Los científicos del MIT, la Universidad de Cardiff y Universidad de Manchester, a la que se han unidos dos radiotelescopios, uno en Hawai y otro en Atacama (Chile), han observado lo que pueden ser signos de vida en las nubes de Venus.

Este es el resumen de lo que podría ser –si se confirma- la noticia científica más importante de este siglo. El trabajo del grupo de científicos, dirigido por una investigadora de la Universidad de Cardiff, se filtró por unas horas en la web EsrthSky bajo el título Has microbial life been found on Venus?, que fue retirado y se han bloqueado todos los enlaces en las redes que apuntaban al artículo. Firmado por el periodista de la BBC Paul Scott Anderson, que así anunciaba lo que podría hacerse público este mismo lunes:

“Algo realmente emocionante va a suceder este mes en #skyatnight , ¡tenemos un informe especial! Mira este teaser y sintonízalo este LUNES 14 de septiembre a las 22.30 horas

@BBCFOUR https://twitter.com/i/status/1304010713195839493

Este es el video del anuncio que se publicará oficialmente el 14 de septiembre de 2020

VIDEO

Hay que señalar que el descubrimiento es el de una sustancia química que no debería estar allí, y en la Tierra se considera una firma biológica concluyente: la fosfina, un gas muy apestoso. Hasta donde los científicos saben, solo hay dos formas de producirlo, ya sea artificialmente en un laboratorio o por ciertos tipos de microbios que viven en ambientes libres de oxígeno. Cabe señalar que esto aún podría no ser una prueba de vida en Venus, pero los investigadores presentan un caso convincente. Pudiera ser que los científicos no comprenden completamente los procesos naturales que crean fosfina pero las investigaciones hasta el momento indican según establece el estudio, que la concentración de fosfina encontrada solo podría ser causada por organismos biológicos.

La fosfina podría indicar la existencia de vida anaeróbica extraterrestre

El equipo del MIT que participa en la investigación ya había presentado resultados sobre la fosfina como biomarcador. La fosfina, que se encuentra entre los gases más tóxicos y apestosos de la Tierra, no puede ser producida de ninguna otra manera excepto por organismos anaeróbicos, lo que la convierte en un puro "gas biofirma".

 

La vida utiliza miles de compuestos volátiles que podrían contribuir a la biosfera. Algunos de estos compuestos pueden acumularse en una atmósfera planetaria y ser detectables de forma remota; estos se denominan comúnmente "gases de firma biológica".

Los gases de biofirma prominentes en la Tierra son aquellos que son relativamente abundantes y espectroscópicamente activos (principalmente oxígeno, ozono, metano y óxido nitroso).

“Aquí en la Tierra, el oxígeno es un signo de vida realmente impresionante”, dijo la Dra. Clara Sousa-Silva, una de las autoras del estudio e investigadora del Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT. “Pero otras cosas además de la vida también producen oxígeno. Es importante tener en cuenta moléculas más extrañas que pueden no producirse con tanta frecuencia, pero si las encuentras en otro planeta, solo hay una explicación ".

En la nueva investigación, la Dra. Sousa-Silva y sus colegas encontraron que la fosfina es un marcador prometedor para la vida si se detecta en un exoplaneta rocoso. Pero, sin duda, tenían que descartar cualquier posibilidad de que este gas pudiera ser producido por cualquier otra cosa que no fuera la vida.

Para hacer esto, pasaron los últimos años analizando muchas especies de fósforo, el bloque de construcción esencial de la fosfina, a través de un análisis teórico exhaustivo de las vías químicas, en escenarios cada vez más extremos, para ver si el fósforo podría convertirse en fosfina de alguna manera abiótica.

Los investigadores trabajaron las vías químicas y la termodinámica involucradas en múltiples escenarios en la Tierra para ver si podían producir suficiente energía para convertir el fósforo en fosfina.

"En algún momento estábamos viendo mecanismos cada vez menos plausibles, como si las placas tectónicas se rozaran entre sí, ¿podría obtener una chispa de plasma que generara fosfina?" afirman. "O si un rayo cayera en algún lugar que tuviera fósforo, o un meteoro tuviera un contenido de fósforo, ¿podría generar un impacto para producir fosfina?" "Y pasamos varios años estudiando estos procesos para descubrir que nada más que la vida produce cantidades detectables de fosfina". Los científicos encontraron que la fosfina no tiene falsos positivos significativos, lo que significa que cualquier detección de fosfina es una señal segura de vida.

 

Según el equipo, si se produjera fosfina en cantidades relativamente pequeñas equivalentes a la cantidad de metano producido en la Tierra hoy en día, produciría una señal en la atmósfera que sería lo suficientemente clara como para ser detectada por un observatorio avanzado.

“Además de establecer la fosfina como una biofirma viable en la búsqueda de vida extraterrestre, nuestros resultados proporcionan una línea o proceso que los investigadores deben seguir para caracterizar cualquier otro de los otros 16.000 candidatos a biofirma”, dijo el Dr. Sousa-Silva.

El artículo del equipo fue publicado en la revista Astrobiology: Clara Sousa-Silva, Sara Seager, Sukrit Ranjan, Janusz Jurand Petkowski, Zhuchang Zhan, Renyu Hu y William Bains.Astrobiología. Febrero de 2020.235-268.http://doi.org/10.1089/ast.2018.1954

¿Los rusos sabían algo?

En el último siglo, mientras Estados Unidos se centró en Marte y los planetas exteriores, el programa espacial soviético tenía la tradición de explorar Venus con varias sondas y módulos de aterrizaje. Ahora Rusia planea continuar donde lo dejó la Unión Soviética, con un ambicioso concepto de misión llamado Venera-D que incluye un orbitador Venus, un módulo de aterrizaje y una estación de superficie.

El pasado año, el Instituto Ruso de Investigaciones Espaciales celebró un taller sobre el lugar de aterrizaje Venera-D en Moscú para hacer avanzar el concepto. El taller tuvo dos temas. El primero fue buscar la opinión de la comunidad sobre dónde aterrizar en Venus y cómo los diversos elementos de un módulo de aterrizaje, como una estación meteorológica o sondas sísmicas, deberían trabajar juntos. Pero lo curioso es que los planificadores rusos consideraban agregar una plataforma aérea de altitud variable, ya sea un dirigible o un globo, similar a la "estación atmosférica" ​​que floté como en la novela de ciencia ficción de 2013 Voids of Eternity: Alien Encounter.

Un vehículo aéreo sería ideal para investigar la habitabilidad potencial de la capa de nubes más baja de Venus, que fue el otro tema principal discutido durante el taller. La idea de que esta plataforma de nubes, a unos 50 kilómetros sobre la superficie de Venus, podría contener vida microbiana se remonta a Carl Sagan en la década de 1960. Desde entonces ha sido elaborado por varios científicos, incluidos algunos que se presentaron en la reunión de Moscú. (Quizás la discusión más detallada fue un artículo de 2004 de David Grinspoon, Mark Bullock y otros,  en la revista Astrobiology).

Una cuestión que se consideró durante la discusión sobre la habitabilidad fue la disponibilidad de fósforo en las nubes de Venus. Es un elemento crítico para la vida en la Tierra, y presumiblemente tendría que estar presente en Venus si existiera vida. Las ideas clave provienen de un artículo en ruso, que era nuevo para la mayoría de los científicos no rusos en la reunión, que presenta datos de las misiones soviéticas VEGA de la década de 1980, que midieron con éxito aerosoles que contienen fósforo a varias altitudes en las nubes de Venus.

Estas revelaciones —a partir de nuevos modelos y de antiguas naves espaciales soviéticas— refuerzan el argumento de que la vida microbiana existió una vez en los océanos de Venus y tal vez todavía exista en la atmósfera inferior. La única forma de saberlo con certeza es enviar una misión de regreso a Venus. A día de hoy, el programa espacial ruso está más cerca de lograr esto que la NASA. En teoría, Venera-D podría lanzarse tan pronto como 2026.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente