La compañía presentó Loyal Wingman, el primero de los tres aviones no tripulados que forman parte de un sistema Airpower Teaming System (ATS) que está diseñado para ayudar a los aviones tripulados a cumplir sus misiones.

Estos aviones utilizan la inteligencia artificial y además se gestionan desde una interfaz de escritorio. Boeing considera que esta combinación puede automatizar gran parte de este proceso, permitiéndose a los operadores concentrarse en el gran cuadro táctico en lugar de en la constante navegación.

El Loyal Wingman mide 11,5 m de largo y tiene una nariz que puede acomodar una gran variedad de cargas útiles. Esta sección puede ser rápidamente intercambiada entre misiones dando al dron un nuevo conjunto de capacidades dependiendo de las necesidades mientras que el núcleo del avión permanece exactamente igual. El dron puede llevar un sistema de búsqueda o seguimiento infrarrojo, radares, puertas de enlace de comunicaciones o sistemas de láser defensivos.

Boeing indica que la arquitectura abierta de todo el sistema permitirá a proveedores extranjeros diseñar y construir sus propias cargas útiles misioneras únicas para la nariz de la aeronave.

Una de las tareas del fabricante es hacer que estos aviones no tripulados sean notablemente asequibles. La idea es ampliar una fuerza de reacción sin invertir millones comprando aviones de combate. Se estima que el costo será alrededor de dos millones de dólares la pieza, no mucho más que el precio de un misil de crucero Tomahawk. Es un equilibrio de capacidades, incluyendo la supervivencia, contra el costo, escribe el medio The Drive.

Este equilibrio influyó significativamente en el diseño del ATS. Mientras que la aeronave fue diseñada con características de baja observación, el rendimiento y el costo tuvieron que ser sopesados contra la detectabilidad del fuselaje. De esta manera, toda la sección del ala del avión ATS está hecha de solo dos grandes piezas compuestas, una para el ala superior y otra para la inferior. Están construidas usando un avanzado proceso de infusión de resina fuera del horno.

Boeing señaló que el ATS no solo es capaz de integrarse con otros aviones de Boeing, sino que puede funcionar con los aviones de cualquier fabricante sin grandes gastos de integración o elaborados cambios de hardware.

El ATS no solo aprovechará su carga útil de nariz encajada y su forma de fuselaje para ayudar a los cazas en sus diversas misiones, como contrataque, ataque o reconocimiento. Boeing asegura que los ATS pueden acompañar a aviones de combate más grandes, como petroleros, aviones de patrulla marítima y aviones de control y alerta temprana.

Sin embargo, el fabricante todavía no ha revelado las características esenciales de este avión no tripulado. No se conoce su rendimiento cinemático, el alcance, los requisitos de despegue y aterrizaje, su carga útil o recarga desde el aire, entre otras.

La aeronave fue diseñada para la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF) y ya está en la fase de prueba de software y los conceptos de operación. Asimismo, los nuevos aviones no son prototipos, son construidos en Australia utilizando técnicas de producción automatizada en una línea. El primer vuelo real está programado para antes del próximo Salón Aeronáutico de Avalon, en febrero de 2021.

El Pentágono anuncia el sexto lanzamiento de su nave espacial secreta X-37B, que realizará "más experimentos" que nunca en órbita

La Fuerza Aérea de EE.UU., en cooperación con la Fuerza Espacial, lanzará la sexta misión de la nave espacial secreta X-37B, también conocida como el 'vehículo de prueba orbital' (OTV-6), desde el Cabo Cañaveral (Florida) el próximo 16 de mayo.

"Demostrando la innovación del departamento, esta misión de la X-37B albergará más experimentos que cualquier misión anterior", ha asegurado la secretaria de la Fuerza Aérea de EE.UU., Barbara Barrett, a través de un comunicado.

Se especificó que la nave espacial no tripulada X-37B sigue siendo un activo del Departamento de la Fuerza Aérea, pero al mismo tiempo la Fuerza Espacial de EE.UU. ahora es la responsable de su lanzamiento, las operaciones en órbita y el aterrizaje.

Experimentos

En su sexta misión la X-37B por primera vez utilizará un módulo de servicio, que albergará los experimentos y cargas útiles. Además, portará un pequeño satélite desarrollado por la Academia de la Fuerza Aérea de EE.UU., el FalconSat-8, cuyo objetivo es realizar varios experimentos en la órbita.

Asimismo, se llevarán a cabo dos experimentos de la NASA para estudiar los efectos de la radiación y otras influencias espaciales en una placa de muestra de materiales y semillas utilizadas para cultivar alimentos.

Por su parte, el Laboratorio de Investigación Naval de EE.UU. "transformará la energía solar en energía de microondas de radiofrecuencia que luego podría transmitirse al suelo", reza el comunicado.

La naturaleza exacta de los experimentos a bordo de la X-37B ha sido objeto de intensas especulaciones en los últimos años. Y aunque esta vez el Pentágono reveló alguna información sobre la misión y su propósito, los detalles aún son escasos y gran parte del proyecto sigue clasificado.

La X-37B completó su quinta misión de 780 días en órbita en octubre del 2019. El tiempo total que pasó en el espacio se elevó entonces a 2.865 días, o 7 años y 10 meses.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19