Un alto cargo militar de EE.UU. reconoce que el grupo armado Talibán “no está perdiendo” en Afganistán y dice que la crisis en ese país no tiene solución militar. “Creo que es justo afirmar que (los talibanes) ya no están perdiendo”, dijo el sábado el presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Joseph Dunford, en un foro de seguridad en Halifax, celebrado en la provincia de Nova Scotia (sureste de Canadá).

En este mismo contexto, el general norteamericano insistió en que el conflicto en Afganistán nunca se solucionará por vía militar.

Washington está convencido de que los talibanes saben que en algún momento tendrán que unirse al proceso de reconciliación, dijo a la vez agregó que “la clave del éxito es combinar todas las presiones para incentivar a Talibán” a negociar.

Creo que es justo afirmar que (los talibanes) ya no están perdiendo (en Afganistán)”, declara el presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Joseph Dunford.

Según los medios oficiales, Zalmay Jalilzad, representante especial del Departamento de Estado de EE.UU. para la Reconciliación de Afganistán, se ha reunido últimamente con varios políticos del Gobierno de Kabul y altos miembros de Talibán para dar impulso a las negociaciones de “paz” en el país asiático.

La intervención militar de 2001 de la OTAN, encabezada por EE.UU., en Afganistán, que tenía como objetivo derrocar al grupo Talibán e intensificar la lucha antidroga, sólo ha agravado las condiciones en el país asiático, donde el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe) también se está organizando y los talibanes están resurgiendo.

El propio presidente de EE.UU., Donald Trump, confesó el pasado agosto ante su equipo de Seguridad Nacional que Washington “está perdiendo” en su prolongada guerra en Afganistán.

Análisis: Por qué Estados Unidos teme al proyecto de paz de Rusia en Afganistán

MK Bhadrakumar

Artículo de hace dos semanas antes de la conferencia de Moscú, pero el análisis sigue siendo muy relevante. Los esfuerzos patrocinados por los rusos expusieron rápidamente el doble discurso estadounidense sobre el tema: Washington dice que quiere la paz pero en realidad no está dispuesto a contemplar una retirada total de Estados Unidos, sino que quiere bases militares permanentes.

A pocas horas del anuncio el sábado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia de que la segunda reunión del formato de consultas de Moscú sobre Afganistán se llevaría a cabo el 9 de noviembre, Radio Free Europe and Liberty, financiada por el gobierno de los Estados Unidos, anunció que el gobierno afgano no participará en la próxima reunión.

El texto de la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia se reproduce a continuación:

El 9 de noviembre, Moscú será la sede de la segunda reunión del formato de consultas de Moscú sobre Afganistán a nivel de viceministros de relaciones exteriores y representantes especiales especializados. Se enviaron invitaciones para participar en el evento a los países participantes: Afganistán, India, Irán, Kazajstán, Kirguistán, China, Pakistán, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán y los Estados Unidos. El presidente de la República Islámica de Afganistán, A. Gani, decidió enviar una delegación del Consejo Superior de la Paz de este país a la reunión. Por primera vez, una delegación de la Oficina Política del Movimiento Talibán en Doha participará en una reunión internacional de este nivel. No se proporciona el acuerdo del documento final.

La reunión será inaugurada por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Sergey V. Lavrov.

La parte rusa reafirma su posición de que no hay alternativa a un acuerdo político y la necesidad de un trabajo coordinado activo de los países vecinos y socios regionales de Afganistán en esta dirección.

El RFERL es una herramienta de propaganda de la Guerra Fría del gobierno de los Estados Unidos. Su informe, aquí, cita al portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Afganistán, Sibghatullah Ahmadi, diciendo: “Nuestras discusiones sobre este tema aún continúan. Aún no hemos llegado a un acuerdo con Rusia sobre cómo y cuándo debería llevarse a cabo la reunión de Moscú”. Curiosamente, hasta el momento, no hay una confirmación independiente del informe RFERL por parte de los afganos.

Uno tiene una sensación de de javu. Claramente, los EE. UU. se reservan la prerrogativa de participar con los talibanes en las conversaciones de paz y no tolerarán que un tercero desafíe a su monopolio para negociar con los insurgentes. Los Estados Unidos se asustaron de la primera conferencia de Moscú en Afganistán en abril de 2017.

A partir de la declaración rusa del sábado, es evidente que Kabul confirmó su participación en la reunión del 9 de noviembre. (Al igual que los talibanes). Es de suponer que, tan pronto como Washington se enteró, atrapó al liderazgo afgano por el cuello y le hizo retractarse.

Esto demuestra claramente que los estadounidenses han convertido en un estado vasallo a la otrora orgullosa nación afgana. ¿Se necesita más evidencia sobre como una alianza estratégica con los EE. UU. lleva eventualmente a ser conquistado?

Incluso la última onza residual de legitimidad que Ghani puede estar disfrutando hoy se agotará cuando el RFERL lo humille tan públicamente como un simple títere. ¡Ese es el respeto de los Estados Unidos a los "valores democráticos"!

Esta táctica de presión estadounidense descarada solo puede dar credibilidad adicional a la afirmación talibán de que representan la "resistencia" contra la ocupación extranjera de su tierra natal.

¿Por qué Estados Unidos es tan inflexible en que Rusia no pueda desempeñar un papel en Afganistán?

Desde 2001, Rusia realmente ha apoyado el nuevo sistema afgano que implementó EE. UU. y ha hecho contribuciones a los esfuerzos de reconstrucción en el país, incluida la capacitación de las fuerzas de seguridad afganas, suministro de equipo militar, apoyo a actividades conjuntas contra el narcotráfico con los EE. UU. e incluso proporcionando ayuda al desarrollo.

Por otro lado, nadie puede negar que Rusia tiene intereses legítimos en un asentamiento afgano, especialmente con respecto a la seguridad de la región de Asia Central. En particular, el flujo de narcóticos desde Afganistán causa serios problemas para los estados regionales, especialmente para Rusia. (Por cierto, ahora aprendemos, entre otras cosas, del último informe trimestral al Congreso de los EE. UU. realizado por la agencia de vigilancia estadounidense, el Inspector General Especial de los Estados Unidos para la Reconstrucción de Afganistán, de que EE. UU. ya no persigue una estrategia antinarcóticos “independiente” en Afganistán. Subcontrata al gobierno de Kabul, que apenas está haciendo frente a los desafíos de seguridad, cualquier esfuerzo adicional para combatir el comercio de opio y heroína que generan la mayor parte de los fondos de los talibanes).

¿Por qué ese miedo mortal a cualquier papel ruso en el proceso de paz en Afganistán?

La respuesta es simple: Washington insiste en un asentamiento afgano que garantice la preservación de las bases militares estadounidenses en Afganistán hasta el infinito. La inquietud estadounidense es que los estados regionales que son partes interesadas en la paz y la estabilidad en Afganistán pueden avanzar en un proceso de paz con los talibanes, que no se acomoda debidamente a la ocupación militar de ese país.

Por lo tanto, mientras los talibanes se nieguen a ceder ante su demanda de que se restaure la soberanía de Afganistán y que termine la ocupación extranjera, los EE. UU. preferirán continuar la guerra.

A partir de lo anterior, surge otra pregunta: ¿Por qué Estados Unidos quiere tan desesperadamente sus bases militares en Afganistán?

Porque, si se pueden construir garantías razonables de un asentamiento afgano sobre cuestiones de seguridad, la ocupación extranjera de ese país se vuelve superflua.

Aquí radica la contradicción. A primera vista, el gobierno de Trump quiere poner fin a la guerra, pero en realidad, el objetivo de la misma guerra se ha reducido a la preservación de las bases militares estadounidenses en Afganistán.

Como muestran los últimos desarrollos, Washington, si es necesario, cenará con el diablo, siempre que pueda mantener sus bases en Afganistán. (Vea mi blog Estados Unidos da un salto de fe hacia los talibanes, al-Qaeda )

¿Por qué estas bases son tan importantes?

El quid de la cuestión es que estas instalaciones proporcionan una base vital para las estrategias de los Estados Unidos con respecto a los estados regionales que rodean a Afganistán: Pakistán, Irán, Rusia y China en particular.

La reciente designación de un polémico neoconservador belicista con un historial de hostilidad hacia Pakistán, Irán y Rusia, Zalmay Khalilzad como representante especial de los Estados Unidos, atestigua las intenciones de los Estados Unidos. Si bien es un afgano étnico, Khalilzad es una figura ampliamente rechazada entre los afganos, incluso entre la élite de Kabul.

Los afganos lo ven como un brusco y ambicioso profesional que puede llegar a algún acuerdo de Fausto con los talibanes en algún momento. En privado, incluso el presidente Ghani aparentemente aborrece el nombramiento de Khalilzad como el nuevo virrey estadounidense, pero está indefenso porque este último también es un representante del sistema de seguridad y defensa de los Estados Unidos.

Con todo, la conferencia propuesta en Moscú se convierte en una prueba de fuego de las intenciones de los Estados Unidos. No hay nada de malo en una conferencia que pone cara a cara a los representantes del gobierno de Kabul y los talibanes. ¿No es una gran cosa que los talibanes estén afirmando ante una audiencia regional augusta que es susceptible de persuasión y está dispuesto a reconciliarse?

Podría decirse que algo bueno puede incluso salir de la conferencia de Moscú en la dirección del proceso de paz "dirigido por afganos y controlado por afganos".

La conclusión sería que la conferencia de Moscú podría ayudar a forjar un consenso regional muy necesario sobre un asentamiento de los afganos que es crucialmente importante para que la paz sea duradera, pero, lamentablemente, hoy eso no existe.

Washington no debe actuar como un perro en el pesebre, ya que bloquea la luz al final del largo túnel de la brutal guerra de 17 años que se libra en Afganistán.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS