Científicos chinos han aislado varios anticuerpos que consideran "extremadamente eficaces" a la hora de impedir que el nuevo coronavirus penetre en la células del ser humano, informa la agencia Reuters.

Este descubrimiento supondría un nuevo paso para encontrar un remedio que permita tratar o prevenir contagios de covid-19.

Hoy en día aún no existe un tratamiento eficaz probado contra esa enfermedad, que se originó en China en diciembre pasado y se ha convertido en una pandemia mundial que ya ha provocado más de 874.000 contagios y se ha cobrado más de 43.200 vidas.

Zhang Linqi, miembro de la Universidad Tsinghua en Pekín, asegura que el fármaco desarrollado a base de los anticuerpos que ha encontrado su equipo se podría utilizar de manera más eficaz que los enfoques existentes, incluidos los tratamientos con plasma, que están limitados por el tipo de sangre de cada paciente.

A principios de enero pasado, el colectivo que lidera Zhang colaboró con otros médicos de Shenzhen para empezar a analizar anticuerpos de la sangre tomada a varios pacientes que se recuperaron del covid-19.

Estos especialistas lograron aislar 206 anticuerpos monoclonales que mostraron una capacidad "fuerte" de enlazarse con las proteínas del coronavirus, según describió Zhang Linqi.

Entonces, los investigadores realizaron una nueva prueba para comprobar si podían impedir que el virus entrara en las células: de la primera veintena de anticuerpos probados, cuatro consiguieron bloquear ese microorganismo y dos de ellos fueron "extremadamente buenos".

En estos momentos, los científicos encabezados por Zhang se centran en identificar los anticuerpos más poderosos para combinarlos y mitigar el riesgo de que el SARS-CoV-2 mute.

Si todo va bien, esos anticuerpos se producirán en masa para realizar pruebas, primero en animales y luego en humanos. El grupo de expertos se ha asociado con la biotecnológica chinaestadounidense Brii Biosciences para "proponer candidatos múltiples" que permitan realizar "una intervención profiláctica y terapéutica", conforme ha comunicado esa compañía.

Zhang Linqi, quien ha publicado sus hallazgos en la Red, espera que los anticuerpos se puedan probar en humanos dentro de seis meses.

Un exitoso experimento con hámsteres promete un efectivo tratamiento contra el coronavirus

La transfusión de sangre de personas recuperadas del covid-19 a nuevos pacientes podría ser de gran ayuda para reducir la carga viral durante el tratamiento de la enfermedad, sugiere un estudio llevado a cabo por científicos hongkoneses.

Los investigadores llevaron a cabo un experimento con 45 hámsteres dorados, infectándolos con el nuevo coronavirus. Estos roedores comparten con los humanos una gran similitud en la proteína ACE2, un receptor a través del cual las espigas del SARS-CoV-2 penetran una célula huésped.

Hacia el día 4 de la infección, los síntomas de los animales enfermos se agravaban a tal punto que se registraron hemorragias pulmonares, así como daños severos en la tráquea, el sistema inmunológico y los intestinos. Pero al día 7 algunos de ellos ya mostraban signos de mejoría, comenzando a recuperar su peso y a desarrollar anticuerpos contra el patógeno.

7 días clave

"[El proceso] es muy similar a los humanos, que la mayor parte de nuestros pacientes pueden recuperarse", comentó Yuen Kwok-yung, profesor de microbiología en la Universidad de Hong Kong (China), según cita South China Morning Post.

Durante la prueba, se registraron casos de transmisión de un hámster enfermo a otro sano ubicado dentro de la misma jaula, de manera similar al contagio entre personas que comparten un hogar.

Asimismo, se comprobó que los roedores eran capaces de recuperarse en caso de ser lo suficientemente fuertes para sobrevivir los primeros 7 días tras la infección.

Carga viral

Posteriormente, los expertos extrajeron suero sanguíneo de los ejemplares recuperados y les practicaron una transfusión a otros hámsteres infectados con el nuevo coronavirus.

De esta manera, observaron que la carga viral —es decir, la cantidad de partículas del patógeno en el organismo— en el segundo grupo de roedores era 10 veces menor al nivel registrado antes de la transfusión.

Próximo paso: pruebas en humanos

"Si hacemos lo mismo con humanos, inyectando plasma sanguíneo de pacientes recuperados a través de sus venas, realmente podría ayudarles a recuperarse reduciendo la carga viral dentro de sus cuerpos", concluyó Yuen.

Tras el exitoso experimento, los científicos esperan ahora la autorización del comité de ética del Consejo Médico para comenzar a probar el método en humanos.

La inteligencia artificial da con 3 signos que predicen el agravamiento en los pacientes con covid-19

Un grupo de investigadores chinos y estadounidenses afirma haber desarrollado una herramienta basada en la inteligencia artificial que puede predecir las complicaciones severas en los enfermos con covid-19, informa AFP.

El algoritmo podría ayudar a los médicos con decisiones de priorización en las condiciones de sobrecarga que la pandemia ha generado en los sistemas sanitarios nacionales, explica Megan Coffee, profesora de la Escuela Médica Grossman de la Universidad de Nueva York y coautora del estudio, publicado en la revista Computers, Materials & Continua.

Los científicos han descubierto tres indicadores que pronostican qué pacientes van a desarrollar el llamado síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una complicación grave de la covid-19 que supone la acumulación de líquido en los pulmones que lleva a la muerte del 50 % de los diagnosticados con esta condición.

El equipo aplicó un algoritmo de autoaprendizaje a los datos de 53 pacientes con covid-19 de dos hospitales en Wenzhou (China) y hallaron que el nivel de la enzima hepática alanina aminotransferasa, las quejas de dolores corporales y el nivel de hemoglobina pueden anticipar los pronósticos del SDRA con una precisión de hasta el 80 %.

Curiosamente, características consideradas como típicas del covid-19, como un patrón pulmonar llamado "opacidad en vidrio esmerilado", la fiebre y fuertes respuestas inmunes, resultaron ser inútiles a la hora de predecir cuál de los pacientes con síntomas inicialmente leves iba a desarrollar el SDRA. Tampoco resultaron útiles la edad ni el sexo, pese a que otros estudios consideran a los hombres de 60 años y más como el grupo de mayor riesgo.
"Es fascinante, porque muchos de los puntos de datos que la máquina usó para ayudar a influir en sus decisiones eran diferentes de lo que un médico normalmente consideraría", comentó Coffee.

Los investigadores ahora intentan afinar este enfoque con datos de Nueva York y esperan llegar a aplicarlo ampliamente este mes.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19