Newsletter - Newsletters Antiguos

Carod Rovira anunció la independencia de Cataluña para el 2014: estamos en 2019 y, nada. Por tanto, el proyecto indepe es, hoy por hoy, un proyecto fracasado por imposibilidad de conquistar el objetivo propuesto. Carod hizo esta declaración en 2004… pero, a pesar de la agitación independentista que siguió desde entonces, la realidad es que el independentismo está ahora mucho peor que cuando se fijó la mítica fecha: el 300 aniversario de la caída de Barcelona en manos de las tropas borbónicas.

LA DEBILIDAD DE LAS "FUERZAS UNIONISTAS"

La crisis del independentismo sería mucho menor, si las fuerzas políticas “unionistas” tuvieran más calidad que las independentistas. Pero no ocurre así: el PSOE sigue siendo esa masa coriácea, blandurria y amorfa que sigue con fidelidad perruna las últimas orientaciones emanadas de los centros de elaboración doctrinal de la progresía (ideologías de género, multiculturalismo, humanismo desenfocado). Ciudadanos no es más que la reedición de un imposible centrismo que despega en momentos de crisis y que periclita cuando terminan. El PP es hoy, más que nunca, una “derechita blandita”, recién recuperada de su propia crisis, sin resuello ni energía para aplicar políticas de Estado. Podemos es una irrisión casi infantil de aquella “enfermedad infantil del comunismo” de la que hablara Lenin, y, finalmente, Vox duda entre ser un PP(auténtico) o imitar a los populismos europeos, con el riesgo de que unas próximas elecciones lo laminen hasta la irrelevancia y completamente ausente en algunas regiones como Cataluña.

No es raro que, ante esta realidad, los “unionistas” (o, más bien, los no independendistas) no hayan estado en condiciones de realizar campañas políticas en Cataluña para recuperar el sentido del Estado en esta región. Incluso durante el seudo-referéndum del 1-O los propios independentistas tuvieron que colocar carteles de “Vota NO” para dar la sensación de que existía oposición. Nunca hubo carteles en las calles de Cataluña de: “El 1-O sólo votan los independentistas, los inteligentes aprovechan el domingo par algo más útil”. Todos los “unionistas” confiaban en la “legislación” y en los “tribunales” para que resolvieran la cuestión y todos se sentían liberados de la pesada tarea de hacer pedagogía en las calles de Cataluña o, simplemente, recordar lo insensato de la aventura.

En realidad, hasta ahora, Cataluña era España por la historia común pasada, pero en la actualidad, si que lo es más que nunca porque todos los problemas y las lacras que están presentes en el Estado son compartidos sin excepción en Cataluña. El cimiento de la unidad del Estado era ayer unas instituciones, unos objetivos, una bandera común, mientras que hoy es una crisis exactamente igual en Salt que en El Ejido, una corrupción de idénticas dimensiones en Sevilla y en Gerona, y una deficiente calidad de la clase política a un lado y a otro del Ebro.

EL INDEPENDENTISMO ANTE SU ESTACIÓN TERMINUS

A pesar de los esfuerzos empleados, a pesar de los medios de propaganda comprometidos en la tarea, a pesar de la coyuntura objetivamente favorable que se registró a partir del inicio de la crisis económica de 2009, los independentistas hoy se encuentran mucho más lejos del objetivo propuesto que cuando iniciaron su andadura convenciendo al pobre Pascual Maragall, ya cuando tenía avanzada su enfermedad, de iniciar el camino hacia el “nou Estatut”… que debería ser, simplemente, la excusa para el paso siguiente, la independencia. Y Maragall y, con él, el PSC, creyeron que el objetivo de sus socios de ERC era, simplemente, elevar ligeramente el techo del autogobierno…

Esa coyuntura, mezcla de crisis económica, crisis del Estado con el timón en manos de un ignorante permanentemente en las nubes, ZP, sin formación doctrinal, y con unas vagas referencias culturales extraídas de los boletines de la UNESCO, sin resistencia real organizada por parte de la Cataluña unionista que creía que el Estado asumiría la tarea, y sin que la UE se pronunciara claramente (a pesar que, desde el principio, estuvo claro que la UE era una “unión de Estados nacionales”), etc, es una situación que jamás volverá a darse. Además, los independentistas olvidan que la formación de un “nuevo Estado Nacional” es algo que pertenece ya al pasado, un elemento propio de la segunda revolución industrial y no de la cuarta en la que nos encontramos.

En el archivo de infoKrisis existen artículos suficientes como para resaltar que jamás nos tomamos en serio el secesionismo y nunca albergamos la menor duda de que cualquier esfuerzo en esa dirección era una inútil “vanidad de vanidades”. La situación actual es la siguiente: todo lo que los independentistas y nacionalistas (la barrera ha quedado definitivamente rota: hoy todos los independentistas son nacionalistas, aunque no todos los nacionalistas crean que la independencia sea posible) no han conseguido, es algo que ya no lograrán nunca más en el futuro.

Su principal error ha sido no comprender la realidad del tiempo nuevo y lo arcaico del concepto “Estado Nacional”. En segundo lugar, pensar que, al controlar los medios de comunicación catalanes, tenían fuerza suficiente como para obtener la independencia y pensar que el proceso previo de “catalanización”, era suficiente como para que la mitad más uno de la población se decantara hacia el independentismo y… se produjera la independencia. En tercer lugar, pensar que la legislación del Estado español no prevenía procesos secesionistas. De ahí estos tres errores ha derivado la situación actual.

EL INDEPENDENTISMO EN EL TÓRRIDO VERANO DE 2019

¿Cuál es la situación actual del independentismo? En recesión. Un movimiento que no logra sus objetivos, no puede insistir eternamente en ellos, haciendo creer a sus partidarios que la independencia está al alcance de la mano, pero no llegando nunca a ella. Si persiste en esa vía, se deshinchará, antes o después. El momento algido del movimiento fue el 1-O de 2017… después no le quedaba más que periclitar, especialmente, a partir del momento en el que las movilizaciones fueron siendo cada vez más restringidas y las dos convocatorias de “huelga general” se saldaron con fracasos históricos: embotellamiento en la entrada de BCN, eso fue todo.

En la actualidad:

1) No hay hoja de ruta de ninguno de los grupos independentisas. Y lo que es peor para ellos: no la hay, simplemente, porque no puede haberla. La única salida sería la insurrección armada y eso no hay absolutamente nadie en el campo indepe que se atreva ni siquiera a proponerlo.

2) Existen dos fracturas que cada vez se van ampliando:

- la que se da entre partidos y “movimientos sociales”, esto es, entre ERC-CUP-PDCat a un lado y a otro la ANC y el Omnium.

- la que se da dentro de cada uno de los integrantes de estos grupos y que cristaliza en fraccionamiento, aparición de nuevos grupos (tanto partidos como asociaciones) y en las discrepancias interiores cada vez mayores sobre la orientación política de cada grupo.

3) Por el momento, los costes de multas, abogados, propaganda, de los procesados, los va abonando la ANC, esto es, los va pagando la población catalana con sus impuestos que, en forma de subvenciones de la Gencat y de los ayuntamientos comprometidos van a parar a esta asociación. Pero esto tiene un límite, especialmente porque lo que les va a doler más a los procesados en el juicio contra la cúpula indepe y a los que posteriores, se saldarán con unos pocos años de cárcel, pero con auténticas crujidas económicas en concepto de multas, indemnizaciones, responsabilidad civil y costas procesales. Y muchos empezarán a pensar que todo lo que se pague por estos conceptos es dinero que se retrae de nuevas campañas indepes.

Desde el punto de vista internacional, no hay más cera que la que arde: el patético pipiolo de Waterloo y su séquito cada vez parecen más aislados y ni siquiera han logrado popularizar su causa en Europa. Gastan recursos, pero no generan avances políticos.

Desde el punto de vista político: el PDCat ni siquiera tiene claro su propia existencia y su misma sigla, ni mucho menos cuál es su orientación aunque intenta competir con ERC en liderar el “independentismo”… En su interior, los nacionalistas no indepes (o más bien que, entienden la imposibilidad del objetivo independentista) están desmovilizados y en silencio, murmurando en pequeños círculos. E incluso en ERC estos mismos síntomas aparecen en el horizonte: cada vez son más, dentro de estos dos partidos, los que piensan que hay que darse un pase por la “realpolitik” y abandonar el idealismo titánico que les ha llevado al punto en el que se encuentran. Torra es un fantasma que ni pincha, ni corta, y que en los meses que lleva al frente de la Gencat no ha podido ganar propio prestigio como dirigente político, ni siquiera aparecer como un personaje carismático o relevante: no es raro que Artur Mas intente subirse de nuevo al carro de la política (cuando la ANC le ha salvado de la expropiación de bienes para pagar multa e indemnización civil) y que la sombra de Waterloo aspire a seguir liderando el independentismo.

La CUP está desmoralizada: las sucesivas convocatorias irresponsables de “huelga general” y las proclamas maximalistas han servido sólo para demostrar su escasa capacidad de pegada, como cualquier grupo juvenil, los militantes le duran unas semanas, participan en unas algaradas y luego se van a sus casas. Este verano ni siquiera han sido capaces de plantear acciones extemporáneas y absurdas (como la de las cruces en las playas o las siembras de lazos amarillos).

El debate es mayor en el interior de ERC: pero también más soterrado. Los “realistas” se enfrentan con los “idealistas”. Los partidarios de “pasar página” esperan las sentencias para ver si se produce un “estallido social de protesta” (algo que parece una posibilidad cada vez más remota). Pero cada vez son más los partidarios de adoptar un nuevo curso y de reformular tesis “federalistas” para conseguir que el PSC se sume a su campo y abandone el unionismo. Luego ya se verá.

¿QUIÉN LE CUENTA AL ELECTORADO INDEPE QUE LA INDEPENDENCIA ES IMPOSIBLE? (Y QUE SIEMPRE LO HA SIDO)

Pero lo cierto es que entre la independencia y el actual Estado de las Autonomías, la distancia es muy corta y resulta muy difícil encontrar un nivel intermedio en el que socialistas catalanes e indepes puedan considerar como propio, sin que ninguno tenga la sensación de haber cedido.

El gran problema de la política catalana en este momento es ¿quién pone el cascabel al gato? Es decir: ¿quién le cuenta al electorado independentista que el independentismo es imposible? Si fuera por ERC y PDCat, ambos suscribirían un acuerdo rápidamente. Pero el elemento desestabilizador, no es la CUP, sino el que ha sido creado por ellos mismos: la “sociedad civil indepe” con el Omnium y la ANC (que no existirían sin el dinero de las subvenciones autonómicas y municipales) y que constituyen el poso “fundamentalista” del independentismoEn caso de que ERC y PDCat dieran marcha atrás, se arriesgan a que ANC dé el paso al frente y se constituya como partido. Esto es lo único que impide a los dos partidos, reconstruir una estrategia.

Y, por lo que se refiere a Torra, es un punto y aparte insignificante y que representa muy poco en la política catalana: a pesar de ser afiliado al PDCat, en realidad no es más que la extrema-derecha del independentismo, puesto ahí, para que se queme y ante la negativa de otros mucho más significativos a sentarse en ese quemadero imposible de satisfacer a todas las parroquias indepes que es la poltrona de “molt honorable president”

EL INDEPENDENTISMO ¿”ASUNTO RESUELTO”?

No es que el “unionismo” esté mucho mejor en Cataluña: con Vox varada y en dique seco, con Ciudadanos en pérdida de vigor y con posibilidades de ruptura interior, con el PP sin levantar cabeza e incluso con la Sociedad Civil Catalana cayendo en la vieja quimera que se arrastra como una serpiente de verano desde la transición de reconstruir una “Lliga” (regionalismo no independentista), lo cierto es que, este ambiente se beneficia solamente de que el péndulo está iniciando su caída en dirección contraria al independentismo.

El dato revelado por los “espías lingüísticos” en los colegios, ha estremecido al nacionalismo: solamente el 24% de los alumnos hablan en catalán… lo que demuestra que la “catalanización” operada por el “nacionalismo moderado” hace tiempo que tocó techo y que, incluso, la histeria de los independentistas de la Consejería de Educación, perjudica más y más a su causa.

No es que el independentismo sea “asunto resuelto”. Pero se encuentra en la vía muerta y en el camino de la extinción. Es normal: estamos en el siglo XXI y, lo más escandaloso, es que hoy Cataluña es muchísimo menos catalana que durante los años del franquismo: y eso por obra y gracia del “nacionalismo moderado”. Mientras los indepes preparan sus quiméricas protestas, cuelgan pancartas de “Ho tornarem a fer” (demostrando su vocación irresistible de bocazas)  y preparan su romería anual del 11-S… la realidad es tozuda: este está siendo el “verano de los MENAS”, el verano de los asesinatos en Barcelona, el verano en el que los mozos se han visto rebasados por la delincuencia, el verano de las “manadas” magrebíes y el verano en el que se ha registrado, por primera vez en mucho tiempo, un descenso notable del turismo y la sensación de que Barcelona se ha convertido en una ciudad sin ley… El problema de Cataluña no es la independencia, sino la SUPERVIVENCIA de su sociedad.

Ernest Milá

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue