Libros Recomendados

 

alt

Carlos Pissolito

La Geopolítica fue enviada al desván de la historia: Así fue, tras la estrepitosa derrota del eje Berlín-Roma-Tokio tras la 2da GM. Se le atribuyó, falsamente, el haber proporcionado las bases teóricas para los expansionismos alemán, italiano y japonés.

Hoy, parece gozar de un renacimiento. Pero, uno que no puede dejar atrás su fama maldita de ciencia esotérica.

En concordancia con su significado etimológico, a la Geopolítica, en términos generales, se le ha atribuido como objeto de estudio el impacto de la geografía sobre la política, y viceversa. Pero, con los años este campo de acción se ha visto ampliado. Especialmente, se la ha orientado hacia el diseño de estrategias vinculadas al posicionamiento, al desplazamiento y al empleo de fuerzas en relación a las masas terrestres y a los espacios marítimos circundantes y a su mutua interacción.

La Geopolítica en el mundo: Más recientemente, la Geopolítica viene realizando intentos para dar explicación a situaciones complejas vinculadas, no solo con el dominio del Mundo, también, con una mejor convivencia entre los Estados y otros factores de poder. Entre éstos se destaca el de la Meta-Geopolítica propugnada por el neurólogo y filósofo Nayef Al-Rodhan. Una teoría que propone un estudio interdisciplinario que busca reconciliar la política realista del poder con un desarrollo sustentable y con la dignidad humana.

A lo largo de su breve historia, los teóricos de la Geopolítica han tratado de influir en los decisores políticos. El caso más antiguo es el del Barón de Montesquieu con su celebérrima obra L´esprit de lois. En la que aseguraba que el clima tenía influencia políticas. Pero, casi siempre, ha sido un ejercicio inútil dada la escasa repercusión práctica de las influencias de todos ellos en el ámbito de la política práctica.

No es el caso ruso. Donde las ideas geopolíticas centradas en la tradición de la exaltación de lo eurasiático tienen una profunda influencia en las decisiones políticas de los actuales ocupantes del Kremlin. Se asocia, a éstas últimas, el nombre de Alexndr Dugin y su movimiento “Eurosasia”, reconocido oficialmente en el 2001.(1)  Básicamente, propugna la unión de todos los pueblos Turco-Eslavos. El moderno renacimiento de la geopolítica rusa se inició en la búsqueda de una solución al problema suscitado por los intentos de segregación de Chechenia. Posteriormente, su enfoque se expandió hacia el logro de una alianza estratégica entre Rusia, Europa y los Estados del Levante, particularmente con Irán.  Paralelamente, se han mostrado primordialmente críticos ante el avance de la NATO sobre Ucrania y Georgia. En este último sentido, se declaran anti-atlantistas, anti-norteamericanos y anti-liberales. También, se sabe que sus ideas son populares en Turquía, notablemente en el grupo de asesores que se conoce como el “Círculo Ergenekon”.(2)

El caso argentino: Después de este rápido periplo por el camino recorrido por la ciencia que nos interesa. Cabe interrogarse sobre su justa valoración en nuestro país. (3)  Cabe destacar que más allá de cualquier distinción académicas, el caso argentino es único. Ya que, tanto la esotérica Geopolítica como la ortodoxa Estrategia son ciencias que parecen ajenas a las decisiones que vienen tomando todas las sucesivas administraciones del Estado a través de sus respectiva agencias. Incluso para aquellas, como los órganos de planeamiento estratégico para la Defensa y la Seguridad de que disponen los respectivos ministerios y, aún, los de las Fuerzas que les dependen.

Basta leer cualquiera de los documentos que se vienen emitiendo desde hace más de tres décadas hasta el presente, para reconocer su pobreza analítica y la, consecuente, ausencia de recomendaciones concretas.

Lamentablemente, las realidades que planeta la Geopolítica pueden negarse, pero nada ni nadie nos salvará de sus consecuencias. Diversos factores permanentes y nuevas contingencias vienen generando un ambiente internacional y regional caracterizado por la inestabilidad y la imprevisibilidad.

Concretamente, la realidad geopolítica/estratégica que afecta a nuestro país es potencialmente peligrosa por los siguientes factores:

  • 1ro La penetración del narcotráfico, principalmente, proveniente desde el Norte que se disemina en todas nuestras ciudades, atacando, especialmente, a nuestra juventud y a nuestro estilo de vida .
  • 2do La existencia de un territorio propio (Malvinas y dependencias) ocupado por una potencia extracontinental.
  • 3ro Una insurgencia mapuche, por el momento, de baja intensidad en las provincias del Neuquén, Río Negro y Chubut con conexiones con una más radicalizada en la República de Chile.
  • 4to  La presencia en territorio propio de una base satelital operada por el Ejército Popular Chino.

A lo señalado hay que sumarle dos factores internacionales que tienen influencia sobre los ya mencionados.

1ro La necesidad por parte de China de asegurarse el abastecimiento, principalmente, de granos que garanticen su abastecimiento alimenticio, lo que la impulsa a un agresivo desarrollo de inversiones, especialmente, en Brasil y en la Argentina.

2do En consonancia con lo anterior, el cambio de paradigma estratégico por parte de los EEUU, quien ha dejado de la lado la Doctrina Truman de la Guerra Fría para retomar la Doctrina Monroe a los efectos de oponerse a la penetración china en el subcontinente sudamericano. (4)

Los puntos 1ro y 2do le plantean a nuestra dirigencia lo que se denomina un dilema. Vale decir, la exigencia de tomar decisiones en condiciones difíciles en que las que no se sabe cuál escoger porque ambas son igualmente buenas o malas. Situación similar vive, por ejemplo, Australia. (5)

3ro En forma paralela, el nuevo presidente del Brasil se aprecia que adoptará posturas geopolíticas y estratégicas mucho más agresivas que su antecesor y que pueden llegar a agravar, aún más, nuestra precaria situación.

Tanto la Geopolítica como la Estrategia, no están solo para describir y analizar situaciones -esa sería su faz teórica- lo están y, principalmente, para tratar de resolverlas, lo que conforma el núcleo de su carácter de ciencia práctica.

Hacerlo, no requiere de largos documentos. Los planes estratégicos más geniales de pueden resumir en pocos párrafos, hasta en pocas palabras. Va aquí el nuestro para nuestra Nación:

1ro Una maniobra geopolítica ofensiva en dirección al Océano Pacífico.

2do Una maniobra geopolítica defensiva principal con centro de gravedad al Norte. (6)

3ro Una maniobra geopolítica defensiva secundaria con centro de gravedad al Sur.

FIGURA: En el mapa se observa en color verde la maniobra geopolítica ofensiva y en amarillo las dos defensivas.

Cabe aclarar que la Geopolítica, al contrario de la Estrategia que -principalmente- consigna medios militares para el logro de un objetivo, contempla todos los medios a disposición de una Nación, Sean estos duros o blandos, públicos o privados.

Cuando decimos “maniobra geopolítica ofensiva” hablamos de colocar la atención, los medios y las acciones propias en esa dirección. Cuando decimos “maniobra geopolítica defensiva” nos referimos a la posibilidad de negárselos a nuestros enemigos.

¿Por qué el O. Pacífico? Simplemente, porque será el escenario del comercio mundial en el futuro, dado el crecimiento que viene experimentando China. Y lo que nos permitirá, mediante una alianza con Chile, compensar cualquier maniobra brasileña en ese sentido.

¿Por qué defender el Norte y el Sur? Porque, simplemente, se encuentran bajo ataque. Las prioridades indican el nivel de peligrosidad de cada uno de ellos.

Colofón: La definición de poder más sencilla nos remite a la capacidad de hacer cosas en propio beneficio. Aplicada a las organizaciones y los Estados lo son en grado sumo, se nos presentan tres herramientas básicas. A saber, y en orden de importancia: los conductores, las ideas y los medios a disposición.  Los primeros son por lo general, providenciales. Vale decir pueden estar o no estar. Los medios son los que hay. Pero, las ideas van y vienen. Se ponen de moda.

Sin pretender poner de moda a la Geopolítica, podemos aspirar a que, al menos, los numerosos problemas que tenemos que enfrentar, sean analizados en un marco conceptual adecuado.

Creemos que no es mucho pedir.

Notas:

(1) Alexander Dugin ha visitado varias veces la Argentina invitado por el Centro de Estudios Estratégicos de la CGT. Al respecto ver: Pissolito, Carlos. “Dugin, Perón, un solo corazón!”.
(2) Ergenekon es un lugar mítico localizado en los inaccesibles valles de los montes Altái, donde Bumin Khan reunió al pueblo turco. Al respecto, recuerdo que un oficial turco, hace años, me señaló que él no tendría problema para relacionarse con países tan dispares como Corea del Norte, Bulgaria, el sur de Rusia o Mongolia; ya que el turco-altaico era la lengua madre de todos ellos. Anécdota que explica la vinculación entre los pueblos eslavos y los turcos.
(3) Las diferencias entre la Geopolítica y la Estrategia son importantes. Para empezar, creo que la Geopolítica, al privilegiar desmedidamente la influencia de los factores ambientales sobre las decisiones estratégicas y políticas, cae en un exceso. Ya que al darle a este componente un carácter ineluctable. Hace de la influencia geográfica un factor determinista. Y en es en este sentido es que es inaceptable. Pues, deja de lado, lo que para mí es fundamental, en toda decisión. Cuál es la voluntad de quien la toma. Ya que la materia prima fundamental, tanto de la Política como de la Estrategia, es la voluntad de quien toma las decisiones. Por su parte, la Estrategia -en sentido amplio- contempla el empleo de medios para obtener un fin impuesto por la Política.
(4) Pissolito, Carlos y  Barrios, Miguel. “EEUU: de Truman a Monroe”.
(5) Al respecto ver:  de Esperanza, Cristina. “Entre China y Estados Unidos: el dilema de Australia”.
(6) Pissolito, Carlos.  “Los Tambores de Bronce”.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES