Un documento de la Fundación Rockefeller, fechado en 2010 y titulado “Escenarios para el futuro de la Tecnología y el Desarrollo Internacional”, describe un escenario predictivo con la muerte de 13.000 personas durante la celebración de los Juegos Olímpicos de 2012.

La primera predicción preocupante comienza en 2012, cuando finalmente llega “la pandemia que el mundo había estado esperando desde hace años”, infectando a casi el 20 por 100 de la población mundial con ocho millones de muertes. En base a esta pandemia, la Fundación Rockefeller describe cómo el público dará la bienvenida a un Gobierno más autoritario con un control más estricto en todos los aspectos de la vida, incluidos los identificadores biométricos para todos los ciudadanos.

El bombardeo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012

En el documento, la Fundación Rockefeller ‘predice’ que la década de 2010-2020 se llamará la “Doom Decade” (la década de la muerte o la condena), a causa de una ola de ataques terroristas y desastres naturales, así como levantamientos civiles y colapsos financieros.

“Los años 2010 y 2020 se denominó la “Doom Decade” por una buena razón: el bombardeo de los Juegos Olímpicos de 2012, que mató a 13.000 personas, fue seguido de cerca por un terremoto en Indonesia que mató a 40.000, un tsunami que casi borró del mapa a Nicaragua, y el inicio de la Hambruna de China Occidental, causada por una sequía de las que ocurren una vez cada milenio relacionada con el cambio climático”.

Reflejando los acontecimientos en la vida real, el documento también predice que para el año 2015 una gran parte de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos “serán retiradas de países como Afganistán, y se posicionarán en el país. Al parecer el “posse comitatus” dejará de ser una preocupación.

“En 2015, los EE.UU. reasignarán una parte importante de sus gastos de defensa a intereses internos, retirándolas de Afganistán, donde el resurgimiento talibán tomará el poder una vez más”.

El documento describe cómo las naciones pierden poder sobre sus propias finanzas, debido a la enorme deuda. Al parecer, entregarán la soberanía financiera a  tecnócratas bancarios.

Pero el documento no se limita a cubrir estos temas. La creciente desconfianza en las vacunas también se trata en el documento de Rockefeller, donde se afirma que, debido a la corrupción existente en organismos nacionales e internacionales como la OMS, “falsas” vacunas darán lugar a muertes masivas. Según el documento, la desconfianza en los resultados de las vacunas lleva a que un gran número de padres evitan la vacunación, lo que hará que la mortalidad de lactantes y niños alcance niveles nunca vistos desde 1970.

“En el contexto de los sistemas de salud débiles, la corrupción y falta de atención a las normas, ya sea dentro de los países o de los organismos mundiales como la OMS, las vacunas contaminadas entraron en los sistemas de salud pública de varios países africanos. En 2021, 600 niños en Costa de Marfil murieron a causa de una falsa vacuna contra la Hepatitis B, que palidecía en comparación con el escándalo desatado por las muertes en masa de un año antes por medicamentos adulterados contra la malaria. Las muertes y escándalos resultaron en que fuera fuertemente afectada la confianza pública en la administración de vacunas. Los padres no sólo en África sino en otros lugares comenzaron a evitar la vacunación de sus hijos, y no pasó mucho tiempo antes de que las tasas de mortalidad infantil se elevaron a niveles nunca vistos desde la década de 1970”.

La tecnología se convierte cada vez mas en un teatro de la batalla en la “Doom Decade”, con el terrorismo cibernético y las organizaciones mafiosas de piratería cada vez más y más extendidos. Una predicción preocupante que se indica en el documento habla sobre el “Bio-Hacking”, donde los OGM y la biotecnología “Do-It-Yourself” impulsarán hacía adelante el amor del transhumanismo globalista.

“Curiosamente, no toda la “piratería” está mal. Cultivos genéticamente modificados (OGM) y biotecnología “Do-It-Yourself (DIY) se convirtieron en actividades de patio traseros y garajes, produciendo importantes avances. En 2017, una red de científicos africanos renegados, que habían regresado a sus países de origen después de trabajar en las multinacionales occidentales, dieron a conocer el primero de una serie de nuevos OGMs que impulsaron la productividad agrícola en el continente”.

El mundo desarrollado empieza a volver a caer en el feudalismo, con la brecha entre el rico y el pobre cada vez más a niveles no vistos en cientos de años, mientras la clase media se extingue. Los ricos mudándose a complejos similares a fortalezas, mientras que los pobres se ven obligados a trasladarse a guetos. En 2030, el documento describe que las naciones “desarrolladas” y “en desarrollo” han dejado de ser relevantes o distinguibles.

Agenda 21

El informe también describe varios escenarios ambientales derivados del cambio climático, que incluyen un nuevo sistema económico mundial basado en la Infraestructura Verde en 2018.

La Fundación Rockefeller describe cómo el resultante colapso de la sociedad requiere un éxodo de las zonas rurales y hacia entornos urbanos para la supervivencia, algo extraño teniendo en cuenta la realidad de que las personas que viven en entornos urbanos se encuentran mucho más limitadas para la autosuficiencia que las residentes en zonas rurales, donde tienen la capacidad de cultivar con más facilidad sus propios alimentos.

Otro reflejo con la Agenda 21, es la predicción de que sólo los muy ricos tendrán la posibilidad de viajar, mientras los precios y las restricciones en nombre de la seguridad se disparan a niveles tan altos que los pobres simplemente no podrán desplazarse de sus comunidades.

Conclusión

Al igual que sucede con otros documentos, como los publicados por RAND y el Ministerio de Defensa en el Reino Unido, estos trabajos de predicción son una ventana abierta a los grupos de reflexión que ayudan a moldear los eventos del mundo. Aún cuando los documentos están siempre elaborados como simples predicciones, es importante tener en cuenta que muchos de ellos han sido precisos en el pasado y por lo tanto deben ser considerados cuando estos eventos se desarrollen en un futuro próximo.

Informe Fundación Rockefeller