Libros Recomendados

Malí denuncia que Francia suministra armas e información a los terroristas que operan en este país africano y pide abordar urgentemente este asunto en el CSNU.

Malí ha instado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) a poner fin a los “actos de agresión” que comete Francia en su territorio, como armar y recopilar información para grupos terroristas que operan en la región maliense del Sahel.

Drones, helicópteros y aviones de combate franceses violaron el espacio aéreo de Malí más de 50 veces solo este año para “recolectar información para los grupos terroristas que operan en el Sahel y entregarles armas y municiones”, denuncia el ministro de Asuntos Exteriores de Malí, Abdoulaye Diop, en una carta enviada el lunes a la Presidencia del CSNU y publicada este miércoles.

En consecuencia, Diop pide una reunión de emergencia al Consejo de Seguridad sobre las “violaciones repetitivas y frecuentes” del espacio aéreo maliense por parte de las fuerzas francesas y, conforme el texto, expresa que Malí “se reserva el derecho de usar la legítima defensa” si las tropas galas continúan violando su soberanía.

¿Cómo surge la tensión entre Francia y Malí?

En 2013, Francia inició en Malí una operación militar, so pretexto de luchar contra el terrorismo y los grupos armados, particularmente Al-Qaeda y Daesh, que operan en la región; sin embargo, pese a la presencia de los militares galos en cinco países del Sahel, los extremistas continúan sus ataques en Malí, Níger y Burkina Faso.

En febrero de este año, Francia y sus aliados anunciaron el proceso de una retirada coordinada de sus tropas del territorio de Malí y marcaron un plazo de cuatro a seis meses. Así, el lunes, el presidente francés, Emmanuel Macron, informó del fin de la misión en el territorio maliense con la retirada de todas sus tropas.

Las relaciones entre París y Bamako se deterioraron desde que la junta militar que gobierna Malí desde 2020 acusara, con pruebas, a Francia de brindar entrenamiento a grupos terroristas activos en el país de África occidental, rico en recursos naturales.

Malí solicita al Consejo de Seguridad una reunión urgente por los "actos de agresión" de Francia

Estas acusaciones han agravado las tensiones entre el Gobierno maliense, dominado por los militares, y París, cuyas fuerzas armadas llevan nueve años haciendo frente a las agrupaciones islamistas en varios países del Sahel, incluido en Malí, donde pusieron fin a su presencia el pasado 15 de agosto.

En la carta que el ministro de Asuntos Exteriores de Malí, Abdoulaye Diop, envió este miércoles a la presidencia china del Consejo, se denuncian las "repetidas y frecuentes violaciones" del espacio aéreo nacional por parte de las fuerzas francesas en los últimos meses, así como los vuelos de aviones del país europeo destinados a realizar "actividades consideradas de espionaje" y a la "intimidación".

Las autoridades malienses aseguran tener "pruebas" de que estas "infracciones flagrantes" fueron necesarias "para recoger información para los grupos terroristas que operan en el Sahel y para lanzarles armas y municiones".

Diop declaró que Malí "invita" al Consejo de Seguridad a trabajar para que Francia "cese inmediatamente sus actos de agresión", y pidió a los representantes chinos que trasladen a los miembros del organismo sus peticiones para la celebración de una reunión de urgencia. Sin embargo, un diplomático en Nueva York dijo bajo condición de anonimato considera "improbable" que se celebre tal reunión, recoge Le Figaro.

Por su parte, el general Bruno Baratz, comandante de las tropas francesas en el país africano, calificó de "sorprendente" que se acuse a París de apoyar a los yihadistas y tachó estas inculpaciones de "insultantes para la memoria" de los combatientes de Francia y de Malí caídos defendiendo el Estado.

"Desde principios de 2022, las Fuerzas Armadas de Malí dotadas de nuevas capacidades, han registrado más de 50 casos deliberados de violación del espacio aéreo de Malí por aviones extranjeros, en particular operados por las fuerzas francesas, en diferentes formas", ha señalado, según recoge el portal de noticias Maliactu.

En la carta enviada el 15 de agosto de 2022 a la Presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, recogida este miércoles por los medios locales, Diop ha explicado que, en caso de persistir esta postura por parte de Francia, Malí "se reserva el derecho de utilizar la legítima defensa", en virtud de la Carta de Naciones Unidas.

Diop ha recordado en su carta al Consejo de Seguridad que el Gobierno de Malí ya acusó al Ejército de Francia de "espionaje" después de que París afirmara haber grabado con un dron a presuntos miembros de la compañía privada rusa Grupo Wagner manipulando cuerpos para luego incriminar a las tropas francesas.

"El 21 de abril, una patrulla de 'Mirage 2000' sobrevoló muchas veces, sin coordinación previa, un convoy de las Fuerzas Armadas que iba a reforzar el dispositivo en Gossi. Esta maniobra se enmarca en una dinámica de intimidación a nuestras fuerzas", ha argüido, tal y como ya hizo Malí el pasado mes de abril, con las mismas palabras.

En el escrito, también afirma, según ha recogido el diario 'Jeune Afrique', que las autoridades malienses tienen indicios de que Francia ha recopilado información e incluso armamento para suministrárselo a grupos terroristas, por lo que se ha mostrado dispuesto a presentar sus pruebas ante el Consejo de Seguridad.

"Los resultados de la investigación judicial llevada a cabo por los servicios competentes de Malí establecieron que los cuerpos habían sido colocados allí mucho antes de la llegada de las fuerzas malienses a Gossi", ha indicado.

En la carta, las autoridades malienses narran otros hechos similares y argumentan que Francia está llevando a cabo una "dinámica de intimidación" contra Bamako a través de la violación de su espacio aéreo con drones, helicópteros y aviones de combate.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue