Pedro Sánchez percibió dinero del especulador George Soros en su etapa de observador en procesos electorales y en otras misiones internacionales de carácter humanitario, a través de los demócratas norteamericanos del National Democratic Instituto (NDI) y de otras ONG’s, vinculadas al magnate de las finanzas. Desde entonces, el presidente mantiene una estrecha relación con la organización fundada por el multimillonario, Open Society Foundation (OSF).

El vínculo del presidente del Gobierno con Soros, que se presenta socialmente como un millonario altruista, se vehiculó principalmente a través del NDI, la fundación del Partido Demócrata norteamericano con sede en Washington, y de Nicholas Whyte, que fue a finales de los 90 director del Instituto Demócrata en Bosnia y Croacia. Sánchez fue observador del NDI en procesos electorales en Marruecos y Jordania.

A finales de los 90, cuando Sánchez tenía tan sólo 24 años, fue asistente de Carlos Westendorp, durante su cargo de Alto Representante Internacional para Bosnia y Herzegovina de las Naciones Unidas en el proceso de pacificación de la entonces Yugoslavia. En la delegación de Sarajevo y en sus continuos viajes a Nueva York, donde el diplomático fue nombrado embajador de España ante la ONU, Sánchez fue urdiendo sus relaciones internacionales con gente próxima a Soros.

No obstante, desde la llegada de Sánchez a La Moncloa en junio de 2018, tras la moción de censura, el presidente socialista ya no necesitaba intermediarios para reunirse con Soros. De ahí que el multimillonario fuera una de las primeras visitas que el flamante presidente recibía en el Palacio presidencial el 27 de junio, eso sí en secreto.

Gracias a su nuevo estatus ejecutivo, el secretario general del PSOE mantiene en la actualidad hilo directo con Soros, con quien comparte asuntos de inmigración y política internacional.

Sánchez, a quien la oposición llama el ‘okupa de La Moncloa‘, se sirvió de la sentencia del juez De Prada -también financiado por Soros– contra el PP y de la ministra de Justicia, Dolores Delgado -invitada asidua a Congresos financiados por la fundación OSF del millonario u otras anexas- como excusa para construir el relato de la moción de censura contra Mariano Rajoy. La sentencia de la Gürtel, que condenaba al PP como partícipe “a título lucrativo”, supuso el pistoletazo de salida para perpetrar la operación junto a los independentistas.

El filántropo y multimillonario Soros reparte todos los años en el mundo a asociaciones e instituciones amigas más de 1.000 millones de dólares para unas supuestas causas solidarias que, finalmente, resultan más políticas que humanitarias. Entre ellas destacan varias asociaciones independentistas catalanas, como ya denunció OKDIARIO.

Subvención millonaria para el NDI

La NDI es una asociación conectada al Partido Demócrata estadounidense que está subvencionada con fondos de la Fundación de George Soros. La fundadora del NDI, una institución sin ánimo de lucro con sede en Washington, es Madeleine Albright, la ex secretaria de Estado durante la Presidencia de Bill Clinton.

Además de Open Society Foundation figuran como patrocinadores de NDI Amazon y Google, dos de las multinacionales a las que el Gobierno de Mariano Rajoy estudió cobrarles un impuesto con destino a los fondos de las pensiones. Tras la llegada de Sánchez a La Moncloa ese nuevo canon para las conocidas como sociedades tecnológicas quedó aparcado.

 

Tal es la relación de Sánchez con el NDI que viajó a Washington en septiembre de 2015, según publicaba la propia web oficial del PSOE, para entrevistarse con Albright, tras ser elegido secretario general del PSOE.

Según el partido socialista, el objetivo del viaje era la presentación al NDI de su proyecto de reformas democráticas para España. Sánchez se atribuía como suyas las propuestas de “limitación de mandatos a la Presidencia, la apertura de las listas electorales y la revisión del sistema electoral”.

El NDI funciona como un lobby de Soros aunque también está financiado por JP Morgan Chase Bank de los Rockefeller, por la familia Goldman Sachs y varias multinacionales. Pero ninguna de ellas aporta tanto fondos como el multimillonario judío. Además, está registrado en Bruselas como tal lobby ante la Unión Europea.

 

El NDI percibió, entre 2015 y 2016, de varios patrocinadores, entre los que se hallaba Soros, 43,5 millones de dólares, aunque la mayor parte de su presupuesto (casi 100 millones de dólares) procedía de las subvenciones del entones presidente Obama a través del Departamento de Estado y de la US Agency for International Development (USAID).

La colaboración de Sánchez con el Partido Demócrata le llevó a visitar Washington la primera semana de noviembre de 2016 para apoyar la candidatura de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales. Estuvo la noche electoral en la que Donald Trump venció en los comicios.

La larga sombra de Soros

Pero las relaciones de Sánchez con el magnate de las ONG’s no acaban en el NDI. En septiembre de 2018 el presidente fue invitado a dar una conferencia en Nueva York por el Council on Foreign Relations, una asociación que percibe subvenciones millonarias de Soros. La actividad del presidente venía reflejada en la página web del Palacio de La Moncloa que incluía una fotografía del acto.

OKDIARIO reproduce documentos de la contabilidad interna de Soros en la que la European Council on Foreign Relations, un tentáculo de la anterior con sede en Londres, figura como una de las asociaciones más beneficiadas por el multimillonario. Sólo en 2013, percibió 8 millones de dólares. En 2014, 3,5 millones de dólares. Y en 2016, más de 3 millones.

 

European Council on Foreign Relations también cuenta con una delegación en Madrid a cuyo frente se sitúa José Ignacio Torreblanca, que fue director de Opinión de El País. En el consejo asesor destaca la presencia del independentista, Jordi Vaquer, que a su vez es el hombre de Soros en España y el director de Open Society Initiative for Europe con sede en Barcelona.

En el consejo del European Council on Foreign Relations proliferan representantes vinculados al PSOE como Joaquín Almunia, Irene Lozano, Narcís Serra, Javier Solana, Enrique Mora -director general de Política Exterior y Seguridad)-, Javier López –miembro del Parlamento Europeo-, Diego Hidalgo, Inma Aguilar –directora de Gabinete del ministro de Ciencia, Innovación y Universidades- y Andrés Ortega – de Presidencia del Gobierno. El PP tiene a la ex ministra Ana Palacio y Ciudadanos a Toni Roldán.

Un mes después, en octubre de 2018, el presidente viajaba a Bruselas a participar en un congreso internacional, en el que también estaba presente la asociación AVAAZ, que recibe una importante subvención de Soros. Su conferencia llevaba el título: “Exploración de los escenarios para Europa 2030”. Lo sorprendente es cómo presentan a Sánchez en el programa de los participantes: "Está tratando de restablecer la confianza de los españoles en la política después de haber sido dañada por los escándalos de corrupción, por el separatismo catalán y por la crisis financiera de 2008. También ha mostrado un enfoque abierto a la migración y una postura firme contra el populismo creciente en Europa"

Otro de los ponentes era Nicholas Whyte con quien Sánchez se reencontraba después de una larga relación ungida por el multimillonario Soros y OSF.

Pedro Sánchez en su libro Manual de Resistencia le dicta a Irene Lozano, secretaria de Estado para la España Global, una frase lapidaria: “Puedo decir que no tengo hipotecas como presidente del Gobierno ni con camarillas de poder mediático o económico, ni de ningún otro tipo”.

Fuente: OKDiario - Manuel Cerdán

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue