A partir del 2 de julio, Rusia creó tres poderosos grupos de Ejército cerca de la frontera con Ucrania. Son capaces, sin movilización adicional, de llevar a cabo repentinamente operaciones ofensivas en el territorio de Ucrania.

Esto fue anunciado durante la reunión en línea del Foro de Cooperación de Seguridad de la OSCE por el jefe de la Dirección Principal de Cooperación Internacional y Verificación de las Fuerzas Armadas de Ucrania, el Teniente General Leonid Golopatuk.

Según los datos proporcionados por la inteligencia ucraniana, 28 grupos tácticos de batallón de Rusia están desplegados a lo largo de la frontera estatal de Ucrania. En la actualidad, se está completando la formación de tres nuevos grupos: dos ejércitos y un cuerpo de ejército, que planean obtener una preparación operacional completa durante 2020–2021.

En el componente terrestre en la dirección estratégica occidental, se creó el 20 Ejército de Armas Combinadas, que está armado con sistemas de misiles tácticos Iskander. En la dirección estratégica del Sudoeste, se creó el octavo ejército de ataque con armas combinadas, que prevé la creación de brigadas de misiles del Iskander OTRK.

La agrupación de tropas para la invasión, según el general, puede consistir en aproximadamente 87 mil efectivos militares, 1100 tanques, 2600 vehículos blindados de combate, 1100 sistemas de artillería, 360 sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple, 18 sistemas de misiles tácticos operativos.

En el componente aéreo de las tropas rusas, el reequipamiento continúa con modelos de aviones modernos y modernizados (aviones Su-30SM, Su-35S, Su-34, Su-25SM3, MiG-31K con el sistema hipersónico "Dagger" y helicópteros de varias modificaciones).

En total, alrededor de 330 aviones de combate y 230 helicópteros se basan en aeródromos de base cerca de la frontera con Ucrania.

Análisis: La colonización de Ucrania por la OTAN bajo el pretexto de su incoroporción

Scott Ritter

La OTAN ha extendido otro más de una larga línea de "incentivos" diseñados para burlarse de Ucrania con las perspectivas de unirse a la alianza transatlántica, sin llegar nunca a ser miembro real.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha designado a Ucrania como un "Socio de Oportunidades Mejoradas", convirtiéndola en una de las seis naciones (las otras son Georgia, Suecia, Finlandia, Australia y Jordania) recompensadas por sus importantes contribuciones a las operaciones de la OTAN y los objetivos de la alianza y tener la oportunidad de aumentar el diálogo y la cooperación con la alianza.

El objetivo principal de esta interacción mejorada es que la OTAN y Ucrania desarrollen capacidades operativas e interoperabilidad a través de ejercicios militares que permitirán al personal militar ucraniano obtener experiencia práctica práctica en operaciones con socios de la OTAN.

Visto desde esta perspectiva, el estado de "Socio de Oportunidades Mejoradas" es una extensión de la "Iniciativa de Interoperabilidad de la Asociación" diseñada para mantener la interoperabilidad militar entre la OTAN y Ucrania, desarrollada después de más de una década de participación de Ucrania en la Seguridad Internacional liderada por la OTAN Fuerza de asistencia en Afganistán. Por lo tanto, Kiev mantiene abierta la puerta a la posibilidad de cooperación militar en cualquier compromiso operativo futuro de la OTAN, asegurando que las fuerzas militares ucranianas puedan luchar codo a codo con la OTAN si se les pide que lo hagan.

La designación de "Socio de Oportunidades Mejoradas" es el último ejemplo de alcance de la OTAN en Ucrania, que fomenta la posibilidad de ser miembro de pleno derecho, algo que el Parlamento de Ucrania llamó su objetivo estratégico de política exterior y de seguridad en 2017. El actual presidente, Volodymyr Zelensky, Asimismo, ha expresado su deseo de poner el compromiso con la OTAN en la parte superior de sus prioridades políticas.

El sueño de que Ucrania se convierta en miembro de la OTAN se remonta a tres décadas. El diálogo y la cooperación entre la OTAN y Ucrania comenzaron en octubre de 1991, en vísperas del colapso de la Unión Soviética, cuando una Ucrania recientemente independiente se unió al Consejo de Cooperación del Atlántico Norte (NACC). NACC fue concebido como un foro para el diálogo y la cooperación entre la OTAN y los miembros no rusos del antiguo Pacto de Varsovia. Luego vino el programa "Asociación para la Paz" en 1994, que le dio a Ucrania la oportunidad de desarrollar vínculos más estrechos con la alianza.

En julio de 1997, Ucrania y la OTAN firmaron la "Carta sobre una asociación distintiva", que estableció una Comisión OTAN-Ucrania destinada a promover el diálogo político y la cooperación "en todos los niveles apropiados". En noviembre de 2002, Ucrania firmó un "Plan de Asociación Individual" con la OTAN que describe un programa de asistencia y apoyo práctico diseñado para facilitar la membresía de Ucrania en la alianza, y lo siguió en 2005 con el llamado "Diálogo Intensivo" relacionado con las aspiraciones de la OTAN en Ucrania.

En 2008, la OTAN declaró que Ucrania podría convertirse en miembro de pleno derecho cuando estuviera listo para unirse y cumplir con los criterios de membresía, pero rechazó la solicitud de Ucrania de entrar en un Plan de Acción de Membresía formal. La falta de apoyo popular en Ucrania para la membresía de la OTAN, combinada con un cambio en el gobierno que vio a Viktor Yanukovich tomar el mando como presidente, llevó a Ucrania a retirarse de sus planes anteriores para unirse a la OTAN.

Todo esto cambió en 2014 cuando, después de los disturbios de Euromaidan, Yanakovych fue expulsado de su cargo, finalmente reemplazado por Petro Poroshenko, quien se encontró frente a una minoría militante en el Donbas y el gobierno ruso en Crimea. El estallido de los combates en el este de Ucrania desde 2014 llevó a Poroshenko a renovar el llamado de Ucrania para ser presentado como miembro de pleno derecho de la OTAN, algo que la alianza transatlántica no ha decidido hasta la fecha.

Hay un dicho que dice que si algo parece un pato, camina como un pato y grazna como un pato, entonces debe ser un pato. Dada su larga historia de interacción política y militar con la OTAN, incluido un despliegue militar de una década en Afganistán, Ucrania ha alcanzado un nivel de interoperabilidad con la OTAN que supera el de algunos miembros reales. El personal militar de EE. UU. y la OTAN está en el terreno en Ucrania realizando entrenamiento, mientras que las fuerzas ucranianas se despliegan en apoyo de varios compromisos militares en curso de la OTAN, incluidos Irak y Kosovo. Ucrania se parece a la OTAN, habla como la OTAN, actúa como la OTAN, pero no es la OTAN. Ni lo será nunca.

La pregunta crítica que se debe hacer es precisamente qué tipo de relación prevé la OTAN con Ucrania. Si bien el estado de "socio de oportunidad mejorada" implica un camino hacia la eventual membresía de la OTAN, la realidad es que no hay un camino discernible que lleve a Ucrania a este objetivo. La corrupción política desenfrenada en el país hoy es descalificante bajo cualquier circunstancia, y la disputa con Hungría que limita los derechos de las minorías representa una sentencia de muerte en una organización impulsada por el consenso como la OTAN.

Pero el verdadero factor decisivo es el enfrentamiento continuo entre Kiev y Moscú sobre Crimea. Prácticamente no hay ningún escenario en el que Rusia abandone voluntariamente o por la fuerza Crimea. Las posibilidades de permitir que Ucrania resuelva el conflicto por la fuerza de las armas simplemente invocando el Artículo 5 de la Carta de la ONU no es algo que la OTAN busque o desee.

Lo que hace que uno se pregunte cuál es el verdadero objetivo de la OTAN de seguir en Ucrania. La respuesta radica en la composición de las seis naciones a las que se les ha otorgado el estatus de "socio de oportunidad mejorada". Cuatro de ellas, Ucrania, Georgia, Suecia y Finlandia, se enfrentan directamente contra Rusia en un amplio frente que se extiende desde el Ártico hasta el Mar Negro. Los intereses de Jordania se cruzan con los de Moscú en Siria. Australia proporciona a la OTAN una oportunidad para expandir su alcance en el Pacífico, un objetivo recientemente esbozado por el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg.

La OTAN aspira a ser una organización política, pero en realidad no es más que una alianza militar con ambición geopolítica. Su eficacia radica en su capacidad de proyectar poder militar, y para hacerlo de manera efectiva, las organizaciones militares involucradas deben poseer un alto nivel de interoperabilidad en un amplio espectro de áreas, incluyendo comando y control, logística y equipo.

Al extender el estado de "socio de oportunidad mejorada" a Ucrania y las otras cinco naciones, la OTAN está expandiendo sus capacidades militares sin asumir los riesgos asociados con la expansión de su membresía; las tropas ucranianas pueden ser sacrificadas en una tierra lejana sin ningún interés real de seguridad nacional para el pueblo ucraniano, y, sin embargo, la OTAN nunca se movilizará en virtud del Artículo 5 para acudir en ayuda de Kiev en su propio territorio. En muchos sentidos, la relación refleja la de un tirano colonial a sus súbditos, exigiendo mucho y entregando poco. Al final del día, el estado de "socio de oportunidad mejorada" es poco más que el de un siervo glorificado que intercambia su propia carne y sangre por una falsa promesa de oportunidad que nunca se materializará.

* ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Sirvió en la Unión Soviética como inspector implementando el Tratado INF

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue