El Pentágono anunció en las horas posteriores a sus ataques aéreos del viernes 13 de marzo contra las posiciones de Hashid al Shaabi en cinco provincias iraquíes, que ellos “estaban destinados a contrarrestar las acciones de Kataib Hezbolá y destruir sus armas”. Pero EEUU ha tenido un mal comienzo. Desde el verano de 2019, cuando lanzó sus primeros ataques con drones contra el Hashid al Shaabi, hasta el 3 de enero, cuando creyó estúpidamente que podía asesinar a los altos comandantes de la Resistencia sin tener que pagar por ello, los ataques estadounidenses han ido encadenados sin que la Resistencia se debilitara o perdiera capacidades.

De hecho, el reciente ataque con misiles contra la base aérea de Tayyi, haya sido o no obra de la Resistencia iraquí, fue con mucho el más mortal de todos, ya que causó la muerte de dos militares estadounidenses y uno británico. La base de Tayyi acaba de ser blanco de un nuevo ataque con misiles este sábado 14 de marzo.

Algunos observadores incluso ven en estos ataques el inicio de una “guerra de guerrillas” tan temida por EEUU y que empujó en 2010 a ese país a retirarse de Iraq. Además, el principio mismo de esta guerra asimétrica consiste en golpear con fuerza a un enemigo “inmóvil” donde más le duele. En esta lógica, incluso si los estadounidenses reducen a cenizas la totalidad de las bases que tiene la Resistencia iraquí, eso no cambiará la situación, EEUU y sus aliados estarán de ahora en adelante completamente involucrados en una guerra de desgaste.

Entrevistado el viernes 13 de marzo por el canal de noticias libanés, Al Mayadin, el portavoz de las operaciones militares conjuntas iraquíes, Tahsin al Jafaji, denunció la campaña “mentirosa y desagradable” de EEUU, que ha atacado una ciudad sagrada como Kerbala, donde no hay una base o actividad militar y donde un aeropuerto civil destinado a albergar peregrinos acaba de ser bombardeado.

“Queremos una explicación de EEUU por sus ataques a las fuerzas armadas oficiales en un país independiente que se enfrenta al terrorismo. No permitiremos que EEUU liquide ciertas cuentas en suelo iraquí, y estas acciones estadounidenses tendrán, por supuesto, graves consecuencias”, dijo.

Ciertamente, el atacar una ciudad sagrada como Kerbala marca una escalada. “Es la santidad del islam shií la que ha sido blanco de un ataque de EEUU, que se siente visiblemente impotente en Iraq. Por lo demás, el que un aeropuerto civil en construcción preocupe a EEUU hasta el punto de que decida bombardearlo y alardear de ello, oculta una grave preocupación, señala el oficial iraquí de alto rango.

¿De qué tiene miedo EEUU? Un aeropuerto, cuyo proyecto apenas involucra a las compañías estadounidenses que operan en Iraq, significa mucho. Significa, sobre todo, que los iraquíes realmente están pensando en recuperar el control çde su país después de años de dominación estadounidense. Por cierto, como han señalado algunas fuentes iraquíes, los ataques estadounidenses del 13 de marzo no fueron tan “quirúrgicos” como afirman, señaló un tuit del portavoz del movimiento Al Nuyaba, uno de los mejores componentes armados de la resistencia iraquí.

En alusión al “fracaso de los ataques estadounidense del 13 de marzo”, el portavoz de Harakat Hezbolá al Nuyaba, Nasr al Shammari, escribió en su página de Twitter:

“La llamada “respuesta” estadounidense al ataque a la base de Tayyi demostró fallos. Estos ataques no fueron precisos ni efectivos. De hecho, fallaron en sus objetivos por estar visiblemente basados en información anticuada e inexacta. Esta es una buena noticia para una resistencia islámica, que ha prometido derrotar a los ocupantes. Días difíciles esperan a los estadounidenses”.

Con respecto al primer punto, ciertas fuentes cercanas al Ejército iraquí le dijeron a Al Masdar News que el arsenal de guerra iraquí contiene baterías de misiles Pantsir-S1 y que incluso si Washington está haciendo todo lo posible para bloquear la entrega de los S-400 rusos a Iraq, la defensa antiaérea iraquí no está indefensa y ahora cualquier sorpresa es posible en el cielo iraquí. “Iraq adquirió previamente un lote de sistemas de misiles de defensa antiaérea rusos Pantsir-S1 y está en buenas manos”, dijo la fuente.

“Si se toma la decisión, el Ejército iraquí puede comenzar a abrir fuego contra los aviones que lanzan ataques contra el territorio del país. De hecho, la incursión del 13 de marzo ha demostrado que EEUU está en contra de cualquier fuerza armada nacional iraquí. El sistema Pantsir-S1 puede derribar a los aviones de combate estadounidenses y este hecho limitará la actuación de estos últimos en el cielo de Iraq.

Intercambio de golpes

Se trata del segundo ataque en una semana contra esta base situada al norte de Bagdad. El miércoles, 18 misiles lanzados contra Taji provocaron tres muertos y 12 heridos entre las tropas de la coalición.

En respuesta, la Fuerza Aérea de EE.UU. realizó el jueves "ataques defensivos de precisión" contra cinco almacenes de armas pertenecientes a Kataib Hezbolá, una milicia iraquí respaldada por Irán.

Varios objetivos, tanto militares como diplomáticos, vinculados con EE.UU. en Irak han sido objeto de ataques con misiles después del asesinato por las Fuerzas Armadas estadounidenses del general mayor iraní Qassem Soleimani, el pasado 2 de enero.

Este martes, el jefe del Mando Central de EE.UU., Kenneth F. McKenzie, declaró que Washington traslada a Irak sistemas defensivos en el contexto de la tensión con Irán.

Irak confirma el lanzamiento de 33 misiles contra base de EEUU

Irak confirma que este sábado 33 misiles impactaron cerca de la base de Al-Tayi, que alberga tropas estadounidenses, y pide “su rápida salida” del país árabe.

Es la segunda vez que atacan con misiles la base militar de Al-Tayi, ubicada cerca de la capital iraquí, Bagdad, donde se encuentran desplegados militares de EE.UU., ha dicho un portavoz militar de seguridad iraquí al portal local Mawazin. El anterior ataque se produjo el miércoles.

El Comando de Operaciones Conjuntas de Irak ha confirmado que 33 misiles han impactado cerca de la base ocupada por las fuerzas de la coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe), liderada por EE.UU.

Las Fuerzas Armadas, en un comunicado, han informado del hallazgo de siete plataformas de lanzamiento de misiles en una región adyacente a la base de Al-Tayi, y había 24 cohetes preparados para lanzamiento. El texto añade que se ha abierto una investigación para encontrar a los responsables, pues “nadie debe dañar la seguridad de Irak”, sean iraquíes o estadounidenses.

Además, en el comunicado, se condenan los ataques de EE.UU. de la madrugada del viernes a objetivos pertenecientes al Ejército, la Policía Federal y las Unidades de Movilización Popular (UMP o Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) en varias ciudades, y que han provocado 5 muertos, entre ellos 3 soldados, dos policías y un civil, y 12 heridos.

Las Fuerzas Armadas iraquíes, además, han urgido a “la rápida retirada” de las fuerzas que lidera Washington en su país, en referencia a la resolución aprobada el 5 de enero por el Parlamento iraquí, en la que se pide al Gobierno de Bagdad que ponga fin a la presencia de las fuerzas estadounidenses en el marco de coaliciones o en cualquier otro contexto.

Aunque ningún grupo ha aceptado la autoría de esta arremetida contra las fuerzas extranjeras, Washington acusa (como viene siendo habitual) a las fuerzas populares del ataque. Las pugnas entre las fuerzas extranjeras y las iraquíes en los últimos días han agravado la situación, al punto de que las actividades consulares de EE.UU. en el país árabe se han reducido al mínimo.

La embajada de EE.UU., que había reducido sus servicios a un consulado en la ciudad de Erbil, capital de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, ha anunciado este sábado el cese total de sus actividades consulares entre los días 15 y 19 de marzo por cuestiones de seguridad. Además, ha pedido a los ciudadanos estadounidenses que reduzcan al mínimo posible sus traslados en dicho país.

EE.UU. ocupó Irak durante casi dos décadas y actualmente ataca sistemáticamente a las fuerzas populares, cuerpo militar integrado oficialmente e las Fuerzas Armadas de Irak.

Las fuerzas populares son, de hecho, una piedra en el zapato de los estadounidenses, pues están neutralizando los complots de Washington en Irak, que, por ejemplo, apoya subrepticiamente a los terroristas de Daesh para justificar la presencia de sus tropas en Irak en el marco de la coalición anti-EIIL.

Un desertor sirio revela que EEUU envía combatientes a Idlib

El excoronel Sultán Aid Abdella Souda, detenido en febrero por la contrainteligencia militar siria, confesó que EEUU envía a combatientes al territorio controlado por Damasco, en particular a Idlib, para llevar a cabo actos de sabotaje.

En un vídeo, compartido con los medios rusos por los militares sirios, Souda reveló que se había unido al grupo Mahavir as-Saura y que fue entrenado por los militares de EEUU, quienes luego le pagaron un salario de 500 dólares mensuales.

"No hubo problemas con las armas: las recibimos de los propios militares estadounidenses. Fueron importadas a través de Arabia Saudí y Jordania", informó el excoronel, quien agregó que "las mejores armas eran las de la OTAN".

Souda admitió que después de ser entrenados, los combatientes fueron enviados al este del Éufrates, para luego realizar sabotajes en las instalaciones petroleras y de infraestructuras, controladas por el Gobierno, "para hacer daño e intimidar a la gente".

"No sé qué pasó, pero los estadounidenses redujeron los fondos y dijeron que si queríamos ganar más, teníamos que realizar operaciones fuera de la zona de 55 kilómetros" alrededor de la base militar de Al Tanf, confesó el desertor. El excoronel agregó que algunos de los combatientes fueron enviados a la provincia de Al Hasakah, mientras que otros, a Idlib.

Souza desertó en 2013 debido a las amenazas contra su familia por parte del grupo terrorista ISIS (proscrito en Rusia y otros países). En 2016, empezó a colaborar con los militares estadounidenses y se convirtió en un comandante de un punto de apoyo en Al-Tanf. En diciembre de 2019, fue encarcelado por 58 días por usar el celular en el territorio de la base militar estadounidense.

Luego, optó por abandonar Al Tanf junto a su familia. Tras la detención, Souza proporcionó información sobre las agrupaciones armadas ilegales, el número de personal y armas en la base estadounidense, además de la ubicación de algunas instalaciones importantes.

Kataib Hezbolá de Iraq: EEUU intenta imponer su presencia militar a los iraquíes 

El portavoz de Kataib Hezbolá de Iraq, que forma parte del Hashid al Shaabi, acusó a EEUU de querer imponer su presencia en Iraq, asegurando que solo la resistencia es capaz de desalojar sus fuerzas.

En una entrevista con la estación de televisión libanesa Al Mayadin TV, Mohammad Mohieh reveló que los estadounidenses planean construir un aeropuerto en la base de Ain al Assad y desplegar misiles Patriot.

Tras saludar el ataque con cohetes contra la base de Al Tayi, donde se encuentra un contingente estadounidense-británico, que cobró la vida de dos soldados estadounidenses y uno británico, él criticó las posiciones oficiales iraquíes que condenaron la operación. Él recordó a los líderes políticos y al gobierno la necesidad de respetar las decisiones del Parlamento y la voluntad del pueblo iraquí.

Desde el asesinato del número dos del Hashid al Shaabi, Abu Mahdi al Mohandes, junto al jefe de la Fuerza Al Quds de los Guardianes de la Revolución Islámica iraníes, el general Qassem Soleimani, en un ataque con drones estadounidense, la presencia de las fuerzas estadounidenses en Iraq es objeto de un rechazo generalizado.

Enormes manifestaciones tuvieron lugar exigiendo la partida de las fuerzas estadounidenses, y el Parlamento iraquí votó una decisión en la misma línea.

“La presencia estadounidense es la causa de todo lo que está sucediendo en nuestro país en estos días. Tienen que pagar el precio y tenemos que sacarlos”, acusó Mohieh.

Según él, el Parlamento iraquí tomó una importante decisión para lograr la retirada de las tropas estadounidenses.

“Pero EEUU no ha respondido. Razón por la cual la presencia estadounidense en Iraq debe ser confrontada por una resistencia”, lamentó.

El responsable de Kataib Hezbolá recordó que EEUU ha atacado repetidamente las posiciones del Hashid al Shaabi, que luchó contra el Daesh, mediante drones.

“Nuestro deber legítimo es enfrentarnos a la ocupación estadounidense y luchar contra su continuación”. Según él, los intentos estadounidenses de separar al pueblo iraquí de su resistencia estarán condenados al fracaso.

El Pentágono confirma que 3 soldados de EE.UU. resultaron heridos en un nuevo ataque con misiles contra una base cercana a Bagdad

Tres soldados estadounidenses y varios efectivos iraquíes han resultado heridos como consecuencia de un ataque con misiles, perpetrado este sábado contra la base militar de Taji (Irak), que alberga a tropas de la coalición liderada por EE.UU.

El portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, a través de un comunicado, citado por medios, anunció que dos de los tres soldados estadounidenses afectados están heridos de gravedad e ingresados en un hospital militar en Bagdad.

Se trata del segundo ataque contra esta base iraquí, localizada al norte de Bagdad, en una semana. El primer ataque con 18 misiles, de este miércoles, provocó la muerte de dos efectivos estadounidenses y un militar británico, además de una docena de heridos.

El Comando de Operaciones Conjuntas de Irak, informó que este 14 de marzo la base de Taji fue impactada con 33 misiles. Además, 7 lanzadores de misiles y 24 misiles no utilizados fueron encontrados en el área cercana de Abu Iza.

¿Habrá una respuesta?

Hoffman se negó a comentar posibles respuestas de Estados Unidos a este último ataque, pero citó al secretario de Defensa, Mark Esper, quien había advertido que "no se puede atacar y herir a los miembros del servicio estadounidense y salirse con la suya".

EE.UU. culpó del primer ataque a la milicia chiita Kataib Hezbolá, respaldada por Irán, y respondió atacando sus posiciones a lo largo de Irak.

Ese bombardeo se efectuó después de que Esper dijera a los medios que el presidente de EE.UU., Donald Trump, había autorizado al Pentágono a dar una respuesta potencial al ataque.

"El presidente me ha dado la autoridad para hacer lo que tenemos que hacer, de acuerdo con su guía", declaró, añadiendo que "todas las opciones están sobre la mesa".

Hasta la fecha nadie ha asumido la autoría de ninguno de los recientes ataques contra la base de Taji.

Siria elimina puestos turcos para reabrir una carretera tras 8 años

Las fuerzas sirias han eliminado varios puestos de control del Ejército de Turquía para reabrir la estratégica carretera Hama-Alepo por primera vez en 8 años.

Según ha informado este sábado la agencia siria de noticias SANA, la apertura de esta carretera tuvo lugar el viernes, después de que el Ejército sirio eliminara distintas barreras militares establecidas por Turquía entre las ciudades Jan Sheijun y Marat al-Numan, ubicadas en la provincia noroccidental de Idlib.

La recuperación de esta vía se considera un gran paso para el Gobierno de Damasco, dado que reabre por primera vez tras ocho años la autopista internacional de M-5, que conecta la capitalina Damasco con la ciudad de Alepo, en el noroeste de Siria.

La recuperación total de esta autopista se logró después de que las tropas del Ejército sirio y sus tropas de desminado aseguraran en las últimas semanas sus alrededores frente a cualquier amenaza proveniente de los grupos armados y extremistas apoyados por Ankara.

Por su parte, el director de Transporte de Hama, Jeder Fatum, ha informado al medio estatal sirio que buldóceres y camiones comenzaron a retirar los terraplenes establecidos por los terroristas en la autopista Damasco-Alepo, y así activaron el tránsito fácil de los civiles por esta vía.

Un reportero de SANA, no obstante, ha denunciado que, pese el alto el fuego alcanzado el pasado 5 de marzo entre Rusia y Turquía sobre la provincia de Idlib, el Ejército turco aun se niega a retirar sus armas pesadas de los puestos de observación de esta región siria.

Entre los consensos alcanzados Moscú y Ankara, se anunció también la creación de un corredor de seguridad de seis kilómetros al norte y seis kilómetros al sur de la carretera M-4 —que se extiende desde la ciudad costera de Latakia hasta Alepo—, controlada actualmente por las fuerzas sirias.

El pacto ruso-turco supone una victoria para Damasco, ya que consolida los avances del Ejército sirio por Idlib, mientras que significa una derrota para Turquía, que no logró frenar el progreso de los sirios ante los milicianos insurgentes, la mayoría extremistas, que operan como fuerzas paramilitares de Ankara en el país levantino.

Damasco, que ha denunciado en reiteradas ocasiones a Ankara por violar los acuerdos de alto el fuego en Idlib, incluido el anterior pacto de Sochi (2018), ha advertido de que dará una respuesta contundente a toda violación de la tregua en la provincia de Idlib por parte de las bandas terroristas.

Irak vuelve a pedir el fin de presencia de EEUU en su territorio

Irak pide el fin de la presencia de EE.UU. en su territorio en medio de las tensiones con los ataques aéreos contra posiciones de las fuerzas populares iraquíes.

El Ejército de Irak urgió en un comunicado a una retirada inmediata de las tropas estadounidenses, tal como lo ordenó el Parlamento iraquí. Esto después un ataque contra la base militar estadounidense de Al-Tayi, donde están desplegados militares de EE.UU. al norte de Bagdad (capital iraquí), el segundo de su tipo en una semana.

La base ocupada por tropas de EE.UU. fue atacada con 33 misiles Katyusha. Al menos tres militares de la coalición estadounidense han resultado heridas. El Ejército de Irak advirtió que esto no debe convertirse en un pretexto para nuevas operaciones estadounidenses sin autorización del Gobierno de Bagdad.

El mismo día en Bagdad, se celebró el funeral de las víctimas de los recientes bombardeos de Estados Unidos.

En la madrugada del viernes, seis iraquíes murieron en los ataques aéreos de Estados Unidos contra posiciones de la Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) y otras facciones de las Fuerzas Armadas. Washington asegura que fue un ataque de represalia.

Estados Unidos acusa a las brigadas de Hezbolá, integrante de la Movilización Popular de Irak, de estar detrás del ataque anterior contra la base militar de Al-Tayi, que se produjo el pasado miércoles y dejó tres muertos. Ningún grupo ha asumido la autoría de los dos ataques.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue