, el primer ministro Modi enfatizó que si bien el "espíritu de Wuhan" [[había] inculcado un nuevo impulso y confianza "entre las dos naciones, la reunión de octubre fue" el comienzo de una nueva era en las relaciones entre India y China ".

Al comentar sobre la declaración de Modi, Thomas Pauken subrayó que hay signos que muestran que la reciente reunión ha dado paso a una "nueva era" para los lazos chino-indios.

"El 'Arte de la Ceremonia' tiene una gran importancia para la política exterior de China", señala el periodista con sede en Beijing, "Las imágenes y fotos que provienen de la visita de Xi a la India parecen fantásticas. Xi y Modi están visitando los sitios históricos de la India en o cerca de Chennai y eso demuestra la nueva pasión de China por la antigua cultura india y su mayor aprecio por la religión hindú. Aunque Xi no es un hombre religioso, nunca debemos subestimar la importancia especial del presidente chino que va a tierras espirituales en la India ".

Déficit comercial India-China y guerra comercial sino-estadounidense

Como dijo el viceministro de Relaciones Exteriores de China, LuoZhaohui, a los periodistas el 13 de octubre, Modi y Xi acordaron establecer un mecanismo de diálogo económico y comercial de alto nivel entre los países. El nuevo mecanismo tiene como objetivo reducir el déficit comercial chino-indio, así como mejorar el comercio mutuo, la inversión y los servicios.

AmritaDhillon expresa un optimismo cauteloso con respecto a la nueva medida propuesta que aboga por un "enfoque de esperar y ver".

"Tendremos que ver cómo las dos partes abordan inquietudes comerciales particulares y qué implicaciones específicas serían involucradas", dice ella. "Me temo que una entrada india al mercado chino no será gratuita, tal vez la señal verde india para que Huawei construya nuestras redes 5G esté sobre la mesa".

Ella señala que si bien las exportaciones chinas a la India constituyen el 2,9 por ciento de su exportación total (2017), la India todavía importa el 16 por ciento de todas las importaciones de China.

"Esa es la gran brecha que debe abordarse, tal vez con la diversificación de las importaciones", explica el periodista indio. "Aunque el aumento de las exportaciones a China ciertamente proporciona un impulso a la economía, pero también proporciona a los chinos una gran influencia sobre la India para usarlo bajo sus medios coercitivos para lanzar controles de exportación, lo que inflige un daño económico a India, como lo ha estado haciendo con Australia". "

En cuanto a China, puede "beneficiarse al suscribir un acuerdo de libre comercio con Delhi y al mismo tiempo negociar un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China", destaca Pauken, autor de Estados Unidos contra China: de la guerra comercial al acuerdo recíproco .

El periodista con sede en Beijing llama la atención sobre la reunión Xi-Modi: tuvo lugar "justo en el momento en que funcionarios estadounidenses y chinos se reunían para conversaciones comerciales en Washington".

Según él, durante las recientes negociaciones comerciales, Pekín y Washington dieron un paso más cerca de la firma de un acuerdo comercial parcial que podría poner fin a la guerra comercial que hierve entre los países desde marzo de 2018.

No descarta que Estados Unidos, India y China puedan formar un nuevo "triunvirato" que dominaría la economía global durante el resto del siglo XXI.

Por qué el problema de Cachemira permaneció fuera de la agenda

Si bien los dos países abordaron una amplia gama de temas durante la reunión informal de alto nivel, el apremiante problema de Cachemira quedó fuera de la agenda de la cumbre Xi-Modi. Entonces surge la pregunta de por qué los líderes chinos e indios pasaron por alto el problema.

"Creo que Cachemira es un tema muy delicado en el sur de Asia y hablar de ello habría creado una brecha para otras conversaciones entre líderes", responde Dhillon, y agrega que, sin embargo, "India necesita plantear este problema a través de los canales diplomáticos más altos" y llamar la atención de China sobre el Acuerdo Panchsheel en el que los países decidieron no interferir en los asuntos internos de los demás.

Pauken se hace eco de la postura de Dhillon: según él, era casi imposible resolver este tema tan delicado en el marco de una cumbre informal.

"Xi y Modi están teniendo reuniones informales y, debido a eso, si hay problemas importantes que no se pueden resolver pronto, no hay razón para discutirlos. Xi y Modi buscan establecer una mejor amistad y siempre pueden estar de acuerdo en no estar de acuerdo ", subraya el autor.

El 6 de agosto, el parlamento de la India aprobó la reorganización de Jammu y Cachemira en un territorio sindical (UT) y formó una UT separada en Ladakh. Beijing se opuso a la decisión de India de hacer de Ladakh un territorio sindical, ya que ambos países tienen una disputa territorial sobre la región.

Respondiendo a las preocupaciones de China, el ministro de Asuntos Exteriores de la India, SubrahmanyamJaishankar, explicó en una entrevista con el Instituto de Política de la Sociedad de Asia que la frontera de la India no había cambiado y que la Línea de Control Actual (ALC) entre China e India había permanecido intacta.

India y China tienen un gran potencial, deberían actuar en sinergia

No importa cuán grandes sean las diferencias entre India y China, los dos países tienen un gran potencial económico y necesitan desarrollar vínculos y actuar en sinergia , dicen los periodistas.

"India y China son comparativamente más jóvenes que el resto del mundo", señala Dhillon explicando que en India más del 65 por ciento de la población tiene menos de 25 años, mientras que China tiene alrededor del 65 por ciento de la población entre los 16 años. y 59 años.

Tener "gran capital humano" en los dos países "generará más prosperidad para el mundo", prevé. Además, India y China podrían ser complementarias entre sí, subraya el periodista indio: si bien a India le está yendo muy bien en tecnología espacial, China lidera el mundo en inteligencia artificial (IA).

"En la segunda mitad de este siglo muy asiático, India y China serán las economías y los mercados más grandes", dice Dhillon. "Ha llegado el momento de que ambos países se pongan del lado de los irritantes mientras hablan sobre las relaciones bilaterales y forjen lazos del siglo XXI".

Pauken comparte una postura similar al imaginar que la cooperación de los dos países puede allanar el camino hacia un "nuevo paradigma en geopolítica".

"Podemos esperar el comienzo de lazos más fuertes entre China e India a medida que las naciones vecinas comienzan a superar las brechas o los malentendidos culturales y ambos se esforzarán por trabajar en mayor armonía para esforzarse en una mayor cooperación económica", concluye el autor con sede en Beijing. 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS